BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Entradas etiquetadas como ‘Sitges 2017’

Experiencias únicas (‘El sacrificio de un ciervo sagrado’, 2017)

En pantalla

El sacrificio de un ciervo sagrado

( ©Diamond Films )

El cine del griego Yorgos Lanthimos es de los que divide, al público (minoritario) y a la crítica. Los hay que encuentran su ritmo demasiado lento e irregular, sus historias y personajes demasiado herméticos y crípticos. Ni en los cinéfilos más sesudos acaba de encontrar el consenso que sí cuentan otros autores. Por mi parte, y entregándome a la simplicidad numérica, de sus seis largometrajes (los dos primeros no estrenados entre nosotros) tres me parecen absolutas obras maestras: Canino (Kynodontas/Dogtooth, 2009), Langosta (The Lobster, 2015) o El sacrificio de un ciervo sagrado (The Killing of a Sacred Deer, 2017), recién llegada a nuestras pantallas. Hieráticas y crispantes, horrores cotidianos bañados en humor negrísimo y absurdo, diálogos pronunciados casi de manera robótica. Son propuestas desconcertantes cargadas de simbolismos y abiertas a múltiples sugerencias e interpretaciones Debo admitirlo. Me he convertido en un incondicional de Lanthimos.

Su nueva obra es, en la superficie, el relato de un cirujano cardíaco (Colin Farrell) que vive en una bonita casa junto a su modélica esposa (Nicole Kidman) y sus dos hijos, chico y chica, cuya vida y familia se verá amenazada a causa de la amistad que le une con un adolescente de dieciséis años (Barry Keoghan). El joven siente cierta admiración por él, pero también le considera culpable de un hecho vinculado con su padre, por ello le lanzará una maldición que se irá cumpliendo escrupulosamente y que no podrá romperse a menos que el cirujano ejecute un acto extremo de sacrificio, el que alude el título original. Una referencia a Ifigenia, personaje de la mitología griega que fue reclamado como sacrificio a su padre, Agamenón, por haber matado un ciervo sagrado de la diosa Artemisa. El estilo, la puesta en escena, las maneras y conexiones temáticas y metafóricas ha suscitado comparaciones con el cine de Passolini (en Teorema, la presencia de un adolescente también pondrá patas arriba a toda una familia), de Kubrick (por la composición simétrica y fría de sus imágenes), de Michael Haneke (por su atmósfera malsana y perturbadora, retratando el mal) o de Buñuel (especialmente con El ángel exterminador, con unos personajes atrapados en una situación absurda).

Lee el resto de la entrada »

Rutinas que matan (‘Feliz día de tu muerte’, 2017)

En pantalla

Feliz día de tu muerte

( ©Universal )

Una estudiante es asesinada en su cumpleaños. Pero cada día, el mismo día, vuelve a despertarse para repetir su trágico destino. La única manera de romper la maldición es desenmascarando a su verdugo. Que una idea como la de Feliz día de tu muerte (Happy Day Death) funcione dependerá en gran medida de sus escenas iniciales. En este caso el de una joven universitaria, Tree (Jessica Rothe), aficionada tanto al alcohol como a las fiestas y a las aventuras amorosas. Guapa y con carisma, pero egoísta. Se despierta, en la cama de un compañero, y empieza su quehacer diario en el que además de acudir a clase incluye breve paseo por el campus, encuentro con su fraternidad de (falsas) amigas, toparse con alguno de sus antiguos ligues o con su rollo del momento, uno de sus profesores, además casado.

El concepto es un homenaje a Atrapado en el tiempo (Groundhog Day, 1993), esa extraordinaria comedia con Bill Murray haciendo de cascarrabias e igualmente egoísta hombre del tiempo condenado a repetir el mismo día una y otra vez en un pequeño pueblo, Punxsutawney, en Pennsylvania, en una especie de segunda oportunidad con la que reconducir su vida por un camino mejor. Un enunciado que después han seguido propuestas, con otras finalidades, como Código fuente (Source Code, 2011) o Al filo del mañana (Edge of Tomorrow, 2014), nada desdeñables e incluso la segunda, protagonizada por Tom Cruise, con su puntito de título de culto en el género de la ciencia-ficción. De manera que buena parte de la efectividad de Feliz día de tu muerte se basará en esa repetición de la cotidianidad y en cómo la protagonista intenta amoldarse a esa rutina mientras trata de hallar con la solución. La comedia dirigida por Christopher Landon pisa el terreno del slasher, sobre todo de Scream, y naturalmente otro de los puntales necesarios es que su protagonista dé el pego. Como espectadores también estaremos obligados a ver a Tree en pantalla una y otra vez y, por ello, quizá la mejor sorpresa sea que Jessica Rothe está perfecta, nunca empalagosa ni estridente, y logrando que la evolución de su personaje sea creíble.

Lee el resto de la entrada »

Tristeza para los muertos, melancolía para los vivos (‘A Ghost Story, 2017)

En pantalla

A Ghost Story 2017

( ©Universal )

Puede sonar a chiste, tanto leído como visto en pantalla. En una escena de A Ghost Story, el fantasma protagonista observa afligido a través de la ventana del que fue su último hogar en vida y su mirada se topa con el de otro espectro en la casa de enfrente (y que parece el de una mujer). Se saludan y ella le hace saber que está esperando a alguien. “¿A quién?”, le pregunta. La respuesta acaba siendo tan simple como demoledora: “No me acuerdo”. Inmediatamente un travelling hacia atrás, alejándose, dejando más solo a nuestro fantasma tras la ventana, acrecentando una dolorosa sensación de soledad y olvido, la de él y la nuestra. El tiempo hará desaparecer absolutamente todo aquello que conocemos: el recuerdo de las personas más queridas, las obras de arte más bellas o el mismo sentido de nuestra existencia (idea reforzada después con un monólogo del actor y cantante Bonnie Prince Billy).

La mitología y las creencias acostumbran a envolver la figura del fantasma con el tapiz de la aparición que se manifiesta ante los vivos para atormentarlos o como la alma en pena que se niega a cruzar el umbral de la otra vida. Tiene más connotaciones como las que presenta A Ghost Story, con el espectro de un músico recién fallecido (Casey Affleck) que vuelve a la casa de su mujer (Rooney Mara). La película de muy bajo presupuesto de David Lowery (que repite con Casey y Rooney después de Un lugar sin ley) posee un significado menos usual, el de contenedor de los recuerdos y vivencias ligados a unas personas o a un lugar, y lo hace recurriendo solo a esa imagen sencilla y tradicional de la sábana blanca y un par de agujeros en los ojos, vagando lánguidamente aún por este mundo terrenal.

Lee el resto de la entrada »

17 películas imprescindibles vistas en Sitges 2017

Sitges 2017

Jupiter’s Moon, del húngaro Kornél Mundruczó, se coronó como la mejor película del 50º Festival de Sitges. Mundruczó ya dirigió White Dog (2014) otra curiosa fábula en clave fantástica, una rebelión tipo planeta de los simios pero canina, y en esta ocasión ha puesto su mirada a la problemática de los millares de refugiados que intentan entrar en Europa. Lo suyo es el cine fantástico, ese toque imaginativo o diferente, así que su protagonista es un emigrante sirio en Hungría que tiene la capacidad, literalmente, de volar.

Mejor película de la sección oficial y también mejores efectos especiales lograron que Mundruczó, que a sus 42 años también recibió un premio de homenaje especial del certamen, entrara en la historia del festival de Sitges.

Sin ánimo de remendar las decisiones del jurado, y de tantos otras de las secciones paralelas, les dejo cómo habría quedado mi lista de ganadoras. Simplemente una forma de recomendar algunas de las mejores películas proyectadas en esta edición, según mis gustos y también según las que fueron destacando, teniendo en cuenta que son varias las que se habrán quedado fuera por razones de limitación de espacio (en Sitges se proyectaron unos 220 largometrajes).

La lista completa de todos los premios, de la sección oficial fantástica y las secciones y jurados paralelos, en este enlace: Sitges 2017 Lee el resto de la entrada »

‘Brimstone’, llega un wéstern libre, salvaje y feminista

Sitges 2017

Brimstone-2016

( ©Divisa Red )

En los últimos años el wéstern ha experimentado un resurgir, más en cuanto a número de películas que al, por otro lado más bien escaso, éxito en taquilla. Pero todavía hay cineastas que no olvidan que crecieron y disfrutaron con esas clásicas “películas del Oeste” fuera en su vertiente más épica, intimista, crepuscular y descreída o con los spaghetti westerns de Sergio Leone. Uno de ellos es el director holandés Martin Koolhoven que ha plasmado en Brimstone un retorno a ese género tan hermoso como brutal y desatado.

Los bellos parajes, la espléndida fotografía y los encuadres contrastan con las perversiones y la locura de la que es capaz el ser humano. En este aspecto, Guy Pearce encarna a un predicador con ecos al Harry Powell que encarnó Robert Mitchum en La noche del cazador (Night of the Hunter, 1955), un déspota con su mujer e hija, un fanático de las leyes de Dios, pero para beneficio propio, y un repulsivo pederasta. El objeto de su obsesión es Liz (Dakota Fanning), una joven muda casada con un acogedor y bonachón granjero, padre de dos hijos, niño y niña, fruto de su anterior matrimonio.

Lee el resto de la entrada »

Las claves de los primeros cuatro días del Festival de Sitges

Sitges 2017

Sitges-50-logo

( ©Sitges 50 )

Acumulación. Esta es la palabra que define las primeras cuatro jornadas del Festival de cine fantástico de Sitges en las que se ha apilado la mayor parte de los invitados estrella más esperados y un gran número de películas interesantes, además de un sinfín de actos y eventos paralelos: las presentaciones de cortos realizados en realidad virtual, libros y exposiciones.

La organización ha decidido empezar a celebrar el medio siglo de vida del certamen sin dar prácticamente tregua a sus fans, público y prensa. Por cierto, más de 700 acreditados de distintos medios y blogs y la carrera matutina, que empieza exactamente a las 07:00 de la mañana para hacerse telemáticamente con las entradas para el día siguiente, y es que pasado solo un segundo de las siete, las cuatro o cinco más buscadas ya aparecen como agotadas. Sí, Sitges se está masificando, y muriendo de éxito.

Pero, ¿qué es lo más destacado que dado de sí desde su inauguración el pasado jueves 5 de octubre?

Lee el resto de la entrada »

‘Kuso’ y otras películas de lo más repugnantes vistas jamás en Sitges

Sitges 2017

Kuso 2017

( ‘Kuso’ ©Brainfeeder Films )

El Festival de Sitges no ha tenido problema a lo largo de sus ya 50 años de historia en proyectar largometrajes “fuertes”, de los que pueden herir fácilmente la sensibilidad del espectador sea por su contenido de violencia, sexo o… imágenes explícitas altamente desagradables. Así que cuando en enero llegó la noticia de que en el Festival de Sundance una película había provocado deserciones masivas en los pases, además de varios vómitos y que más de un crítico la calificara como “la película más asquerosa de la historia”, no había duda que, si no se estrenaba antes en salas, directamente en Blu-ray o DVD o streaming por aquí, (cosa poco probable), estaría en la programación del certamen.

La película en cuestión se llama Kuso y es el debut como director del músico y artista Steven Ellison, más conocido como Flying Lotus. Está formada por una serie de historias cortas ligeramente entrelazadas en la que habitan humanos, monstruos y más de una cucaracha enorme e infecta. La acción sucede en un futuro cercano, con la ciudad de Los Angeles devastada por un terremoto y en la que los supervivientes se han convertido en una especie de mutantes con enormes granos, purulencias y llagas en la cara y el cuerpo.

La surrealista y realmente repulsiva propuesta de Flying Lotus se recrea constante y explícitamente en momentos en los que abundan los vómitos, el semen, los culos y penes. Cada historia está ideada como un nuevo “desafío” a la capacidad de aguante, o de tolerancia, del espectador y la traca final es ya su última escena, una “de amor y sexo” (definitivamente también el momento más orgiástico de Kuso).

Lee el resto de la entrada »

‘Les affamés’ y ‘Anna and the Apocalypse’, lo nuevo en zombis

En primer plano

Les affamés 2017

( ©Les affamés 2017 )

El cine de zombis no tiene límites, ni de nuevas producciones ni por intentar aportar pequeñas variantes al género. Un granito de arena y un montón de chorros de sangre y vísceras. Los muertos vivientes son unos anfitriones en pantalla difíciles de satisfacer y abiertos a todo tipo de posibilidades. Cuando uno cree que poca cosa más puede dar de sí va y aparecen nuevos títulos apetecibles para los amantes de estas delicadezas.

En esta recta final del año dos películas despuntan entre las más originales y atractivas. Una procede de Canadá y la otra del Reino Unido, concretamente desde Escocia, y ambas están hechas con un presupuesto más bien de risa. Les affamés (“Los hambrientos” en castellano), dirigida por Robin Aubert, ya se está paseando por diversos festivales ante el aplauso de su público. A tener en cuenta que se ganó el premio a la mejor película canadiense en el prestigioso Festival de Toronto que finalizó a mediados de este mes de septiembre.

Lee el resto de la entrada »