Entradas etiquetadas como ‘caballos’

Motivos de sobra para reflexionar sobre los caballos en terapia en España

Hoy cedo este espacio a Nuria Máximo Bocanegra, Directora de la Cátedra Institucional Animales y Sociedad URJC, que organizó el pasado fin de semana las Jornadas Intervención y Terapia Asistida con caballos: ética y bienestar del animal de intervención, de las que ya os hable la pasada semana y cuyo resumen os muestro al final del texto de Nuria Máximo.

La Cátedra Institucional de Investigación Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos nace en 2016. El bienestar animal y la promoción de la salud con los animales como mediadores (intervenciones asistidas con animales) son objeto de esta cátedra y disciplinas incorporadas en fechas muy recientes al ámbito universitario europeo. La Cátedra es la primera de estas características en la universidad pública española.

Es necesario regular y primar la profesionalidad en el creciente sector de las terapias con animales, donde no es oro todo lo que reluce. Regularlo teniendo en cuenta el bienestar de los animales que participan en estos programas, tanto como la calidad de los mismos.

Nos sobran motivos para reflexionar. No encontrarás ni una referencia a los animales en las distintas acepciones de la palabra inteligencia que nos ofrece la RAE, que sí incluye, sin embargo, ‘inteligencia artificial’. Otro ejemplo del insoportable sesgo antropocéntrico de la lingüística lo podemos encontrar en la palabra lenguaje, a la que el diccionario sí asocia el ‘lenguaje máquina’. Pero ni rastro del rico, diverso y poderoso ‘lenguaje animal’. (Astrid Guillaume, zoosemióloga y profesora de la Universidad París-Sorbona)

Nos sobran motivos para reflexionar. Puestos a dominar, los humanos dominamos hasta el propio concepto de ‘bienestar animal’, que estamos empezando a diseñar —no sin un importante estruendo de marketing— más a nuestra medida que a la suya. Un país europeo —ojalá que pronto sean muchos más— ha considerado necesario proteger también las necesidades emocionales de un ser eminentemente social, como es el caballo. El país es Dinamarca y las medidas que ha puesto en marcha son la prohibición de poseer un solo caballo junto a la obligación de que éstos puedan estar juntos y salir de las cuadras al menos una vez al día. (Coby Bolger, jinete y experta en nutrición equina natural).

Nos sobran motivos para reflexionar. A terapia es frecuente que se destinen caballos mayores, con dolencias y, a veces, con dolor. La terapia en estas condiciones no sólo hace sufrir al animal, tampoco aporta al usuario los efectos beneficiosos de una técnica basada en la cadencia del movimiento (Lucy Rees, zoóloga galesa autora de libros como ‘La mente del caballo’ y ‘La lógica del caballo’).

Nos sobran motivos para reflexionar. No sabemos cuántos caballos se destinan a terapia en España. Lo desconocemos pese a que las intervenciones de corte terapéutico con caballos se dirigen, por este orden, a neurorrehabilitación y discapacidad, educación y psicología y psiquiatría. Impensable en otros ámbitos de la salud humana, ¿no te parece?

Nos sobran motivos para reflexionar, y a mí me falta tiempo y espacio para resumir las interesantes aportaciones de los profesionales que han acudido a la llamada de la Cátedra Institucional Animales y Sociedad de la URJC para empezar a hablar del bienestar del caballo de intervención. Todos a una hemos coincidido, eso sí, en pedir a la Administración que regule —y que lo haga pronto, por favor— un sector en auge, con el fin de evitar el intrusismo y las malas prácticas. Y promocionar el bienestar del animal, ese valiosísimo compañero de trabajo —nunca instrumento— que es el caballo. Por empezar por algún sitio se me ocurre que la Administración podría poner en marcha un registro de centros y actividades.

Nos sobran motivos, ¿o no?

Estrella y Chismito, caballos de terapia. (Fundación MHG)

Termino compartiendo las conclusiones de las jornadas:

Los profesionales que participaron el 19 y 20 de octubre en las Jornadas ‘Intervención y Terapia Asistida con caballos: ética y bienestar del animal de intervención’ organizadas por la Cátedra Institucional de Investigación Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos y la asociación terapéutica Psicoanimal, coincidieron en la necesidad urgente de regular las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA), unas prácticas que afectan a la salud y el bienestar de los pacientes y los animales que participan.

Lo hicieron ante Enrique Alonso, miembro permanente del Consejo de Estado y jurista especializado en derecho administrativo y medioambiental, que intervino en la inauguración de las Jornadas y afirmó que “la intervención asistida con animales está en la agenda europea, y se posiciona como una alternativa para evitar el maltrato y el abandono de caballos mayores”.

“La regulación de la formación y de los centros es inexistente en España e irregular en Europa”, incidió Nuria Máximo, que llamó la atención sobre el hecho de que no existe un registro de entidades y centros en los que se realizan IAA en nuestro país. De hecho, se desconoce el número de caballos —de los más de 312.000 censados en España— que son destinados a este tipo de intervenciones.

“Las explotaciones equinas en la actualidad no tienen obligación de registrarse como establecimiento de apoyo social. Esta situación de vacío legal y de ausencia de intervención administrativa es inimaginable en otros ámbitos que afectan a la salud humana, sin olvidar que el bienestar de los animales que intervienen también está en juego”, valoró la directora de la Cátedra. Máximo abogó por que “la Administración junto a un panel de expertos regule unas intervenciones cuyos ámbitos más frecuentes de actuación son, por este orden, neurorrehabilitación y discapacidad, educación y psicología y psiquiatría”. Como han hecho otros países de nuestro entorno. “Es el caso de Italia donde desde hace cuatro años existe una regulación que garantiza la calidad de las prácticas, la cualificación de los profesionales, la seguridad de los pacientes y el bienestar de los animales”, argumentó la directora de la Cátedra A&S.

Sandra Marín, de la asociación Psicoanimal, defendió una Guía de Buenas Prácticas en IAA de la que, entre otros puntos, destacó “la necesidad de que los profesionales tengan una formación específica”. Marín recordó la falta de ética en el cuidado de algunos caballos de terapia y su posterior abandono o reventa cuando se hacen mayores: “desde Psicoanimal denunciamos estos maltratos por acción u omisión y elegimos una política de bienestar animal, donde los protagonistas de estas terapias son tratados y respetados como compañeros y no como instrumentos”. Las entidades privadas que homologan cursos apenas tienen protocolos sobre el bienestar de los caballos, destaca la representante de Psicoanimal, para quien “el 80% de las malas prácticas son producto de la desinformación”

A la zoóloga galesa Lucy Rees, experta en etología y doma equina natural, correspondió el acercamiento científico al comportamiento del caballo. Rees, autora de libros como ‘La mente del caballo’ y ‘La lógica del caballo’, entre otros, denuncia que “con cierta frecuencia a terapia se destinan caballos con dolor que por tanto se mueven mal y, además de sufrir, no aportan ningún beneficio a la terapia [basada en la cadencia del movimiento]”. Rees está afincada en Extremadura desde hace 18 años, donde desarrolla un estudio con pottokas salvajes, raza de pony vasco en peligro de extinción.

El educador canino y experto en IAA David Ordoñez se centró en la influencia del pensamiento humano en la definición del bienestar animal. Ordóñez es coautor, junto a Rafael Martos-Montes, miembro de la Cátedra, del estudio más completo sobre la situación del sector de las Intervenciones Asistidas con Animales en España. Según el informe, el caballo es el segundo animal más empleado en IAA en nuestro país por detrás del perro, y forma parte de los programas del 25% de las entidades analizadas (encuesta realizada en 2015).

La mirada a la salud de los caballos corrió a cargo de las veterinarias Carlota Álvarez, especialista en medicina veterinaria tradicional china, y Marga Zabala, especialista en terapia manual del caballo, en tanto que Coby Bolger habló de la nutrición equina, en concreto de la dieta natural. Bolger explicó que “existe una conversación a nivel europeo sobre bienestar animal y, como fruto de esta preocupación, nacen normativas como la que en Dinamarca prohíbe a los propietarios tener un sólo caballo y obliga a que éstos puedan verse y salgan al paddock al menos una vez al día”.

De la Fundación MHG, Olivia del Rosario, terapéutica ocupacional, explicó la importancia de que los caballos vivan en un entorno abierto, libres y en manada. Este modelo propicia su bienestar y redunda en la calidad de las intervenciones practicadas con animales equilibrados. Rocío Fernández, experta en IAA en Psicoanimal, expuso casos reales, tanto grupales como individuales.

La conferencia de clausura corrió a cargo de la zoosemióloga Astrid Guillaume, profesora de la Universidad de París-Sorbona, que defiende la importancia de escoger bien las palabras y alerta sobre cómo éstas y los silencios afectan al bienestar de los animales. Guillaume abogó por “la necesidad de integrar la figura del animal en alguna de las acepciones que definen palabras como inteligencia o lenguaje, de las que se encuentra ausente, contrarrestando el sesgo antropocéntrico de la lingüística”.

Los caballos no son motocicletas que revender y desguazar cuando ya no nos sirven

En este blog apenas hablo de otros animales que no sean perros y gatos. ¿Es que el bienestar de los demás no me importa?. En absoluto. Simplemente siempre he creído que quien mucho abarca poco aprieta y opte por especializarme. También estoy convencida de que los perros y gatos, por compartir hogar con nosotros, van a ser punta de lanza de los derechos de otros animales. Ellos abrirán muchas puertas.

Pero sí que he hablado de otros animales en ocasiones, peces, pequeños mamíferos, animales exóticos, toros, cerdos y caballos. Hoy va a ser uno de esos días.

Os voy a confesar que esos últimos me duelen especialmente. Tratados como si fueran motos que revender y mandar al desguace cuando en realidad son seres vivos que sienten y con los que se puede establecer una relación maravillosa.

De los años que montaba conozco bien el tipo de gente que frecuenta los picaderos. Sé que hay muchos que consideran a los caballos poco más que motocicletas. Son animales que pasan de mano en mano, a los que sus dueños usan y tiran. La mayoría de la gente no establece con ellos la relación que tendrían con un perro, pese a que es perfectamente posible. Cuando tienes durante muchos años a tu propio caballo y lo tratas con cariño y respeto, tienes un animal deseoso de complacerte, que desfallecerá de cansancio por ti, que se quedará como una estatua si te sientas entre sus patas a leer, que te seguirá y reconocerá. Son unos animales nobles y entregados a poco que se los trate como merecen.

Los caballos han sufrido especialmente por la crisis económica, que ha convertido a miles de capricho en carne para el matadero. Pero incluso cuando no es así son mantenidos con frecuencia en condiciones poco adecuadas, sin estímulos suficientes, enclaustrados demasiadas horas.

Hace poco me escribieron desde la Asociación Defensa Équidos (ADE) para pedir ayuda visibilizando su labor y sus necesidades. Se trata de una protectora ubicada en Barcelona que lleva más de quince años salvando vidas, sobre todo de caballos pero también de perros, gatos, ovejas, cabras.. En este tiempo han salvado más de 1.800 vidas.
Lee el resto de la entrada »

Guapo ha pasado toda su vida encerrado, ahora necesita padrinos para acabar sus días feliz

imageMuy pocas veces he hablado aquí de animales que no sean perros y gatos, pero algunas ha habido en las que los protagonistas han sido caballos, pequeños roedores, peces, e incluso un cordero. Y al paso que vamos es probable que pronto esté hablando de cerdos vietnamitas (flaco favor les hizo George Clooney a estos animales, que acaban con frecuencia abandonados y en protectoras). Hoy va a ser uno de esos días, hoy os voy a pedir ayuda para el caballo Guapo.

Vía ANAA me llega una petición de ayuda de Madrid Help Horses/Rescate Equino, una asociación con la que ellos colaboran. Guapo es un caballo de 20 años y fue rescatado hace algún tiempo de una hípica en la que lo tenían permanentemente encerrado. Es un animal mayor, con un problema eje le hace cojear un poco y algo miedoso con la gente por todo lo que pasó, pero que está sano, tiene muchos años de vida por delante y necesita padrinos que costeen su traslado a Madrid (400 euros) y los costes de mantenimiento mensuales (120).

Guapo estaba en manos de María, una mujer que lleva muchos años rescatando animales y denunciando maltratos, una mujer que vivía con sus perros, su caballo y sus burros, que sufrió amenazas por su empeño en defender a los animales, que tuvo que mudarse para estar a salvo y a la que la mala suerte en forma de incendio la ha dejado sin hogar. Por eso necesita ahora encontrar un buen lugar para Guapo. Muchos de sus perros van a volver a las protectoras donde fueron adoptados y ella se va a quedar con los mas viejitos y enfermos. Los burros que tenía se los queda otra protectora de Málaga.

Lee el resto de la entrada »

Los caballos no son objetos que usar o tirar. Nunca lo olvidéis. Nunca lo permitáis

a_951365775436Hace unos días os hablaba del animalismo aplicado a la acuariofilia, a los peces que conservamos en casa. Hoy, también me voy a alejar de los habituales protagonistas de este blog (perros y gatos), para hablaros de los caballos. Ya lo hice en una ocasión para contaros cómo la crisis está llevando a miles de estos animales al matadero, algo que me duele en el alma.

No hace mucho tuve la oportunidad de pasar una mañana con David Russ. David es un experto en monta natural, los hay que le llamarían un susurrador de caballos. En realidad la monta natural no es más (ni menos) que la aplicación a la doma de los caballos de los criterios modernos de adiestramiento canino que llevan muchos años siendo el único camino posible y recomendable con los perros.

a_921377072231En la monta natural se trabaja con refuerzos positivos, intentando comprender la etología equina, poniéndose en el lugar del animal, prescindiendo del castigo y el refuerzo negativo, descartando el uso de hierros (bocados y frenos dolorosos, espuelas, fustas…), procurando que el animal no actué obligado sino por su deseo de complacernos. No debe temernos, debe confiar en nosotros, debe haber una relación de cariño y respeto. En la monta natural se prescinde a menudo incluso de silla y bocado por completo y nos relacionamos mucho con el animal con el pie a tierra, no sobre ellos.

Con los caballos ese modo de obrar suena extraño, extravagante. Considerarlos animales que, como ese perro con el que compartimos techo, merecen nuestro amor y a los que tratar con consideración esta desgraciadamente poco extendido. Los caballos están a años luz de los perros, y eso que nuestro trato a los perros aún debería mejorar muchísimo.

a_911377072958Los caballos tienen la desgracia de que podemos montarlos. Eso hace que para mucha gente sea poco más que una moto o una bicicleta que se puede alquilar, revender, dejar olvidada en el garaje o llevar al desguace cuando acaba su vida útil. Esa percepción utilitarista de los animales que también sufren los perros de caza.

Su otra gran mala fortuna es que, salvo pocas y privilegiadas excepciones, no podemos tenerlos en casa con nosotros. Son animales a los que hay que pagar un pupilaje, son caros de mantener. Si las cosas vienen mal dadas, no hay manera de conservarlos.

Es una pena. Con David Russ recordé de nuevo la conexión especial que se puede establecer con un caballo. Cada uno tiene su personalidad diferente, si les damos la oportunidad nos ayudan a conocernos mejor, a ser más pacientes, más empáticos… Gracias a David, después de muchos años alejada del mundo ecuestre, tuve la oportunidad de mirar frente a frente a una yegua, notar que nos entendíamos, percibir su confianza en mí y corresponderle con mi cariño y mi respeto. Fue breve y fue intenso.

a_881360798382No imagináis hasta qué punto se puede conectar con estos animales. Adoro a los perros y a los gatos, pero nunca jamás he tenido una relación con un animal como la que establecí con mi caballo (sí, aunque hace casi veinte años de ello, tuve la suerte de tener un caballo de niña). Entonces no sabía lo que era la monta natural, pero de manera instintiva comencé a montar a pelo, a pasar más tiempo en la cuadra con él, a sentarme a leer entre sus patas, a dar largos paseos disfrutando de la sensación de que pareciera leer mi mente… Algún día volveré a tener un caballo. Y os aseguro que esa aproximación animalista estará siempre presente.

Por último una petición, un grito desesperado desde este blog: los caballos no son objetos que usar o tirar. Nunca lo olvidéis. Nunca lo permitáis. Y si montáis a caballo hacedlo desde la perspectiva de la monta natural, desde el animalismo que no es otra cosa que obrar desde el respeto, responsabilidad y amor por los animales.

* Todos los caballos que aparecen en este post están en adopción, recogidos por Caballo Astur, protectora de equinos. Tras la foto hay más información. Contacto: 625684864 aecaballoastur@gmail.com

 

Hoy no voy a hablar de perros o gatos, sino de los miles de caballos que la crisis está llevando al matadero

No, hoy no os voy a hablar de perros o gatos, hoy un teletipo de EFE me ha congelado la sangre en las venas, me ha dejado doliente y llena de impotencia. Hoy os voy a hablar de caballos.

Empecé a montar a caballo a los 8 años, no había antecedentes en mi familia, pero algo dentro de mí pedía a gritos subirme en uno y mis padres, hartos de verme jugar a cabalgar con las sillas machacando el parqué del comedor, me llevaron a un picadero. Fue amor a primera vista. No dejé de montar hasta los 20 años en picaderos de la zona sur de Madrid y norte de Toledo y en Asturias. Me gustaba la monta natural, la doma clásica y la resistencia ecuestre, he dado clases y conducido excursiones, estuve federada y tuve dos caballos propios, uno murió por un cólico y otro de vejez (los que os muestro en las imágenes). Cuando el segundo murió y coincidiendo con que simultaneaba trabajo y universidad, colgué las botas.

Tengo un caballo tatuado en la muñeca, sueño con caballos, llevo años controlando el mono que me produce ver caballos, ya sea en la televisión o entre las piernas de un policía. Si las circunstancias son favorables volveré a tener otra vez un caballo. No lo he tenido en estos años por que sé muy bien lo que supone pagar un pupilaje en un picadero y una iguala veterinaria todos los meses. Como poco son 300 euros mensuales, como poco… que hay que añadir equipo, gasolina en llegar al picadero y demás imprevistos.

De los años que montaba conozco bien el tipo de gente que frecuenta los picaderos. Sé que hay muchos que consideran a los caballos poco más que motocicletas. Son animales que pasan de mano en mano, a los que sus dueños usan y tiran. La mayoría de la gente no establece con ellos la relación que tendrían con un perro, pese a que es perfectamente posible. Cuando tienes durante muchos años a tu propio caballo y lo tratas con cariño y respeto, tienes un animal deseoso de complacerte, que desfallecerá de cansancio por ti, que se quedará como una estatua si te sientas entre sus patas a leer, que te seguirá y reconocerá. Son unos animales nobles y entregados a poco que se los trate como merecen.

Por todo eso me duele tanto lo que leo y lo que os dejo a continuación:

La crisis económica en España lleva a los mataderos a casi 5.000 equinos cada mes -en su inmensa mayoría caballos-, centros que tienen incluso lista de espera de meses para poder atender a unos 165 animales al día, a lo que se une el problema del elevado índice de abandonos por no poder mantenerlos.

En concreto, el número de equinos sacrificados aumentó un 31,07% en el primer cuatrimestre de 2012 respecto al mismo período de 2011, con 19.793 ejemplares, según los datos oficiales. En 2010 hubo más de 7.000 envíos a matadero y en 2011, unos 48.821.

Entre las regiones con más sacrificios, figuran Comunidad Valenciana (3.427 ejemplares, +41,30 %), Andalucía (3.403, +264,39 %), Cataluña (2.761 sacrificios, +11,15) o Castilla y León (2.595, -3,21 %).

El secretario general de la Asociación Profesional de Salas de Despiece y Empresas Cárnicas, Manuel González, ha asegurado que “no hay mercado” de venta, alquiler o doma (“pupilaje”), por lo que algunos ganaderos no pueden afrontar el alto coste que supone mantenerlos, unos 300 euros al mes de media, según calcula.

La tendencia se inició hace dos años, dice González, quien afirma que se trata de ejemplares jóvenes, “no viejos ni de deshecho”.

Ha recordado que en España apenas se demanda esta carne, por lo que se destina a piensos para mascotas o se exporta a Francia, Italia, Bélgica o Grecia, donde el ama de casa sí pide este alimento, con un precio “intermedio” entre el vacuno y el cerdo.

El presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española, Javier Conde, recuerda que las granjas intensivas son las más afectadas porque la venta “está complicada”, los precios que obtienen son bajos y los costes se han disparado.

Tras ver cómo un propietario extremeño se quedó con tan solo 15 caballos en su explotación de 150 cabezas, “eliminando los demás”, reconoce que pueden desaparecer yeguadas y critica que, por la crisis, las Administraciones no arbitren ayudas para el ganadero.

Desde la organización agraria Asaja-Málaga, el veterinario Carlos Carreira asegura conocer a varios ganaderos que “están mandando todo a sacrificio” y que hay una lista de espera de meses en el matadero del Humilladero, que despieza 70 o 80 caballos al día.

El problema ha surgido sobre todo a partir de 2007-2008 y, más intensamente, a lo largo de 2010 y 2011, añade Carreira.

Ha explicado que no se pagan al propietario más de 150 euros por una yegua -las principales damnificadas-, ejemplares que “en años de bonanza” cotizaban entre 6.000 y hasta 50.000 euros, puesto que muchas son de pura raza y están inscritas en libros genealógicos.

Desde la asociación y albergue CYD Santa María de Alhaurín el Grande (Málaga), Virginia Solera, denuncia que el abandono ha aumentado en un 80% en el último año y medio, lo que provoca también que durante épocas como el verano se produzcan 30 accidentes de tráfico al mes, porque llegan a las cunetas en busca de alimento.

Sin ayudas públicas, y con donaciones mermadas por la crisis, se sienten “desbordados” y asfixiados: “estamos en la ruina”, comenta Solera.

Otros territorios tienen problemas añadidos, como indica el secretario general de UPA-UCA Asturias, Joaquín López.

Muchos dueños de caballos que pastan en montes comunales y que no los han identificado con un microchip antes del 31 de diciembre como marca una norma europea, los envían al matadero o los abandonan, señala.

Sin el chip -que cuesta además unos 24 euros por animal-, los caballos no pueden venderse para consumo humano y, sin aportar ninguna rentabilidad, hay quienes deciden “quitárselo de en medio”.

El 30%  del censo de equinos en semiextensivo de Asturias no cuenta con esta pasaporte electrónico, alerta López.