LOS APUNTES DE ECONOMÍA PRÁCTICA Y FAMILIAR de Joan F. Domene

Entradas etiquetadas como ‘cajas’

El crédito está cada vez más difícil

Más allá de las proclamas autosatisfactorias de la patronal bancaria o de los mensajes apocalípticos del Gobierno, hay una realidad económica cruda y dura de la que tenemos constancia día a día.

Unos días, con hechos contundentes como los datos macroeconómicos que nos confirman lo rematadamente mal que están las cosas. Otros, con encuestas como la que presentaron ayer las Cámaras de Comercio(ver pdf), que ayudan a poner las cosas en el lugar de donde banqueros y gobernantes las quieren sacar.

El resultado es contundente: bancos y cajas han aumentado los gastos y las comisiones que se exigen para conceder los préstamos, también las garantías y los avales que necesitan empresarios y autónomos para acceder a la financiación, y se ha encarecido el coste de la financiación. Además, cada vez es más largo el periodo de tiempo que pasa entre la solicitud de la financiación y la respuesta de la entidad financiera. Lo único que se reduce, para desgracia de los solicitantes, es el plazo para devolver el crédito y el volumen de dinero que pueden solicitar.

Y habrá quien pueda seguir diciendo que no se dan créditos porque dudan de la solvencia de los demandantes, pero ya nadie podrá creerlo. Muchos pequeños y medianos empresarios ya no saben cómo convencer a su banco de que su negocio es rentable, que tiene futuro, pero para ello necesitan esa financiación mínima que les permita sobrevivir.

Me temo que poca cosa puede hacer el Gobierno para obligar a bancos y cajas a que hagan algo que no quieren (o algunos, directamente, no pueden) hacer. Bueno sí, se me ocurre que en vez de entregarle el dinero a ellos, podría ponerlo directamente en manos de los que de verdad lo necesitan para sostener la economía real de nuestro país.

La banca gana y el resto pierde

Hay expectación por saber qué nos explicará mañana el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, durante su comparecencia en el Congreso para hablar de la situación económica. Después de escuchar anoche a Zapatero en la Cadena Ser, uno se imagina por dónde van a ir los tiros.

El presidente del Gobierno ha admitido que “es verdad que ha habido algunas incertidumbres económicas”, pero ha trazado un balance positivo de la legislatura en materia económica: “Hemos crecido, hemos ahorrado y hemos repartido”.

O sea, que previsiblemente nos dirá que la economía crece (aunque sea de forma poco sana), se crea empleo (no importa su con un alto nivel de precariedad y con salarios bajísimos) y las cuentas públicas están en superávit (pese a que otras cuentas, las de las familias, sean claramente deficitarias).

Estaba pensando en ello justo cuando ha caído en mis manos la portada de Expansión y he visto estas dos noticias justo una al lado de otra.

Y yo, inocente de mí, me pregunto: Si el ahorro está cayendo y estamos más endeudados que nunca, ¿de dónde sacan bancos y cajas de ahorro tanto beneficio? Analizando las cifras uno se da cuenta de que la mitad de esos 30.000 millones van a parar a los bolsillos del Santander (8.414) y el BBVA (6.119). Esta semana se abre la temporada de presentación de resultados bancarios con Banesto y empezaremos a conocer más detalles.

Pese a todo, 2008 no pinta muy bien para las entidades financieras, que han perdido parte de su valor en Bolsa por las incertidumbres ante el futuro: Ahora bien, los que lo tenemos crudo seguro somos el resto de ciudadanos que, según cálculos de Expansión a partir de los datos del INE, pagaremos 1.000 euros más al año por el imparable aumento de los precios. Eso, sin incluir la hipoteca, que es otro dolor de cabeza para muchos.

Las comisiones preocupan… a la banca

Las cajas de ahorro españolas, conscientes de la mala prensa de las comisiones entre la clientela, acaban de hacer público un informe para defender su estrategia de cobrarnos por todo, a la vez que se presentan a ellas mismas como las campeonas europeas de la eficiencia.

El informe destaca que España es el país donde las entidades financieras obtienen menos ingresos por habitante. Asimismo, en comparación con otros países con condiciones estructurales semejantes, en España el coste para el cliente de una cesta básica de servicios es menor. En este punto, se señala que, aun cuando las entidades financieras españolas han aumentado el precio de los servicios para poder trasladar al cliente una parte de los costes en los que incurren, el sistema bancario español no es caro y que el aumento de las “comisiones” en los últimos años se explica, básicamente, por el crecimiento del patrimonio de los fondos de inversión y de pensiones, por el aumento de la utilización de las tarjetas y de los servicios bancarios en general.

Supongo que los elaboradores del informe habrán tenido en cuenta que el salario medio español es de 1.922 euros, sólo por encima del polaco y el portugués (1.236 euros), y un 15,2% más bajo que la media europea. Además, en los últimos diez años sólo ha crecido un 0,4% más que la inflación mientras que en países como el Reino Unido o Polonia se incrementó más de un 20%. Y además le habrán echado un ojo a las cuentas de resultados que bancos y cajas están presentando estos días: los ingresos por comisiones han aumentado por encima del 10% y en algunos casos hasta el 25%.