Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘luz’

Mi odisea con el bono social eléctrico

Por Lourdes Ocaña

Llevo desde el mes de abril solicitando el bono social. Rellené el formulario y realicé la solicitud la primera vez a través de la aplicación enviando el correo correspondiente con la documentación solicitada. Pero me lo denegaron, la documentación no estaba correcta. Decidí que lo mejor sería ir a una oficina para que me ayudaran. Amablemente el trabajador me corrigió los errores. Esperé la respuesta y, al no llegar, consideré que estaba aprobado. Mi sorpresa fue cuando en la siguiente factura no aparecía la referencia del bono social. Volví a acudir al la oficina, donde otra trabajadora me indicó que faltaba marcar una casilla y que tenía que solicitar nuevamente el certificado de empadronamiento y un documento de Servicios Sociales.

Imagen de una bombilla.

Imagen de una bombilla.

Acudí al Ayuntamiento, donde me expidieron la documentación y volví a entregarla a través del correo, adjuntando nuevamente todos los papeles. Contacté con Atención al Cliente y me abrieron una reclamación para revisar la documentación, reclamación que nuevamente ha sido denegada porque falta otro documento. Creo que si hay tantas personas que no han solicitado el bono social eléctrico es por las trabas y toda la documentación y mareos y falta de información a la hora de solicitarlo. Si se compara con el bono del agua o con cualquier otra ayuda es una odisea, no ya solicitarlo sino que te acepten y aprueben todos los requisitos.

¿Dónde están los defensores del pueblo cuando se les necesita?

Por Joaquín A. Ruiz

Factura de luz y electricidad (Jorge París).

¿Dónde están? Es lo que nos preguntamos todos los ciudadanos cuando el Sistema nos vuelve a apretar aún más las tuercas. Un método rocambolesco del cobro abusivo en el recibo de la luz nos acorrala contra nuestros cada vez más mal pertrechados bolsillos. Y nos reiteramos en preguntarnos: “¿dónde están los partidos políticos, los sindicatos, las asociaciones del consumidor, los (in)defensores del pueblo, del ciudadano, del universitario, del cliente, del ahorrador…?

En fin, que volvemos a estar solos, sin que nadie mueva un dedo, y nadie lo moverá. Vergonzoso; triste y vergonzoso.

 

Cobros abusivos a las personas mayores

Por Charo Díaz Romero

Mi padre ha fallecido recientemente a los 87 años. Mi madre de 81 años de edad, bajo nivel cultural y escasos conocimientos de lectoescritura, necesita ayuda para enfrentarse a todo el maremágnum de facturas, papeles del banco, etc.

En unos días he tenido conocimiento de su situación:

Un grupo de jubilados (Archivo)

Un grupo de jubilados (Archivo)

En Bankia, donde tenían la cuenta con sus ahorros y domiciliadas sus pensiones, les estaban cobrando anualmente 40€ por una tarjeta Visa que he anulado. Posteriormente le han emitido una con las mismas utilidades y que resulta totalmente gratuita para los pensionistas.
El teléfono lo tenían contratado con Telefónica y pagaban cerca de 50€ al mes y sólo disponían de tarifa plana a números fijos nacionales. Les he gestionado con otra operadora una tarifa por la que abonan 12€ al mes con los mismos servicios.
Asimismo, reembolsaban todos los meses 3€ en concepto de alquiler por el aparato de teléfono, desde hacía más de 20 años. Cuando he preguntado a Telefónica por este aparato me han informado que su coste es de 9.95€. ¡Y ellos han pagado más de 500€ por él!

Y respecto a los suministros de luz y gas, tienen varios contratos firmados, en los que apenas se encuentran rellenas las casillas con los datos, difícilmente legibles por estar en papel autocopiativo, por lo que es imposible deducir qué tienen contratado. Preguntándole a mi madre a este respecto, sólo sabe que se han presentado en varias ocasiones de la compañía y les decían que era necesario que firmaran para actualizar su situación.
Del gas he podido conocer llamando a la compañía que tienen contratado un servicio de mantenimiento de la caldera por el que le cobran 18€ en cada factura, cuando el total de la misma ronda los 37€. Su caldera tiene un valor de aproximadamente 100€ y abonan anualmente 108€ por este servicio de mantenimiento, que también he anulado.

Además, he cancelado un servicio de “cuota fija mensual”, que tenían contratado y por el cual pagaban de gas cada dos meses 60€, aunque su consumo fuera menor (como he indicado, de unos 37€), anualmente les devolvían el resto cobrado y no consumido.
Ahora estoy con el suministro de electricidad, ya que tienen contratada una potencia fija, que creo resulta innecesaria para satisfacer sus necesidades y por el que le cobran otra cantidad desorbitada.

Mi padre era un hombre muy honesto y como tal, creía que lo eran el resto de los mortales; este exceso de confianza en el prójimo y los desmanes que esta sociedad nuestra permite a bancos, operadores de telefónica, compañías eléctricas, y demás, generan en nuestros mayores una auténtica situación de indefensión, de la que muchos se aprovechan.

Todo esto me ha llevado a pensar en lo necesario que es acercarnos a nuestros padres con tacto y con cariño, y ofrecerles nuestra ayuda en todas aquellas cosas que pensamos que “aún controlan” y de las que están siendo objeto de engaño por tantos indeseables, con el beneplácito de la sociedad.

 

¿Luz, agua, gas? Hago lo que puedo

Por Ángel Villegas

Tantas veces he oído decir a los miembros del Gobierno, a los dirigentes del PP y a los medios afectos al movimiento popular que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” que he llegado a pensar que no les falta algo de razón.

Luz

Una bombilla incandescente (EUROPA PRESS)

No tengo hipotecas, no pido créditos, he gastado siempre en consonancia con mis ingresos, pero estos señores me hacen dudar y me he puesto a revisar mis gastos; concretamente, en lo que a luz, gas y agua se refiere. Hace ya mucho tiempo que instalé lámparas de bajo consumo y en mi casa jamás hay una luz encendida en una habitación en la que no haya nadie; he desenchufado los aparatos de radio y uso uno de pilas; la televisión apenas la conectó, ¿para qué?; paso de los “entre todos”, los “imparciales” informativos de TVE, los debates en los que han ido apareciendo las caras que antes andaban por la TDT y, por supuesto, de los programas del higadillo de los famosillos de medio pelo, y también de esa emisora del incienso arzobispal que pasa gran parte del día atizando leña al mono socialista o poniéndonos cine religioso.

Para mi sorpresa, he podido comprobar que, en efecto, gasto menos luz, menos gas y menos agua, ¿cómo es posible, pues, que el importe de mis recibos sea cada vez mayor? Y claro, he podido darme cuenta que estos recibos se componen de dos partes fundamentales: el término fijo y el consumo; como el primero aumenta de forma estrepitosa, ya puedo alumbrarme con velas, ahorrar cuanta agua puedo y poner bombillas de bajo consumo que el resultado es siempre el mismo: una factura más cara.

No obstante me queda una bala en la recámara, que es intentar ducharme con la rapidez que lo hace ese alcalde, creo que de Málaga, que, al parecer, gasta en cada ducha una cantidad increíblemente baja del líquido elemento. Me llevará tiempo, pero, si él puede yo puedo. Cuando haya llegado a los quince litros por ducha, tendré mucho gusto en comunicarlo.

 

 

La obligación de “acordarse” de los ciudadanos

Por Ángel Villegas

Mensaje de Navidad de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. (AYUNTAMIENTO DE MADRID)

Mensaje de Navidad de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. (AYUNTAMIENTO DE MADRID)

¡Feliz año nuevo!, nos desean las eléctricas que nos hacen pagar la luz más cara que en Alemania, aunque el salario mínimo establecido recientemente para los alemanes triplique el salario mínimo español. ¡Feliz año nuevo!, nos dicen los que ponen el precio de la gasolina como les place, a su antojo y en virtud de que haya un “puente” o vayamos a entrar en las vacaciones de verano.

Y así sucesivamente, desde la más alta institución a presidentes de Comunidades Autónomas o alcaldes, que se creen en la obligación de “acordarse” de los ciudadanos en días tan señalados. Y los ciudadanos, hartos de tanta palabra vana, de tanto charlatán de feria, de tanto zumbido de moscas en sus oídos, los ignoran o se mofan de sus huecas palabras, de su letanía repetida año tras año, tan falsa como inútil. Porque ya nadie cree nada; porque sabemos que las cosas van de mal en peor; porque se nos recorta todo; porque cada vez hay más personas en el umbral de la pobreza; porque la corrupción es como el caballo de Atila, que lo arrasa todo; porque los corruptos no devuelven un céntimo, aunque sean condenados; porque las libertades se restringen; porque no te dejan ni el derecho al pataleo; porque mienten con una frialdad que pasma.

¡Feliz año nuevo!, ingenuos ciudadanos de un país que lleva oyendo hablar de brotes verdes, o de luz al final del túnel, desde hace cinco años, mientras se empobrecen (mejor, los empobrecen) día a día.

¡Feliz año nuevo!, pueblo que piensa que la democracia consiste en votar una vez cada cuatro años, y que las elecciones ganadas son patente de corso para el ganador.

Reciclaje casero de bombillas en Madrid

Por Marina Ramón Medrano

BombillaEste verano han aparecido, dentro de algunos conocidos supermercados, cajas de cartón para depositar material tóxico, como son las bombillas de bajo consumo y los tubos fluorescentes. Incluso, a veces, se puede ver los fluorescentes en una caja de cartón abierta, muy apropiado para que los niños los cojan y jueguen a La Guerra de las Galaxias y se rompan.

La disposición de material tóxico, por el vapor de mercurio liberado por la mínima fractura, se hace en países europeos en contenedores específicos (no de cartón obviamente) fuera de los comercios e interviniendo personal especializado. ¿A quién se le ha ocurrido y quién ha autorizado ese supuesto reciclaje tipo casero?

El recibo de la luz y los enfermos de EPOC

Por Ángel Martín Expósito

Hay enfermos de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) que están obligados a vivir conectados a una máquina de concentración de oxígeno. Algunos lo necesitan sólo unas horas al día, pero otros lo necesitan durante las 24 horas. Estas máquinas funcionan por energía eléctrica, así que el recibo bimensual suele alcanzar habitualmente los 180 euros. Es evidente que estos enfermos no consumen más electricidad porque quieran, sino porque lo necesitan. ¿A cuánto se les va a poner ahora el recibo de la luz con el tarifazo progresivo anunciado por el ministro Soria? ¿Ha pensado en las necesidades de estos enfermos? Además, no hay que pensar mucho para darse cuenta de que la mayoría de estos enfermos son jubilados que se van a ver de nuevo agredidos por las desastrosas políticas del gobierno de Mariano Rajoy.