A ver series A ver series

Cuando la pequeña pantalla se comió a la grande

‘The Good Wife’: lo peor no son las elecciones

good-wife-season-6-(ATENCIÓN, SPOILERS)

«—Alicia. ¿Querrías presentarte a Fiscal del Estado? —dijo Eli.
—¿Qué?
—Te he estado observando los últimos cinco años. Serías perfecta. Necesitamos una mujer y la gente te respeta.
—No soy política, Eli.
—Pero tienes instintos políticos. Y tienes una marca: eres Santa Alicia.»

Con esta premisa inusual arrancaba la sexta temporada de ‘The Good Wife’. Aunque muy criticada en redes sociales debido, sobre todo, a que Alicia dejaba su escenario habitual para postularse a Fiscal del Estado, desde mi punto de vista este no ha sido el fallo fundamental de la temporada, ya que era la consecuencia lógica de su desarrollo como personaje. Sin embargo, una ejecución falta de fuerza y la dispersión de las tramas de los personajes secundarios, así como un oponente en las elecciones que no ha estado a la altura y un jefe de campaña insípido como el pescado sin sal, han configurado una temporada irregular y caótica, que se sitúa a años luz de la tensión dramática de la soberbia quinta temporada.

Como decíamos, la decisión de Alicia de presentarse al cargo podría ser el siguiente paso lógico en su carrera. Si algo ha caracterizado el crecimiento del personaje fue su decisión de abandonar su rol de madre y esposa para demostrar que era capaz de actuar de manera independiente lejos de los hombres que habían dictado su vida. Ya lo hizo montando su propio bufete. El próximo peldaño para ascender y equipararse a su marido (restregándole su éxito por la cara, claro que sí) podría ser ocupar el cargo de fiscal del Estado. Pero se diferenciaría de Peter: llegaría por méritos propios y contribuiría con su experiencia a aumentar la eficiencia de la fiscalía que tanto había criticado.

Alicia es un personaje que, a pesar de su racionalidad y de algunas decisiones pragmáticas, se deja arrastrar por sus sentimientos. Desde el principio sabíamos que, aunque no estaba segura, la proposición de Eli había removido su ambición. Por eso, cuando Castro le dice: «Solo te postulas para sacar a tu socio de un apuro, para impedir que tu cliente, Lemond  Bishop, cumpla condena o porque a tu amante le dispararon en uno de mis juzgados», sabemos que Alisha va a saltar como una leona sobre su presa, dejándose guiar de nuevo por sus tripas.

La mención de Will, lejos de lo que ella pretende a priori (no presentarse, ya que acaba de iniciar su propio bufete), es el verdadero resorte que impulsa su decisión y lo que nos gusta de Alicia: que, pese a su frialdad aparente, puede lanzarse al abismo, equivocándose o no. De esta manera se ve inmersa en un juego que no controla, ajena a la verdadera motivación del maquiavélico Eli: tener una «cara amiga» en la Fiscalía para allanarle el camino a Peter.

Un espejo de la sociedad

En este punto donde comienza a desarrollarse lo mejor y peor de la temporada. Si bien es cierto que la elección de Frank Prady, el comentarista legal de la CBS, como contrincante político no ha sido la decisión más acertada —debido, sobre todo, a lo soso que ha resultado el personaje—, la trama de las elecciones ha sido la más sólida y ha servido como espejo para mostrarnos el juego de la política y los valores que rigen la sociedad estadounidense.

La importancia de la religión (Alicia es atea pero debe presentarse como agnóstica para no herir sensibilidades), la investigación sobre su vida sexual y la de su familia (las fotos con Finn Polmar en el hotel, el affair de su hermano con el actor porno), los hechos fortuitos que pueden verse sobredimensionados de manera sensacionalista (la nota de broma que escribe Alicia amenazando a un profesor con un cuchillo, el azote de la madre de Alicia a un niño); las maniobras para desacreditar al adversario (las fotos que le hacen a Alicia como si la hubieran detenido en estado de embriaguez) o el chantaje proveniente de las personas que aportan fondos para la campaña, han mostrado las múltiples facetas que entran en juego y que pueden determinar la victoria o derrota de los candidatos.

Así lo resumía Prady en una entrevista con Alicia:

«Me disgusta la naturaleza personal de la política. Odio que se realicen campañas como pésimos reality shows. Cómo se exponen las vidas y se trata a los seres humanos como mercancías. Pero la única manera de cambiarlo es participar en el juego».

Alicia comparte esta afirmación. Pero, a pesar de estar casada con Peter, no es del todo consciente de lo que puede suponer (y quemar) profesionalmente verse inmersa en este tablero peligroso, como finalmente sucede con el fraude de los votos electrónicos. Alicia se convierte en el chivo expiatorio para no dañar la elección de un senador que concede mayoría al partido. «Si no renuncia, el partido la destruiría o perjudicaría al Gobernador», le espeta un jefazo del partido, ante la mirada atónita de una Alicia que siente en sus propias carnes la afirmación de Prady.

A pesar de que la caída en desgracia de Alicia puede haber decepcionado a los seguidores por considerarla una «trama engañosa», desde mi punto de vista era necesaria por dos razones:

1) Sacar al personaje de su entorno lógico era arriesgado y dificultaba la creación de tramas donde interviniese el resto de abogados.

2) No hay nada mejor para crear una nueva tensión dramática que ver renacer a la heroína de sus cenizas, a ser posible con un escepticismo renovado y mucha mala leche.

kalinda-sharma

El caos de Cary y Kalinda

Mientras que la trama de Alicia era la más clara y contundente, los demás personajes han ido a la deriva, contribuyendo a esa sensación de confusión expositiva y de idas y venidas sin demasiado interés. Cary Agos enfrascado en una caótica trama, acusado de haber asesorado a los narcotraficantes de Bishop, saliendo y entrando de la cárcel y poniendo morritos tras los barrotes. Una historia tan confusa como poco clara en su dirección, que ha restado interés al personaje. Su relación sin química con una Kalinda venida a menos, y que se ha despedido sin pena ni gloria, tampoco ha contribuido a dotar de color a su personaje.

Lo mismo que ha sucedido con la investigadora principal que, desde la llegada de su marido, fue cayendo en desgracia con historias sin atractivo, saltando de cama en cama con rubias explosivas con las que no tenía piel, y con algunas acciones incoherentes (y bastante cutres) como la del USB en el ordenador de Bishop, que todavía tienen menos sentido si se las compara con la hazaña de manipular los metadatos del email o de asustar al pirata informático. No, Kalinda. Ni esos últimos tequilas con Alisha te han salvado de la quema.

¿Otro bufete?

Tampoco ha jugado a favor de esta temporada la sensación de que todo sucedía a un ritmo vertiginoso e improvisado. En los primeros episodios todavía podíamos ver las obras del nuevo bufete Florrick-Agos y la llegada de Diane como socia para montar la firma legal más grande del país dirigida por mujeres. Al final de la temporada, y tras el descrédito de Alicia (y el desencuentro bastante inverosímil con sus socios), nada de eso se ha llevado a cabo. Sin embargo, otro bufete, que huele a despedida, se intenta poner en marcha, con una escena con aroma a gastado que nos retrotrae a temporadas anteriores.

Por una parte, la alianza Florrick-Canning puede traernos algunos momentos grandiosos, pero el planteamiento de la relación ha sido forzado y traído por los pelos. ¿Nadie en el bufete se dio cuenta de que estaban contratando a la mujer de Canning? ¿Una mente calculadora como la suya va a patalear de forma pueril porque han despedido a su mujer? Hay cosas que no encajan. ‘The Good Wife’, aunque nos pese, adolece de una repetición de fórmula y de desgaste de sus personajes. Aunque el talento de los King para la creación de tramas e historias interesantes es innegable, es positivo que la historia se cierre dejándonos un buen sabor de boca.

Un último apunte

Sabemos que tras la muerte de Will es difícil encontrar un buen reemplazo para que le dé calor a nuestra Alisha, pero, por favor, que tengan un poco más de sangre en las venas que Finn Polmar y John Elfman. No pedimos mucho.

Cecilia García Díaz es autora de ‘Araneida, la fortaleza de los deseos‘, una novela de fantasía oscura y terror

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.