BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Un hospital me obligó a trabajar en un área en la que no tenía formación

Por Sara

‘Castillo de naipes’, en mi humilde opinión esta es la mejor definición de nuestro sistema sanitario, o al menos lo que yo he vivido, en el Sistema Andaluz de Salud (SAS)

Tras seis años de carrera y una oposición, comencé mi trabajando como médico en formación en el Hospital Reina Sofía (Andalucía) y no fue hasta entonces cuando me enteré de que dentro de mis obligaciones estaba responsabilizarme de todas las urgencias de una especialidad (Neurología) que nada tenía que ver con lo que yo realizaba.

Después de un año transmitiéndole a mi jefe que lo que realizábamos excedía con creces mis conocimientos, me di cuenta de que nunca trasmitió mis quejas.

Un estetoscopio en las manos de un médico (ARCHIVO)

Un estetoscopio en las manos de un médico (ARCHIVO)

Comenzó aquí mi lucha de proporcionar a los usuarios de mi hospital el derecho de una asistencia digna, llegando a negarme a incurrir en lo que a día de hoy sigo pensando que es delito de intrusismo laboral.

Fue entonces cuando la dirección gerencia de mi hospital que me obligó por escrito a continuar ejerciendo un trabajo para el que no estaba preparada y para el que no estaba formándome.

Es mi obligación ahora ponerlo en conocimiento de la justicia y de los medios de comunicación, que millares de vidas han sido puestas en riesgo, y siguen estándolo, ante la impasividad de la dirección del hospital.

Es muy doloroso que ante mis esfuerzos de justicia las respuestas hayan sido: ‘Sara, todo los días mueren personas en los hospitales’, cuando pregunto por las muertes evitables. ‘Un familiar mío o tuyo es distinto’, cuando pregunto si fuera él el que acudiera con un familiar, ¿por quién sería atendido?

Desgraciadamente esta estructura basada en intereses económicos siempre deja para el final al paciente. En mi juramento hipocrático decía: ‘Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mi entender, evitando todo mal y toda injusticia’

Animo a mis compañeros a seguir cumpliéndolo y evitar que este castillo de naipes se desmorone.

12 comentarios

  1. Dice ser Maria

    Habla con los responsables de prevencion de riesgos laborales y sindicatos (ellos también pueden hablar en ese tema por ti).

    Por ley tu tienes que recibir formación e información de tu puesto de trabajo, tus riesgos si los hubiera y trabajar co nseguridad según la ley LPRL 31/1995.

    Si no tienes formación es obligatorio que te la aporten, y si no tienes formación y tus funciones no entran en los datos de tu titulación universitaria, o la que sea, debes ponerte en manos de los sindicatos. Ellos te ayudarán a todo el tema.

    16 junio 2015 | 17:37

  2. Dice ser Eva

    Ánimo! Como personal sanitario, apoyo tu causa y considero que tienes todas la razón del mundo.
    El día que decidimos dedicarnos a ésto, desde el puesto sanitario que sea, prometimos/juramos hacerlo de la mejor forma posible siempre esté dentro de nuestras posibilidades; cosa imposible viendo la situación actual y a la que te enfrentas.

    Espero haya solución. Gracias por ser la voz de tantos!
    Saludos

    16 junio 2015 | 21:31

  3. Dice ser objetiva

    ¿Qué te crees que sigues siendo estudiante?
    ¿Acaso no cobras por el trabajo que desempeñas?
    Si crees que te faltan conocimientos, estudia.
    No creo que no tengas adjuntos a los que consultar las decisiones que no te crees capacitada para tomar.
    Y si tienes quejas, es a la comisión de docencia a quien las debes dirigir.

    16 junio 2015 | 22:08

  4. Dice ser Doctora en Alaska

    Objetiva, que te parecería ir a pediatría porque tu hijo tiene 40 grados de fiebre que no le baja y que, en lugar de un/a pediatra, te atienda un/a residente de psiquiatría?

    O es que crees que los médicos saben de todas las especialidades? Te daré una pista, senllaman especialidades por algo…

    16 junio 2015 | 22:45

  5. Dice ser Manuel

    Eso no solo pasa en Sanidad. En los institutos que estuve estudiando, había profesores de tecnología dando clases de matemáticas, profesores de instalaciones básicas dando informática… Después hay empresas públicas, como Correos, que con solo estar en la bolsa, te contratan sin que tengas ni idea de los productos y servicios de la empresa, ni de procedimientos ni nada. Así está el país. En España lo importante es poner a trabajar al que menos cobre, esté o no capacitado para hacer el trabajo.

    17 junio 2015 | 8:12

  6. Dice ser Ángel

    Como médico te puedo decir que el MIR te viene grande, grandísimo, si todavía no has terminado tu formación y ya estas llorando, veremos que te ocurre cuando estés sola con pacientes o ejerciendo una especialidad como pasa en atención primaria que no es la tuya como ocurre con la mayoría de pediatras en este país o en urgencias especialidad que no existe, entonces que hacemos con esos compañeros, les decimos que cada vez que tengan que atender a un paciente que llamen a otro?, creo que en la facultad no te han explicado bien que significa ser médico y yo que me dedico a la docencia médica y estoy ejerciendo te diría que hagas un alto en tu carrera profesional y pienses si realmente te quieres dedicar a esto, todos cuando hemos sido MIR hemos llevado el busca de la especialidad en la que estábamos rotando y si surge algo que no puedes resolver con tus conocimientos, llamas al MIR superior o al médico adjunto, te recuerdo que ellos no están para resolver tus dudas, si eres médico debes ser resolutivo, quizás eso deberían habértelo explicado antes de salir de la universidad, eres licenciada en Medicina, vía MIR lo que quiere decir que tu licencia te da la facultad para ejercer este trabajo, ejércelo dignamente y no llorando como una persona que no sabe lo que hace.

    17 junio 2015 | 10:20

  7. Dice ser Daniel L.

    me imagino que ese hospital será de medicinas alternativas, porque todos sabemos que la medicina oficial no falla nunca.

    17 junio 2015 | 11:19

  8. Dice ser Mariano Obama

    Pues le diría que el error no ha sido tuyo, sino la falta de conocimientos de los jefes, los cuales le utilizan para ejercer funciones que netamente no son de tu formación profesional, teniendo en cuenta que la medicina es un campo amplio y complicado, donde cada uno debe desempeñar su profesión, se entiende que usted se ha formado como medico especializado en algo, por lo tanto a partir de ahí debe ser trabajo, esto para evitar muertes por falta de profesionalidad en el área.

    17 junio 2015 | 12:01

  9. Dice ser Helixandro

    Pues si tu especialidad era Ginecología, por ejemplo, pues esta situación no me parece normal. Pero si te estabas especializando en Interna, Intensiva, Geriatría, Familia, Neurocirugía, Psiquiatría… pues chica, no es tan descabellado. Es más, me parece una oportunidad para hacer crecer tu formación (las dudas que se te planteen en los casos siempre las puedes poner en común con compañeros/as y con tu adjunto/a). ¿Acaso no sabes nada de Neurología? ¿No tienes una base sobre la que empezar a tratar a pacientes neurológicos? Si has estudiando en una universidad pública del territorio español, lo dudo mucho (mi humilde opinión de médico residente explotado).

    17 junio 2015 | 12:42

  10. Dice ser pepe

    “Intrusismo laboral”: tan típico en nuestro país.

    Yo que trabajo en desarrollo de software, me he encontrado casos en los que un albañil se “reciclaba” con dos semanas de curso de programación… ¡y le ponían a trabajar codo con codo con ingenieros!
    Claro que, muchos dicen, si es algo que se puede aprender por tu cuenta y en internet, ¿para qué estudiar una carrera o un FP?

    Y así pasa en tantas y tantas áreas y profesiones…

    17 junio 2015 | 20:16

  11. Dice ser Asdf

    Yo no me dedico a la medicina pero estoy de acuerdo con las opiniones de los que te dicen que deberías ampliar tus conocimientos en lugar de quejarte tanto. Se muy bien las carencias de la sanidad pública y privada y te puedo decir que hablando con algún médico a cargo del servicio de urgencias de un importante hospital publico, la única opción que te queda es esforzarte en ampliar tu formación.

    Hay ciertos oficios en los que a muchos no nos queda más remedio que estar en continua actualización de nuestros conocimientos y ser resolutivos.

    17 junio 2015 | 20:34

  12. Dice ser E. M. VÁZQUEZ

    A MÍ ME OCURRIÓ TRES CUARTOS DE LO MISMO
    .
    …Querida Sara, si usted ha estudiado en la facultad de Medicina de Córdoba, promoción 2006/en adelante, es muy posible que nos hayamos visto en más de una ocasión. Conozco a todas las Saras que han pasado por aquí en los últimos 11 años. Y soy, por tanto, la más adecuada para comprenderla. Una servidora también ha tragado mucho en ese edificio cuartelero –cercano al hospital–, lleno de profesores déspotas y presumidos, donde lo que menos importa es la formación del alumno.
    .
    …Mis Prácticas también fueron un desastre. Yo debía de haberlas realizado en Maternidad, por ser mi especialidad Ginecología, y bajo la supervisión del Dr. A. J. De la Torre G. Sin embargo mi destino fue muy otro. Pasé a Cirugía vascular, bajo la mezquina mirada del Dr. J. Gómez B. –persona depravada y sinvergüenza por su manera de tratar a los pacientes–, y teniendo como director de la unidad a un tal Dr. S. Rufián, cuyo apellido no podía venirle mejor al pelo. Ambos me trataron peor que a los perros y en ningún momento atendieron mi solicitud de trasladarme a la unidad que me correspondía. “Aquí a currar como to’Cristo, niña linda”, me decían.
    .
    …Con poco conocimiento sobre la materia o ninguno, las pasé bien canutas en aquel edificio hospitalario (por cierto, tercermundista, oiga: sin material técnico adecuado, ni suficientes camas, los pasillos hasta arriba de basuras y nido peligrosísimo de bacterias por la falta regular de desinfección médica y de personal laboral suficiente. Ya sabe usted que la Junta de Andalucía es muy miserable con lo realmente importante para los ciudadanos).
    .
    …En resumen, atendía, diariamente, a demasiados pacientes, mientras los médicos fijos permanecían en la puerta del edificio fumando; improvisaba con el escalpelo, siendo a veces el propio paciente quien me orientara hacia dónde tenía que dirigir el corte y cómo hacer la posterior sutura; y echaba más horas que un molino en Urgencias, adonde me pasaban por las noches, fines de semana incluidos, para hacer las correspondientes sustituciones de las “eminencias”. Usted ya sabe: de aquellos que se llevan luego las medallas y los grandes sueldos; pero trabajar trabajan poco y encima redondean sus fortunas, pasando consulta en sus clínicas privadas de El Brillante.
    .
    …El colmo de los colmos llegó con el último paciente que tuve, antes de terminar mis Prácticas, como médica en formación. Se trataba de un hombre mayor, de 61 años, aquejado de quistes del rafe medio del pene y principio de fimosis. Yo pedí especialmente a mis tutores no atender ese caso por ser especialmente repulsivo para mí. Pero los muy canallas se rieron y me obligaron a que procediera diariamente con su tratamiento médico, antes de la intervención operatoria. Tenía que untar y extenderle la pomada al paciente sobre la Queratosis seborreica –testículos incluidos– mientras el equipo médico y el propio paciente, feo como un demonio, miraban la operación sin pestañear.
    .
    …Eso sí que fue un verdadero castillo de naipes –¡de cascotes!– sobre mi cabeza, querida Sara. Un castillo muy vejatorio.

    18 junio 2015 | 13:05

Los comentarios están cerrados.