Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘droga’

Rehabilitar a personas, no condenarlas

María José Viz Blanco

Perfil hombre drogodependiente (Diputación de Huelva/Europa Press).

Perfil hombre drogodependiente (Diputación de Huelva/Europa Press).

No hace mucho leí que la Audiencia de Vizcaya suspendió una pena de 4 años de prisión a un drogodependiente. Para que dicha sentencia fuese efectiva, el hombre no debía volver a delinquir. Su delito había sido recibir un paquete con 600 gramos de cocaína.

Cabe decir que él estaba siguiendo, con aprovechamiento, el programa sobre adicciones de la cárcel, con clara voluntad de alejarse del mundo de la droga.

La reflexión que yo hago es esta: todos merecemos una segunda oportunidad en la vida y, en el caso de adictos que no han cometido delitos contra personas o bienes, el apoyo debe ser real y efectivo, con el objetivo de sacarles del pozo en el que están inmersos. Es más necesario rehabilitar personas que encerrarlas en cárceles, de las que suelen salir peor que cuando entraron.

Cuestión aparte son las llamadas “condenas ejemplarizantes”, cuyo objetivo parece ser evitar que otros caigan en los mismos errores que el condenado o condenada. Podemos pensar en gente famosa, por la publicidad que se les da a sus casos, pero la mayoría son personas anónimas.

Coloquialmente decimos que algo “sienta precedente”. Es una expresión jurídica que se emplea en cualquier ámbito, actualmente. Aunque yo diría que casos como el de esa sentencia suspendida al drogodependiente rehabilitado tendrían que “sentar precedente” y servir de aliciente para que otros sigan su camino. Quizás no podamos hacer que desaparezca la droga, pero algunas personas saldrán de ese mundo y podrán convivir en paz, y eso no es algo nimio.

¿Buque escuela o buque camello?

Por Agustín Arroyo Carro

En el año 1979, cuando realizaba el servicio militar obligatorio en La Línea de la Concepción (Cádiz), tuve la oportunidad de realizar una visita guiada como soldado de artillería de reemplazo, del flamante buque insignia de la Armada española Juan Sebastián Elcano. Me pareció un barco ejemplar y precioso.

El buque de la Armada Española Juan Sebastián de Elcano. (EFE)

El buque de la Armada Española Juan Sebastián de Elcano. (EFE)

Ahora leo que algunos de los integrantes de su tripulación guardaban un importante alijo de droga me quedo estupefacto.

Creía, a lo mejor me equivoco, que toda su tripulación, además de la oficialidad, eran guardiamarinas que se entrenaban en él durante un largo período para optar a una carrera en la marina de guerra de España.

Hombre, por mi edad, ya no soy muy ingenuo. Sé que en todas las instituciones, incluso en las más serias, hay garbanzos negros. Pero que el buque donde se forman nuestros marinos de guerra se convierta, de pronto, en una embarcación con muchos kilos de droga, rebasa ya cualquier nivel de sorpresa al que ya nos tienen muy acostumbrados hasta los más “honorables” supuestos prohombres del país.

¿Qué pensaría Elcano si viese estos mazazos a la limpia trayectoria del buque insignia de la Armada española que lleva dignamente su nombre y que nos rememora su insólita hazaña en el siglo XVI? Patético.