Entradas etiquetadas como ‘fotos naturaleza’

Fotos de satélite, una manera mística y reveladora de conocer el mundo

Viñedos en Huelva - © 2014, Daily Overview

Viñedos en Huelva – © 2014, Daily Overview

Cuentan historias de la humanidad, nos convierten en insignificantes y a la vez demuestran nuestro descaro al pensar que podemos dominar la naturaleza. Las imágenes, tomadas con satélites por una empresa especializada, van de lo hermoso a lo terrorífico y descubren un mundo imposible de ver con los pies pegados a la tierra.

Las imágenes de la web Daily Overview (Perspectiva general diaria) forman una recopilación de fotos de “lugares y momentos en los que la actividad humana —para bien o para mal— ha moldeado el paisaje. Aunque todas tienen un encanto particular que las aleja del simple paisaje y las acerca a una composición artística, la historia que hay tras ellas las convierte en testimonios muy diferentes unos de otros.

Fábrica que extrae el azúcar de la remolacha azucarera en Brawley, California (EE UU) - © 2014, Daily Overview Daily

Fábrica que extrae el azúcar de la remolacha azucarera en Brawley, California (EE UU) – © 2014, Daily Overview Daily

Hay maravillas naturales como el Monte Saint-Michel (Baja Normandía, Francia) —famoso por sus espectaculares mareas— o las formaciones rocosas de Uluru (en el norte de Australia), pero también terroríficas visiones de desarrollo urbanístico como un monstruoso barrio residencial de Florida (EE UU) o del maltrato al que sometemos al planeta, como la imagen que corresponde a la fuerte deforestación en el este de Bolivia para incrementar la producción de soja en el país.

“Creemos con firmeza en el Overview Effect“, dicen los creadores de la página. Acuñado oficialmente por primera vez por el escritor Frank White en 1987, el llamado Efecto perspectiva general se refiere a la experiencia vivia por los astronautas cuando tienen la ocasión de contemplar la Tierra. La imagen funciona como una epifanía: el ser humano que tiene el privilegio de ver nuestro planeta desde fuera suele sobrecogerse ante el pensamiento de que esa visión contiene a toda la humanidad, experimentar un profundo entendimiento sobre el modo en que los seres vivos están conectados, sentir una responsabilidad hacia el planeta y entender de golpe la urgencia de cuidad de él.

Venecia - © 2014, Daily Overview

Venecia – © 2014, Daily Overview

Entre el archivo constantemente ampliado (al que ya se le echa en falta un buscador) está la vista de Villa Epecuén (Provincia de Buenos Aires, Argentina) que revela la historia de una localidad turística junto al lago Epecuén famosa en los años veinte: en 1985 sufrió su destrucción por la rotura del dique que la protegía, la declararon “inhabitable” y nunca la reconstruyeron. La imagen de satélite en la que se puede leer en mayúsculas Luecke corresponde a una granja de Smithville (Texas, EE UU) cuyo dueño se apellida así. La distancia entre las letras es de casi cinco kilómetros y la NASA utiliza la marca como guía para el telescopio espacial Hubble.

Los autores de Daily Overview piensan en posibles lugares marcados por el ser humano de manera particular y después investigan para identificarlos y extraer sus geocoordenadas. Acompañan las fotos de información y vínculos para interpretarlas mejor y que el espectador vea más allá de la belleza inicial, que contemple “exactamente lo que estás viendo y consideres lo que significa para nuestro planeta”.

Retroceso del mar Muerto - © 2014, Daily Overview

Retroceso del mar Muerto – © 2014, Daily Overview

En la imagen del mar Muerto cuentan cómo el nivel del agua ha estado reduciéndose “en más de un metro al año” a causa de la extracción de materiales y del desvío del agua hacia el norte mediante un trasvase. La pronta desaparición a la que se enfrenta ha llevado a las autoridades jordanas, israelíes y palestinas a firmar un acuerdo para que una tubería lo una con el mar Rojo. Una masa de terreno helado fraccionándose del resto ilustra, en toda su belleza plástica, una zona del oeste de la Antártida que empieza a deshacerse como consecuencia del calentamiento global. El proceso, para muchos expertos ya casi imparable, supone un futuro incremento de casi ocho metros del nivel del agua.

Helena Celdrán

Villa Epecuén (Provincia de Buenos Aires, Argentina) - © 2014, Daily Overview

Villa Epecuén (Provincia de Buenos Aires, Argentina) – © 2014, Daily Overview

Urbanización de Naples (Florida, EE UU)  - © 2014, Daily Overview

Urbanización de Naples (Florida, EE UU) – © 2014, Daily Overview

Redes de pesca en Quanzhou (China) - © 2014, Daily Overview

Redes de pesca en Quanzhou (China) – © 2014, Daily Overview

Paneles de energía solar en Lebrija (Sevilla) - © 2014, Daily Overview

Paneles de energía solar en Lebrija (Sevilla) – © 2014, Daily Overview

'Luecke, inscripción en una granja de Smithville (Texas, EE UU) cuyo dueño se apellida así -  © 2014, Daily Overview

‘Luecke’, inscripción en una granja de Smithville (Texas, EE UU) cuyo dueño se apellida así – © 2014, Daily Overview

Uluru, Australia -  © 2014, Daily Overview

Uluru, Australia – © 2014, Daily Overview

Visión de satélite que muestra cómo se deshiela la zona oeste de la Antártida - © 2014, Daily Overview

Visión de satélite que muestra cómo se deshiela la zona oeste de la Antártida – © 2014, Daily Overview

El fotógrafo que no hacía fotos porque recogía plantas

Karl Blossfeldt - Eranthis hyemalis

Karl Blossfeldt - Eranthis hyemalis

En 1928 apareció en Berlín el libro Urformen der Kunst (Formas artísticas en la naturaleza).

Cuatro años más tarde, su autor, Karl Blossfeldt, de 67 años, murió en un hospital de la ciudad de un cáncer de escroto.

Algunos sostienen que la obra dejaba entrever la simiente del arte conceptual. Otros dicen que simplemente se trataba de un producto derivado del art nouveau y su querencia por la ornamentación. Otros más ven en las fotos de plantas un primer paso de la nueva objetividad que rechazaba la complejidad -en ocasiones demasiado rebuscada- de los expresionistas.

Blossfeldt había aprendido técnicas de escultura en una ferrería y dió clases durante 31 años en el instituto de formación asociado al Kunstgewerbemuseum (Museo de Artes Decorativas).

Su asignatura tenía un nombre que parece la contraseña de entrada a un cierto tipo de paraíso: Modelado según plantas vivas.

Karl Blossfeldt - Dianthus plumarius

Karl Blossfeldt - Dianthus plumarius

Cuando fotografiaba plantas -y lo hacía con una constancia cercana a la neurosis- no pretendía ejercer de artista. Su catalogación de gineceos, estambres, ovarios, bulbos, periantos y demás partes o sistemas florales tenía una razón práctica: quería que sus alumnos se ejercitasen en el dibujo artístico a partir de la observación de las formas naturales que les mostraba.

Blossfeldt, uno de esos centroeuropeos del siglo XIX nacidos con el gen del nomadismo, recorrió Italia, Grecia y el norte de África para recoger materiales.

Es fácil imaginar que se desplazaba, sobre todo, a pie. Aquella gente tenía un lema: mi casa está donde están mis botas.

Al regresar a la soledad inmensa del invierno berlinés, fotografiaba las plantas.

Usaba una cámara de negativos de 9 por 12 centímetros y placas de cristal tratadas con emulsiones en blanco y negro ortocromáticas, sensibles al azul y al verde, pero no al rojo ni al naranja.

Karl Blossfeldt - "Seseli gummiferum (Umbelliferae)"

Karl Blossfeldt - "Seseli gummiferum (Umbelliferae)"

El acercamiento de Blossfeldt  era formalista. No se complicaba la vida: tomas frontales, a veces cenitales y en muy raras ocasiones, diagonales.

Como forillo trasero utilizaba cartulinas blancas, grises o negras. Un fondo neutral para que la joya luzca.

La iluminación era impecable, la mejor para crear una difusa sensación de volumen: la luz que salpicaba el cuarto desde una ventana orientada al norte.

Así vivió Karl Blossfeldt durante más de treinta años: entregado a la pasión suave de fotografiar semillas y tallos secos que parecen rendirse ante el homenaje y simular inmortales ornamentos de piedra.

Nunca pretendió nada más.

La única vez que expuso en vida, en 1926, lo hizo empujado por sus amigos y familiares. Pese a la gran recepción crítica, no se dejó adular. No creía que lo suyo fuese algo más que una pasión botánica, una metodología práctica de clasificación de plantas.

Karl Blossfeldt - Impatiens glandulifera

Karl Blossfeldt - Impatiens glandulifera

En 1932, poco antes de morir, publicó una segunda recopilación de su obra, Wundergarten der Natur (El jardín de las maravillas de la naturaleza), donde, acaso por la cercanía de la muerte, hay un fondo más esteticista, pero es muy ligero: el libro sigue siendo un catálogo de plantas.

Colocarlo en la sección de fotografía sería correcto, pero no justo.

Me atrevo a imaginar a Blossfeldt emparentado con las cabras en un roquedal griego, en la bruma de arena de un sistema dunar de Marruecos, en los olivares ténues de Sicilia…

Sus manos grandes de alemán alimentado con buena leche de frisona palpan el suelo en busca del bulbo, del brote o la yema perfectos, sin mácula.

De vez en cuando suspira con placer no disimulado. Las fotos llegarán más tarde.

En esa actitud, creo, está la lección de fotografía de hoy: olvida el aparato y concéntrate en la flor.

Ánxel Grove