¿Qué fue de Michu Meszaros, el actor dentro de ALF?

Buah. Por favor, quienes seáis demasiado jóvenes para recordar ALF, guardad silencio, porque estáis a punto de ver uno de los momentos más esperados de las tardes de muchos de nosotros:

Qué felicidad. :’)

Gordon Shumway, conocido como ALF (“Alien Life Form”), nació en Melmac en 1756 y se instaló en casa de los Tunner y, consecuentemente, en nuestras pantallas el 22 de septiembre de 1986.

Hago aquí un pequeño paréntesis para destacar que el 22 de septiembre es un día glorioso: llega ALF, Fleming descubre la penicilina, nace Michael Faraday… Nacen Bilbo y Frodo Bolsón… Glorioso. Fin del paréntesis.

Como decía, ALF llegó un 22 de septiembre escapando de su Melmac natal, que iba a estallar al más puro estilo Cripton, aunque por motivos diferentes, y se fue a estrellar en el techo del garaje de los Tunner, que lo guardaron en casa. ALF era un alien naranja, peludo, verrugoso y que comía gatos. No me explico por qué le cogimos tanto cariño, pero lo hicimos, y lo amamos profundamente durante los más de 100 episodios que duró la serie, hasta que dejara de emitirse en 1990.

Alf

Tranquila, juventud: nunca se vio a ALF comiéndose un gato en la tele. Eran los ’80, no el s. XVII, caray.

Pero allende los tiempos, antes de que absolutamente todo se hiciera por ordenador, cuando metías un alien en una producción lo normal era que el alien fuera…

A) Un disfraz.

B) Una marioneta.

C) Las dos anteriores.

ALF era la opción ce. En los planos cortos (la inmensa mayoría), el marionetista principal y voz de ALF era Paul Fusco, que movía la cabeza y un brazo. El otro brazo y los gestos faciales eran controlados por otras dos personas. Sin embargo, tradicionalmente, cuando se habla de “la persona dentro de ALF” se habla de otro: Michu Meszaros. ¿Y por qué? Pues supongo que porque las pocas ocasiones en las que ALF aparecía de cuerpo entero y moviéndose de acá para allá era lo que conseguía hacer olvidar al público que ALF era una marioneta tras una mesa.

Mihaly “Michu” Meszaros nació en 1939, en Budapest (Hungría) y durante toda su vida profesional -y personal, prácticamente- fue un artista de circo. Sus padres, también artistas circenses, comenzaron la formación de Michu desde niño, aprendiendo él malabarismo, pantomima y acrobacias. Durante décadas, su presentación en el circo era “Michu, el hombre más pequeño del mundo”. Sus 83 cm. de altura ayudaban bastante a ese título.

Su primera participación en el mundo de la pantalla fue metiéndose, literalmente, en el pellejo de ALF, pero, aunque su carrera como actor no fue demasiado extensa, porque Michu nunca abandonó el circo, hizo más cosas aparte de ser el extraterrestre naranja. Y, además, cosas donde se le veía.

Mientras rodaba ALF, en el ’88, fue el grimosísimo mayordomo de Waxwork: museo de cera. Una película que protagonizaba Zach Galligan, el chaval de Gremlins (por cierto, ¿qué fue de Zach?).

michu-meszaros-waxwork

Juego: cada vez que alguien diga que Michu se parece a Galindo, ¡chupito!

El propio Zach, por cierto, publicó en su twitter esta foto del reverso del LP de Strange Days, de The Doors, donde aparece Michu junto a algunos compañeros:

Ese mismo año, tuvo un pequeño papel en Big top Peewee, en las escenas del circo.

michu-big-top-peewee

Apareció también junto a Michael Jackson en el anuncio que este hizo para Pepsi, Dreams:

Pasó por Warlock y La disparatada para de los monstruos, en el ’93, para luego desaparecer durante más de 20 años. En 2015 hizo su última actuación en cine, interpretando a un gnomo en el corto Death to Cupid (Muerte a Cupido), de Joe Gonzales (minuto 1:37):

Death to Cupid “Teaser” from Joe Gonzales on Vimeo.

En junio del año pasado, el mundo le dio el adiós definitivo a Michu: murió a los 76 años, después de varios años arrastrando las consecuencias físicas de un grave derrame cerebral.

Como veis, siempre se llevaba el circo consigo. Si está en algún lugar, seguro que es mucho más divertido desde que está él. Como diría el Principito: lo bonito de las estrellas es que en alguna de ellas puede que ALF esté haciendo malabares 🙂

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.