‘Toy Story’ para adultos, las referencias sexuales de la saga de Pixar

Listas de cine

“Hay un amigo en mí” (You’Ve Got A Friend in Me) se titula una de las canciones más emblemáticas de Toy Story, nominada al Oscar. Y así es, la saga es ante todo una apología de la amistad y solidaridad, y su cuarta entrega llegará a nuestros cines este mismo viernes 21 de junio.

Son historias de “la vida secreta de los juguetes”, cobrando vida cuando los humanos, pequeños y grandes, no les ven; y es una de las series de largometrajes de animación más queridas por el público familiar. Pero ello no impide que sus autores hayan introducido de vez en cuando referencias sexuales, aunque pocas, destinadas al público adulto.

Toy Story

Pixar-Disney

La pastorcilla de porcelana Betty no dudada en insinuarse a un ruborizado Woody, por su parte la vaquera Jessie conseguía igualmente poner a cien al superhéroe espacial Buzz Lightyear.

El Señor Patata ha protagonizado algunos de los momentos que más pueden dar de qué hablar y las barbies siempre han dado “juego” al respecto. Incluso hay cierta escena (poscréditos) que se habría adelantado al escándalo Weinstein.

Pasemos la noche juntos

Toy Story

( ©Pixar – Disney )

Y es que a los seis minutos de empezar la película de 1995 dirigida por John Lasseter, ya teníamos una sugerente proposición de Betty (Bo Peep) a Woody.

Después de agarrarle por el cuello con su bastoncillo, ella le decía: “Quería darte las gracias Woody, por salvar mi rebaño (…) ¿Qué te parece si buscas a otro vaquero para vigilar el rebaño esta noche? (…) Recuerda… que solo estoy a dos cajas de aquí”.

La reacción que Jessica provoca en Buzz

Una de las más evidentes ocurría en Toy Story 2 (1999). Jessie realiza una exhibición de su habilidades ante Buzz, montando encima de un coche de juguete para abrir el pomo de la puerta y ayudar a salir a Buster, el perro mascota de su dueño, de la habitación.

La escena no solo deja boquiabierto al héroe espacial sino que sus alas acaban desplegándose imponentemente (¡sí, Buzz ha tenido una erección!).

Barbie prostituta

Barbie hooker

( ©Pixar-Disney )

Volvemos a la primera. Sid era el niño malo y sociópata vecino de Andy. También sabía que los juguetes cobraban vida, pero no le importaba torturarlos, mutilarlos o transformarlos en siniestras creaciones.

Cuando Wody y Buzz se encuentran presos en su habitación, entre las pertenencias de Sid podemos ver las piernas de una muñeca barbie cuyo cuerpo y cabeza ha sido sustituido por un anzuelo. Se llamaba así, “Piernas”, y se correspondían muy probablemente a las de una muleca barbie prostituta (en inglés la referencia era más clara: “hook” es anzuelo y “hooker” prostituta).

“Soy un hombre casado”

Toy Story 2

( ©Pixar-Disney )

Toy Story 2

( ©Pixar-Disney )

También en Toy Story 2 las muñecas barbie protagonizaban una escena digna de una de esas típicas estampas en una calurosa playa californiana ante los ojos de Rex, Hamm, Slinky e el Sr. Cabeza de Patata.

Cuando una de ellas, una guía turística, se subía a su coche, el Sr. Patata intentaba ahuyentar la posibilidad de un adulterio y reprimir sus deseos sexuales repitiendo en voz alta: “Soy un hombre casado. Soy un hombre casado. Soy un hombre casado”.

¡Nadie más que yo toca la boca de mi mujer!

Toy Story 3

( ©Pixar-Disney )

Y ahora una de Toy Story 3. Quizá algo pillada por los pelos, pero en la que más de uno ha querido hallar un doble sentido. En las secuencias en la guardería de Sunnyside, el oso Lotso, jefe de los juguetes de allí y empezando a mostrar su lado oscuro, le quita la boca a la Señora Patata para hacer que deje de hablar (es hacia el minuto 45).

Su esposo, el Sr. Patata, visiblemente molesto le grita: “Nadie le quita la boca a mi mujer, ni siquiera yo” (“Hey! Nobody takes my wife’s mouth but me!” en inglés). Una frase que ha sido interpretada como una referencia al.. sexo oral.

El fálico disfraz del Sr. Patata

Potato-penis

( ©Pixar-Disney )

Siguiendo con Toy Story 3 y también con el Sr. Patata de protagonista, este llega a ponerse un pepino como cuerpo y un par de zapatos. El resultado final habla por sí mismo.

Las vergüenzas de Hamm al descubierto

Hamm hucha

( ©Pixar-Disney )

Hamm es la hucha con la forma de un cerdito rosa de plástico, y con un corcho en la barriga para tapar su agujero. Precisamente el que quedará al descubierto en una escena de Toy Story 2 y pidiendo que nadie mire hasta que se haya colocado de nuevo el tapón.

También una escena similar protagoniza el caballo de Woody, Bullseye (Perdigón).

Stinky Pete y el acoso sexual

Barbies Weinstein

( ©Pixar-Disney )

Finalizamos con Toy Story 2, y más concretamente en una escena (una “toma falsa”) que aparece en los títulos de crédito (a los 3 minutos y 26 segundoss). En ella podemos ver al viejo capataz Stinky Pete (Oloroso Pete) hablando con dos barbies gemelas.

Más que una referencia al escándalo Weinstein que llegaría años después, se considera una muestra de los acosos sexuales a los que eran sometidas las actrices, o aspirantes a un papel, en Hollywood y a la política de silencio que reinaba en la industria.

Las líneas de diálogo de Stinky son:

“… ¿Así que las dos sois totalmente idénticas? Seguro que puedo conseguiros un papel en Toy Story 3” (“…And so you two are absolutely identical? You know I’m sure I could get you a part in Toy Story 3“)

“Lo siento, ¿ya rodamos? Bien chicas, encantado de hablar con vosotras. Y cuando queráis consejos sobre interpretación me encantará charlar con vosotras. Bueno, ya podéis iros” (“I’m sorry, are we back? Oh! Alright girls, lovely talking with you. Yes, anytime you’d like some tips on acting I’d be glad to chat with you. Off you go then…”).

Posts relacionados

Buscando a Nemo (Finding Nemo)

( ©Pixar/Disney )

Los guiños cinéfilos de las películas de Pixar

¿Cuál es el mejor largometraje de animación de Pixar?

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Un par de errores

    En la primera película, Sid NO SABIA que los juguetes pudiesen cobrar vida. De ahí que Woody y Buzz les animasen a “mostrarse” a Sid, para asustarlo, y que dejara de torturar juguetes.

    La traducción correcta de “Hey! Nobody takes my wife’s mouth but me!” es “Hey! Nadie le quita la boca a mi mujer, salvo yo!”

    20 junio 2019 | 09:55

  2. Carles Rull

    @Un par de errores:

    Agradezco la corrección sobre Sid. En cuanto a la traducción, salvo error mío al escucharla, puse la de la traducción en español de la película (hacia el minuto 45 de Toy Story 3).

    Un saludo

    20 junio 2019 | 11:27

  3. Dice ser Sociólogo Astral

    Me gusta Jessie para matrimonio.

    20 junio 2019 | 12:35

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.