Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘recogida’

La culpa es de los dueños de los perros

Por Cristina Ramos Hoyas

Una mujer recoge la caca de su mascota.

Una mujer recoge la caca de su mascota. (ARCHIVO)

Vivo en la zona nueva de Vicálvaro. Es un barrio con muchísima gente joven con hijos y, también, con perros. Tenemos unos parques muy hermosos, pero todos llenos de cacas. En verano es imposible abrir la ventana, ya que el olor es insoportable.

Yo tengo dos perros y me da mucho asco recoger las cacas, pero lo hago. Mucha gente cuando baja a los perros y estos van a hacer sus cosas, miran hacia otro lado como si no fuera con ellos la cosa. Otros lo recogen, pero dejan la bolsita en los alcorques de los árboles y muy pocos las recogen.

A todo el mundo le gusta salir a la calle, pasear por los parques y no pisar una maldita caca de perro. Espero que la gente se conciencie con la causa, ya que es un bien para todos.

‘Obstáculos’ en el camino hacia la educación

Larysa Shipko (Madrid)

Les cuento un problema que tengo que superar a diario llevando mis hijos a la guardería. Educar los hijos hoy en día es una tarea difícil. Todo -desde obtención de una plaza en un centro educativo y hasta fin de los estudios- es una carrera de obstáculos.

Nosotros encima tenemos que hacer un ejercicio extra por el camino hacia la Casa de Niños Arroyo Fresno (Madrid, c/ Pico Balaitus, 24), ya que está lleno de los excrementos de los perros, cuyos dueños no se molestan en recogerlos. Yo cada mañana llevo a este centro educativo a mis mellizos de casi 3 años. Y el único camino es una estrecha acera, colindante con un parque con jardines y zona infantil. Imagínense qué habilidades de malabarista he de tener para poder llegar “invicto” con los dos peques cogidos de las manos a la meta. Y si viene alguien de enfrente, ya ni lo cuento.

Por si fuera poco, las zonas ajardinadas tampoco destacan por su limpieza, a pesar de que los servicios de limpieza se matan recogiendo cada dos por tres los “regalitos” depositados en los alrededores. Cuando hace buen tiempo, al problema de la suciedad se une el de malos olores. Veo como solución un llamamiento a los vecinos de la zona para que piensen que la calle es de todos y la obligación de todos es mantenerla limpia. En el caso contrario poner un agente del ayuntamiento para multar a los que no cumplan sería… no sé, a lo mejor también una manera de educar…

La basura, este sí es un recorte esencial

Por Úrsula Martín

Toneladas de basura acumulándose en las calles. Reflexionando es fácil darse cuenta de que esta forma de consumir es insostenible; dificulta y, en su día, imposibilitará la vida. En ocasiones como esta, estando los encargados de la recogida de la basura [de Madrid] en huelga, se hace todavía más patente la cantidad de residuos que generamos con el estilo de vida que llevamos. ¿Dónde, cómo y a costa de qué se generan todos esos plásticos, cartones, latas…? ¿Dónde acabarán todos esos desperdicios? Mucho estamos ensuciando. Imaginemos que no fuese posible retirar (no desaparece) toda esa basura; nos rodearía, nos inundaría, ¡viviríamos en un vertedero insalubre! Pues ahí vamos, en eso estamos convirtiendo el planeta. Vivamos conscientes y recortemos en este sentido.

Madrid y la basura

Por Fco.Javier Alemany

Un día el sr. Gallardón quiso mostrarse como el más justo de los alcaldes y nos quitó la tasa de basuras para elevar los impuestos municipales. Los ciudadanos no debían pagar dos veces el mismo canon y se simplificaba la forma de tributación de los madrileños; ganó las elecciones y en mitad de su legislatura como edil municipal justificó la creación del impuesto de basuras como una cuestión solidaria con el resto de ayuntamientos que la cobraban.  ¿Se olvidó del equitativo trato que los ciudadanos madrileños merecían recibir por el agobio de una deuda que desbordaba las arcas públicas e hipotecaba su futuro político?

Con la crisis (el déficit municipal fue anterior), la sra. Botella, antigua Consejera [concejala] de Medio Ambiente, nos informa que el ayuntamiento ha decidido no recoger las basuras de plástico martes, jueves y fines de semana…, los ciudadanos escuchamos estupefactos la noticia. ¿No era tan importante el reciclaje?, ¿se recicla mejor los lunes (acumulada del fin de semana), los miércoles y viernes? La nueva alcaldesa nos explica a los madrileños, a los que debe considerar borregos que no ven mucho mas allá de su nariz, que a partir del 1-1-13 no se va a recoger la basura (tampoco la orgánica) los fines  de semana… ¡Ole!, esto sí que es darnos un muletazo (larga cambiada) y además lo hace para equilibrar el déficit municipal, como la única solución posible (costumbre adquirida últimamente por los políticos del PP para imponer sus tesis a la población).

Algunos ciudadanos habían adaptado su vivienda al bien común, separando la diferente tipologías de basura que les habían dicho; si el Ayuntamiento demuestra con sus actuaciones que le importa un pito el reciclaje, ¿deberían los madrileños molestarse en separarlas? Algunos ciudadanos han decidido responder no diferenciando las basuras, arriesgándose a una sanción municipal (como descubran tu nombre en un papel en la basura orgánica, los empleados de residuos, reza por que no lo comuniquen). ¿Abuso de poder?, ¿desobediencia civil?, ¿separación de los políticos de la realidad social? Hoy me acabo de enterar que los basureros municipales se han puesto en huelga y me he quedado impactado por la reacción de un par de tipos… ¡Este país va a la ruina!, ¡no hay derecho que paguemos justos por pecadores!,  ¡las huelgas debían de prohibirse!…

Son sujetos que solo separan el papel para evitar la sanción y que han asimilado el modelo sugerido por su Ayuntamiento (reciclar produce déficit). Son votantes cautivos de un partido que justifican cualquiera de sus acciones y se amparan en la nefasta gestión de los anteriores (en Madrid lo tienen difícil), olvidando que ya lo han pagado en las urnas. Son los borregos de un Madrid diverso que pretenden imponer sus ideas y no comprenden ni escuchan las voces que se salen del redil, es más la descalifican como partidista según el modelo expuesto por Mª. Dolores de Cospedal en los desayunos de TVE, ejecutando laboralmente a Ana Pastor (voz libre=molesta).

Es curioso que todos reconozcamos la crisis, que sin excepción identifiquemos que los culpables son los ricos, que consideremos necesario reaccionar…, sin embargo cuando reaccionan los trabajadores (los que sufren los efectos de la crisis), algunas personas les dilapidan por insolidarios con los demás o los transforman en políticos (la clase más denostada) o sindicalistas sospechosos o los tachan de antiespañoles… ¿Delirio totalitario? A mí me molestan como al resto de vecinos la huelga de los basureros, pero comprendo que la hagan; con las reducciones planificadas de recogidas de residuos y viendo el déficit del Ayuntamiento ven peligrar su puesto de trabajo. Tal y como están las cosas (casi 25% de los trabajadores en paro), ¿hay alguien que no hiciera huelga si fuera uno de ellos?,  ¿los directivos deberían hacerla también? Ah, ¡que son políticos!

Mi apoyo solidario al colectivo de empleados de residuos urbanos por su valentía en los tiempos que corren y esperando que sean pocos los que el Ayuntamiento despida.