El desequilibrio de ‘The Affair’

THE AFFAIRDesde diciembre tenía pendiente escribir sobre ‘The Affair’, flamante ganadora en las categorías de mejor serie y mejor actriz dramática para Ruth Wilson en los Globos de Oro 2015. Antes de la concesión del premio la había incluido entre las mejores series del año, aunque con una particularidad que, quizás, la hubiera hecho descender puestos en el ranking: no había visto el final. Mea culpa por apresurarme, porque es al final donde esta serie, que me hipnotizó durante su primer tramo, desvirtúa su desarrollo al no rematar con inteligencia la estructura erigida en torno a los distintos puntos de vista de los protagonistas.

Los finales son importantes. Una historia creada para un público exigente, como sin duda lo es ‘The Affair’, acostumbrado a degustar ficciones de calidad, no debería echar por tierra el trabajo tan duramente forjado episodio a episodio con un final convencional o una catarsis inverosímil. Decía Umbral que los artículos son como los chorizos: deben estar bien atados al principio y al final y, en medio, puede haber casi cualquier cosa. Sin caer en la exageración, pienso que esta idea es asimilable a una serie de televisión o cualquier historia que se prolongue en el tiempo. El espectador (o lector) suele recordar el arranque, los suceso relevantes del desarrollo, pero es el final el que culmina la narración y el que nos deja (o no) buen sabor de boca y con la sensación de que la historia ha cumplido su objetivo.

El caso de ‘The Affair’ es interesante desde un punto de vista narrativo. Los espectadores que hemos visto la mayoría de series de la tercera edad dorada de la televisión no nos sorprendemos con facilidad: flashbacks, flashforwards, giros insólitos, muertes imprevistas… Se puede decir que nos hemos convertido en gourmets televisivos. Así que el hecho de que una historia nos mantenga hipnotizados frente a la pantalla gracias a sus recursos narrativos no sólo denota su inteligencia sino su capacidad de innovar un discurso cada vez mas sofisticado. ‘The Affair’ lo consiguió construyendo una historia donde lo interesante, más que lo que contaba, era cómo lo contaba. (Atención, SPOILERS)

Una realidad subjetiva

Cada episodio, dividido en dos partes diferenciadas, mostraba los mismos hechos desde las distintas ópticas de los protagonistas. El affair entre Noah (Dominic West), un hombre casado y frustrado, aspirante a escritor, y Alison (Ruth Wilson), una mujer sumida en la pena por la pérdida de su hijo era lo de menos. La miel de la historia era como el espectador, a modo de pasajero mental, podía sumergirse en cabeza de cada de uno de ellos y contemplar la realidad a su manera, con pequeñas incoherencias (un vestido o peinado diferente, una conversación que sucede de una manera u otra), mostrando cómo, en la vida, cada cual interpreta los hechos desde su filtro subjetivo.

Al presentarse la historia como un thriller, con un asesinato que investiga la policía y del que no sabemos nada hasta bastante avanzada la narración, el espectador se ve impelido a buscar evidencias, pistas ocultas que le ayuden a desvelar qué está ocurriendo. ¿Quién miente? ¿Quién de ellos es el asesino? Si a esto le sumamos el libro que Noah está escribiendo podemos ir un paso más allá y preguntarnos: ¿acaso lo que vemos es la realidad novelada por la imaginación del escritor? Todas estas preguntas, que crean suspense y misterio, ayudan a construir una primera tanda de episodios muy eficaces y sugerentes, con una asfixiante atmósfera de sexo y culpa.

Episode 101

El abandono del guionista

Sin embargo, a medida que avanza la trama, y la premisa inicial del affair se deshincha (que coincide con la vuelta de Noah a Nueva York y el descubrimiento de los problemas económicos de la familia del marido de Alison), la historia se sale del cauce que tan eficazmente había construido, y descarrila en subtramas que no tienen la fuerza de la historia central. Al separarse físicamente los protagonistas, el punto fuerte de la serie también se evapora, y los puntos de vista no confluyen con la perfección de antes. De hecho, esto se explica bastante bien por el abandono de Hagai Levi (creador de la serie junto a Sarah Treem, y autor de ‘BeTipul’, la serie israelí en la que se basó ‘In Treatment’, de la que fue productor), debido a que la serie se dirigía por un camino que él no había previsto.

Comienza entonces la recta final de la historia: Noah intentando volver con su mujer para, en un segundo, desbaratar todos sus planes y dejar en la estacada a su familia (algo bastante improbable, por otro lado). Alison descubriendo las deudas del rancho, el embarazo de la hija de Noah y su desquiciado viaje a Montauk en busca de Cole… Y la culminación del episodio final, con una escena convencional y anticlimática que echa por tierra las finas pinceladas de los primeros episodios (¿qué demonios fue eso de la pistola?, ¿estamos viendo un culebrón?).

Debido a la recta final fallida, el espectador siente que todas las pistas, el suspense, la originalidad del planteamiento, no han servido más que para culminar en un final inverosímil, que desaprovecha las bazas de la partida. Y eso sin mencionar el descalabro de misterio policial, convertido una historia confusa e insulsa sobre la que preguntaremos en Twitter cuando comience la segunda temporada. Asimismo, terminada la historia del adulterio se presentan grandes dudas argumentales en torno a la segunda temporada (¿se llama ‘The Affair’ sin affair?), y cierta desidia a la hora de verla, al menos para mí.

Nota en Mis Puntuaciones

Ficha técnica

Título original: The Affair
Creada por: Sarah Treem, Hagai Levi
Género: Drama
Cadena: Showtime
Año de creación: 2014
Temporadas: 1 (renovada para una segunda)
Official Website
Cecilia García Díaz es autora de la novela de dark fantasy y terror  ‘Araneida, la fortaleza de los deseos

19 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Lledó Horne

    Cecilia! Gran review… No me lo había planteado de la manera que lo escribes pero es muy interesante todo lo que dices… A mi me gustó mucho (Dominic West única y exclusivamente) y creo que es el principal motivo de verla… Así que soy poco imparcial, aunque tengo que decir que el final aunque me gustó mucho, me desinflé un poco, me esperaba un final WTF… Ya veremos como continúa, porque la seguiré viendo…
    Hago una mención especial a que no es original el argumento ya que hay un episodio de Coupling, un Friends a la inglesa, pero bebiendo pintas en vez de café, que ocurre exactamente lo mismo… Cada uno recuerda como se conocieron una noche de borrachera y la verdad es que es muy divertido… 😀
    Sigue así! #TeamGardocky

    20 enero 2015 | 12:17

  2. Dice ser Raimundo Rubio

    La serie es “morbo” puro, dos puntos de vista y sin descubrir la trama policial. No me interesan los “spoilers” de twiter. Yo me dejo llevar.Como que “terminada la historia del adulterio”?, esta volverá es la esencia de la serie. Es la historia que todos hemos querido tener o soñar. Al menos desde el punto de vista masculino, es un culebrón intelectual, funciona la mente.Imprescindible, engancha que no veas.

    20 enero 2015 | 15:00

  3. Dice ser panfilo

    la vere en un momento, pero solo por el respeto al gran Mcnulty, porque no es mi tipo serie

    20 enero 2015 | 17:22

  4. Dice ser Efibi

    Muy buena review aunque no comparta tu opinión.
    Para mí el camino es tanto o más importante que la meta.
    Es verdad que el misterio se ha ido desinflando poco a poco, pero es lo normal a medida que vas avanzando en la historia.
    Al estar contada de esta manera pasas de que todo sea “pero esto qué es?!?” a “hummm, interesante” Al principio todo pasión, locura y desenfreno y poco a poco ha ido profundizando en los protagonistas a través de no sólo sus vivencias sino su entorno.
    Seguirá siendo The Affair porque sin el affair de Allison y Noah no hubiese habido crimen (o eso espero!)
    Por último decir que tengo una debilidad especial tanto por Dominic como por Ruth.
    ¡Besos y abrazos, querida!

    20 enero 2015 | 22:39

  5. Hola! Si es que te pierdes con Dominic, you know… jejeje. Pero sí, el final nos lo esperábamos un `poco más WTF, que nos dejara más sorprendidos y emocionados. Ya veremos cómo encaran la segunda temporada. Pues no sabía lo de Coupling, pero el caso más reconocido sobre los puntos de vista es Rashomon, la gran película de Kurosawa, la historia de un crimen vista desde distintas perspectivas.
    Ahhhh, qué ganas tengo de ver el final de The Shield… ¡Ya os seguiré contando! Un beso!

    21 enero 2015 | 09:10

  6. Lo de “culebrón intelectual” es una definición perfecta, jejeje. Y no digo que no enganche. Me mantuvo hipnotizada (como digo en la entrada) durante la primera mitad de la serie… La dinámica entre ellos y el “affair” es buenísimo, pero luego se desinfla. Y digo terminada la historia de la aventura ¡porque las parejas respectivas ya lo saben! Ahí termina el espectáculo, my friend. Un abrazo!

    21 enero 2015 | 09:13

  7. Hola Panfilo. McNulty está estupendo (¿sabes que voy a volver a ver The Wire y hacer reviews de cada temporada?), y también Ruth Wilson. La química entre ellos es excelente, aunque los labios operados de ella a veces le roban el protagonismo… 😉 Merece la pena verla, de verdad, aunque el final desencante.

    21 enero 2015 | 09:15

  8. Hola Efibi! De verdad que no creo que la historia deba desinflarse según avanza! Para nada. En las grandes series esto no ocurre. Acaso al revés. Según va avanzando la trama cada vez hay más tensión hasta la explosión final del último o penúltimo episodio.
    Y en lo del affair… ¡Ya veremos por dónde salen! De verdad que tengo curiosidad por ver cómo resuelven el berenjenal en el que se han metido.
    Respecto a lo de Ruth Wilson y Dominic West a mí también me han gustado mucho, aunque a veces los morritos de ella me hicieran perder la concentración. Un beso y gracias por el comment!!

    21 enero 2015 | 09:20

  9. Dice ser Lledó Horne

    Yo tampoco la conocía… Ahora en mis domingos cinéfilos la descargaré y te cuento!! 🙂

    21 enero 2015 | 09:41

  10. Dice ser panfilo

    Esperare ansiosamente esos posts sobre the wire

    22 enero 2015 | 01:43

  11. Gracias! Tengo ganas de revisarla y escribir sobre ella en profundidad 🙂

    22 enero 2015 | 19:06

  12. Dice ser Stro

    Cecilia, estoy absolutamente de acuerdo contigo. La primera mitad de la serie es muy interesante, sobre todo por el asunto de los diferentes puntos de vista de los protagonistas. Pero después se desinfla y da la impresión de que, viendo que la serie tenía mucha audiencia, quieren exprimir la gallina hasta el punto de alargar innecesariamente lo que parecía que iba destinado a finalizar en una sola temporada, (al estilo Fargo o True Detective). Lo que parece un guion cerrado y coherente lo abren sin saber a donde ir e improvisando, se les va de las manos y convierten la serie en un culebrón que chirría con incoherencias por todos lados. Una pena.

    01 febrero 2015 | 02:12

  13. Hola Stro. Así es. Yo también comparto esa sensación de “pena” porque la serie, en su primera mitad, me estaba resultando apasionante. La veía completamente hipnotizada. Pero no se puede pasar por alto el descalabro final, que parece otra serie distinta… En realidad lo es, al irse de la serie Hagai Levi. Nada que ver.
    No espero con muchas ganas la S02, pero me pica la curiosidad ver para dónde van a tirar. Un saludo y gracias por pasarte y comentar 🙂

    02 febrero 2015 | 07:45

  14. Dice ser Stro

    Ah, una cosita, aunque he leído por ahí que no te gusta Friends y quizás no te interese, pero me ha parecido descubrir un pequeño guiño a aquella serie, aunque está cogidito con alfileres y seguramente sea una casualidad o paranoia mía, 😀
    The affair se desarrolla en Montauk, un pequeño pueblo en el extremo de Long Island, donde también se desarrollan los episodios 3×25 y 4×01 de Friends.
    Resulta curioso que en The Affair los encuentros furtivos entre los amantes se desarrollan en casa de una tal Phoebe, amiga de Alison y a quien le ha dejado las llaves de su casa porque es cantante y anda de gira… y en Friends Phoebe también es cantante (aunque eso puede ser discutible, jeje).
    Además en Friends el motivo de Phoebe de ir a Montauk es buscar información sobre su desconocido padre preguntando a otra Phoebe, antigua hippie y amiga de su madre, y que termina confesándole que ella es su verdadera madre. Parece que en Montauk Phoebe debe ser un nombre muy común 😉
    Y para terminar comentar que en la playa de Montauk a Chadler le pica una medusa y Mónica tiene que ayudarle a mitigar el dolor de una manera bastante curiosa y humillante para ambos, jeje

    02 febrero 2015 | 21:08

  15. Hola Stro! Yo ni idea de Friends. He visto bastantes episodios sueltos, pero su humor blanco nunca me entusiasmó. Aún así, son apreciaciones que a los lectores del blog les puede resultar, al menos, curiosas. Habría que preguntárselo a los creadores. Es una pregunta que les haría sonreír. Gracias por compartir tus impresiones conmigo 🙂

    04 febrero 2015 | 10:37

  16. Dice ser Tito

    Se nota que sabes de lo que hablas cuando le das en tu lista un 3 a Sexo en Nueva York y un 2 por ejemplo a Seinfeld, Galáctica o a Hermanos de Sangre.

    Como para fiarse de tu criterio..

    05 marzo 2015 | 15:19

  17. Tito, me encanta discutir de forma constructiva, pero si insultas de buenas a primeras no te voy a contestar.

    10 marzo 2015 | 10:42

  18. Dice ser Rafaela

    Tito no ha insultado a nadie. Lo que sí ha hecho es un comentario poco halagador para ti sobre la percepción que él tiene de tu criterio. Si te hubiera echado florecillas, todo hubiera sido un camino de rosas, ¿verdad? Pues los blogs en los que el autor o autora son de piel demasiado fina, acaban apestando muy pronto como el pescado podrido. ¡A ver si maduramos, Cecilia!

    10 agosto 2015 | 20:45

  19. Hola Rafaela, no se trata de comentarios poco halagadores sino de formas. Hay gente que me escribe con mucha educación refutando mis ideas y me parece de lo más constructivo. Siempre intento responderles con la misma educación con la que me gusta que me traten a mí. Este comentario era agresivo y seco y de ahí la respuesta. Por cierto, que ya comento en Mis Puntuaciones que son “Una visión personal (e inexacta) en continuo cambio”. No pretendo que todo el mundo esté de acuerdo con mi criterio, eso sería absurdo. Pero sí es cierto que a la gente que les gustan series parecidas a las que me gustan a mí les sirve de guía aunque no siempre coincidan con mis gustos personales. Un saludo

    14 agosto 2015 | 14:40

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.