Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘calles’

Calles nuevas en el callejero de Madrid

Por Jorge Camacho

Madrid, sin placas del franquismo (Zipi/EFE).

Una calle con nombre franquista. (Zipi/EFE).

Estoy a favor de que desaparezcan del callejero de Madrid los nombres de militares criminales franquistas como el que da nombre a la calle en la que vivo.

Ahora bien, me pregunto si, en el caso del General Varela, resulta oportuno reemplazarlo por el de un personaje controvertido como Carlos Morla Lynch, aparte de que con ello la calle recibirá un nombre largo y difícil tanto de escribir como de recordar, lo que no agradará a muchos vecinos.

Sería mejor optar por nombres cortos y claros, de una sola palabra, como los de ciudades o plantas que ya hay en el barrio de Tetuán o de minerales, aves, árboles, etc.

El ciclismo no se promueve con impuestos a los ciclistas ni dejándolos en una cuneta destrozados

Dos ciclistas en Zaragoza. (RA)

Por Jorge de Lalama Seoane

El ciclismo no se promueve poniendo impuestos a los ciclistas, ni marcándolos a hierro, ni dejándolos en una cuneta destrozados.
Comprendo la incomodidad que le supone a muchos que una bicicleta pase por su lado pero los ciclistas sufrimos algo más que incomodidades como son los ataques de perros peligrosos sueltos en la ciudad o asilvestrados en el campo o arcenes reducidos sin mantenimiento llenos de cristales que hace que muchas veces tengas que salirte de ellos jugándote el físico y la vida.
Queda muy bien en la foto salir paseando en bicicleta por Madrid con cinco coches de escoltas guardándote las espaldas pero para el ciclista común la única forma segura de desplazarse es invadiendo la acera porque los autobuses te cierran el paso y los coches te golpean.
Salvemos al ciclista con carriles destinados para ellos como los que hay en la Casa de Campo [Madrid ] pues no sólo el aire que respiramos sería más sano sino que salvaríamos vidas.

La urbanización olvidada

 Por Maribel Torres

Una calzada en mal estado. (ARCHIVO)

Una calzada en mal estado. (ARCHIVO)

Esto ya se ha convertido en un tema de conciencia y alguien debe ayudarnos para que se conozca.

Llevamos con las calles sin asfaltar, sin luz en las mismas y sin saneamiento más de 40 años y nadie nos ayuda. Vivimos en una urbanización dividida entre dos pueblos, El Escorial y Galapagar. Los vecinos de la parte de Galapagar ya disfrutan de todos los servicios, luz en las calles, asfaltado, etc. ¿Por qué nosotros no?

Mi marido es minusválido y no puede ni salir a la calle puesto que hay tantos agujeros que es imposible hacerlo con una silla de ruedas. Eso sí, nunca se olvida el Ayuntamiento de El Escorial de que le pagemos los impuestos. Nos cobra casi cien euros al año por recogida de basuras y la recogen una sola vez a la semana, en invierno y verano. Contando con que no haga mal tiempo, que entonces ni vienen. Del IBI ni hablemos, pagamos más que otras muchas personas que disfrutan de todo lo que nosotros carecemos.

No obstante, hay otro tema al que nadie presta atención. Las fosas sépticas que todos los vecinos utilizamos deben estar contaminando el río Guadarrama, pero eso tampoco debe ser importante.

‘Obstáculos’ en el camino hacia la educación

Larysa Shipko (Madrid)

Les cuento un problema que tengo que superar a diario llevando mis hijos a la guardería. Educar los hijos hoy en día es una tarea difícil. Todo -desde obtención de una plaza en un centro educativo y hasta fin de los estudios- es una carrera de obstáculos.

Nosotros encima tenemos que hacer un ejercicio extra por el camino hacia la Casa de Niños Arroyo Fresno (Madrid, c/ Pico Balaitus, 24), ya que está lleno de los excrementos de los perros, cuyos dueños no se molestan en recogerlos. Yo cada mañana llevo a este centro educativo a mis mellizos de casi 3 años. Y el único camino es una estrecha acera, colindante con un parque con jardines y zona infantil. Imagínense qué habilidades de malabarista he de tener para poder llegar “invicto” con los dos peques cogidos de las manos a la meta. Y si viene alguien de enfrente, ya ni lo cuento.

Por si fuera poco, las zonas ajardinadas tampoco destacan por su limpieza, a pesar de que los servicios de limpieza se matan recogiendo cada dos por tres los “regalitos” depositados en los alrededores. Cuando hace buen tiempo, al problema de la suciedad se une el de malos olores. Veo como solución un llamamiento a los vecinos de la zona para que piensen que la calle es de todos y la obligación de todos es mantenerla limpia. En el caso contrario poner un agente del ayuntamiento para multar a los que no cumplan sería… no sé, a lo mejor también una manera de educar…