Entradas etiquetadas como ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’

13 escenas de cine que nos han dejado en estado de ‘shock’ este 2017

Listas de cine

Desagradables, increíbles, para dejarte atónito. Entre el surtido de películas que se han estrenado a lo largo de 2017 hay un buen puñado de escenas que hay que ver para creer, o de las que darle al botón de “pausa” cuando podamos verla en formato casero.

Las de sexo han vuelto a tener una especial relevancia, pero también ha habido cadáveres flatulentos (y con erecciones), momentos inesperadamente gore, enigmas y metáforas para darle vueltas y más vueltas a la cabeza (y para no acabar sacando nada en claro), y más de una escena de las que te hacen preguntar ¿cómo lo habrán hecho?

La imaginación de guionistas y cineastas no tiene límites. Si puedes pensarlo puedes hacerlo. Algunos son momentos quizá absolutamente gratuitos, otros imprescindibles para la trama y alguno que otro, bueno, chapuzas (que también las hay). Estos son las escenas más WTF del año.

 

Del plano detalle de un sexo femenino al de un ojo en ‘El amante doble’

El-amante-doble

( ©Golem )

Sin ser una película pornográfica (pero sí al límite) el francés François Ozon sorprendió ya desde la presentación mundial de este thriller erótico en Cannes con una secuencia de apertura impactante.

La escena: el plano detalle de una vagina, mientras la protagonista (Marine Vatch) está pasando una revisión ginecológica, que enlaza con otro plano detalle, pero de una parte de la anatomía mucho más pública, su ojo.

 

Lee el resto de la entrada »

Experiencias únicas (‘El sacrificio de un ciervo sagrado’, 2017)

En pantalla

El sacrificio de un ciervo sagrado

( ©Diamond Films )

El cine del griego Yorgos Lanthimos es de los que divide, al público (minoritario) y a la crítica. Los hay que encuentran su ritmo demasiado lento e irregular, sus historias y personajes demasiado herméticos y crípticos. Ni en los cinéfilos más sesudos acaba de encontrar el consenso que sí cuentan otros autores. Por mi parte, y entregándome a la simplicidad numérica, de sus seis largometrajes (los dos primeros no estrenados entre nosotros) tres me parecen absolutas obras maestras: Canino (Kynodontas/Dogtooth, 2009), Langosta (The Lobster, 2015) o El sacrificio de un ciervo sagrado (The Killing of a Sacred Deer, 2017), recién llegada a nuestras pantallas. Hieráticas y crispantes, horrores cotidianos bañados en humor negrísimo y absurdo, diálogos pronunciados casi de manera robótica. Son propuestas desconcertantes cargadas de simbolismos y abiertas a múltiples sugerencias e interpretaciones Debo admitirlo. Me he convertido en un incondicional de Lanthimos.

Su nueva obra es, en la superficie, el relato de un cirujano cardíaco (Colin Farrell) que vive en una bonita casa junto a su modélica esposa (Nicole Kidman) y sus dos hijos, chico y chica, cuya vida y familia se verá amenazada a causa de la amistad que le une con un adolescente de dieciséis años (Barry Keoghan). El joven siente cierta admiración por él, pero también le considera culpable de un hecho vinculado con su padre, por ello le lanzará una maldición que se irá cumpliendo escrupulosamente y que no podrá romperse a menos que el cirujano ejecute un acto extremo de sacrificio, el que alude el título original. Una referencia a Ifigenia, personaje de la mitología griega que fue reclamado como sacrificio a su padre, Agamenón, por haber matado un ciervo sagrado de la diosa Artemisa. El estilo, la puesta en escena, las maneras y conexiones temáticas y metafóricas ha suscitado comparaciones con el cine de Passolini (en Teorema, la presencia de un adolescente también pondrá patas arriba a toda una familia), de Kubrick (por la composición simétrica y fría de sus imágenes), de Michael Haneke (por su atmósfera malsana y perturbadora, retratando el mal) o de Buñuel (especialmente con El ángel exterminador, con unos personajes atrapados en una situación absurda).

Lee el resto de la entrada »

17 películas imprescindibles vistas en Sitges 2017

Sitges 2017

Jupiter’s Moon, del húngaro Kornél Mundruczó, se coronó como la mejor película del 50º Festival de Sitges. Mundruczó ya dirigió White Dog (2014) otra curiosa fábula en clave fantástica, una rebelión tipo planeta de los simios pero canina, y en esta ocasión ha puesto su mirada a la problemática de los millares de refugiados que intentan entrar en Europa. Lo suyo es el cine fantástico, ese toque imaginativo o diferente, así que su protagonista es un emigrante sirio en Hungría que tiene la capacidad, literalmente, de volar.

Mejor película de la sección oficial y también mejores efectos especiales lograron que Mundruczó, que a sus 42 años también recibió un premio de homenaje especial del certamen, entrara en la historia del festival de Sitges.

Sin ánimo de remendar las decisiones del jurado, y de tantos otras de las secciones paralelas, les dejo cómo habría quedado mi lista de ganadoras. Simplemente una forma de recomendar algunas de las mejores películas proyectadas en esta edición, según mis gustos y también según las que fueron destacando, teniendo en cuenta que son varias las que se habrán quedado fuera por razones de limitación de espacio (en Sitges se proyectaron unos 220 largometrajes).

La lista completa de todos los premios, de la sección oficial fantástica y las secciones y jurados paralelos, en este enlace: Sitges 2017 Lee el resto de la entrada »