LOS APUNTES DE ECONOMÍA PRÁCTICA Y FAMILIAR de Joan F. Domene

Archivo de la categoría ‘Vivienda’

Solbes se queda solo

El vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, sigue clamando en el desierto contra las propuestas sociales que lanzan el mismo ejecutivo y otras administraciones gobernadas por los socialistas.

En pocos días ha sido desautorizado por la ministra de Vivienda, Carmen Chacón, por criticar los planes de la Junta andaluza para facilitar el acceso a una vivienda a las personas con pocos recursos económicos. Luego censuró la propuesta del alcalde de Sevilla, también del PSOE, de castigar a los propietarios de pisos vacíos con un recargo en el IBI.

Y ahora llega el enfrentamiento abierto con la mismísima vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, y el ministro de Sanidad, Bernat Soria, por su proyecto de dentista gratuito para todos los niños de 7 a 15 años.

Estos y otros episodios han demostrado, una vez más, que el responsable de las finanzas del país va por libre, que no está cómodo en este Gobierno y que, si tenía alguna duda, tiene más que decidido que no irá en las próximas listas del PSOE a las elecciones generales.

Solbes, alabado por el PP y el poder económico del país por su rigor al frente del ministerio y criticado por su propio partido y los que le prestan apoyo para poder gobernar, ha llegado a un callejón sin salida.

Veremos como resuelve el sudoku del presupuesto del Estado para 2008 en las actuales circunstancias, con los catalanes y andaluces reclamando más inversiones para compensar el olvido de años interiores y sus propios compañeros de gabinete proponiendo medidas sociales, con el consiguiente gasto derivado, para presentarse con la mejor de las caras a las próximas elecciones generales.

¿El batacazo hipotecario frenará el euribor?

Retomamos el curso económico tras las vacaciones con una sensación agridulce. Por un lado, el batacazo hipotecario en Estados Unidos amenaza la estabilidad de la economía mundial, aunque parece ser que la sangre no llegará al río. Del otro, ese mismo drama que ha dejado a cientos de familias sin casa en aquel país y ha obligado a intervenir al mismísimo Bush, puede acabar siendo decisivo para que el euribor deje de subir. Y con él, las preocupaciones de las muy endeudadas familias españolas.

Lo dicen los políticos responsables del área económica, más por deseo que por convencimiento, pero los expertos también se manifiestan cada vez más en esa línea. El mercado hipotecario europeo se guardará mucho de seguir los pasos del norteamericano y esas subidas imparables del euribor parece que tocan a su fín. Al mismo tiempo, las anunciadas subidas de los tipos oficiales del Banco Central Europeo quedarán previsiblemente para mejor ocasión.

Pero mucho ojo, porque no olvidemos que tras el boom inmobliario de los últimos años que ha derivado en un elevado endeudamiento de las familias, España es uno de los países más vulnerables a cualquier movimiento que se produzca en el mercado hipotecario mundial o eurpeo.

El “dinero negro” aquí es “morado”

A partir de ahora en vez de “dinero negro” habrá que hablar de “dinero morado”, por el color de los billetes de 500 euros que se usan en los grandes fraudes a Hacienda, como cuenta hoy Claudi Pérez en El País.

Por lo que parece este tipo de billetes campan a sus anchas por España como no lo hacen en ningún otro país de la Unión Europea, aunque les prometo que aún no he tenido ninguno entre mis manos y no conozco a nadie que los suela usar habitualmente.

La Agencia Tributaria parece decidida a meter mano en el asunto después de mucho tiempo de permanecer impasible ante tal desaguisado ante la estupefacción del mismísimo Banco de España. En su campaña de cerco al fraude, consiguió que en 2006 se declarasen unas doscientas operaciones con billetes de 500 euros. Para ahorrarse la inspección, claro.

Hay una evidencia clara: el “dinero morado” está claramente vinculado al sector inmobiliario y si el fisco realmente quiere coger el toro por los cuernos ya sabe por donde debe empezar.

Pisos de rebajas

Cada vez es más difícil vender una vivienda y las inmobiliarias han empezado a aguzar su ingenio para ver como las colocan en el mercado. Han puesto en marcha todo tipo de ofertas, desde unas vacaciones con todos los gastos pagados hasta el pago aplazado de la hipoteca («compre ahora y no pague hasta septiembre») al estilo de las grandes rebajas de unos grandes almacenes.

También los hay que te aplican un interés negativo sobre el euribor durante los primeros años, o los que te plantean hipotecas a tan largo plazo que acabarán pagando tus hijos o tus nietos. Pero la cosa no queda aquí porque las ventas se han estancado, la situación empeora y ya hay inmobiliarias que han empezado a echar el cierre por la imposibilidad de dar salida a su estoc de pisos. Porque ahora la mayoría tenemos en la cabeza cómo pagar las dichosas vacaciones en vez de cómo conseguir pagar una casa.

Y ya puestos a lanzar ofertas hay quien no se corta lo más mínimo y decide apuntarse a la moda de las rebajas de verano. Por ejemplo, una inmobiliaria de la Costa del Sol está publicitando promociones de apartamentos, adosados, áticos, etc. de 1, 2 o 3 dormitorios con descuentos notables que van de los 9.950 a los 126.000 euros. O sea que un pisito se te queda en 175.000 euros y un ático con todas las de la ley te sale «sólo» por 234.000 euros. Y ya veremos si así consiguen quitárselos de encima.

¿Como se van a ir de casa los jóvenes?

Los jóvenes españoles no se van de casa o lo hacen más bien tarde. Quizá en algunos casos sea por la dificultad de superar el trauma que supone el abandono del nido familiar, pero no hay duda que en la mayoría la culpa es de los precios prohibitivos de la vivienda. Hace un año dedicaban un 56,8% de su sueldo a comprar un piso, ahora necesitan el 69%, según un informa del Consejo de la Juventud.

Claro que eso es sólo una media, porque las chicas y los más jóvenes lo llevan aún peor. A ellas les cuesta casi 78 euros de cada 100 que ganan, a los que tienen entre 25 y 29 años, 71; ya los de entre 18 y 24 años, hasta 93. Quién se puede ir de casa en estas condiciones. Se podrá decir que siempre les quedará irse de alquiler en lugar de comprarse la casa, pero teniendo en cuenta las nuevas condiciones que exigen los propietarios –fianzas de hasta seis meses, avales, y otros pagos por adelantado- y el precio que alquilan sus pisos –muchas veces por encima del coste de una hipoteca- tampoco parece una alternativa demasiado atractiva. Especialmente para los más jóvenes, con empleos precarios y sueldos bajísimos, ni siquiera mileuristas, comprar piso o alquilar casa es una misión imposible a no ser que cuenten, claro, con la ayuda de sus padres. En estas condiciones que el 40% de los jóvenes de 18 y 34 años consiga irse de casa de sus padres constituye todo un récord, pese a que se trata de una de las tasas más bajas de la Unión Europea.

Si a todo ello le sumamos que los bancos cada vez endurecen más las condiciones para acceder a un préstamo hipotecario –lo advertíamos hace algún tiempo, pero el Banco de España lo acaba de confirmar- el panorama se vuelve desalentador. No es raro que en estas condiciones en marzo haya caído un 3,5% el número de hipotecas para la adquisición de vivienda.

Más sobre el globo que se desinfla

Nuevos datos reafirman el lento pero sostenido descenso del mercado de la vivienda en España. El globo, pues, sigue desinflándose. En esta ocasión se trata de las cifras de la Asociación Hipotecaria Española (AHE): en 2006 el esfuerzo de las familias para la compra de su primera casa fue de 68,9% de su renta disponible, tres puntos menos que un año antes.

Mientras, un estudio de Morgan Stanley ha venido a restar dramatismo a las consecuencias para las familias españolas del aumento de los tipos de interés de las hipotecas. Como conclusión, destacan que los que se firmaron antes de 2003 –que suponen un 82% de los hogares– se contrataron con un tipo de interés igual o superior al actual. Por eso, dicen, «sólo» el 18% de las familias se vería seriamente afectado por el aumento imparable del euribor en los últimos tres años.

Crisis inmobiliaria: ¿Burbuja o globo?

El debate entre los expertos sobre la crisis inmobiliaria, tras el batacazo bursátil del martes pasado y posteriores sucesos relacionados, se reduce a determinar si todo ello se debe al pinchazo de la “burbuja” creada por la escalada de los precios de la vivienda en España, o simplemente estamos ante un “globo” que se empieza a desinflar. La mayoría parece estar más a favor de lo segundo que de lo primero, y lo cierto es que los datos avalan esa posición más moderada.

Un vistazo rápido a la prensa nos permite constatar que:

. el desplome de las empresas inmobiliarias se ha frenado, aunque Astroc -la estrella de esta crisis- haya perdido un 206% en sólo ocho sesiones.

. los activos de estas empresas (el valor de sus inmuebles en el mercado) duplican ahora su capitalización bursátil.

. el precio de los pisos en España aumenta ahora a un ritmo del 7%, la mitad que hace un año

. el euríbor, el indicador más utilizado para calcular las hipotecas, cerró abril en el 4,253% tras sumar su decimonovena subida consecutiva

. las hipotecas crecen al 11%. Hace un año lo hacían al 26%

. las ventas de viviendas de segunda mano cayeron un 15% el último trimestre de 2006

. los notarios están notando una caída del 30% en las transacciones inmobiliarias

. se empieza a notar un descenso del consumo de cemento

. (…)

Que sea un “globo” y no una “burbuja” debe tranquilizarnos, aunque sólo relativamente. Sus consecuencias quizá serán menos nefastas para nuestra economía, pero acabará perjudicándola de una u otra forma.

Por ejemplo, si todo el mundo admite que en nuestro país se empezaron a construir más de 800.000 viviendas en 2006, y que una tercera parte de ellas se destinan puramente a la inversión especulativa, ¿que pasará cuando esa inversión deje de dar los jugosos frutos de los últimos años? Pues que previsiblemente dejarán de construirse. Y si, como advierte la patronal de la construcción, por cada 100.000 viviendas que se dejan de construir se destruyen 200.000 empleos en el sector, sólo hay que echar cuentas.

Se cierra el grifo de las hipotecas

Sigue el aterrizaje “suave” del crédito hipotecario en España, aunque se mantiene en niveles históricos por la evolución al alza del precio de la vivienda (ha subido un 150% desde 1995). Los últimos datos del Banco de España constatan que el volumen de dinero prestado para hipotecas en enero de este año creció un 19,3%, cinco puntos menos que hace un año y el ascenso más moderado desde 2003. La culpa la tienen la desaceleración del precio de la vivienda y el aumento de los tipos de interés. Pero los créditos al consumo parecen tomar el relevo con un importante aumento del 17%, también cinco puntos más que en 2006.

Ese incremento sostenido de los tipos de interés que modera el crecimiento de las hipotecas ha hecho que muchos bancos hayan empezado a restringir la concesión de créditos: exigen muchas más condiciones para prestar bastante menos dinero que unos meses atrás. La consigna es que hay que cerrar el grifo. Algunos hogares –entre el 10 y el 15% del total, según los analistas– empiezan a tener problemas para hacer frente a sus pagos y la previsión es que cada vez haya más. Los datos así lo avalan: los préstamos hipotecarios «dudosos» aumentaron en 2006 un 31,4%, según la Asociación Hipotecaria Española y el Banco de España. Una parte de este crecimiento de los créditos de difícil cobro está provocada por la explosión del mercado hipotecario –aumentó alrededor del 20% en un año– pero el resto se debe a la creciente morosidad provocada por el alza sostenida del euríbor.

Y las cosas no pueden más que ir a peor, porque el índice de referencia de la mayoría de nuestras hipotecas seguirá creciendo en los próximos meses. Con este panorama ya hay algunas entidades financieras que empiezan a recomendar a sus clientes que cambien del tipo de interés variable al fijo y parece que les están haciendo caso. Otras proponen fórmulas imaginativas como préstamos progresivos con cuotas más bajas al principio y que van creciendo con el paso del tiempo.

Pero lo más preocupante es que una proporción cada vez mayor de las deudas de las familias está en los llamados préstamos al consumo –para financiar la compra del coche, un viaje o incluso operaciones de cirugía estética– que tienen un índice de morosidad hasta cinco veces más elevado que los créditos hipotecarios. Las familias pagan primero la cuota de su hipoteca, porque se juegan la casa, y si les queda dinero la del coche o la de la tarjeta de crédito.

No es extraño que cada vez sean más los que recurran a las empresas de reunificación de crédito, un negocio que ha florecido sin control al calor de ese endeudamiento creciente y que rechaza someterse a la disciplina que regula el resto de las entidades financieras. No se entiende que si, como aseguran las propias compañías, se trata de una actividad tan cumplidora de sus compromisos con los usuarios y escrupulosa de la observancia de la ley, se opongan a ser controladas como el resto del mercado. Es cierto que ellas no prestan dinero, sólo seleccionan las mejores «ofertas» para sus clientes, pero éstos acaban pagando sus cuotas en función de ese asesoramiento.

¿Se desinfla la burbuja inmobiliaria?

Cuando faltan sólo tres días para las movlizaciones por una vivienda digna, que este sábado tendrán lugar en la mayoría de ciudades españolas, conocemos nuevos datos que avalan el enfriamiento del mercado inmobiliario en España. A los que ya apuntaban una desaceleración del precio de los pisos -con subidas muy inferiores a los de los años anteriores- se añaden ahora los que se atreven a pronosticar que el próximo año empezarán a bajar, sí a bajar, un 4%.

Esto es lo que dice un completo informe (pdf) presentado ayer por hoy por la consultora inmobiliaria Forcadell que ha dirigido el profesor y director del Master de Asesoría y consultoría Inmobiliaria de la Universidad de Barcelona, Gonzalo Bernardos.

(…) Debido a ello, el precio de la vivienda baja cuando existe un exceso de oferta y los propietarios y promotores se convencen de que, para disponer de más posibilidades de venta,deben reducir los precios inicialmente establecidos. Desde nuestra perspectiva, creemos que esta situación tendrá lugar en el ejercicio de 2007. En concreto, esperamos una reducción del precio de aproximadamente un 4%. No obstante, éste no será un año excepcional, pues es muy posible que el valor de mercado de las viviendas siga reduciéndose en los próximos ejercicios. Nuestra opinión está sustentada principalmente en tres motivos: un elevado stock de viviendas sin vender, una reducción esperada de la demanda y una gran oferta prevista.

El mercado ya está dando signos evidentes de que algo está cambiando, aunque de ahí a decir que la vivienda va a bajar parece bastante aventurado. ¿Qué opinais?

Sube y baja en la Bolsa

La bolsa sube y baja. Y este jueves se tomó un respiro. Los mercados de valores de todo el mundo ganaron alrededor del 2% e incluso más, como en el caso de España. Es decir, que recuperaron prácticamente lo que habían perdido el miércoles, cuando cayeron por el fantasma de una crisis en el mercado hipotecario de los Estados Unidos.

El Ibex 35 ganó un 2,48% para cerrar en 13.940,4 puntos. La culpa la tuvo en gran medida Altadis, que se disparó un 16,74% tras conocerse la oferta de la británica Imperial Tobacco para comprar la tabaquera hispano francesa y crear la cuarta compañía del sector en el mundo.

Como ya sucedió con el bajón bursátil del 27 de febrero pasado, tras el hundimiento de la Bolsa de Shangai y las pesimistas declaraciones de Alan Greenspan, debemos recordar en estos momentos de cierto nerviosismo que precisamente una de las características de la bolsa es que sube y baja.

Puede parecer una perogrullada, pero cuando los inversores y ahorradores se dejan deslumbrar por las ganancias sostenidas y continuadas de los índices bursátiles acaban perdiendo de vista que las pérdidas pueden llegar en cualquier momento y por la causa más remota que podamos imaginar.