¿Qué fue de Meg Ryan? De actriz mejor pagada al suicidio comercial

Cuando has sido durante casi dos décadas “la novia de América” (o una de ellas, al menos), no es fácil despedirte de Hollywood haciendo una bonita peineta. Pero Meg lo hizo y por todo lo alto. Aunque empecemos por el principio.

Ryan es producto de los ’80 al cien por cien. No solo debutó en el 81, sino que su primer título importante en el cine fue en 86 (Top Gun, con un papel secundario) y su primer papel principal llegó también en el 87, cuando interpretó a Lydia en El chip prodigioso, junto a Martin Short y el que se convertiría no mucho después en su marido: Dennis Quaid, que por entonces era ya una estrella consagrada.

No deja de resultar curioso que, años después, fuera la inversión de esos papeles (cuál de los dos era más famoso y mejor pagado) una de las causas del fin del matrimonio, según contó el propio Quaid en una entrevista recogida por el Daily Mail. Insólito, oiga. No podía saberse. Pero es que, al parecer, cuando eres “la novia de América” tu vida profesional y la personal no pueden jamás desvincularse. Aunque también tengo dudas de que esto no sea siempre así. Al menos para las mujeres.

Cuando Harry encontró a Sally… llegó en 1989, y lanzó a Meg a lo más alto del estrellato.

meg-ryan-cuando-harry-encontró-a-sally

La escena compartida con su coprotagonista, Billy Crystal, en la que Meg finge un orgasmo mientras almuerzan en un restaurante forma parte de la Historia del cine.

A lo largo de los noventa llegó a reunir quince títulos de cine (además de algunas series y cortos), y películas como Algo para recordar, Cuando un hombre ama a una mujer, French Kiss Tienes un e-mail convirtieron a la actriz, no solo en EL referente de la comedia romántica -un género que llevaba en letargo más de veinte años antes de que ella llegara-, sino en la actriz mejor pagada de Hollywood.

algo-para-recordar

Sin embargo, todo esto se iba mezclando con una vida personal que cada vez gustaba menos en EE.UU.

Quaid y ella se habían casado a principios de los ’90 y en el 92 tuvieron un hijo, Jack Quaid (también actor y a quien podéis ver protagonizando The Boys, en Prime Video). Aunque era de dominio público que él tenía problemas de alcoholismo y drogadicción y que le había sido infiel repetidas veces a Ryan, de alguna manera la reputación que más se afectaba por la situación era la de ella, porque, ¿cómo podía “la novia de América” estar fracasando tan estrepitosamente en su relación? ¿Acaso no había aprendido nada de sus propias películas? ¿Todo era mentira? Hollywood y sus cosillas.

Pero no fue eso lo que no le pudieron perdonar: lo que la opinión pública no pudo perdonar a Ryan fue que, en 2000, le fuera infiel a Quaid. ¿Con quién? Con Russel Crowe.

ryan-crowe-prueba-de-vida

Las dos estrellas coprotagonizaron Prueba de vida en el año 2000 y la chispa surgió entre ellos. La infidelidad de ella provocó la ruptura definitiva de su matrimonio con Quaid y, mientras al año siguiente a Crowe le daban un Oscar por Gladiator y a su marido lo invitaban al Air Force One para darle unas palmaditas en la espalda,a “la novia de América” nadie le perdonó haber traicionado al ¿amor de su vida? Kate & Leopold, de 2001, se convirtió en la última comedia romántica protagonizada por la actriz.

En 2003 decidió mostrar, de una vez por todas, de lo que realmente era capaz interpretativamente e interpretó al personaje que, probablemente, más se parece a su verdadero yo (y menos a la imagen que todo Hollywood se empeñaba en tener de ella). En En carne viva, un thriller con Mark Ruffalo, aparece completamente desnuda y manteniendo una relación sexual explícita con su coprotagonista. Nada de ser el “dulce rostro de una chica un poco loca y adorable”. Fingir un orgasmo la llevó a lo más alto; tenerlo fue su forma de hacerle la peineta a todo Hollywood y su doble moral.

meg-ryan-mark-ruffalo-en-carne-viva

Yo os pongo aquí una imagen suavecita, la peli es pa verla.

Meg se estaba suicidando comercialmente y lo sabía. Es más: lo quería.

Desde 2003 solo ha hecho otras seis películas, ninguna de tirón, y ha participado en algunas series de manera esporádica, como Web Therapy con Lisa Kudrow, ya en 2013.

En 2018 tuvo un papel principal en una película que, para lo que es, pasó bastante desapercibida. Se trata de Ithaca, un drama bélico que gira en torno a la familia Macauley, y tiene como anecdótico que Ryan vuelve a hacer pareja con Tom Hanks (como en Algo para recordar Tienes un e-mail) y que el papel de uno de sus hijos lo hace Jack Quaid, el propio hijo de Ryan.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser R.F.G.

    Estupendo artículo, aunque yo añadiría que otra de las cosas que contribuyó (según mi opinión) a su despedida/decadencia fue ese estropicio que se hizo en la cara con tal de esquivar el paso del tiempo. En esa última película que protagonizó ya no parecía ni ella misma. Igual es lo que ella pretendía (espero que no), pero aún así, es una lástima.

    29 septiembre 2021 | 11:05 am

  2. Dice ser .

    ahora se llama Jocker, y el suicidio se lo hizo ella misma, y no por ser mujer, hay hombres que les ha pasado lo mismo… tanto vicio por el bisturí les rompe la carrera

    29 septiembre 2021 | 4:38 pm

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.