Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘Los descendientes’

‘Los descendientes’, mucho más que George Clooney

Ya se lo he oído a varios compañeros: “‘Los descendientes’ es George Clooney“. Pero no es verdad, al menos yo no lo veo así. ‘Los descendientes’ es mucho más que Clooney, aunque él esté tremendo.

Es mucho más que Clooney porque ofrece un retrato muy realista de cómo una tragedia trastoca a una familia, nos enfrenta con nuestras pequeñas miserias y nos encañona para que asumamos un protagonismo del que pretendíamos huir.

Hay muchísima dosis de verdad en el filme de Alexander Payne, como en todos los suyos, pero como él hace siempre con maestría combina el drama con el humor y aligera la pena a golpe de sonrisas. Y esas sonrisas (o risas abiertas) surgen del propio patetismo de los personajes, de su propia debilidad ante la extraordinaria tragedia que los ahoga.

Es difícil no sentir empatía por el personaje que interpreta George Clooney. Es imposible echarle en cara su torpeza, su bonhomía contraproducente cuando aguanta las reprimendas de su suegro… Cómo no sentir ternura por ese Clooney que, en sandalias, corre torpemente para conocer el nombre del amante de su mujer… Cómo no perdonar las salidas de tono de unas hijas que pasan el trago más amargo de sus vidas (leí por ahí que eran insoportables… ¿realmente lo son? No lo creo). Es fácil reconocer características de personas que conocemos en la galería de interesantes personajes que Payne nos presenta.

Y sí, sí es cierto que Clooney es mucho Clooney en ‘Los descendientes’. Es menos él, menos histriónico y exhibicionista, pero es mucho más humano, más entrañable y auténtico. Es la primera vez que lo veo aparentando la edad que tiene (50 años), e incluso un poco más y es la primera vez que pienso que es tan bueno haciendo drama como ya sabía que era haciendo comedia.

Curiosamente antes de la película pusieron el tráiler de ‘Moneyball‘, con Brad Pitt, amigo íntimo de Clooney, y tres años menor que él. Frente a un Pitt que seguía pareciendo un chavalito, Clooney aparece en ‘Los descendientes’ como un hombre derrotado y mayor, un pobre hombre encantador. Si alguna vez Clooney mereció un premio, sin duda es esta.