Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Entradas etiquetadas como ‘ataques a la Mona Lisa’

¿De qué se ríe la Mona Lisa?

Solo una raya, un trapecio que invoca conjeturas…

¿De qué te ríes Mona Lisa?

Su sonrisa ostenta el título de gran misterio contemporáneo, pero llamamos misterio a casi cualquier cosa, seamos francos. Diremos que en el gesto de La Gioconda se desliza la contradicción de dos ideas que chocan en una órbita de dudas: o ríe de pena o se ríe de nosotros; o ríe por no llorar o es procaz; o ríe con maldad o porque le gustaría romper el cristal que la aprisiona…

La cosa es aquí La Gioconda y su sonrisa. ¡El misterio!

Leonardo da Vinci - Mona Lisa (Louvre, Paris). Wikimedia Commons.

Leonardo da Vinci – Mona Lisa (Louvre, Paris). Wikimedia Commons.

Llamadme hipersensible, pero me enerva la sonrisita. Tengo la piel fina, el queroseno caliente. ¿A qué temperatura arden los cuadros? ¿Seré yo el único que percibe una sonrisa maquiavélica? ¿Seré el único que piensa que hay cierta tristeza en ella?

Dos puntos de vista, cometas opuestos, y aún no sé cuál elegir: O Mona Lisa nos insulta o somos nosotros quienes la insultamos a ella.

¡He aquí el misterio de la Gioconda!

Hubo personas, propagandistas del acto, indignados, terroristas que respondieron en su día a este gesto. En mi memoria revive la turista rusa que en el año 2009 quiso lanzarle una taza té llena de pintura a la cara. Fue en vano, pues La Gioconda está protegida por cristales blindados, una cárcel de lujo; sus protectores la tienen a buen recaudo desde que en 1956 otro indignado- que sucumbió al síndrome de Stendhal, dijeron- la rociara con ácido sulfúrico, como si fuera una niña afgana, un reflejo femenino universal; ese año también le lanzaron una piedra (fue la añada del 56); en 1974, una señora, cabalgando como un huno sobre la silla de ruedas, intentaría borrarle la sonrisa con un spray en un museo de Tokio. Hasta llegó a ser secuestrada en 1911 por un italiano que quería regresarla a la Italia mitológica y acusaron de este crimen a Picasso.

Hechos. Es la obra de arte más atacada de la Historia. Y todo por esa sonrisa, giro minúsculo, hilaridad comprimida, una mueca herbívora. Los violentos dijeron saber de qué se reía la Gioconda y obraron en consecuencia.

¿Pero de qué se ríe entonces?

Lee el resto de la entrada »