LOS APUNTES DE ECONOMÍA PRÁCTICA Y FAMILIAR de Joan F. Domene

Entradas etiquetadas como ‘tipos’

Abono para los brotes verdes

El Banco Central Europeo (BCE) ha cumplido las expectativas de la mayoría de los analistas bajando un cuarto de punto el tipo de interés oficial de la zona euro hasta dejarlo en el 1%.

Una vez más, pues, la institución presidida por Jean-Claude Trichet ha hecho gala de su consabida prudencia y se ha mantenido firme frente a los que pedían una rebaja mayor para superar la actual fase de recesión. Cosa que ya hizo en su día la Reserva Federal norteamericana.

Se supone que los defensores de la ortodoxia monetaria creen que esta modesta rebaja será suficiente para sacar a la economía europea en general y a la de los países del euro en particular de la crisis más o menos galopante que padecen.

O utilizando la metáfora de moda, piensan que el pequeño recorte del 0,25 será una dosis de abono suficiente para que esos “brotes verdes” que algunos optimistas empiezan a ver en la evolución de nuestras maltrechas economías puedan seguir creciendo fuertes y sanos.

En todo caso, parece claro que esta puede ser la última rebaja del tipo de interés por parte del BCE y que mucho peor tendrían que ir las cosas para que el eurobanco llevara a cabo nuevos recortes por debajo de ese ya histórico 1%.

¿Que pasará con los tipos en Europa?

La Reserva Federal acaba de anunciar una nueva rebaja de medio punto de los tipos de interés en Estados Unidos para dejarlos en el 3%. El martes pasado ya los bajó 0,75 puntos con lo que en ocho días han caído 1,25 puntos. Con estas dos medidas, el banco central estadounidense pretende estimular el crecimiento económico y alejar el fantasma de una recesión, con la esperanza de que la inflación se mantenga bajo control.

La pregunta que nos podemos hacer es: ¿Y en Europa qué? Pues, a pesar de que el máximo responsable del Banco Central Europeo (BCE) ha negado cualquier posibilidad de que acabe siguiendo los pasos de sus colegas de los EE UU, cada vez son más las voces que pronostican que también habrá caídas de tipos, desde el 4% actual, en los países de la zona euro, entre los que se encuentra España.

Hay un argumento de peso en contra, que ya ha apuntado el propio BCE, y no es otro que el elevado nivel de precios que hay en la eurozona: la inflación media está en el 3% (la española en el 4,2%) cuando el límite tolerable es el 2%.

Pero cada vez hay más argumentos a favor. Primero, la más que previsible desaceleración de la economía, por ahora menos profunda que en el caso norteamericano, reclamará medidas similares a las que estos días ha adoptado la Reserva Federal para estimular la actividad. Y segundo, el euro sigue estando en un nivel muy alto en relación al dólar y castiga las exportaciones de las empresas europeas frente a la de sus competidoras estadounidenses, que suman un dólar barato a unos tipos bajos.

Por lo tanto, no es extraño que el mercado apunte a que a finales de año veamos el precio del dinero en Europa en el 3,5%. Quizá con un recorte de 0,25 puntos antes o inmediatamente después del verano y otro antes de acabar el año. Porque cada vez son más los que creen que el BCE irá cambiando de actitud a medida que la realidad económica le obligue a ello.

La Bolsa cae, pero el euribor también

Efectivamente, la Bolsa exagera y amplifica el efecto tanto de las buenas como de las malas noticias. Hoy un nuevo ejemplo: el anuncio del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, de que no tocará los tipos de interés ha vuelto a hundir las bolsas europeas. Igual que ayer subieron por la decisión de la Reserva Federal estadounidense de bajarlos, la perspectiva de que el BCE no seguirá los mismos pasos ha devuelto el pesimismo a los mercados bursátiles.

Pero mucho ojo. Aunque la atención de las informaciones económicas sigue fijada en el sube y baja bursátil, están pasando otras cosas que pueden ser muy favorables para la economía en general y para nuestros bolsillos en particular. Y la Bolsa cae, pero también esta bajando el euribor, el índice al que están referenciadas la mayoría de hipotecas.

Como se suele decir, no hay mal que por bien no venga. Y por mucho que Trichet y los suyos se emperren en mantener el precio del dinero en la eurozona en el 4% (en los EE UU se colocó ayer en el 3,5%), los mercados acabarán dictando su ley y el BCE deberá replantearse esa resistencia a tomar una decisión que, sin duda, aliviaría la situación financiera de muchas familias.

La Bolsa exagera

Si algo está claro después de estos dos días de altibajos bursátiles es que la Bolsa tiende a exagerarlo todo. Ni el lunes se hundía la economía, a pesar de que los índices de todo el mundo se pegaron unos soberanos batacazos; ni este martes se han aclarado las dudas sobre el futuro de la economía a pesar de que la mayoría -incluido nuestro Ibex 35- han cerrado con signo positivo.

Los expertos culpan del crac del lunes más al miedo a lo que puede pasar en Estados Unidos, que parece a las puertas de una recesión, que a razones estrictamente objetivas como el criticado plan de exenciones fiscales de Bush para reactivar su economía. De la misma forma, podemos atribuir a la esperanza -tras el fenomenal recorte de tipos de interés estadounidenses de 0,75 puntos– los buenos resultados de hoy. ¿Y mañana? Veremos.

Por lo pronto, los inversores de Wall Street parecían menos optimistas que sus colegas europeos y el índice de la Bolsa de Nueva York empezó la sesión cayendo de forma notable, aunque a media sesión empezó a enderezar el rumbo y parecía que, por una vez, la sangre no iba a llegar al río.

Y puestos a buscar el lado positivo de las cosas, no podemos perder de vista que tras el tremebundo traspiés bursátil del lunes hoy se han producido un par de noticias muy favorables como el descenso del euribor, que marcó hoy su nivel más bajo desde abril de 2006, o la caída del precio del barril de petróleo.

Los tipos suben y suben…y subirán

Como se esperaba, el Banco Central Europeo (BCE) ha decidido subir los tipos de interés oficiales de la zona euro un cuarto de punto hasta situarlos en el 4%. Ninguna sorpresa, pues. Lo importante era ver cuáles son los planes de futuro de la máxima autoridad monetaria europea.

Todo apunta a que va a mantener esa tendencia porque su máximo responsable, Jean Claude Trichet, sigue pensando que estamos en niveles “acomodaticios”. Traducción: que hay margen para seguir tirando para arriba del precio del dinero. No sería de extrañar pues que antes del verano el banco tomara una decisión similar a la de hoy y que a finales de año llegáramos al 4,5%.

Eso como mínimo. No olvidemos que los mercados van por delante del BCE y que el euríbor, el índice de referencia de los préstamos hipotecarios, está ya muy cerca de esos niveles.

El BCE subirá los tipos al 4% antes del verano

Estaba cantado y no fallaron las previsiones: el Banco Central Europeo (BCE) ha colocado el tipo de interés de la zona euro en el 3,75% con el nuevo incremento de 25 puntos básicos decidido el jueves pasado. Pero la cosa no se quedará aquí. Tras haber decidido siete subidas del precio oficial del dinero en quince meses –estaba en el 2% antes de la primera subida de diciembre de 2005- No parece que el guardián de la política monetaria europea tenga intención de parar. Los expertos dan por seguro que en junio, o en cualquier caso antes del verano, habrá otro aumento para llevar los tipos para llevarlos al 4%.

Las palabras del gobernador del BCE, Jean Claude Trichet, mostrándose preocupado por la posibilidad de nuevas tensiones en los precios de la eurozona avalan estas previsiones. Según él, la buena marcha de la economía y un previsible aumento del empleo pueden presionar al alza los salarios y acabar perjudicando a la inflación.

“Actuaremos con firmeza y precisión para asegurar que la estabilidad de los precios está garantizada a medio plazo. El BCE seguirá con atención todos los acontecimientos para que ese riesgo no llegue a materializarse”. (Texto íntegro en inglés de la rueda de prensa de Jean-Claude Trichet)

En cualquier caso, el tipo de interés que en realidad preocupa a mayoría de las familias españolas, el euribor, ya ha superado la barrera del 4% hace semanas. Si el BCE prevé una subida antes de verano, es más que probable que para entonces el índice de referencia más utilizado para negociar las hipotecas esté muy por encima de su nivel actual. Una mala noticia si tenemos en cuenta del elevado nivel de endeudamiento de nuestros hogares, que pueden empezar a tener serias dificultades para hacer frente a los pagos de sus préstamos.

Persiguiendo al comisario Almunia

“A la economía española le conviene un ajuste gradual”. Lo dice Joaquín Almunia, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, en la entrevista que hoy publica 20 minutos. La hice el viernes pasado, primero mientras lo acompañaba en su coche oficial por Madrid de camino a Atocha, y después andando por los pasillos de la estación hasta que llegamos a las puertas del AVE que lo llevaba a Córdoba. Y todo ello mientras soportaba los sudores causados por la intempestiva canícula otoñal madrileña: “¡Esto parece el Caribe!”, exclamó el entrevistado, supongo que recordando los días plomizos de Bruselas, donde vive actualmente.

La previsión era que el comisario nos atendería a las 8.15 de la mañana en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid, donde asistía a un desayuno informativo con periodistas económicos. Y allí estábamos el fotógrafo del periódico, Jorge París, y un servidor esperándole, medio adormilados, desde las 8.00. Pero un pequeño retraso y las obligaciones del comisario no nos permitieron cumplir nuestro objetivo, así que no quedó otra que esperar a que acabara el desayuno hacia las 10.30, subirse al coche y perseguirlo por Atocha para poder ofrecer esa entrevista hoy a nuestros lectores.

Si te ahoga la hipoteca, cena en casa

La imparable subida de los tipos de interés, que complica cada vez más el pago de la hipoteca, tiene fácil solución para el vicepresidente económico del Gobierno. Pedro Solbes opina que no hay motivos para la preocupación pese al elevado nivel de endeudamiento de las familias españolas. ¿Que no le llega para pagar el crédito? Pues compre menos coches y lavadoras, use menos los bares y salga menos a cenar a restaurantes. Y problema resuelto. De poner freno a la especulación y a los excesos que nos han llevado a esta difícil situación nada de nada. ¿Y que me dicen del estreno parlamentario del nuevo gobernador del Banco de España?. Miguel Angel Fernández Ordóñez afirma que no hay que dramatizar por las deudas de los hogares españoles porque los que realmente lo pasarán son “una minoría (?) del 40%”. En todo caso, son una “amplia” minoría y además integrada mayoritariamente por jóvenes que firmaron su hipoteca a tipos bajos y con los precios de los pisos en niveles estratosféricos.