‘The Knick’ o la falta de alma

the-knick-2-750x400Hacía tiempo que no me costaba tanto ver una serie. Que ‘The Knick’ fuera de Steven Soderbergh, al que admiro desde ‘Sexo, mentiras y cintas de vídeo’, era el principal reclamo, al que se unían la interpretación de Clive Owen como un médico cocainómano, y la exquisita ambientación de época del Nueva York de principios de siglo XX. En contra tenía la temática médica y las escenas explícitas de operaciones, ya que la historia narraba los avances quirúrgicos que se produjeron en aquella época, en el seno del hospital The Knickerbocker. Personalmente me gusta la sangre siempre que sea con humor. Disfruto con las películas gore y las de Tarantino, pero las vísceras realistas no son, lo que se dice, mi plato favorito.

Así que puse la primera escena y quedé espantada. Una cesárea sangrienta y terrible (sin muchas posibilidades de salir bien) parecía decir: «Esto es lo que hay. O lo tomas o lo dejas». Y yo, horrorizada, lo dejé durante un tiempo. Sin embargo, las voces insistentes de algunas personas en las que confío me hicieron volver a ella. Ha pasado ya un par de meses desde que la vi, tiempo necesario para saber si la serie ha dejado el suficiente poso para recomendarla. Y lo ha hecho, pero con algunos matices que merece la pena analizar para que no os llevéis a engaño.

Ahondar en los personajes

El principal problema que encuentro en ‘The Knick’ es que se ha centrado en mostrar el contexto social e histórico olvidando lo más importante: otorgar profundidad a sus personajes. Y es una pena, porque el esbozo de cada uno de los caracteres que pueblan esta serie coral es brillante, aunque se queda en eso: meros trazos sin definir. El personaje del doctor John “Thack” Thackery es un antihéroe en toda regla. Un tipo inteligente y solitario que vive para el ejercicio y el estudio de la medicina, y cuya adicción a la cocaína y al opio le dan ese toque “maldito” tan atractivo para la historia (es un doctor House de época). A grandes rasgos se dibuja su pasado, una relación amorosa fallida, pero de manera tan superficial que no logro empatizar con él. O no de la forma que me gustaría para que captase mi atención al cien por cien.

Y lo mismo ocurre con el doctor Algernon Edwards (Andre Holland), un joven médico negro que debe probar lo que vale para superar el racismo imperante y trabajar a las órdenes del cirujano jefe Thackery. O la dulce enfermera Lucy Elkins (Eve Hewson), cuyo rasgo más característico, aparte de su determinación, es que tiene una bicicleta preciosa. El hecho de no ahondar en las motivaciones de los personajes y que la narración se base fundamentalmente en las investigaciones clínicas, dota a la serie de una frialdad que me distancia de ella. Este desapego, sumado a la cruenta visión de las operaciones rodadas sin elipsis, hace de ‘The Knick’ una serie desasosegante, no apta para los estómagos delicados, que casi se ve más con interés documental que como serie de ficción.

La atmósfera y Clive Owen, lo mejor

Sin embargo, aunque adolece de lo principal para convertirse en una gran historia, ‘The Knick’ tiene los suficientes atractivos para ser degustada por el gourmet seriéfilo. La atmósfera que crea la excelente ambientación y una fotografía exquisita (el empleo de la luz es portentoso), que se contrapone a la sensación de padecimiento y enfermedad tan turbadora, logra atraparnos en su red y remontarnos a una época de conflictos y grandes cambios, de desigualdades sociales, donde operaciones que hoy están a la orden del día como una cesárea o la extracción del apéndice eran motivo de muerte segura.

Las subtramas también contribuyen a la creación de esta atmósfera malsana, casi de pesadilla: la situación de los sanatorios mentales con sus procedimientos inhumanos, la precaria situación sanitaria de los negros, la corrupción asociada a la venta de cuerpos para las investigaciones, los abortos y las enfermedades derivadas de la insalubridad, entre otras historias, te hacen reparar en lo que ha cambiado el mundo en un siglo, y están retratadas de una manera soberbia, ofreciéndonos unos planos de gran fuerza estética, con un exquisito gusto por el detalle y la exactitud histórica, y una belleza en escenarios exteriores (qué maravilla esa Nueva York de calles sin asfaltar recorridas por calesas) e interiores que decididamente hacen de esta serie un producto especial al que, por lo menos, es recomendable dar una oportunidad.

Y después está la actuación de Clive Owen, reconocida con una nominación en los Globos de Oro 2015, que consigue dar una inusitada elegancia a su personaje, gracias a su atractivo físico de galán clásico y su capacidad para transmitirnos sus demonios internos. La renovación de ‘The Knick’ para una segunda temporada, que podrá verse a partir del próximo otoño, no es una de las noticias que más me interesen, pero espero sinceramente que la serie evolucione y profundice en los personajes, porque, si lo hace, tiene mucho que ofrecer.

Nota en Mis Puntuaciones

Ficha técnica
Título original: The Knick
Dirigida por: Steven Soderbergh
Escrita por: Jack Amiel, Michael Begler, Steven Katz
Género: Drama médico
Cadena: Cinemax
Año de creación: 2014
Temporadas: 1 (renovada para una segunda)
Official Website

Cecilia García Díaz es autora de la novela de dark fantasy y terror ‘Araneida, la fortaleza de los deseos

21 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Sofía

    Totalmente de acuerdo contigo. Ya sabes que la serie me encanta, y sobre esa falta de profundidad de los personajes, me da la sensación de que nos los están presentando con el mismo ritmo pausado que la serie. Habrá que darle un margen para ver si se subsana en la segunda temporada.

    27 enero 2015 | 15:40

  2. A lo mejor tienes razón y, poco a poco, vamos entrando en el mundo de cada uno de los personajes, pero tendrán que hacerlo deprisa (y con garra) si no quieren espantar a la audiencia. Un beso!

    28 enero 2015 | 12:07

  3. Dice ser yasiel

    A mi la serie me encanto y otra de las cosas a destacar que no mencionas es la hipnotica banda sonora compuesta para la serie por el excelente Cliff Martinez. Ademas la direccion de Steven Soderbergh, que firma los 10 capitulos, es sobresaliente, con un estilo unico y diferente del habitual al que estamos acostumbrados en TV

    28 enero 2015 | 19:25

  4. Dice ser Ignacio Macho

    Pues mira, justo estoy empezando estos días con ella. Tras dos episodios empezaba a sospechar lo que describes en el post: en la serie todo es portentoso menos el desarrollo de personajes. Sin embargo, he re reconocer que me tiene bastante atrapado: su frialdad me parece valiente, y su capacidad de crear ambientes y transportarte a la época es sobresaliente. Como lo es el hecho de contar, como se comenta más arriba, con Cliff Martínez en su score. Pero sí, da la sensación de que quizá Soderbergh & Company están más interesados en la anatomía de la serie que en su alma…
    Por otro lado, Soderbergh como director tiene cierta tendencia a distanciarse un poco de los personajes. Y esa distancia en muchas ocasiones puede contagiarse al espectador. Quizá por eso me gustan la mayoría de pelis de Soderbergh, pero ninguna me ha emocionado especialmente.

    29 enero 2015 | 10:56

  5. Hola Yasiel, sí es cierto que es un dato que hay que destacar. Me gusta el trabajo de Cliff Martínez, pero en este caso no me acaba de encajar la banda sonora con la temática y estética de la serie… Quizás pretendía desasosegar, pero a mí incluso me ha molestado. En lo que sí coincido es en la dirección, que es estupenda. Pero, a estas alturas, pido un poco más de profundidad a las historias. La forma siempre debe ir acompañada de fondo. Gracias por tu comentario y un saludo.

    29 enero 2015 | 12:42

  6. Hola Ignacio,
    si esa es la impresión que tienes, creo que la mantendrás hasta el final. A mí me pasa un poco lo mismo: la atmósfera me atrapa, la recomiendo y la he visto hasta el final, pero me ha quedado al acabar una sensación un poco fría, como si sólo hubieras podido ver la superficie de una gran historia.
    A Soderbergh lo he visto en The Knick más distanciado de sus personajes que en otras historias. Por ejemplo, en Sexo, mentiras o cintas de vídeo sí que penetra más en la psique de los protagonistas, pero es cierto que tiene una mirada poco “cálida”, digamos. Aún así, creo que vale la pena verla hasta el final, y sigo pensando que es uno de los proyectos más interesantes del 2014. Pese a sus defectos, no deja indiferente. Un abrazo y gracias por trasladar el comment de FB al blog 🙂

    02 febrero 2015 | 07:30

  7. Dice ser Stro

    A mi me ha gustado, la prueba es que me apetecía ver un capítulo más (la he visto en dos sentadas), aunque no estaba tan enganchado como el John W. Thackery a la cocaína, jeje 😉
    Me ha gustado más la primera parte, más enfocada a los avances en las técnicas quirúrgicas. La ambientación es muy buena, genera una atmósfera muy creíble y además me encanta esa época histórica.
    Es inevitable ver a Clive Owen como a un Dr. House de principios del XX, altivo, brillante, sarcástico, agresivo, solitario, a veces oscuro e incluso igualmente enganchado a una droga.
    Quizás en lo de lo planos que son los personajes tengáis razón, especialmente la enfermera, siempre tan contenida, que apenas demuestra alguna emoción, aunque supongo que es algo que iba en el carácter de esa época y quizás es lo que le han dicho a la actriz que debía transmitir. Me ha gustado mucho la relación entre el camillero y la monja; ellos sí que tienen aristas y personalidades complejas.
    En fin, una buena serie, bastante recomendable, veremos cómo evoluciona en la segunda temporada.

    02 febrero 2015 | 20:43

  8. Hola Stro. Tienes razón en la relación entre el camillero y la monja. Quizás esta pareja sea de lo mejorcito de la serie en cuanto a personajes. A mí la atmósfera y ese empleo deslumbrante de la luz me resultaron brillantes. Tanto es así que han podido paliar esa “falta de alma” de la que hablaba y conseguir que la terminase de ver, pese a la sangreeeeee. Aunque no es una de las series que más me interesan seguir, tengo curiosidad por ver si la segunda sigue por la misma senda o nos muestra un poco más de los personajes. Un saludo y gracias por el comment.

    04 febrero 2015 | 10:42

  9. Dice ser Efibi

    A mí me encantó esta primera temporada. Además que al descubrirla en el Festival creo que la cogí con más cariño.

    Tienes razón en que no profundiza en los personajes lo suficiente (o al menos al ritmo al que estamos acostumbrados) pero creo que es una serie pensada para unas cuantas temporadas y quizás entre en la atmósfera que han querido crear.

    A ver si consigo explicarme… (en mi cabeza está muy claro, jeje). A pesar de que transcurre apenas un siglo atrás es todo sumamente misterioso, brutal e hipnotizador y creo que con los personajes han querido hacer igual, que entremos en ese mundo y con algunas pistas vayamos construyéndolos.

    No sé, es mi opinión. En otoño saldremos de dudas y veremos por dónde van los tiros.
    ¡Saludos!

    06 febrero 2015 | 21:52

  10. Hola Efibi, si algo creo que The Knick ha hecho realmente bien es la creación de esa atmósfera tan “misteriosa” que señalas (yo la tildaría mejor de malsana), y puede ser que la serie está pensada para ir descubriendo poco a poco a los personajes. Creo que en la S02 vamos a darnos cuenta de si esto es así y entramos definitivamente en su mundo, o de tanta frialdad se nos quitan definitivamente las ganas de verla. Veremos! Gracias por comentar y un abrazo 🙂

    09 febrero 2015 | 11:32

  11. Dice ser Ignacio Macho

    Oye, pues a falta de un par de capítulos para acabarla: podría estar viéndola hasta el día del juicio. Pero estoy contigo en que la mayoría de los personajes, si lo piensas bien, no dejan de ser meros clichés defendidos cojonudamente por muy buenos actores. Aun así…han conseguido crear un mundo a medio camino entre lo brutalmente real y lo onírico que tiene un mérito evidente. Y una cosa que me resulta muy curiosa: incluso en series tan cuidadas como “Boardwalk Empire” tengo la sensación de que estoy viendo un decorado (cojonudamente hecho en el caso de Boardwalk). En el caso de “The Knick” TODO parece de verdad. No huelo FX por ningún lado. Sea mérito de la fotografía o de los tipos de plano planteados por Soderbergh…me parece un logro gigantesco. En fin…pues como ya estoy terminando esta, voy a darle a “Peaky Blinders”, que le he pillado el gustillo a los principios del siglo XX…

    09 febrero 2015 | 16:25

  12. Completamente de acuerdo. La ambientación es excelente en The Knick. A mí me pasaba igual con Boardwalk Empire. Los decorados se notaban mucho más. Esta es perfecta en ese sentido. No huele a FX por ninguna parte. Personalmente no me gustó mucho Peaky Blinders. Es una serie que está muy bien hecha, pero el guión me pareció bastante aburrido. De hecho la dejé en el segundo o tercer episodio, no recuerdo bien. A ver si tenemos suerte y The Knick profundiza un poco más en los personajes para llegar a ser una serie de diez. Un abrazo y gracias por pasarte y comentar 🙂

    14 febrero 2015 | 13:25

  13. Dice ser ingrid

    en mi humilde opinión su punto fuerte es que no profundiza, precisamente, en los personajes. Estoy cansada de series que solo te cuentan la historia de su vida, su infancia, su drama…eso me hace perder capítulos y capítulos (a mi parecer de relleno) de historias de personajes y sus vidas que realmente ni me importan lo más mínimo. En esta seria lo importante es el ambiente, la cirugía, etc y de todas maneras creo que cuanto menos se cuenta de un personaje directamente más se sabe de él pues más te lo tienes que imaginar. Para mi es una serie 10, tiene todo lo que me gusta, principalmente por la sangre, las vísceras y el tono opresivo de su color y sus planos, ME CHIFLA! Ojo, que soy una simple espectadora 😉

    23 abril 2015 | 08:31

  14. Hola Ingrid, perdona el retraso en contestar. Lo siento pero no creo que “cuanto menos se cuente de un personaje más se sepa de él”. Es verdad que se puede mostrar mucho del carácter de un personaje viendo cómo actúa, sin decirlo directamente o a través de diálogo, pero esta es otra forma que tienen los guionistas de reflejar su psique. Si en una serie solo nos remitimos a los hechos, digamos documentales, como es el caso de The Knick, la serie pierde la emoción, que siempre surge de la profundización en el alma humana. Si no tenemos esto, la serie puede verse reducida a una especie de documental. Un saludo y gracias por comentar.

    08 mayo 2015 | 07:59

  15. Dice ser Fabricio

    Discrepo con quienes afirman que no se profundiza en los personajes, aunque cabe aclarar qué se entiende por “profundizar”. En mi caso interpreto que se refiere a la exposición de un carácter heterogéneo, donde conviven virtudes y miserias que se combinan para formar una personalidad interesante por lo ambigua o engañosa. En este sentido, los personajes de “The Knick” han mostrado una profundidad de carácter pocas veces lograda en tan poco tiempo, y sin que se precise ahondar en las historias personales. No comparto la necesidad de un retrato explícito por el siguiente motivo: explicar demasiado nos arrebata a los espectadores la capacidad de construir nuestra propia imagen del personaje. En otras palabras, nos quita el placer de desentrañar los vericuetos cada personalidad, nos entrega un enigma ya resuelto y nos empuja al lugar de un espectador pasivo; lugar éste que yo personalmente encuentro muy poco atractivo. Las series (y películas y libros) que ofrecen una explicación demasiado pormenorizada (o una “profundización en el alma humana”) generalmente pierden rápidamente el interés de los televidentes, justamente porque más allá de ella no hay nada más que descubrir.

    12 mayo 2015 | 02:34

  16. Hola Fabrizio, a ver: ni una cosa ni otra. No hay que ser demasiado explícito y evidente, pero sí mostrar un poco más de ellos, de su pasado. Mira, como ejemplo de lo que quiero decir está Mad Men, que transmite mucho sobre los personajes de una forma muy sutil. Algo que, desde mi punto de vista, The Knick no consigue. Aún así, es una serie interesante y espero que se desarrollen mejor las historias de los personajes en la segunda temporada. Estaremos al tanto. Muchas gracias por comentar 🙂

    20 mayo 2015 | 15:53

  17. Dice ser Proyecto Mayhem

    Discrepo en varias cosas de tu artículo. La más importante es que la “planicie” de la que acusas a los personajes es tan solo en apariencia, porque tienen una complejidad made in Soderberg. Eso es incuestionable. Omitir mencionar la sublime BSO es un crimen. Y “Peaky Blinders” para mí ha sido una gozada. Aunque te tienen que molar las pelis estilo “El Padrino”. Sino, también es un crimen perdérsela

    19 junio 2015 | 22:20

  18. Hola Proyecto Mayhem. Un par de cosas. Cuando alguien dice “esto es incuestionable” cierra cualquier vía de diálogo. Al revés que tú, creo que todo es cuestionable y debatiendo se puede llegar a comprender cualquier asunto con mayor profundidad. También acusar de “crimen” no mencionar la BSO. ¿Really? Por cierto, que El Padrino es una de mis películas preferidas y Peaky Blinders me aburrió mucho. Como siempre digo, mis opiniones son mías y completamente subjetivas, pero lo que sí intento es argumentarlas. Y, claro, también me puedo equivocar. Te aconsejaría que lo pusieras en práctica. Un saludo.

    22 junio 2015 | 07:50

  19. Dice ser Thai

    Si bien es cierto que hay bastante sangre de por medio, en esta caso esas escenas las encuentro bien justificadas: ¿como explicar una muerte por hemorragia aguda en una cesárea (problema al parecer común en esa época) si no se muestra esa cantidad exagerada de sangre?… y ¡¡¡¿hacer las cirugías sin guantes?!!!!, es impensado ahora, pero así se hacía a inicios del siglo 20; si quiero realismo, ahí está, yo al menos no me quejo, no hay nada peor una serie dramática con escenas tan falsas que se sienten casi como un insulto a la inteligencia. A mi me atrapó desde la primera escena y espero con ansias la segunda temporada.

    29 septiembre 2015 | 17:27

  20. Dice ser Thai

    Sabes que te encuentro toda la razón, cada personaje a ido mostrando como realmente es pero al mismo tiempo dejando que cada uno de nosotros se forme su propia imagen de los personajes, si son confiables, si son seres oscuros sin sentimientos, si se dejan llevar por el que dirán, etc, me gustan las series que permiten pensar y no que te dejan todo en bandeja, esta serie lo logró, como pocas.
    Saludos.

    29 septiembre 2015 | 17:32

  21. Hola Thai, es cierto lo que comentas. Además, supongo que una serie como esta, cercana casi al género documental, no podía obviar el tema de la sangre para explicar el desarrollo de la cirugía. Supongo que es parte de la gracia de la serie aunque a mí se me atragante, ¿no? De todas formas, este tema para mí es anecdótico. Lo que realmente espero en la S02 de The Knick es que profundicen en los personajes. Si lo hacen tendremos una serie realmente sobresaliente. Un saludo y gracias por comentar 🙂

    02 octubre 2015 | 16:10

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.