BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Entradas etiquetadas como ‘Mona Lisa’

¿De qué se ríe la Mona Lisa?

Solo una raya, un trapecio que invoca conjeturas…

¿De qué te ríes Mona Lisa?

Su sonrisa ostenta el título de gran misterio contemporáneo, pero llamamos misterio a casi cualquier cosa, seamos francos. Diremos que en el gesto de La Gioconda se desliza la contradicción de dos ideas que chocan en una órbita de dudas: o ríe de pena o se ríe de nosotros; o ríe por no llorar o es procaz; o ríe con maldad o porque le gustaría romper el cristal que la aprisiona…

La cosa es aquí La Gioconda y su sonrisa. ¡El misterio!

Leonardo da Vinci - Mona Lisa (Louvre, Paris). Wikimedia Commons.

Leonardo da Vinci – Mona Lisa (Louvre, Paris). Wikimedia Commons.

Llamadme hipersensible, pero me enerva la sonrisita. Tengo la piel fina, el queroseno caliente. ¿A qué temperatura arden los cuadros? ¿Seré yo el único que percibe una sonrisa maquiavélica? ¿Seré el único que piensa que hay cierta tristeza en ella?

Dos puntos de vista, cometas opuestos, y aún no sé cuál elegir: O Mona Lisa nos insulta o somos nosotros quienes la insultamos a ella.

¡He aquí el misterio de la Gioconda!

Hubo personas, propagandistas del acto, indignados, terroristas que respondieron en su día a este gesto. En mi memoria revive la turista rusa que en el año 2009 quiso lanzarle una taza té llena de pintura a la cara. Fue en vano, pues La Gioconda está protegida por cristales blindados, una cárcel de lujo; sus protectores la tienen a buen recaudo desde que en 1956 otro indignado- que sucumbió al síndrome de Stendhal, dijeron- la rociara con ácido sulfúrico, como si fuera una niña afgana, un reflejo femenino universal; ese año también le lanzaron una piedra (fue la añada del 56); en 1974, una señora, cabalgando como un huno sobre la silla de ruedas, intentaría borrarle la sonrisa con un spray en un museo de Tokio. Hasta llegó a ser secuestrada en 1911 por un italiano que quería regresarla a la Italia mitológica y acusaron de este crimen a Picasso.

Hechos. Es la obra de arte más atacada de la Historia. Y todo por esa sonrisa, giro minúsculo, hilaridad comprimida, una mueca herbívora. Los violentos dijeron saber de qué se reía la Gioconda y obraron en consecuencia.

¿Pero de qué se ríe entonces?

Lee el resto de la entrada »

Obras de arte reinterpretadas con 140 círculos

klimt-magritte-vermeer

En un primer momento, en el conjunto ordenado de puntos no parece haber nada más que una caprichosa combinación de colores, pero tras observar las filas y las columnas como un todo y alejándose un poco del monitor del ordenador, se comienza a perfilar famosas obras de arte como La persistencia de la memoria de Dalí, El grito de Munch o El beso de Klimt.

El diseñador gráfico Gary Andrew Clarke (Leicester-Inglaterra, 1970) comenzó en 2009 con la serie Art Remixed (Arte remezclado), una colección de grandes éxitos de la historia del arte interpretados con círculos, esquematizados al máximo pero aún así reconocibles para el espectador.

Amante de la geometría, el autor explora siempre el modo de crear “encuentros insinuantes” entre las formas y el color con un resultado lúdico. En su página web se amontonan las láminas abstractas de tonos planos y atractivos que se entrelazan con ayuda de las figuras. El significado no tiene cabida en el juego, pero la ilustración sigue siendo divertida. Refiriéndose a la falta de contenido dramático de sus obras, Clarke cita al veterano artista minimalista y abstracto Frank Stella: “Lo que ves es lo que ves”.

En el caso de la serie Art Remixed sin embargo sí hay una misión para el espectador, que debe completar mentalmente la imagen disfrazada siempre en 140 puntos de colores, descifrar una especie de tweet pictórico para rescatar a la Gioconda de Leonardo da Vinci, a la Marilyn de Andy Warhol o al hombre que se oculta tras una manzana en El hijo del hombre de René Magritte.

Helena Celdrán

munch-tretchikoff-da vinci

hopper-warhol-turner

 

Cuando las damas clásicas reciben la visita del surrealismo

“Siempre sabré algo que tú desconoces”, parecen decir con su expresión facial las mujeres que dibuja Colette Calascione (San Francisco, 1971).

Las máscaras, las pelucas, los turbantes e incluso las metamorfosis animales sirven para esconder y celebrar el secreto. Las traigo a mi terreno de Obsesiones por la fijación de la artita por el disfraz, por ocultar el rostro con juegos de otra época.

Colette Calascione - Monkey Love

Colette Calascione - Monkey Love

Calascione muchas veces encuentra su inspiración en fotografías eróticas de principios del siglo XX. Los cuerpos redondeados y las diminutas bocas de labios sellados tampoco son frecuentes en este mundo de top models y risotadas que dejan ver dentaduras perfectas: “Intento llegar a la sonrisa de la Mona Lisa”, dice reconociendo su gusto por las expresiones enigmáticas.

Utiliza una técnica para crearlas que se basa en el sistema de capas de color de la pintura clásica. Primero dibuja las líneas y luego las repasa con un lápiz acuarelable.

Las capas proporcionan a la carne el realismo que necesitan: primero un rojo tierra, luego tres capas de blanco, una capa verde que neutralice el rojo…

“Entonces es cuando el color empieza a aparecer y entramos en la parte tortuosa. La tonalidad es lo más importante porque decide la atmósfera del cuadro. Puedo rehacerla diez veces hasta que me siento satisfecha”.

Colette Calascione - 2 Faced Portrait

Colette Calascione - 2 Faced Portrait

Las situaciones, sin embargo, contrastan con el arte clásico de las formas cuando la dama disfrazada recibe la visita del surrealismo: siamesas, manos con llagas de las que salen notas musicales, pulpos y monos encaramados en un tocado femenino…

Ni siquiera la artista puede explicar de dónde salen estas escenas, como si ella sólo transmitiera el mensaje que las mujeres disfrazadas se mueren por comunicar: “En la mayoría de los casos son simples visiones y no suelo saber lo que significan hasta años más tarde. A veces me he encontrado con que predecían cosas”.

Helena Celdrán