Entradas etiquetadas como ‘viajar’

Sobre dar sedantes a nuestros perros o gatos durante un viaje

Hace ya tiempo que me hicieron esta pregunta, una buena pregunta que no estoy capacitada para responder pero que me parecía interesante contestar. Por eso pedí ayuda a dos profesionales, Cristina García y Ángel J. Rodríguez, del Hospital Vetersalud Segovia, que han respondido amablemente a mis cuestiones.

Cada vez más nos gusta viajar con nuestros animales, compartir con ellos nuestras vacaciones. En otros casos esos viajes son obligados. Pueden ser largos viajes en coche, en autobús, tren o avión (en trasportín con nosotros o en bodega. ¿En qué casos es recomendable una sedación?
Debemos preparar a nuestras mascotas (principalmente nos referimos perros y gatos) para dichos traslados. En estos casos podemos diferenciar entre perros y gatos y entre coche y el resto de medios de transporte. Los gatos, cuyo hogar está principalmente dentro de casa, a veces no aceptan muy bien el salir de este hogar. Para ello deberemos acostumbrarlos desde pequeños al trasportín. Nuestro objetivo es conseguir que entren y salgan sin problemas y toleren pasar ciertos ratos encerrados dentro, como parte de un juego de tiempo desconocido.

De esta manera podremos sacarlos de casa y subirlos a cualquier medio de transporte sin muchos problemas. Por supuesto el trasportín irá siempre cubierto para brindar una mayor sensación de seguridad al gato. Superada esta barrera deberemos sólo afrontar los problemas asociados al mareo principalmente. Para ello existen productos especializados en el mercado que carecen de efecto sedante, pero controlan muy bien las náuseas del mareo.

En el caso de los perros, podemos diferenciar entre el coche y el resto de medios de transporte porque el coche es un elemento cercano al que le podemos acostumbrar, igual que hicimos con el trasportín y el gato. Existen múltiples técnicas en positivo para convencer al perro del lugar tan seguro e interesante que es el coche de forma que finalmente, sólo tengamos que lidiar con las náuseas del mareo, nuevamente con productos específicos no sedantes. En el caso de viajar en otro medio de transporte, dependerá de la reacción de nuestras mascotas a los viajes, si viaja con nosotros o en un habitáculo diferente, acceso o no a la mascota durante el viaje, etc. Es en estos casos cuando podríamos plantear el uso de ciertos sedantes/tranquilizantes.

¿Cuál es el tipo de sedación, o los tipos de sedaciones más frecuentes?
Como sedación entendemos la obtención de relajación o calma por medio de productos químicos. Podemos hablar de tratamientos médicos y nutracéuticos/alternativos. Dentro del primer grupo los más usados son las fenotiacinas (siendo la acepromacina el más habitual) y las benzodiacepinas (diacepam, alprazolam). Las primeras consiguen que el animal esté más quieto, pero no calmado realmente, sólo que no puede expresarlo. Es decir, el animal es totalmente consciente pero no puede moverse, con lo que la experiencia puede ser más cómoda para el propietario pero aterradora para el animal. ¿Te imaginas como te sentirías tú si te ponen en contacto con algo que te aterroriza y no pudieras moverte?.
Lee el resto de la entrada »

Sandra Barneda inicia una campaña para que Renfe no discrimine a los perros por tamaño #perrosaltren

Es muy probable que conozcáis a Sandra Barneda, popular presentadora de televisión y muy activa en Twitter. Sandra es periodista, tenemos la misma edad, escribe novelas y ama a los animales. Cuatro aspectos en los que coincidimos. Y no son los únicos, porque Sandra además es de las que alza la voz cuando cree que toca.

En estos momentos hay una recogida de firmas que ha sido iniciada por ella pidiendo a Renfe que no discrimine a los perros por tamaño. Hoy día es cierto que resulta mucho más fácil viajar con perros pequeño, y no tiene sentido. Lo que importa es la educación del animal, o de sus propietarios, que viene a ser lo mismo y es igual de importante aunque no haya perros por medio.

En media y larga distancia en Renfe es imposible viajar con animales cuyo peso exceda los diez kilos, la norma es vaga y sujeta a interpretación y a la buena voluntad del resto de viajeros. ¿10 kilos incluyendo el transportín? (por lo que sé, nunca los pesan) ¿Y si he pagado mi billete y el del perro y un viajero se opone sin motivo justificado? ¿Qué pasa con los perros guía? En Cercanías sí se especifica, pero en media y larga distancia no (en esto ya os digo yo que no hay problema).

Se permite su transporte siempre que no se opongan el resto de los clientes. El viajero que los lleve a su cargo se hace responsable de las molestias y daños que pueda ocasionar el animal. Deben ir con la documentación y en las condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad previstas en la legislación vigente. El transporte se limitará a pequeños animales de compañía, entendiendo como tales, perros, gatos, hurones y aves (no de corral), cuyo peso máximo no exceda de 10 Kg. Se admitirá como máximo un sólo animal por viajero, siempre dentro de una jaula, o elemento transportín u otro tipo de contenedor cerrado, cuyas dimensiones máximas no superen 60 x 35 x 35 cm., y que dispongan de algún dispositivo que permita contener y retirar los residuos. En plazas acostadas sólo será posible el transporte en departamentos/cabinas completas (modalidad familiar). El transporte es gratuito cuando el viajero que los lleve a su cargo tenga un billete en clases Preferente sentada, Club, cama Preferente, cama Gran Clase y Butaca Gran Confort. Para el resto de clases se establece un precio correspondiente al 25% del asiento de clase Turista según el trayecto y tipo de tren correspondientes.

Si se quiere hay muchas posibles soluciones para que los viajeros que no quieran ver perros no tengan que hacerlo, como emplear vagones concretos o trenes predeterminados. De hecho, en Cercanías viajan hace tiempo con mayor facilidad, sin restricciones por tamaño y sin contratiempos, que es la mejor prueba de que es posible.

Se admitirá para su transporte pequeños animales domésticos, siempre bajo la custodia del viajero que los lleve, si no se oponen los otros viajeros o se producen molestias a los mismos.

Precauciones con el animal:
– No es necesario llevar al animal dentro de una jaula.
– Siempre deberán ir sujetos con correa.
– En el caso de perros, provistos de bozal.
– El propietario o acompañante del animal es el responsable de los daños que este pueda ocasionar.
– No se emitirá billete ni se abonará cantidad alguna por su transporte.

De acuerdo a la legislación vigente, los perros lazarillos podrán viajar en todos los trenes de forma gratuita.

Cercanías podrá limitar su transporte a los trenes, horarios y estaciones que se autoricen en cada Núcleo. Estos tramos horarios pueden consultarse en la página correspondiente a cada núcleo.

Os dejo con el texto que Sandra ha elaborado para llevar a cabo esta petición y con una foto en la que sale acompañada del precioso Bruno, hoy día vetado en media y larga distancia en Renfe. El hashtag es #PerrosalTren

image

¿Sabías que los perros de más de 10 KG no pueden viajar en el AVE y en ningún otro tren de Renfe?

Este verano, muchas familias en España no podrán disfrutar de unas vacaciones junto a sus mejores amigos: sus perros. Nosotros, como amantes y amigos de los perros, tenemos la obligación de defender sus derechos y de darles voz. Y poder viajar con ellos en estas vacaciones es algo que debería estar al alcance de todos.

Una compañía como Renfe, que ya ha demostrado sensibilidad para atender a los ciudadanos y para ofrecer soluciones, tiene la oportunidad de seguir siendo referente.

Por eso, pido a Renfe que permita viajar en sus trenes a los perros de más de 10Kg >>

Unas semanas atrás, en twitter, creamos un movimiento a favor de que en los trenes puedan viajar nuestros mejores amigos. Cientos de personas mostraron su apoyo a una medida que resulta tan lógica. Ahora, con vuestras firmas, estoy segura de que Renfe encontrará una solución: desde reservar plazas especiales hasta habilitar un vagón como autorizado para viajar con perros.

¡Firma esta petición y entre todos conseguiremos que muchas familias puedan disfrutar juntos de estas vacaciones!

¿Te abandonaría él por unas vacaciones?

antiabandonoEso se pregunta la a FAPAM, la Federación de las Asociaciones de Protección Animal de la Comunidad de Madrid. Obviamente es una pregunta retórica. Nuestros perros no nos abandonarían bajo ningún concepto.  En cambio calculan que cada tres minutos se abandona un animal de compañía en España.

Cada tres minutos, pensadlo bien. Cuando acabéis la lectura de este post ya habrán abandonado a otro. “Más de 300.000 animales son abandonados anualmente en nuestro país, y en la Comunidad de Madrid superan los 10.000 al año”, aseguran.

Por eso y por la llegada del temido verano (tan temido en nuestro país como el fin de la temporada de caza) han lanzado una campaña de sensibilización.  Una campaña en la que colaboran numerosas personas conocidas del mundo de la cultura. Os dejo algunos nombres y con las palabras de la FAPAM:

Cristina Narbona, Blanca Suárez, María León, Rosa Montero, Julia Otero, José Mota, Julia Navarro, Jorge Javier Vázquez, Juanjo Puigcorbé, Carmen Rigalt, Lluís Homar, Kira Miró, Vicente Romero, Julián Hernández, Leiva de Pereza, Rubén Pozo de Pereza, Marcos Ana, Mariam Hernández, Patricia Montero, Reincidentes, Boikot, Sidecars, Ciuco Guttiérrez, Antonio Zabálburu, Mario Valdivieso, Yesca, Jesús Olmedo, Ruth Núñez, Fernando Andina, Julián López…

Con la llegada de las vacaciones el número de animales abandonos crece alarmantemente, aunque durante todo el año perros y gatos son dejados, esta campaña quiere concienciar contra el abandono en la época estival, y ofrecer las múltiples opciones para que nuestras mascotas no sean dejadas en el periodo vacacional. Y mostrar la crueldad a la que estos perros y gatos se enfrentan ya que la mayoría de ellos mueren agonizando por atropellos, por malos tratos, muerte lenta por inanición…y además son involuntariamente causa de accidentes de tráfico.

Han aumentado el número de perros y gatos de raza abandonados, así como el número de mascotas de edad media y adulta que se encuentran en situación de abandono.

Las protectoras están desbordadas y su capacidad supera con creces el 100%. La crisis ha golpeado duramente a nuestras mascotas ya que el número de perros y gatos abandonados por problemas económicos ha crecido alarmantemente. Las protectoras están en una situación límite por este número creciente de animales en nuestras calles y carreteras, mientras su financiación ha decrecido drásticamente ya que las asociaciones de protección animal son de financiación privada y el número de socios ha descendido en el último año en torno al 50%.

Una tenencia responsable incluye saber gestionar el periodo vacacional y no deshacerse vilmente de nuestra mascota con la llegada de las vacaciones, opciones como las residencias caninas, los paseadores, las casas de acogida, el dejarlo con un amigo o familiar, optar por hoteles o apartamentos que admitan mascotas (creciente en nuestro país año a año)…

En países como Suiza, Alemania, Holanda o Suecia el abandono de animales es apenas inexistente y España tiene el vergonzoso record de Europa de número de abandonos, mientras que nuestros animales abandonados son adoptados mayoritariamente en países como Alemania. Por eso es tan importante el apoyo que podáis darnos para fomentar la adopción de perros y gatos, y para concienciar que nunca debemos abandonarlos.

Para la campaña les han cedido además el cortometraje protagonizado por Federico Luppi y el famoso Pancho dirigido por Miguel Romero sobre el abandono. Con él os dejo:

De vacaciones con el perro en el coche

Estamos en un momento de mucho viaje en coche, también para nuestros perros. Por eso conviene recordar cómo debemos llevarlos con nosotros con seguridad.

Lo más importante, por seguridad, es llevarlo bien amarrado. Hay dos opciones: los transportines o los cinturones de seguridad para perros.

Los transportines que se utilizan para el coche tienen unas pestañas por las que se puede pasar el cinturón de seguridad y anclarlo al vehículo para que permanezca estable durante todo el trayecto. Sobre todo si el animal es grande puede ir en el maletero también, pero sólo si estamos seguros de que por el tipo de vehículo estará fresco y bien ventilado. Nunca podrá ir un transportín en un maletero de un coche de cuatro puertas.

Otra opción son los arneses fijados al cinturón de seguridad. El sistema es muy sencillo: el perro se sienta con el arnés puesto en el asiento trasero y se engancha la correa a un lado al arnés y por otro al cierre del cinturón. Esa correa especial es muy barata y fácil de utilizar.

En los viajes largos es importante parar para que estire las patas, beba agua fresca y pueda hacer sus necesidades.

Nunca jamás hay que dejarle solo dentro del coche en esta época del año mientras nosotros comemos en el área de servicio. Los golpes de calor son rápidos y letales. Buscad lugares con terraza al aire libre o que permitan que entremos con él.

Si se marea o pone muy nervioso tal vez tenga sentido hablar con el veterinario para que le prescriba algún medicamento. Nada de darle medicinas humanas por nuestra cuenta y riesgo.

Y por último, es muy importante llevar siempre su cartilla al día.

Los cachorros de las fotos se llaman Dana, Hobbes y Tiko. Tienen cinco meses, pesan entre seis y ocho kilos y fueron abandonados en la puerta de una nave en Murcia.

Necesitan con urgencia un hogar. Se envían a cualquier provincia con contrato de adopción y seguimiento, vacunados, desparasitados, con cartilla sanitaria y microchip.

Contacto: virjovi@gmail.com

Si hay que viajar mucho en avión, mejor adoptar perros pequeños

Suelo preferir los perros medianos o grandes, antes que los de pequeño tamaño. Me parecen de carácter más equilibrado por una cuestión de lógica y selección natural. Un perro físicamente poderoso era necesario poder manejarlo con seguridad sin usar la fuerza física. Por tanto aquellos que eran agresivos con los seres humanos o incontrolables eran descartados (durante miles de generaciones humanas acababan en la cazuela). En cambio se es más tolerante con un perro pequeño que se puede controlar con poco ejercicio de fuerza y cuyos gruñidos no amedrentan a nadie.

También he defendido siempre que a partir de unos quince kilos un perro es más versátil como compañero. Por ejemplo para niños es preferible un perro al que si abrazan con demasiada intensidad no se duela demasiado o si quieres salir a hacer deporte con él aguante el ritmo.

En última instancia todos tenemos nuestras preferencias personales. Y a mí me gustan los perros más bien grandes.

Pero reconozco que un perro pequeño tiene sus ventajas.

La gente cuando digo eso normalmente piensa en la convivencia con un animal en un piso pequeño. Y no es eso. Un perro pequeño que sea nervioso puede hacerse notar mucho más en un piso que uno grande y tranquilo con complejo de alfombra. Conozco casas con un perro pequeño que parece que tienen cuatro perros en lugar de uno. Y casas en las que hay un perro grande pero no te enteras casi de que existe.

Una de las ventajas es que los perros pequeños tienen una esperanza de vida bastante mayor que los perros grandes. Exceptuando aquellas razas de morro chato que también tienen una esperanza de vida menor, un perro mini puede vivir 20 años. Para hacerse a la idea de la diferencia, un dogo alemán que es el perro más grande (en altura) puede vivir la mitad.

Pero la principal ventaja que le veo a los perros pequeños es si tienes que viajar a menudo con ellos.

Recuerdo hace años a la cantante de ópera Ainhoa Arteta contar en una entrevista en televisión que tenía un perro grande, que le gustaban los perros grandes, pero que cuando murió compró uno mini porque sufría muchísimo en los viajes de avión. Un perro grande debe viajar en bodega. Algo poco agradable. Requiere estar tiempo antes, darle tranquilizantes, meterle en un transportín que indique que hay un animal vivo con flechas que indiquen la posición correcta y cruzar los dedos y sufrir durante todo el viaje por tu animal. Todos los años hay casos de perros muertos, perdidos o dañados en vuelos y aeropuertos.

En cambio si viajas mucho en avión, un perro pequeño puede ir en su transportín contigo en cabina.

Y en los hoteles muchas veces ponen impedimentos para admitir perros grandes pero no si el perro es pequeño. A mí me resulta incomprensible y hasta discriminatorio. Los posibles destrozos dependen de la educación del animal y no de su tamaño. Pero ahí está.

Así que reconozco que si tuviera que viajar con frecuencia optaría por adoptar un perro pequeño.

Uno como Linda, una caniche de 13 años y apenas 4 kilos de peso que se ha quedado sin hogar y a la que urge mucho encontrar una familia.

Está en Murcia y se envía a cualquier provincia con contrato de adopción y seguimiento, vacunada, desparasitada, con cartilla sanitaria y chip.

Contacto: virjovi@protectoraparraga.org

——-

Actualización: Me dicen que Linda ya ha sido adoptada.

Viajar con perro en avión

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) permite que los animales que, junto con su jaula, pesen menos de seis kilos puedan ir como equipaje de mano.

Para los perros más grandes el viaje puede ser algo más traumático: tendrán que viajar en la bodega y deberán ser facturados tres horas antes de la salida. Dado que no podrá beber ni moverse demasiado durante todo el viaje, la mejor manera de despedirse es darle un buen paseo y agua en abundancia. No está de más tampoco un prescribirle un tranquilizante suave.

Algunos consejos:

– Selecciona una jaula resistente en la que el animal pueda levantarse y girar sin problemas.

– Sitúa suficiente material absorbente en el fondo.

– Márcala por todas partes con las palabras ‘animal vivo’ y señale con flechas la posición correcta.

Yo soy más de perros grandes, pero si tuviera que viajar a menudo en avión no dudaría en buscar un perro pequeño para ahorrarle el viaje en bodega, que no está libre de accidentes y desde luego les supone mucho estrés.

Recuerdo una entrevista hace años con la cantante Ainhota Arteta que decía que tenía un perro mini precisamente por eso.

La perrita de la foto es una yorki de doce años. Está en una perrera de Gran Canaria y necesita salir de ahí cuanto antes.

Puede venir a Madrid o Barcelona con padrinos de vuelo

Contacto: lena_cob@hotmail.com 678.74.70.84

Cómo preparar un viaje en automóvil y Barry, un cruce de bóxer

Mucha gente viaja para reunirse con (o alejarse de) su familia en estas fechas. Así que he decidido dejaros algunos consejos para viajar con perro o gato en el coche.

Lo ideal es que se le acostumbre desde el principio a trayectos cortos. Sobre todo en el caso de los perros, pronto identificará el automóvil como un apetecible cambio de rutina o una excursión.

Debes llevarlo siempre bien sujeto, tanto para evitar multas como para que no se dañe en caso de accidente.

Lo mejor es usar un cinturón de seguridad especial para perros fijado a un arnés (es lo que yo uso y el sistemas más seguro en caso de accidente), un transportín o llevarle tras una reja bien asegurada. Pero no debe ir suelto en el interior del vehículo.

Si es de los que se marea o no sabes aún cómo se comporta en coche, no le des comida hasta que haya llegado a su destino.

Si se pone muy nervioso, el veterinario puede recomendar algún sedante suave.

Los gatos deben ir siempre dentro de su transportín. Nunca los deje vagar libremente por el interior del vehículo. Es aún más importante en su caso que en el de un perro.

Y nunca jamás lleves un animal en un maletero cerrado. Tampoco le dejes asomar la cabeza por la ventanilla: las otitis y lesiones oculares son lo menos que le puede pasar.

Barry es un cruce de bóxer de unos cinco años. Tiene buen carácter y esta acostumbrado a convivir con más perros. Lleva bastante tiempo esperando sin éxito que alguien se fije en él.

Este perrito se encuentra en Protectora de Animales de Ceuta, pero se envía a cualquier parte de España.

Contacto: 637 57 33 37 y adoptalo_@hotmail.com