BLOGS

LOS APUNTES DE ECONOMÍA PRÁCTICA Y FAMILIAR de Joan F. Domene

Entradas etiquetadas como ‘bolsa’

Obama le irá mejor a las Bolsas

Las Bolsas están de enhorabuena. La clara victoria de Barack Obama era la mejor noticia que podían esperar de estas trascendentales elecciones en Estados Unidos. Y no sólo porque esperan que el presidente electo apruebe un plan de estímulo económico que saque a la economía norteamericana de la crisis que ha arrastrado al resto del mundo, sino porque históricamente a los mercados bursátiles siempre les ha ido mejor con los demócratas en la Casa Blanca.

Un concienzudo estudio publicado en 2004 por la Universidad de California-Los Angeles (UCLA) demostraba rotundamente que las victorias republicanas se le atragantan a las Bolsas, a la americana en especial y, por contagio, a las del resto del mundo en general.

Entre 1927 y 1999, el periodo analizado, el beneficio medio de una inversión en letras del Tesoro era cinco veces superior cuando mandaban los demócratas (11%) que cuando lo hacían los republicanos (2%). Algo parecido pasaba con las carteras bursátiles: con aumentos superiores de entre el 9% y el 16% cuando los antecesores de Obama ocupaban el despacho oval.

Por último, el estudio también concluyó que la presidencia demócrata también ha sido la mejor cura contra esa volatilidad que ha llevado los mercados bursátiles a mínimos históricos en las últimas semanas.

Y eso a pesar de que el partido del derrotado John McCain tiene mucha mejor prensa en Wall Street que el del flamante presidente. Allí muchos ven aún a Obama como un ‘socialista’ peligroso y consideran al Partido Demócrata una amenaza intervencionista.

También es verdad que en estos días el intervencionismo y los planes de rescate están más de moda que nunca, y ya puestos, si eso es lo que hace falta para evitar la catástrofe financiera, mejor que se encargue de ello alguien que sabe de qué va la cosa. ¿No?

La Bolsa cae, pero el euribor también

Efectivamente, la Bolsa exagera y amplifica el efecto tanto de las buenas como de las malas noticias. Hoy un nuevo ejemplo: el anuncio del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, de que no tocará los tipos de interés ha vuelto a hundir las bolsas europeas. Igual que ayer subieron por la decisión de la Reserva Federal estadounidense de bajarlos, la perspectiva de que el BCE no seguirá los mismos pasos ha devuelto el pesimismo a los mercados bursátiles.

Pero mucho ojo. Aunque la atención de las informaciones económicas sigue fijada en el sube y baja bursátil, están pasando otras cosas que pueden ser muy favorables para la economía en general y para nuestros bolsillos en particular. Y la Bolsa cae, pero también esta bajando el euribor, el índice al que están referenciadas la mayoría de hipotecas.

Como se suele decir, no hay mal que por bien no venga. Y por mucho que Trichet y los suyos se emperren en mantener el precio del dinero en la eurozona en el 4% (en los EE UU se colocó ayer en el 3,5%), los mercados acabarán dictando su ley y el BCE deberá replantearse esa resistencia a tomar una decisión que, sin duda, aliviaría la situación financiera de muchas familias.

La Bolsa exagera

Si algo está claro después de estos dos días de altibajos bursátiles es que la Bolsa tiende a exagerarlo todo. Ni el lunes se hundía la economía, a pesar de que los índices de todo el mundo se pegaron unos soberanos batacazos; ni este martes se han aclarado las dudas sobre el futuro de la economía a pesar de que la mayoría -incluido nuestro Ibex 35- han cerrado con signo positivo.

Los expertos culpan del crac del lunes más al miedo a lo que puede pasar en Estados Unidos, que parece a las puertas de una recesión, que a razones estrictamente objetivas como el criticado plan de exenciones fiscales de Bush para reactivar su economía. De la misma forma, podemos atribuir a la esperanza -tras el fenomenal recorte de tipos de interés estadounidenses de 0,75 puntos– los buenos resultados de hoy. ¿Y mañana? Veremos.

Por lo pronto, los inversores de Wall Street parecían menos optimistas que sus colegas europeos y el índice de la Bolsa de Nueva York empezó la sesión cayendo de forma notable, aunque a media sesión empezó a enderezar el rumbo y parecía que, por una vez, la sangre no iba a llegar al río.

Y puestos a buscar el lado positivo de las cosas, no podemos perder de vista que tras el tremebundo traspiés bursátil del lunes hoy se han producido un par de noticias muy favorables como el descenso del euribor, que marcó hoy su nivel más bajo desde abril de 2006, o la caída del precio del barril de petróleo.

Cuando EEUU tose, nos resfriamos

¿Va camino Estados Unidos de entrar en una recesión? Esa es la pregunta que ahora mismo está sacudiendo las bolsas de todo el mundo, aunque hoy se han moderado las pérdidas espectaculares registradas este martes. La española, sin ir más lejos, se dió un batacazo ese día del 3,37% y hoy cerró con un descenso del 0,92%. La coincidencia de diversos factores negativos ha propiciado esta situación de inestabilidad bursátil.

1. ¿Cuál ha sido el detonante de la caída de las bolsas?

Las consecuencias de la crisis subprime en EEUU, derivada de la especulación bancaria con “hipotecas basura” (préstamos hipotecarios de dudoso cobro). Una de las más espectaculares ha sido que en 2007 el banco estadounidense Citigroup ha reducido sus beneficios en un 83% en relación al año anterior. En los últimos tres meses del año perdió 9.800 milones de dólares (unos 6.600 millones de euros). Es la primera vez que Citigroup pierde dinero en un trimestre y ya ha anunciado que despedirá a 20.000 empleados.

Otro gigante bancario, JP Morgan Chase, comunicó ayer que en el conjunto del año pasado ganó un 6% más, pero sus beneficios cayeron un 33% en el último trimestre del año.

2. ¿Qué es una recesión?

La teoría económica considera que hay recesión cuando se dan dos o más trimestres de crecimiento económico negativo. Si en vez de decrecer, la economía empieza a crecer menos que en trimestres anteriores, como sucede ahora, se habla de desaceleración.

3. ¿Puede haber recesión en Estados Unidos?

Si las próximas presentaciones de resultados bancarios en EEUU confirman la tendencia apuntada por Citigroup y JP Morgan Chase, sería muy probable. En cualquier caso, Alan Greenspan, el expresidente de la Reserva Federal que lleva pronosticando la recesión desde hace muchos meses, cree que ahora mismo hay algo más de un 50% de probabilidades de que la haya. La posibilidad de una victoria demócrata en las elecciones de noviembre se contempla como otro peligro, ya que los planes de subida de impuestos y reducción de beneficios fiscales restarían empuje a la economía. Pero eso ya sería a finales de año.

4. ¿Cómo se puede evitar?

Los menos pesimistas confían en que un recorte de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal -que podría producirse incluso antes de lo previsto- alejaría el fantasma de la recesión. Además, ayudaría mucho el más que previsible fortalecimiento del dólar respecto del euro si finalmente las economías europeas, incluída la española, entran en una fase de desaceleración.

5. ¿Cómo nos puede afectar?

En principio, una recesión afectaría principalmente a aquellos países que tienen unos vínculos de intercambios comerciales más estrechos con Estados Unidos, especialmente el Reino Unido, Alemania, Francia o Italia, ya que dejarían de poder colocar sus mercancías en el mercado norteamericano y serían menos atractivos para sus turistas. Todo ellos limitaría el crecimiento de esas economías. Pero las empresas españolas, que no venden mucho a EEUU, sí tendrían dificultades para colocar sus productos en esos países europeos, sus principales mercados exteriores.

Todo por las nubes

Explicamos hoy en 20 minutos que el precio de los alimentos básicos ha aumentado en lo que llevamos de año cerca de un 11%, casi cuatro veces más que la infliación (2,7%), que es lo que, andando como deben las cosas, crecerán nuestros sueldos.

Pero por lo que veo no es lo único que sube. Acabo de leer lo siguiente en la web de la Cadena Ser.

La Bolsa española, el petróleo y el euro están alcanzando esta mañana los niveles más altos de su historia. El petróleo -el barril de Brent- ha llegado a alcanzar por primera vez los 90 dólares, pero ha cedido algo y está ahora por debajo de esa cota, en 89 dólares con 60 centavos. Un encarecimiento del crudo mitigado en buena medida en Europa por la subida en paralelo del euro, que ha rebasado hoy, por primera vez, la barrera del dólar con 44 centavos llegando a 1,4436. (…) El Ibex-35 ha superado también por primera vez los 15.700 puntos, está ahora en 15.718, en una sesión en la que constructoras, energéticas y bancos se anotan las mayores subidas..

No se puede decir que el hecho de que suba el precio del petróleo sea positivo, aunque precisamente el alza del euro frente al dólar lo compensa porque ayuda a abaratar nuestra factura energética, que se paga en la divisa norteamericana. Por lo que respecta a la bolsa, qué decir, unos cuántos se beneficiarán de esas subidas a la espera de las próximas bajadas, que les permitirán volver a comprar acciones a buen precio para poder venderlas con pingües beneficios en el momento que haya otra subidita.

Pero China ¿cuenta o no cuenta?

La bolsa de Shangai se ha vuelto a desplomar este jueves por la decisión de las autoridades chinas de triplicar los impuestos sobre las operaciones bursátiles, pero el mundo no parece haberse estremecido como cuando en febrero pasado pasó algo similar. Claro que aquel día coincidió con un negro vaticinio del ex presidente de la Reserva Federal estadounidense y el nerviosismo recorrió los mercados internacionales. Ahora parece que la cosa no irá a más: la capital financiera china se recuperó y su índice bursátil subió un 1,4%.

El hecho es que el Gobierno de Pekín ya no sabe como combatir la tradicional adicción de los chinos por el juego, que los empuja a destinar sus ahorros y sus planes de pensiones a la compra de acciones. Incluso a pedir préstamos para invertir en una bolsa que subió un 130% en 2006 y este año crece a un ritmo del 60%. De ahí que haya decidido subir los impuestos sobre las transacciones en bolsa.

Pero cuando les interesa, las autoridades del país utilizan esa adicción en su provecho. Para combatir la proliferación de dinero negro y conseguir que los consumidores pidan facturas de sus gastos, ha decidido incluir en el reverso de los recibos una especie de “rasca-rasca” que incluye premios de diversa cuantía. Con lo que no hay cliente que se vaya sin factura de ningún sitio y lo primero que hace es mirar a ver qué le ha tocado.

Sube y baja en la Bolsa

La bolsa sube y baja. Y este jueves se tomó un respiro. Los mercados de valores de todo el mundo ganaron alrededor del 2% e incluso más, como en el caso de España. Es decir, que recuperaron prácticamente lo que habían perdido el miércoles, cuando cayeron por el fantasma de una crisis en el mercado hipotecario de los Estados Unidos.

El Ibex 35 ganó un 2,48% para cerrar en 13.940,4 puntos. La culpa la tuvo en gran medida Altadis, que se disparó un 16,74% tras conocerse la oferta de la británica Imperial Tobacco para comprar la tabaquera hispano francesa y crear la cuarta compañía del sector en el mundo.

Como ya sucedió con el bajón bursátil del 27 de febrero pasado, tras el hundimiento de la Bolsa de Shangai y las pesimistas declaraciones de Alan Greenspan, debemos recordar en estos momentos de cierto nerviosismo que precisamente una de las características de la bolsa es que sube y baja.

Puede parecer una perogrullada, pero cuando los inversores y ahorradores se dejan deslumbrar por las ganancias sostenidas y continuadas de los índices bursátiles acaban perdiendo de vista que las pérdidas pueden llegar en cualquier momento y por la causa más remota que podamos imaginar.

Batacazo en las Bolsas

La bolsa española se ha pegado este martes un tremendo batacazo al caer un 3,01% y cerrar en 14.408 puntos. Se trata de la caída más importante desde la que se registró el 15 de marzo (-4,15%), tras la victoria de Zapatero en las elecciones del 14-M. En Europa la cosa no ha ido mejor ya que las principales bolsas también han caído alrededor del 3%.

La culpa la tiene principalmente un personaje que fue muy influyente en los mercados financieros cuando ocupaba la presidencia de la Reserva Federal de Estados Unidos, Alan Greenspan, y que a la vista de lo sucedido ayer sigue siéndolo a pesar de haber dejado el cargo. El lunes de madrugada aquí, cuando las Bolsas estaban cerradas, anunció que la economía estadounidense puede caer en recesión a finales de este año.

Las caídas empezaron nada más abrirse el mercado y siguieron durante todo el día. El descalabro de la bolsa china, que perdió un 10% tras conocerse que las autoridades van a imponer medidas contra la especulación, y el repunte del precio del petróleo acabaron de agravar la situación.

De hecho, la tabla de los 35 valores más cotizados de la Bolsa española, el Ibex-35, acabaron en números rojos (negativos). Todos menos Fadesa que fue el único que se libro de la quema.

Las constructoras han salido especialmente malparadas, especialmente Sacyr (-7,24), Ferrovial (-6,1%), Acciona (6,22%) y FCC (-5,51%).

¿Quién empuja la Bolsa a los 14.000?

La Bolsa española sigue disparada y mantiene una senda alcista que parece no tener fin. En lo que va de año ha subido un 31%, más que cualquier otra bolsa del mundo, y el Ibex-35 ha batido otra marca histórica (y ya van unas cuantas) al superar los 14.000 y cerrar la sesión de este martes en 14.058,30 puntos. La marcha es de vértigo: hace sólo dos meses y medio estaba en 12.000.

¿Tiene esto fin? Esa es la pregunta que inversores y analistas se hacen a cada nuevo récord y muy pocos se atreven a hacer un pronóstico. Lo que sí está claro es que esos movimientos no favorecen todavía masivamente a los pequeños ahorradores que, o bien tienen poco dinero invertido o no se atreven a entrar precisamente por el alto precio de las acciones.

¿Quién gana? Pues sobre todo los grandes accionistas de las compañías que más han crecido, básicamente constructoras y eléctricas, al calor de las OPAS y las compras de relumbrón.

Metrovacesa, inmersa en una lucha interna por la propiedad que la ha llevado a duplicar artificialmente su valor en bolsa respecto al que marcó hace un año, es un caso aparte con un crecimiento del 101,34%. Las que más han ganado son las protagonistas de los últimos bailes bursátiles: Sacyr-Vallehermoso (+88,31%), Endesa (+74,19%), Acerinox (+73,83%), ACS (+67,66%), Iberdrola (+63,19%), Gamesa (+61,68%), Inditex (+56,06%), Acciona (+55,75%), FCC (+55,38%) y Unión Fenosa (+43,89%).

Les siguen los grandes bancos, que han registrado incrementos entorno del 30%, excepto el Sabadell que se anota un 42,44%. Otros valores tradicionales como Telefónica (+21,42%) o Repsol (+9,81%) experimentan alzas más moderadas, aunque en el último trimestre han acelerado en su cotización. Y sólo tres de las 35 compañías que conforman el índice acumulan incrementos negativos: Sogecable (-26,89%), Prisa (-12,94%) y Abertis (-5,84%).

Muchas deudas y pocos ahorros

Las opiniones son libres y los hechos tozudos. Mientras sigue el debate –en el que por ahora todo parece depender de la proximidad político-ideológica al Gobierno– sobre si el nivel de endeudamiento de las familias españolas es o no preocupante, nuevos datos del Banco de España alimentan los temores sobre la penosa situación del ahorro en nuestro país, y del peligro latente que representan esas deudas en un panorama de tipos de interés al alza como el que tenemos delante.

Otro estudio hecho público ayer, éste de Caixa Catalunya, constata que la tasa de ahorro de las familias españolas descendió ocho décimas en cinco años: pasó del 9,8% al 9% entre 2000 y 2005.

La deuda familiar ha crecido el último año a un ritmo del 19,3% y los ahorros al 11,2%, casi la mitad. Lo dice el Banco de España, una institución cuyo gobernador, Miguel Angel Fernández Ordóñez, ha restado importancia a los datos de endeudamiento familiar diciendo que «sólo una minoría» del 40% de las familias españolas pueden pasar apuros. Un afirmación que escandaliza incluso a los que somos de letras. ¿El 40% una minoría? Él y los que se muestran despreocupados ante lo que está pasando pueden justificar su actitud asegurando que los hogares tienen más del doble de dinero del que adeudan porque frente a los 772.512 millones de euros que acumulan de pasivos financieros (préstamos y otras deudas) hay 1,65 billones de euros de activos financieros (depósitos, acciones, seguros,…). O sea, que tienen 2,13 euros de activo por cada euro de pasivo. Muy bien. Pero es que hace sólo ocho años, en 1998, tenían 3,68 euros por cada uno que debían.

¿Qué ha pasado en medio? Pues principalmente que la escalada del precio de la vivienda ha aumentado notablemente el importe medio de las hipotecas y, como consecuencia, el endeudamiento: de esos 772.512 millones de euros que debemos a los bancos, 685.113 corresponden a préstamos a largo plazo. Y eso que los tipos de interés han estado en niveles bajísimos. ¿Qué pasará cuando las familias deban hacer frente a esos créditos con tipos más altos? No es difícil de prever. ¿Y dónde guardamos nuestros ahorros? Principalmente a acciones y fondos de inversión (681.203 millones de euros) y a depósitos y otras cuentas bancarias (633.379 millones). Por lo que habrá que estar atentos a cómo va la Bolsa, que tras celebrar su 175 aniversario con el histórico récord de 13.500 puntos ya apunta a los 13.600.