BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘ABC’

Nueva temporada de series: despedidas, consolidaciones y estrenos que dan pereza

La nueva temporada seriéfila está más que comenzada. Las novedades del curso 2014/2015 ya han empezado a estrenarse, y las que series que ya conocíamos van regresando a cuentagotas. El interés en esta etapa televisiva lo podemos reducir a tres claves: la despedida de varias míticas, la consolidación o no de varios éxitos con solo un año de vida, y el estreno de ficciones que ya cuentan con antecedentes o reminiscencias.gotham-mckenzie-gordon-set1

Aparte de los tres grupos anteriores existe otro que hace no muchos años tenía más peso que cualquier otro: las que tenían argumentos inéditos. Algo que se ha ido perdiendo en favor de spin-offs, adaptaciones de otros países o en el trasvase de las historias (o ambientes) del cine para transformarlas en episodios. Si seleccionamos algunos ejemplos, esta tendencia no ha sido nociva, ya que nos ha traído grandes sorpresas como HannibalFargoPero creo que todos empezamos a extrañar en la televisión estadounidense argumentos rompedores y sorprendentes. Por suerte, aún nos quedan los británicos, que tienen material de sobra por el momento para deleitarnos.

Con todo lo anterior, repasemos lo que nos encontraremos este año:

Las que se van

1En este apartado hay dos protagonistas indiscutibles: Boardwalk Empire y Sons of Anarchy. La primera porque la HBO ha decidido acabar con ella en su quinta temporada de forma sorprendente, y la segunda se marcha tras cumplir el ciclo de siete años que su creador, Kurt Sutter, dispuso desde el principio.

Lamentablemente, en España no somos conscientes de lo que supone el fin de ambas. Es el fin de dos de las mejores series de los últimos 10 años, y que en otra época habrían entrado en el club de las mejores de la historia. Ahora, con tanta competencia en Estados Unidos y en otros países, en el resto del mundo han pasado demasiado desapercibidas para lo que merecen.

Escribiré un post de cada una en estos días, por eso no me quiero extender demasiado en lo que supondrá su adiós para la televisión. Y si no las habéis visto nunca, tardáis. No os arrepentiréis.

Ah, tambíen acaba The Newsroom. Sí, le han regalado una temporada de despedida.

A consolidarse2

En los tres meses y medio que quedan de 2014 hay tres ficciones que estrenan su segunda temporada y que tienen en su mano meterse en la lista de imprescindibles de cualquiera.

En comedia, la que destaca es Brooklyn 99. Quizá fue la mejor comedia larga de estreno que pudimos ver la temporada pasada. Andy Samberg y todos sus compañeros de reparto están muy divertidos y logran un ambiente ideal para entretener y divertir en 20 minutos.

Las otras dos son británicas. La primera es Peaky Blinders. Reconozco que me aburrí, pero sería idiota si no reconociese lo bien hecha que está y la calidad de su reparto. Simplemente la trama no supo engancharme. ¿Por qué la incluyo, a pesar de que no me acabó de convencer? Pues porque le voy a dar una segunda oportunidad. No conozco a nadie que tuviese la misma experiencia que yo con ella. A lo mejor me pilló en mal momento, vete tu a saber.

The FallLa otra sí supo captar mi atención, y de qué manera. La culpa la tuvieron sus dos magnéticos protagonistas. Sí, hablo de The Fall y de Gillian Anderson y Jamie Dornan. Stella Gibson y Paul Spector lograron ser la pareja de antagonistas más atractiva del año, y la caza de una al otro enganchó como pocas. Es cierto que la serie es muy lenta, y que se echa en falta algo de ritmo hasta en las escenas de crimen. Pero es que todo están tan bien hecho, contado de la manera más elegante y a la vez cruda posible, que es imposible dejar de mirar. Además, con esto de Dornan sea Christian Grey en las películas basadas en el bet-seller de E.L. James, su audiencia va a aumentar de forma espectacular. Espero que esto no distraiga a los guionistas del camino que iniciaron.

Faltan otras sobre las que no se sabe nada: Dates The Wrong Mans. Y me fastidia desconocer si tendrán segunda temporada o no, y si es así, cuándo. Que no nos las quiten.

Novedades: del interés contenido a la pereza máxima

En estos meses no habrá grandes estrenos que nos provoquen un hype desaforado. Lo único que me llama la atención es Gotham, que relata los años de infancia de Bruce Wayne tras el asesinato de sus padres y los acontecimientos que marcaron su vida antes de convertirse en Batman. Creo que muchos estamos interesados en ella por culpa de la trilogía de Christopher Nolan.4

Por lo demás, todo lo que sale de Reino Unido es lo que me resulta más atractivo sobre el papel y los teasers. Así, voy a ver Cilla, una especie de biopic de la presentadora Cilla Black, y que protagoniza la diosa Sheridan Smith; Glue, que trata sobre el asesinato de un niño en un pueblo pequeño, a lo Broadchurch; Our Girl, con Lacey Turner y Iwan Rheon en un drama de una chica que decide buscarse el futuro en el ejército británico; y The Driver, con David Morrissey como un taxista que se mete en problemas.

5El resto de estrenos, a falta de que salga algo que me devuelva la fe, me dan bastante pereza. Empezando por las adaptaciones americanas de Pulseras Rojas Los Misterios de Laura, siguiendo con Gracepoint (remake de Broadchurch), lo nuevo de Shonda Rimes (How to get away with murder) , el regreso de Katherine Heigl en State of Affairs, la Stalker de Dylan McDermott, hasta la nueva de zombis llamada Z Nation. Llamadme hater, pero es que me cansa ver siempre lo mismo. Por vosotros me las tragaré, por supuesto.

Os toca a vosotros: ¿qué queréis ver / estáis viendo en este inicio de temporada?

 

P.D. Perdón por la ausencia. Me estoy adecuando a nuevos horarios de trabajo, y el tiempo de escribir me lo quita ver series, y viceversa 🙂

Y los favoritos para los Emmy de este blog son…

Esta noche son los Emmy. A las 2.00 hora española comienza la gala de los premios televisivos por excelencia. En este blog haré un directo desde las 23.30 de todo lo que acontezca en la ceremonia y en lo que rodea a la misma, tal como la alfombra roja, las reacciones de los premiados o los perdedores, y las sorpresas o desilusiones. Si queréis que la comentemos juntos, tenéis los comentarios para expresaros y podemos interactuar a través de Twitter. Sobre las nominaciones ya os dije qué pensaba.True3

Antes de la vorágine nocturna que supondrán los Emmy, es tiempo de porras. La mayoría de compañeros que escriben de series, como Aloña Fernández Larrechi, Jaime Domínguez o los autores de Quinta Temporadaya han hecho sus apuestas. Vosotros también podéis votar por vuestras preferencias en estas encuestas que han preparado en 20minutos.

Mis candidatos predilectos a llevarse el premio responden más a lo que me dice el corazón que a lo que apunta la lógica, pero aún así he elegido a los que creo que tienen más posibilidades. Más razones no hay, dado que esta es una quiniela personal, subjetiva y con la que se puede estar de acuerdo o no.  Por tanto, mis favoritos para estos Emmy son:

Drama

Mejor serie: True Detective

Mejor actor: Matthew McConaughey (True Detective)

Mejor actriz: Lizzy Caplan (Masters of Sex)

Mejor actor de reparto: Jon Voight (Ray Donovan)

Mejor actriz de reparto: Christina Hendricks (Mad Men)

Mejor guión: Ozymandias, de Breaking Bad

Mejor dirección: Cary Joji Fukunaga, de True Detective, por Who goes there

Comedia

Mejor serie: Orange is the New Black

Mejor actor: Louis CK (Louie)

Mejor actriz: Julia Louis-Dreyfus (Veep)

Mejor actor de reparto: Andre Baugher (Brooklyn 99)

Mejor actriz de reparto: Kate Mulgrew (Orange is the New Black)

Mejor guión: I Wasn’t Ready, de Orange is the New Black

Mejor dirección: Jodie Foster, de Orange is the New Black, por Lesbian Request Denied

Miniseries y películas para televisión

Mejor serie: Fargo

Mejor película: The Normal Heart

Mejor actor: Benedict Cumberbatch (Sherlock)

Mejor actriz: Kristen Wiig (The Spoils of Babylon)

Mejor actor de reparto: Jim Parsons (The Normal Heart)

Mejor actriz de reparto: Julia Roberts (The Normal Heart)

Alias, la mejor serie ‘de’ J.J. Abrams

Durante el mes de agosto voy a estar de vacaciones, tras un intenso año de trabajo. Pero eso no quiere decir que el blog descanse. Para aunar mis días de asueto y que ésto continúe funcionando, he pedido a varios amigos y amigas que os cuenten cuáles son sus series preferidas y por qué. Así, de paso, le damos otro aire a lo que se suele leer aquí. Que lo disfrutéis.

Texto de Mar Guerrero

JENNIFER GARNEREs verdad: siempre que oigo o leo algún comentario del tipo “J.J. Abrams, el showrunner de Lost y Fringe” me salen erupciones cutáneas por todo el cuerpo. La alergia no me da porque exija que se citen todos y cada uno de los trabajos que ha hecho. Total, si hablamos de televisión, poco sentido tiene que se enlisten sus créditos como director de cine, ¿no? Pero, ay cuando se une su nombre sólo a esas dos series en las que el amigo J.J. apenas estuvo involucrado más allá de la fase de desarrollo conceptual (de ahí el título de creador, que no de showrunner), y de la escritura de los correspondientes episodios pilotos… Dobladme la dosis de antihistamínicos, por favor. Quizá esté exagerando mi ataque de alergia, pero planteo una pregunta seria: ¿por qué olvidamos las dos únicas series que sí fueron paridas y criadas por Abrams durante gran parte de su emisión?

Vale, Felicity (WB, 1998-2002), pese a sus aciertos al principio, no logró ser un producto memorable más allá del brote de ira de la audiencia cuando Keri Russell se cortó su icónica melena rizada. En cambio, Alias (ABC, 2001-2005), la segunda serie de J.J. y primera producida por su productora Bad Robot, sí marcó un antes y un después tanto para la trayectoria del propio Abrams como para el panorama televisivo del momento. Al igual que 24, el otro gran título de acción surgido ese mismo año, este drama de espionaje llegó justo a tiempo para alimentar la revolución que engendraría la más reciente etapa dorada del medio, que lideró la HBO con sus clásicos.2

En Alias, Abrams pasó por la turmix las típicas misiones ‘high-tech’ de James Bond y Nikita, y las dotó de elementos más propios del drama de personajes para, entre hostias, pelucas y traiciones, contarnos lo importante: una historia acerca de los lazos familiares y cómo éstos juegan un papel fundamental en definir quiénes somos. La agente Sydney Bristow ve cómo su red de lealtades se desmorona cuando asesinan a su prometido poco después de haberle revelado el secreto de tantos viajes al extranjero, y no le queda otra que confiar en un padre, Jack, un espía doble con el que apenas se habla. Poco sabe Sydney lo que le queda por descubrir: “Truth takes time” (“La verdad lleva su tiempo”) rezaba el eslogan de la serie.

ABC's "Alias" - File PhotosEl episodio piloto, de los mejores que se recuerdan, es una obra maestra taquicárdica que no da tregua ni un minuto. No solo presenta a los personajes principales y los conflictos que plantearán durante toda la serie, sino que el ritmo infernal que Abrams imprime detrás de la cámara en las escenas de acción está a la altura de cualquier película del género que se precie. Los sintetizadores del ahora omnipresente Michael Giacchino, un compositor curtido en las BSO de videojuegos, también son indisociables de esa atmósfera tan PlayStation que acompañaba a Sydney en todas sus misiones.


Opening de la serie

Hace unas semanas tuve el placer de volver a ver este capítulo inaugural y no le ha salido ninguna cana salvo por el Nokia 3210 que1 utiliza Sydney, interpretada por una Jennifer Garner que vende como nadie un personaje vulnerable y letal (se hizo con el Globo de Oro en 2002). Además de la agente Bristow, a lo largo de toda la serie van apareciendo una colecta de personajes estandartes de la ambigüedad moral como Arvin Sloan (Ron Rifkin), Irina Derevko (Lena Olin), Julian Sark (David Anders), el propio Jack Bristow (Victor Garber), y otros que sirven de apoyo a la protagonista como Will Tippin (Bradley Cooper), confinado a la ‘friendzone’ pagafantil, Janice, la mejor amiga, y el interés romántico, el agente Michael Vaughn (Michael Vartan).

Ya desde Felicity, se puede decir que las series en las que ha participado J.J. se han caracterizado por un potente entramado de personajes y heroínas con carácter, pero es en Alias donde Abrams se estrena en la introducción de ese misterio latente, transversal e inconmensurable que camparía a sus anchas en todas sus producciones posteriores. Aquí fueron las profecías del visionario del s.XV Milo Rambaldi las que dictarían el paso de la cada vez más compleja trama serial, cuyo patrón básico se reproduciría de forma muy clara en la tercera temporada de Fringe, la ficción que Abrams creó para FOX junto a dos de sus guionistas en Alias, Roberto Orci y Alex Kurtzman.

4Si 24 rompió los esquemas de la realización y la temporalidad televisivas, Alias reinventó el ‘cliffhanger’ hasta ponérselo de apellido. Ningún acólito de la serie miente cuando dice que la serie es una sinfonía de finales en suspenso durante, al menos, sus dos primeras temporadas. Esos 24 capítulos que culminan en el sísmico desenlace de la segunda temporada son, en realidad, lo mejor que ofreció la ficción durante los cinco años que estuvo en antena. No fue ninguna casualidad que coincidiera con la etapa en la que Abrams estuvo 100% al frente de la serie antes de embarcarse en la dirección de Mission: Imposible III (película apócrifa de Alias, pero con Tom Cruise) y en el proyecto de Lost.6

Con una cuarta entrega mediocre que traicionó la serialidad a favor de las tramas autoconclusivas para mitigar la sangría de espectadores, Alias consiguió disfrutar de un cierre consecuente con lo que había representado su universo narrativo. Cuesta imaginar que una serie así se emitiera en Telecinco los domingos por las tardes, pero así fue cómo unos cuantos en España nos enganchamos a los mamporros de Sydney Bristow. La marca pionera de sus golpes siguió imborrable en algunas de las ficciones que llegaron después.

 

Mar Guerrero es periodista, experta en narrativa transmedia y editora del blog ‘Series a la parrilla

Las (injustas) nominaciones de los Emmy, categoría a categoría

Ya conocemos quiénes están entre los candidatos a llevarse un Emmy el próximo 25 de agosto. Las sorpresas han brillado por su ausencia, dado que las novedades eran las esperadas, con Orange is the New BlackTrue Detective liderando a las debutantes. Pero estos Emmy pueden llegar a calificarse como los de la injusticia en las nominaciones. Grandes series, actores y actrices se han quedado fuera de forma incomprensible, en favor de otros mucho más limitados y que no han tenido grandes temporadas o actuaciones si les comparamos. ¿Cuáles? ¿Por qué? Veámoslo categoría por categoría (las nominaciones en una lista, aquí).

Masters1Mejor drama

Es la categoría donde se notan las mayores ausencias. Ni Masters of Sex (quizá uno de los mejores estrenos del último año) ni The Good Wife han logrado entrar en la carrera por el galardón de más prestigio. Y considerando que la que sí ha entrado es Downton Abbey, justo el año de su temporada más floja, es para mosquearse. Todas las quinielas apuntan a que la serie de HBO protagonizada por Woody Harrelson y Matthew McCounaghey se llevará el gran premio, dado que el resto ya han sido premiadas previamente (Mad Men Breaking Bad) o no son típicas ‘gana-premios’, como le ocurre a Juego de Tronos. La presencia de House of Cards era obvia. Y eso que entre la crítica española no gusta mucho, algo que no acabo de entender. En EEUU por suerte sí. Por supuesto, ni Hannibal ni The Americans han entrado, como se esperaba. Tampoco Sons of Anarchy. Ni lo harán nunca, a nuestro pesar. Al menos se han cargado a Homeland.

Mejor comediaBrook2

Si todo va según lo previsto, Orange is the New Black debutará en los Emmy ganando el premio más gordo al que está nominada. Aunque realmente no sea el lugar que le corresponde, dado que no es una comedia. Por su estilo, sus guiones, es un drama que se aproxima al humor negro. Pero sus responsables han sido muy listos, y para evitar a las bestias con las que se encontraría en la categoría reina han optado por este recurso. Esto significa que el resto se puede despedir de ganar el premio, más aún si sus entregas de esta temporada no han sido especialmente brillantes (salvo que a los que votan les dé por su pedrada habitual con Veep). La única novedad es Silicon Valley, uno de los mejores estrenos de este mismo año, que merecía colarse. Lo más llamativo es la ausencia de Brooklyn 99Otra injusticia más.

Mejor miniserie

Si no ganan Fargo Luther esta categoría dará un premio incomprensible. Así de claro. El detalle de incluir a Treme, al fin, es algo digno de encomio.

T5Mejor actor de drama

Esta categoría se resume en la ausencia de Michael Sheen (Masters of Sex) y en la presencia de Jeff Daniels (The Newsroom). La injusticia de que no esté el primero y sí el segundo es vergonzosa. Esto podría haber beneficiado a Jon Hamm (Mad Men), que lleva seis años esperando a ganar. Pero en el año de True Detective, con Harrelson (actor con toda su carrera en Hollywood) y McCounaghey (último ganador del Oscar a mejor actor) nominados, dudo mucho que sea otro distinto a estos dos el que se lleve el galardón. Creo que ni siquiera Bryan Cranston puede con ellos. Veremos.

Mejor actriz de drama

Tal y como se preveía, aunque muchos rezábamos para que no fuese así, Tatiana Maslany (Orphan Black) no está entre las nominadas. Ni haciendo seis personajes distintos en una misma serie, todos con su personalidad y con una solvencia espectacular, le dan la oportunidad a la chica. Al menos entra Lizzy Caplan, que está maravillosa en su papel de Virginia Johnson en Masters of Sex. La única que sobra es Michelle Dockery (Downton Abbey), que no creo que esté al nivel del resto. Su lugar debería haber sido para Elisabeth Moss (Mad Men).

Mejor actor de comediatbbt

Lo más chocante en ésta es que falta el ganador del Globo de Oro hace unos meses en el mismo campo: Andy Samberg (Brooklyn 99). Si merecía ganar no lo sé, pero lo que tengo claro es que al menos en las nominaciones debería haber estado. Centrándonos en los que pueden llevárselo, Louis CK (Louie), Michael H. Macy (Shameless) y Ricky Gervais (Derek) son los grandes favoritos por méritos propios. El resto dudo mucho que tengan alguna posibilidad.

Mejor actriz de comedia

Esta categoría vuelve a ser de las más competidas. La lucha, según la lógica, debería estar entre dos: Lena Dunman (Girls) y Amy Poehler (Parks & Recreation). Pero como le ocurre a Jon Hamm, tienen la mala suerte de coincidir con dos de las que enamoran al jurado, como son Julia Louis-Dreyfus (Veep) y Edie Falco (Nurse Jackie). Vale que ha entrado Taylor Schilling por OITNB, pero su Piper no está ni por asomo a la altura de estas bestias.

Mejores secundarios en drama

Ray2Los secundarios masculinos van a librar una batalla muy interesante. Lo malo es que hay una gran ausencia: Dean Norris (Breaking Bad) merecía estar muchísimo más que Aaron Paul. Puede que esto sea impopular, pero no hay más que ver los últimos episodios para darse cuenta. Sí está Jim Carter (Downton Abbey), al que parece que quieren homenajear con el premio de ver su cara en la pantalla antes de que le den el premio a otro. Éste podría ser Jon Voight, que está tremendo en Ray Donovan. Aunque no descarto a Peter Dinklage, que se ha marcado una temporada colosal en Juego de Tronos (menos para los que lo hayan visto doblado).

En cuanto a ellas, a lo mejor es el año de Christina Hendricks. Anna Gunn ya tiene su Emmy, y Maggie Smith no ha estado tan brillante como en años anteriores. Aunque dada la obsesión de EEUU con Downton Abbey no hay que perderla de vista.

Mejores secundarios en comedia

Kate Mulgrew se merece el Emmy a mejor actriz de reparto de comedia por su papel de Red en Orange is the New Black. Y punto. Vale que le toca verse las caras con Allison Janney (nominada en otra categoría que comentaré después), pero ninguna de las otras nominadas ha estado mejor que ella. La única que conozco menos es Kate McKinnon, presente por su trabajo en Saturday Night Live. Tiene que ser muy buena para poder ganar a Mulgrew.6

Entre los hombres, me he reconciliado un poco con estos Emmy gracias a que Andre Baugher (Brooklyn 99) aspira a éste. Adam Driver, con eso de que está rodando la nueva película de Star Wars, ha ganado algo de nombre en los últimos meses. Pero el resto se ha mantenido más o menos igual. Quizá el premio sea para Tony Hale, ganador en 2013 por Veep.

Invitados en drama
Reg E. Cathey hizo un gran papel en House of Cards, y podría llevárselo en la categoría masculina. Para su desgracia, tiene a Robert Morse (Mad Men) enfrente, justo cuando ha realizado su mayor aportación a la serie de los publicistas (aunque esté en la batalla por la temporada el año pasado, y no por la de este, pero todo influye). Hay que destacar que estén Paul Giamatti (Downton Abbey) y Beau Bridges (Masters of Sex).

bob_newhart_big_bang_theory_a_hEn lo que se refiere a ellas, ésta si puede ser la categoría de Allison Janney para volver a ganar un Emmy. Jane Fonda está bien en The Newsroom, pero no creo que tanto como Janney como para quitarle el premio. Y mucho ojo a Margo Martindale.

Invitados en comedia

Si se premia al que más ha hecho reír con su presencia testimonial, el Emmy debería ser para el veterano Bob Newhart. Las carcajadas que ha provocado con su talento en The Big Bang Theory son inolvidables. Pero hay muchas ganas de premiar a Jimmy Fallon por lo que sea, y eso puede jugar en contra.

Resurrection, uno de los pufos de Estados Unidos que llega a Telecinco

A los que escribimos de series nos soléis decir siempre que comparamos la ficción de Estados Unidos o Reino Unido con la española. Creo que no es así: la inversión y el presupuesto con el que cuentan los anglosajones está fuera de toda duda. Lo que sí podríamos es señalar lo evidente, como el nivel de los actores. Y aunque en las producciones estadounidenses y británicas hay muchos más intérpretes por el simple hecho de que hay más trabajo, hay que recordar que un actor es bueno o malo independientemente de cuentas de resultados. Que trabaje más o menos le afecta, claro está. Pero resulta ofensivo que en algunas producciones españolas los malos sean mayoría, cuando en los países mencionados ocurre lo contrario.R1

Que las series que llegan de las islas y del otro lado del charco gustan más es obvio; no hay que olvidar que se lanzan cada año un número seis o siete veces superior al que sale de España. Y sí, también tienen sus despropósitos por capítulos, especialmente los americanos. El problema llega cuando una cadena española hace una gran apuesta por lo peorcito que se emite en Estados Unidos. Es el caso de Resurrection.

r2Telecinco estrenó ayer la serie original de ABC, que está basada en el libro Vuelven, de Jason Mott (Planeta), casi coincidiendo con su renovación para una segunda temporada en la parrilla estadounidense. Y con todo lo que hay que elegir, la cadena de Mediaset podría haber optado por otra y no por ésta. Y es que Resurrection es muy mala. Con todas las letras.

La historia de muertos que vuelven a la vida tras décadas de ausencia, y que regresan con el mismo aspecto con el que se fueron, no me acaba de convencer. De hecho, me aburre bastante y me parece bastante pobre. Lo mismo me pasó con el libro, el cual no pude acabar de lo soporífero que era.r4

Todo parte de la milagrosa resurrección de Jacob, un niño que murió ahogado 32 años atrás y que un día reaparece en un país asiático sin que nadie sepa cómo y por qué. El misterio de los regresados, como se les llama en el libro, es la premisa principal de una trama que no busca ofrecer esa respuesta, sino contar cómo afrontan los muertos-vivos todo lo que dejaron atrás. Vamos, que lo más interesante, la razón de ser de la serie, queda relegada a un segundo plano.

r3Los actores, entre los que destaca Omar Epps (House) están correctos y resultan creíbles. Pero no subyugan, ni son más atractivos que otros que hayamos visto en productos similares. Tampoco es digerible la forma de contar lo que ocurre en ese pueblecito llamado Arcadia. Es algo soporífera, y tiene un defecto que es inaceptable: puedes apartar la vista, poner la atención en otra cosa, y no te habrás perdido nada. Eso es Resurrection

Con libros malos se pueden hacer grandes series, gracias a la voluntad de los encargados de adaptarla y a los aciertos al escoger lo que más le interesa para llevarlo al lenguaje televisivo. Aquí han escogido lo peor y han añadido cosas que no estaban en el libro que suelen funcionar en televisión, como crímenes sin resolver, pero que no quedan ligadas al resto. Y es que cuando algo está mal planteado desde el principio, por mucha cocina que le metas no va a tener remedio.

La herencia de Los Vengadores de Marvel en Agents of SHIELD

¿Quién no ha querido ser un superheroe de pequeño? No somos pocos los que de críos soñábamos con tener poderes de algún tipo para convertirnos así en defensores de los buenos frente a la perfidia de los malos. Aunque lo que realmente deseábamos algunos era sumergirnos en el mundo Dragon Ball y ser Goku, o Son Gohan, e incluso fusionarnos como Trunks y Gotenks. Era otro tipo de heroísmo: el del super guerrero. Y nosotros nos flipábamos demasiado; aunque fuésemos unos niños. Agents

En la actualidad, lo que se estila es el héroe mediático. Ese que ha experimentado una reinvención a pesar de que lleva décadas apareciendo en los cómics y que ahora es el protagonista de filmes con presupuestos multimillonarios que resultan (al menos la mayoría) éxitos de taquilla. Ser guapo, agil y atlético suelen ser los requisitos mínimos para acceder a este selecto grupo de hombres y mujeres extraordinarias. Así lo ha dispuesto Marvel en el cine en estos últimos años. Por lo que era cuestión de tiempo que llegase una serie sobre la misma temática. Y aquí la tenemos: Agents of SHIELD.

Shi2Para los que como yo no tengáis ni idea de qué es la agencia SHIELD por no haber leído los cómics, se trata de una entidad secreta (obvio) que hace frente a todas las amenazas que se ciernen sobre la tierra. Una actividad más reforzada después de los acontecimientos de Nueva York que se cuentan en The Avengers, y con los que quedó claro que no solo existe vida en nuestro planeta (según Marvel, eh).

Antes de nada, y si os interesa SHIELD, deberíais haber visto The Avengers (Los Vengadores). No es imprescindible para poder ver la serie, pero sí muy recomendable para pillar varias referencias y momentos de la historia por capítulos. Yo ví el primer episodio sin tener ni idea de la peli, y ahí fue cuando me di cuenta de que debía gastar algo más de dos horas con ella. Más que nada para entender el universo Marvel adaptado por Joss Whedon. Y la verdad es que está a la altura de todo lo que me contaron: es entretenida y está muy bien hecha. Shi4

¿Está Agents of SHIELD al mismo nivel que la película? No, ni de broma. Pero tampoco se pueden pedir imposibles. Una superproducción de Hollywod no tiene parangón con una ficción que bebe de su misma historia. Algo que ocurre por varios factores, aunque el más importante es el elenco de actores. En la serie aparecerán en algún momento, supongo, algunos de los protagonistas de la película, como ya ha pasado con Cobie Smulders (Cómo conocí a vuestra madre) como Maria Hill y Samuel L. Jackson como Nick Fury. Pero eso se dará muy de vez en cuando, y los guiones no pueden depender de estrellas invitadas para desarrollar una historia.

Shi3Aun así, a mí me ha resultado entretenida y creo que, como le pasa a muchos, le voy a dar una oportunidad por la gran satisfacción que me ha supuesto ver The Avengers. Que quede claro desde el principio que es algo floja y no es tan adictiva como la otra serie de superheroes del momento, que es Arrow (que acaba de regresar y además en plena forma). Pero creo que hay que realizar un acto de fe con Joss Whedon y su buen trato de los superheroes de Marvel.

En Agents of SHIELD se cuenta la historia desde la óptica de la agencia dirigida por Nick Fury, y que delega en el agente Phil Coulson (Clark Gregg) para llevar a cabo las misiones más complicadas y confidenciales que existen. Coulson se rodeará así del super agente Grant Ward (Brett Dalton), su experto en intervención; la agente Melinda May (Ming-Na), encargada de pilotar el avión (también super, como todo aquí) en el que el equipo se desplaza e investiga sus casos, y que además es experta en artes marciales; los científicos Fitz (Iain de Caestecker) y Simmons (Elizabeth Henstridge), que de lucha saben lo mismo que yo pero que lo compensan con que tienen un cerebro tres veces más grande que el resto; y de Skye (Chloe Bennet), una hacker a la que reclutan para poder hacer frente a otros grupos que pretenden sacar a la luz sus actividades. Shi1

¿Qué pretende Whedon con esta serie? Dar protagonismo a los agentes terrenales de SHIELD, que no son ni Thor, ni Iron Man. Contar con el paraguas de la marca Marvel y una precuela cinematográfica como Los Vengadores le otorga un atractivo que muy pocas tienen, además de muy buena prensa de antemano. Y los guiones de hasta ahora a mí me han recordado a algunos casos de Fringe. Algo que está muy bien, ya que si nos cuentan asuntos cuasi creíbles en lugar de locuras absolutamente inconcebibles seremos muchos los que vamos a decir SÍ.

Ya he decidido que voy a apostar por ella. Lo que hagáis vosotros es otro tema. Pero, ante la duda, pensad en la herencia ‘vengador’.