Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘jams’

El blog “Se nos ve el plumero” en Noche H ¡Ya somos alguien!
Noticia: El País critica al PSOE.
No noticia: El Mundo sigue erre que erre con ETA en el 11-M

Me han dicho que haciendo clic en la pantalla arranca el reportaje de “Noche H” donde anoche hablaron (y hablé) de nuestro blog.

A ver qué les parece. Vamos sembrando…

(Menos mal que se ve un poquito la taza con el logo de 20 minutos.

—-

¡Vaya viernes! Hasta ahora no he podido mirar las portadas de los diarios de pago. Algunos días quedan tan viejas… con respecto a Internet que me olvido de pegarlas en el blog por la mañana. Lo siento.

Hoy lleva El País (lo nunca visto)cuatro columnas de corrupción urbanística del PSOE:

Dos ex alcaldes madrileños del PSOE ingresaron un millón de euros en Andorra

Y dos columnas de lo mismo pero del PP:

Grabaciones a un concejal del PP

“De los 30.000 millones yo quiuero mi 11%. Tú me das la pasta y yo me piro”

El Mundo sigue erre que erre con la presunta relación fantástica de ETA con el 11-M, a cuatro columnas:

“La superioridad le dijo a nuestro jefe que había que eliminar lo de ETA”

Naturalmente, le podría contestar el director general de la Guardia Civil (lo oí en la radio), a eso se le llama “control de calidad”.

O sea, el jefe está para quitar las chorradas que ponen a veces algunos subordinados. Y no hay que darle muchas más vueltas al matacucarachas. A menos que algunos jueces trabajen para intereses contrarios o distintos a los de la Justicia.

El País está desconocido, oiga. Cuatro columnas críticas para el PSOE en primera y un artículo de opinión en su página noble para un diputado del PP. Esto se anima.

Ahí va este interesante artículo de un diputado del PP en ¡El País! que les recomiendo.

Extrema derecha

JOAQUÍN CALOMARDE

EL PAÍS – Opinión – 20-10-2006

Tras las recientes elecciones municipales belgas, el fantasma, más que real, de la extrema derecha europea cabalga de nuevo, irredento, pendenciero, analfabeto, pero contumaz y efectivo, frente al miedo a la inmigración, el cultivo exacerbado y brutal de la xenofobia y el racismo, la alarma frente a la corrupción política o económica, la inseguridad ciudadana (especialmente en las zonas más vulnerables de las grandes urbes europeas), la cuidada desafección al sistema de partidos (que es sistemáticamente presentado como perturbador y origen de desórdenes, decadencia de los valores tradicionales de la nación y fuente de todo tipo de atropellos, dejaciones y nepotismos), y el cultivo de la constante pérdida de confianza en las instituciones democráticas del Estado (a las que se acusa no sólo de no poder, ni saber, sino de no querer solucionar los graves problemas que supuestamente atenazan la libertad de los ciudadanos nacionales).

Horadar las instituciones representativas del Estado democrático, criticando cuando conviene su legitimidad, ha sido desde los tiempos del ascenso del nacionalsocialismo alemán parte de la propaganda y estilo táctica de la ultraderecha europea, y en tiempos no tan remotos, española.

El fenómeno de la ultraderecha, de la extrema derecha, en Europa, desgraciadamente no se circunscribe sólo a Bélgica. Existen partidos de extrema derecha en Austria que desgraciadamente cuentan en la vida política de ese país. En Francia, Le Pen alcanza repetidamente el l0% o el 15% de las intenciones de voto seis meses antes de las elecciones nacionales. En Dinamarca, el Partido Popular Danés representa el 13% de los electores y es parte de la mayoría parlamentaria, aunque, afortunadamente, no está en el Gobierno. En Eslovaquia, el Partido Nacional Eslovaco, fuertemente nacionalista, profundamente antihúngaro y antigitano, se ha convertido en la tercera fuerza política en las elecciones del pasado 18 de junio con el 11% de los votos. Y en Polonia, la católica y profundamente antieuropea Liga de las Familias llegó a alcanzar el 8% de los votos en las elecciones de septiembre de 2005 y, desde ese momento álgido, participa en el Gobierno polaco.

Ciertamente, no es un buen panorama para Europa, pero tampoco lo es para España. En nuestro país, después de treinta años de democracia -incluida la transición y aprobación de la Constitución de 1978-, la extrema derecha política, felizmente, ha ido dejando de tener representación parlamentaria. Todo lo referido a ella nos parece lejanísimo a los que tenemos hoy cincuenta o más años. Porque para nuestra generación, y todas aquellas de españoles que, como actores o espectadores, vivimos la agonía interminable del franquismo, ha pasado mucho tiempo desde que la Plaza de Oriente cortejaba la mano incorrupta de Franco al ritmo de aguiluchos, heráldicas varias y tronadoras canciones fascistas. Hoy día, la situación no es ésa.

En la actual composición de nuestro Congreso de los Diputados no hay ninguna fuerza de extrema derecha, ninguna. Por otro lado, también hay que aclarar al unísono que en nuestro Congreso de los Diputados no hay ninguna fuerza de extrema izquierda. Tampoco hay en nuestro Congreso de los Diputados fuerzas radicales. Luego en España no hay ningún problema con la extrema derecha en nuestras instituciones parlamentarias. Ni en ninguna otra institución del Estado Democrático de Derecho, felizmente. No están, ni se les espera. La democracia, nuestra democracia, nuestro régimen de libertades, ha podido más y ha ganado la dura batalla contra la intolerancia y contra los liberticidas.

Pero hay grupúsculos extraparlamentarios que pueden ser alimentados por actitudes inciviles y gravemente peligrosas para nuestra democracia.

Esas actitudes son las que consisten en horadar las instituciones del Estado por, en algunos casos equivocados, mero afán de supuesto lucro electoral, o, en otros, de insuflar aliento a grupos, personas o medios colectivos que, no presentándose a las elecciones, aspiran a controlar sectores de nuestros partidos democráticos (véase a tal efecto toda la campaña periodística-digital-radiofónica en torno a la presunta conspiración sobre el 11-M), suplantar la voluntad de sus votantes y de algunos de sus cargos electos, y distribuir cotidianamente veneno y odio entre españoles.

Son aquellos, ferozmente dogmáticos, que imparten diariamente doctrinas incendiarias según las cuales España fenece, el mundo se hunde y la política va sobrando. Son aquellos que arremeten contra demócratas por serlo. Son aquellos que pretenden ser la quintaesencia de la democracia y no representan sino el perfil, peor, de los intereses corporativos y las necesidades personales.

Ese atroz dogmatismo, que sí es propio de la extrema derecha, es hoy cultivado por algunas emisoras radiofónicas, por algunos medios escritos y por algunos altavoces y corifeos públicos que van haciendo de la intolerancia, la ceguera, la exageración y el Apocalipsis cotidiano caldo de cultivo que engorda la visceralidad de la “pequeña” extrema derecha española. En nuestra acción política democrática convendría, por parte de todos, pensar en ello, denunciarlo y evitarlo.

En España, tras la recuperación democrática de la libertad, la extrema derecha no se ha consolidado. Pero está en boca de algunos, y es un deber urgente de los partidos democráticos ir recuperando el espacio perdido atrayendo especialmente a los jóvenes españoles con ideas positivas acerca de la inmigración, la igualdad social y la libertad para todos como esencia que son de la democracia misma. Ésta es nuestra primera obligación en los albores del siglo XXI.

Joaquín Calomarde es diputado del PP al Congreso por Valencia.

No está todo perdido. Mientras hay vida hay esperanza.

“Se nos ve el plumero”, ahora también en video
11-M frente a 11-S

Acabo de celebrar con un chupito antirégimen (de dieta, claro) el primer aniversario de mi conversión al mundo maravilloso y libre de los blogs. Hace exactamente un año, publiqué aquí mi primer comentario “De qué va y quién soy”.

No me lo puedo creer.

Al principio, como a Nacho Escolar, nuestro maestro y provocador en el arte bloguero, “me pareció una buena idea”. Ahora me parece simplemente un vicio inocente, solitario o en compañía de otros, pero de los que producen placer sin apenas dañar a terceros.

Para compartir este primer cumpleaños con todos ustedes, los sabios tecnólogos de 20minutos.es me enseñaron ayer a copiar y pegar videos. No respondo de lo que salga al principio. Por supuesto, se aceptan, de mil amores, enlaces de imagen o capturas de video en los comentarios pero, por favor, que no sean pornos. Para eso hay otros foros mucho más eficientes.

Creo que la imagen era la asignatura pendiente de Internet hasta que llegó youtube (y me enteré, antes que google, por mi hijo David). Me gusta estar a la última. Y voy a intentar incorporar algunos videos al blog.

Empezaré por este personal, ya que es el único que tengo a mano en mi PC, con permiso de TV-3:

Y trataré de recuperar algunas imagenes de abuelo cebolleta de mis viejas etapas en TVE. (Quizás pueda recuperar la última entrevista que le hice a José María Aznar, por ejemplo, y que me costó el despido como corresponsal de TVE en Nueva York. O algún trocito gracioso). Ya veremos.

Mi hijo menor me suele mandar algunos videos de youtube que valdría la pena compartir con algunos de ustedes. Sobre todo si nos provocan una sonrisa, en medio de tanta tensión creada por los acontecimientos de actualidad y, a menudo, corregida y/o aumentada por los titulares de la prensa que solemos comparar en este blog.

Fin del primer año triunfal

Volvemos a lo nuestro.

11-M frente a 11-S

Al día siguiente del 11-S, El Mundo sigue sin dedicarle ni una sola línea en su portada. Hoy, ni siquiera en la fecha, como hizo ayer, porque ya es 12 de septiembre.

Pedro Jota prefiere, como ayer, anteayer, etc., colocar al 11-M en su primera página y, a ser posible ligado directa o indirectamente a la ETA y sin relación alguna con nada que huela a terrorismo islamista.

Este es su titular en primera, a una columna:

López Aguilar

“El PP enreda sobre el 11-M arriesgando el descrédito de las instituciones”

Escondido en un pequeño sumario de Otras noticias aparece la única alusión al 11-S que puede asustar a Zapatero por enviar tropas al Líbano:

Al Zawahiri aprovecha la conmemoración del 11-S para amenazar a las tropas de la ONU en el Líbano

En cambio, El País sigue recordando el 5º aniversario del mayor ataque del terrorismo islamista contra los Estados Unidos con este titular a dos columnas:

CINCO AÑOS DESPUÉS DE LOS ATENTADOS

Bush pide unidad en el aniversario del 11-S

El País ilustra, además, el 11-S con una enorme foto, centrada a tres columnas, de dos personas que lloran en recuerdo de las víctimas en la zona cero de Nueva York.

Muy distinta es la gran foto de El Mundo (cogida por los pelos por Antonio Moreno) y el gran titular con el que manda en su primera página.

La noticia nº 1 de El Mundo ha sido considerada nº 0 (o sea, no noticia) por El País y de ella no da ni una sola línea en su portada.

Este es el titular hiperpatriótico de El Mundo, a 4 columnas, compuesto con una filigrama de trapecista:

El socialismo catalán se identifica con el actor que insultó a España

El gran titular de El País sobre las regularizaciones de inmigrantes, a 4 columnas, arriba, merece dos columnas en El Mundo, abajo. Pero ambos titulares tienen sujetos y verbos muy distintos.

En El País, el mérito es para dos sujetos:

PSOE y PP suscriben que no haya más regularizaciones de inmigrantes

En El Mundo, el mérito es sólo de un sujeto:

Rajoy propone prohibir nuevas regularizaciones masivas de inmigrantes

Si nos olvidamos, por un momento, de las portadas -que son el espejo del alma- observaremos que El Mundo sí alude a la catástrofe del terrorismo islamista del 11-S (o se le escapa) en sus páginas interiores… pero como chiste y con ración doble.

El humor sigue siendo la sección más libre e incontrolable de cualquier diario.

Este es el chiste de los geniales Gallego y Rey en la página 2:

Y este es el chiste de Ricardo, también sobre el innombrable 11-S, en la página 3:

Texto:

¿No se supone que Bin Laden debería estar orientado hacia La Meca, que es en el sentido opuesto?

Es que está dando gracias a Bush

¡Ah! Olvidé incluir en la anterior comparación de noticias de portada la referente a las brigadas antiincendios en Galicia.

La he buscado por toda la primera página de El Mundo pero sin éxito. Para Pedro Jota es una “no noticia”.

En cambio, El País -mira por donde- la considera digna de portada y es su 4ª noticia, con este titular:

El PP pidió a sus alcaldes de A Coruña que dilatasen la formación de las brigadas antiincendios

Para que luego digan que no hay meigas…