BLOGS

LOS APUNTES DE ECONOMÍA PRÁCTICA Y FAMILIAR de Joan F. Domene

Entradas etiquetadas como ‘hipoteca’

¿El batacazo hipotecario frenará el euribor?

Retomamos el curso económico tras las vacaciones con una sensación agridulce. Por un lado, el batacazo hipotecario en Estados Unidos amenaza la estabilidad de la economía mundial, aunque parece ser que la sangre no llegará al río. Del otro, ese mismo drama que ha dejado a cientos de familias sin casa en aquel país y ha obligado a intervenir al mismísimo Bush, puede acabar siendo decisivo para que el euribor deje de subir. Y con él, las preocupaciones de las muy endeudadas familias españolas.

Lo dicen los políticos responsables del área económica, más por deseo que por convencimiento, pero los expertos también se manifiestan cada vez más en esa línea. El mercado hipotecario europeo se guardará mucho de seguir los pasos del norteamericano y esas subidas imparables del euribor parece que tocan a su fín. Al mismo tiempo, las anunciadas subidas de los tipos oficiales del Banco Central Europeo quedarán previsiblemente para mejor ocasión.

Pero mucho ojo, porque no olvidemos que tras el boom inmobliario de los últimos años que ha derivado en un elevado endeudamiento de las familias, España es uno de los países más vulnerables a cualquier movimiento que se produzca en el mercado hipotecario mundial o eurpeo.

El dinero tiene precio

Hay cosas que no tienen precio, pero el dinero no es una de ellas. Este jueves, cuando el Banco Central Europeo (BCE) decida previsiblemente subir el tipo de interés oficial del dinero en la zona euro del 3,25% actual al 3,50% no estará haciendo otra cosa que aumentar su precio. Se trata de un índice que utiliza la banca europea en sus actividades financieras y que se aplica como referencia en los préstamos que estas entidades se hacen entre ellas. Pero ese es tan sólo uno de los precios que puede tener el dinero. Cualquiera que tenga una hipoteca lo sabe muy bien, especialmente si está contratada al euríbor más algo y es a tipo variable. En cada revisión del crédito, nuestro banco o caja cambia (o sea, sube) el precio del dinero que nos prestaron para comprarnos la casa.

Ese precio es ahora un 45% más caro que hace un año en el caso de los bancos y un 38% más en el de las cajas. Lo dicen los últimos datos del Banco de España. El tipo medio de la hipoteca en los primeros ha pasado del 3,14% al 4,55% en los últimos doce meses. En las segundas, del 3,39% al 4,68%. Y lo más probable es que siga creciendo si, como parece, el BCE sigue aumentando el precio oficial del dinero: el próximo año sus tipos podrían llegar al 4%. Justo el límite a partir del cual los expertos pronostican que muchas familias tendrán dificultades para devolver los préstamos y momento en el cual se espera un aumento notable de la morosidad por impagos, que ahora ya se sitúa en los niveles más elevados desde hace cuatro años.

Eso por lo que respecta a las hipotecas. El dinero de los llamados préstamos al consumo tiene otro precio mucho más elevado: el tipo medio en los bancos está en el 9,29% y en las cajas, en el 9,76%. No es ninguna broma porque no podemos olvidar que son precisamente este tipo de créditos los que más se han incrementado en los últimos años y tienen el índice más elevado de morosidad, con el inconveniente que no están soportados por un bien como la vivienda, que supone una cierta garantía frente a eventuales apuros financieros de las familias.

Hasta aquí el precio del dinero “regulado”. Hay otros “precios” posibles. Como los que aplican las cada vez más numerosas compañías que conceden “créditos rápidos”, sin apenas garantías ni avales por parte del cliente, pero con unos tipos de interés que en algunas ocasiones pueden llegar a rozar la usura. O los que cobran los intermediarios financieros especializados en la reagrupación de créditos. Se trata de actividades que escapan a la supervisión del Banco de España y que deberían estar sometidas a su control para garantizar los derechos de los consumidores, como reclama la Asociación Hipotecaria Española (AHE):

En España, cualquier avance creíble en transparencia pasa necesariamente por regular y supervisar a los intermediarios que intervienen en la distribución de más del 50% del crédito hipotecario a las familias sin ningún tipo de norma ni supervisión. Por ello, consideramos necesario que esta Ley (la Ley Hipotecaria) urja al Gobierno a desarrollar las normas necesarias dado que esta es, posiblemente, la mayor carencia en España en materia de protección de consumidores.

Así al menos nos podríamos evitar sorpresas desagradables tipo Forum o Afinsa, entre otras.

Enganchados a la hipoteca variable

Seguimos prefiriendo hipotecarnos con interés variable. Los últimos datos del INE constatan que el 97% de las hipotecas en nuestro país tienen este tipo de interés. Lo sorprendente es que la cifra sigue creciendo: en agosto aumentaron un 7% más porque la mayoría cambiaron de fijo a variable. El objetivo no es otro que reducir la cuota mensual del préstamo: la del nuevo crédito variable es más baja que la anterior a tipo fijo. Pero eso es ahora, ¿qué puede pasar en los próximos meses?

Se trataría de una decisión lógica si, como en el pasado, viviéramos en un entorno de tipos interés bajos y muy estables a lo largo del tiempo. Pero supone poco menos que una temeridad si tenemos en cuenta que el euríbor, el índice de referencia más usado en los préstamos hipotecarios, acumula trece meses consecutivos de subidas y está en el 3,799%. Y ya casi roza el “suicidio financiero” si tenemos presente que las cosas van a seguir así los próximos meses y que, más pronto que tarde, llegará al 4%. El Banco Central Europeo ya ha avisado: los tipos de interés oficiales subirán en diciembre hasta el 3,50%-3,75%, a pesar de que ayer decidió mantenerlos en el 3,25% actual.