Ania Iglesias: de Gran Hermano a superar un cáncer, malos tratos y triunfar como empresaria

Un día de estos voy a hacer un post que se titule algo así como Cosas que tienen ya más de 20 años y vais a flipar, porque estamos mucho más mayores de lo que todos nos pensamos.

Pero sí: Gran Hermano es una de las cosas que tendría que estar en esa lista, porque hace más de 20 años ya de aquel estreno revolucionario en nuestra televisión (aquel que nos dijeron que era un “experimento sociológico” para que pudiéramos verlo tranquilamente sin sentir vergüenza por habernos convertido en un país de abiertos voayeurs, ¿os acordáis?).

Recuerdo que yo estaba en el instituto por entonces y ya no es que en clase comentáramos las galas o los expulsados: es que se hacían conexiones en directo cada tarde durante un ratito. Sin presentador ni voz en off: solo la casa y la gente dentro haciendo lo que fuera; que si uno se saca un moco, que si otro se echa la siesta, que si aquel no ha fregao su vaso. Y al día siguiente hablábamos de ello. La revolución. Me acuerdo también de un día que un compañero, Diego, comentó algo así como “¡Qué fuerte, están pensando en hacer lo mismo pero en una isla!”, que yo dije “No puede ser, no. Eso no lo pueden hacer. Seguro que es hasta ilegal”. Nunca se me ha dado bien predecir el futuro.

Hace no mucho escribí un post sobre Íñigo aka “el del polo verde” (que me consta que él leyó y le gustó) y os decía que había varios participantes que me gustaban bastante por diferentes razones. Pues una de esas concursantes era nuestra protagonista de hoy: Ania Iglesias. Y es que yo, a pesar de ser muy joven entonces, no dejaba de tener la sensación de que allí pasaba algo, una injusticia sociológica que convertía a Ania en la Rachel de Friends de Guadalix de la Sierra: se la quería por su relación con Ross Íñigo, se la odiaba por lo mismo.

Ania-gran-hermano

Como fuera, Ania llegó a Gran Hermano siendo modelo, fue la finalista de aquella primera edición y su paso por la casa, sin duda, marcó un antes y un después en su carrera. Servidora tuvo en un par de ocasiones el placer de hablar con ella y os digo que es todo amabilidad y calidez.

Ania se presenta a sí misma como actriz y modelo. Han contado con ella, a lo largo de estos años, para diferentes galas, eventos y programas de televisión en Antena 3 y Telecinco, y la comedia que protagoniza en el Teatro de las Aguas de Madrid junto a Jordi Pons, Reciclando a un famoso, está a punto de arrancar una nueva temporada.

A través de sus redes sociales, especialmente de su cuenta de Instagram, es fácil acceder a todo lo que ocupa la vida de la modelo, tanto en lo profesional como en lo personal. Desde hace tiempo se la ve en feliz compañía de su actual pareja, Javier Fandiño. Profesión también relacionada con Ania, que da cursos de formación de primer nivel de podología en Biomedical Salud.

Toda esta estabilidad le llega después de haber atravesado tiempos muy duros. Ya había contado que, a partir de los 20 años, empezó su pelea con la anorexia, que no dio por controlada hasta los 40, después de su paso por el Hospital Infanta Cristina. Pero en los últimos diez años ha tenido que enfrentarse también a una tuberculosis pulmonar y, en 2016, a un cáncer de útero. Después de superar los problemas de salud, Ania se ha volcado (más aún) en el deporte y la vida sana.

También ha contado, en varias entrevistas recientes, su historia de malos tratos, que la ha hecho empatizar públicamente con todo lo que ha relatado Rocío Carrasco:

La comprendo perfectamente y me da pena que se la juzgue por no haberlo contado antes. Cuando escucho eso de ecahr en cara a las mujeres que son maltratadas que no denuncien me duele, no saben el terror que se siente.

Ahora, como gerente formativa en peluquería y estética, estrenándose en Radio Inter y con planes de boda con su pareja Javier (anunciados ya en 2019 y pospuestos el año pasado a causa de la pandemia), Ania parece haber dejado ya toda una vida atrás y estar enfocada en un futuro que, no hay más que echar un vistazo a su IG, no puede pintar más feliz.

 

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. El cáncer n le supera nadie, si es maligno te mueres y si es benigno no te mueres.

    26 septiembre 2021 | 3:18 pm

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.