Entradas etiquetadas como ‘Antártida’

Un pingüino visita Barcelona asustado por nuestras ansias de Omega 3

Este pingüino, que llegó de turismo a Barcelona, traía consigo un aviso. Uno de esos mensajes que son tachados de aburridos por los parroquianos del bar global.

 

 

El aviso es el siguiente: el ecosistema de la Antártida podría colapsarse si no actuamos de una vez. Para evitarlo Greenpeace ha desplegado una campaña de título épico o marcial: La marcha de los pingüinos. Reclama un espacio de protección de 1,8 millones de kilómetros cuadrados en este continente helado, que sería el santuario más grande de la Tierra. Quisieron llamar la atención mandando animales de papel por medio mundo. Su supervivencia es también la nuestra.

Nos importa, sin embargo, su futuro lo mismo que nos preocupa el deambular de un bosquimano sediento por el Kalahari. La Antártida no es la Atlántida, claro. Preferimos soñar con las catástrofes del pasado, cosas lejanas, anteriores a los romanos. Las amenazas de presente, y sobre todo las del futuro, son un verdadero coñazo.

“La Atlántida desapareció vaya usted a saber por qué, pero culpa nuestra no fue”.

Frases como esta las escucho a diario en los bares. La parroquia sabe mucho de civilizaciones perdidas y poco de los polos actuales. “Al neandertal se lo cargaron los sapiens, los nuestros”, alega uno. Y entonces el bar estalla en un sonoro “¡a por ellos, oé! “¡En los polos no vive nadie, qué más dará!”, interviene otro. “Hombre, los inuit, en el Gran Norte”, respondo. “¿Pero esos tienen estudios o calefacción?”, alegan al contraataque. “Las hipotecas no existen en la Antártida, y solo por esto valdría la pena salvarla”, les contesto siguiendo con la lógica de su clara reducción al absurdo.

Lee el resto de la entrada »

Fotos de satélite, una manera mística y reveladora de conocer el mundo

Viñedos en Huelva - © 2014, Daily Overview

Viñedos en Huelva – © 2014, Daily Overview

Cuentan historias de la humanidad, nos convierten en insignificantes y a la vez demuestran nuestro descaro al pensar que podemos dominar la naturaleza. Las imágenes, tomadas con satélites por una empresa especializada, van de lo hermoso a lo terrorífico y descubren un mundo imposible de ver con los pies pegados a la tierra.

Las imágenes de la web Daily Overview (Perspectiva general diaria) forman una recopilación de fotos de “lugares y momentos en los que la actividad humana —para bien o para mal— ha moldeado el paisaje. Aunque todas tienen un encanto particular que las aleja del simple paisaje y las acerca a una composición artística, la historia que hay tras ellas las convierte en testimonios muy diferentes unos de otros.

Fábrica que extrae el azúcar de la remolacha azucarera en Brawley, California (EE UU) - © 2014, Daily Overview Daily

Fábrica que extrae el azúcar de la remolacha azucarera en Brawley, California (EE UU) – © 2014, Daily Overview Daily

Hay maravillas naturales como el Monte Saint-Michel (Baja Normandía, Francia) —famoso por sus espectaculares mareas— o las formaciones rocosas de Uluru (en el norte de Australia), pero también terroríficas visiones de desarrollo urbanístico como un monstruoso barrio residencial de Florida (EE UU) o del maltrato al que sometemos al planeta, como la imagen que corresponde a la fuerte deforestación en el este de Bolivia para incrementar la producción de soja en el país.

“Creemos con firmeza en el Overview Effect“, dicen los creadores de la página. Acuñado oficialmente por primera vez por el escritor Frank White en 1987, el llamado Efecto perspectiva general se refiere a la experiencia vivia por los astronautas cuando tienen la ocasión de contemplar la Tierra. La imagen funciona como una epifanía: el ser humano que tiene el privilegio de ver nuestro planeta desde fuera suele sobrecogerse ante el pensamiento de que esa visión contiene a toda la humanidad, experimentar un profundo entendimiento sobre el modo en que los seres vivos están conectados, sentir una responsabilidad hacia el planeta y entender de golpe la urgencia de cuidad de él.

Venecia - © 2014, Daily Overview

Venecia – © 2014, Daily Overview

Entre el archivo constantemente ampliado (al que ya se le echa en falta un buscador) está la vista de Villa Epecuén (Provincia de Buenos Aires, Argentina) que revela la historia de una localidad turística junto al lago Epecuén famosa en los años veinte: en 1985 sufrió su destrucción por la rotura del dique que la protegía, la declararon “inhabitable” y nunca la reconstruyeron. La imagen de satélite en la que se puede leer en mayúsculas Luecke corresponde a una granja de Smithville (Texas, EE UU) cuyo dueño se apellida así. La distancia entre las letras es de casi cinco kilómetros y la NASA utiliza la marca como guía para el telescopio espacial Hubble.

Los autores de Daily Overview piensan en posibles lugares marcados por el ser humano de manera particular y después investigan para identificarlos y extraer sus geocoordenadas. Acompañan las fotos de información y vínculos para interpretarlas mejor y que el espectador vea más allá de la belleza inicial, que contemple “exactamente lo que estás viendo y consideres lo que significa para nuestro planeta”.

Retroceso del mar Muerto - © 2014, Daily Overview

Retroceso del mar Muerto – © 2014, Daily Overview

En la imagen del mar Muerto cuentan cómo el nivel del agua ha estado reduciéndose “en más de un metro al año” a causa de la extracción de materiales y del desvío del agua hacia el norte mediante un trasvase. La pronta desaparición a la que se enfrenta ha llevado a las autoridades jordanas, israelíes y palestinas a firmar un acuerdo para que una tubería lo una con el mar Rojo. Una masa de terreno helado fraccionándose del resto ilustra, en toda su belleza plástica, una zona del oeste de la Antártida que empieza a deshacerse como consecuencia del calentamiento global. El proceso, para muchos expertos ya casi imparable, supone un futuro incremento de casi ocho metros del nivel del agua.

Helena Celdrán

Villa Epecuén (Provincia de Buenos Aires, Argentina) - © 2014, Daily Overview

Villa Epecuén (Provincia de Buenos Aires, Argentina) – © 2014, Daily Overview

Urbanización de Naples (Florida, EE UU)  - © 2014, Daily Overview

Urbanización de Naples (Florida, EE UU) – © 2014, Daily Overview

Redes de pesca en Quanzhou (China) - © 2014, Daily Overview

Redes de pesca en Quanzhou (China) – © 2014, Daily Overview

Paneles de energía solar en Lebrija (Sevilla) - © 2014, Daily Overview

Paneles de energía solar en Lebrija (Sevilla) – © 2014, Daily Overview

'Luecke, inscripción en una granja de Smithville (Texas, EE UU) cuyo dueño se apellida así -  © 2014, Daily Overview

‘Luecke’, inscripción en una granja de Smithville (Texas, EE UU) cuyo dueño se apellida así – © 2014, Daily Overview

Uluru, Australia -  © 2014, Daily Overview

Uluru, Australia – © 2014, Daily Overview

Visión de satélite que muestra cómo se deshiela la zona oeste de la Antártida - © 2014, Daily Overview

Visión de satélite que muestra cómo se deshiela la zona oeste de la Antártida – © 2014, Daily Overview

‘Mini Museum’, un gabinete portátil de curiosidades que triunfa en la Red

Mini Museum

Es un gabinete de curiosidades reducido al mínimo posible, una placa de resina transparente, en apariencia anodina, que encierra en su interior pequeños fragmentos ordenados y catalogados.

El Mini Museum reúne trozos de cáscara de huevo de dinosaurio, de meteorito, restos de una palmera encontrada en la Antártida, el Muro de Berlín, un cerebro humano, el Everest, arena de Waikiki… El creador del invento, el estadounidense Hans Fex, lo define como “una colección portátil de curiosidades en la que todo es auténtico” capaz de “llevarte en un viaje al aprendizaje y la exploración”: “Es una herramienta educativa portátil, una inteligente y poco común forma de romper el hielo y una maravillosa pieza de arte histórico”.

Hans Fex en la elaboración del Minimuseum

Hans Fex en la elaboración del Minimuseum

Tiene 44 años y asegura que lleva 35 trabajando en el proyecto. En un vídeo de la plataforma de microfinanciación Kickstarter (a la que acudió para poder convertir su idea en un producto disponible a gran escala) cuenta que durante buena parte de su vida ha reunido especímenes recolectándolos o comprándolos a través de especialistas con los que contactó tras hablar con “comisarios de museos, investigadores científicos e historiadores universitarios”. Ellos le ayudaron a elaborar una lista con los elementos que debían formar parte de la exposición permanente.

Fue el padre de Fex el gran inspirador del minimuseo. El Doctor Jörgen Fex (1924-2006) —investigador científico y uno de los directores del estadounidense Instituto Nacional de la Salud— volvía en 1977 de un viaje a Malta con algunos especímenes conservados en resina epoxídica. Aunque Fex hijo sólo tenía entonces 7 años, comenzó a fraguar en ese momento la idea de tener una gran colección en un espacio manejable y preservarla con ayuda de ese “precioso” material que su padre le había descubierto.

Mini Museum

“El universo es asombroso. Quería recordárselo a la gente”, dice el diseñador, convencido de que es necesario preservar la curiosidad que todos atesoramos de niños. El primer elemento del compendio es un trozo de condrita carbonosa, un meteorito rocoso que representa “la materia más antigua” que conservamos del Universo y data de unos de 4.550 millones de años. Le siguen muestras de roca lunar, heces fosilizadas de dinosaurio, tierra de los terrenos del castillo de Vlad Tepes (inspirador de Drácula) en Rumanía, carbón del Titanic, un trozo de cráneo humano…

Ha creado tres tipos de minimuseos de tres tamaños diferentes: el más pequeño contiene 11 muestras, el mediano cuenta con 22 y el más grande, con 33. Todos incluyen un librito con fotos e información sobre la autenticidad, la procedencia y los pormenores de cada trozo minúsculo e incluso algunas anécdotas de lo que supuso recolectarlos o conseguirlos.

El éxito en Kickstarter ha sido apabullante: de los 38.000 dólares (27.300 euros) que pedía, a dos días de terminar el plazo para financiar el proyecto, ha recaudado 1.224.574 dólares (casi 880.000 euros). Fex —que produce cada minimuseo de manera artesanal, uno a uno— se ve desbordado por los más de 3.000 ejemplares que tiene que manufacturar ahora.

Helena Celdrán