Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘españoles’

Con la educación no se pacta

Por Alba Francés

Celebración de Selectividad en la UPO (EUROPA PRESS).

Celebración de Selectividad en la UPO (EUROPA PRESS).

Querido lector, padre, madre o estudiante. Querido ministro de Educación, miembros directivos y querida cualquier persona española que sienta una mínima curiosidad por el futuro de su juventud. Desde hace varios meses comenzaron a bombardear las mentes españolas con un cambio de legislatura, y con ello, un cambio en la ley educativa. Mientras unos continúan defendiendo la impecable LOE, otros alardean verdaderas maravillas sobre la nueva y esperada LOMCE, cuyos resultados catapultarían a España como una de las mejores educaciones europeas. Y, sin ánimo de ofensa  y en nombre de la mayoría de los estudiantes españoles, deberían plantearse que a falta de apenas siete meses para enfrentarnos ante una de las pruebas más decisivas de nuestra vida académica, no sabemos nada. Ni cómo, ni dónde, ni porqué.

Independientemente de cualquier cambio político vivimos en una montaña rusa educativa gobernada por la desinformación, porque ni siquiera sabemos qué contenidos debemos dar (ni volumen ni temario); tampoco sabemos con certeza a qué prueba nos vamos a enfrentar ni qué validez pudiera tener esta, ni siquiera qué asignaturas deberíamos preparar para superar con éxito la prueba “gemela” a la antigua selectividad.

Y, desde el punto de vista de una adolescente de diecisiete años cuyo futuro está totalmente en el aire y a la que el cambio legislativo (por decirlo de alguna manera, pues llevamos casi un par de años en época de cambio)  le ha pillado justo en la mitad de Bachillerato, millones de preguntas sin respuesta le surgen cada mañana y al oír la frase: “todavía no sabemos nada”. Pero ahora, ya adentrado octubre y el primer trimestre, me pregunto ¿cuándo obtendremos respuestas y cuándo sabremos algo sobre nuestro futuro?, pues creo que es un derecho primordial abandonar esta montaña rusa educativa porque con la educación no se pacta.

El efecto Mireia

Por Miguel Ángel Loma

Del aparente desastre olímpico que por ahora significa nuestra participación en los Juegos de Río de Janeiro, sólo nos están salvando unos cuantos y, sobre todo, cuantas. Entre estas sobresale la brillante actuación de la ejemplar nadadora Mireia Belmonte y su medalla de oro en 200 metros mariposa.

Mireia Belmonte gana la medalla de oro en los 200 mariposa (GTRESONLINE).

Mireia Belmonte gana la medalla de oro en los 200 mariposa (GTRESONLINE).

Ejemplar también porque ha dejado gestos que van más allá del oro. Como fuera que, nada más bajar del podio tras escuchar emocionada el himno, saltándose literalmente el protocolo y las mil prohibiciones de rigor, subiera a las gradas buscando a su padre y, tras abrazarle, recogiera de este una bandera de España que mostró durante todo su recorrido triunfal alrededor de la piscina.

Ahora que vivimos un momento difícil de nuestra historia, cuando una parte de españoles pretende separarse del resto porque se sienten superiores y diferentes, un acto tan valiente y generoso como el que hizo esta mujer portando alegremente la bandera de España, es algo que va más allá que ese oro que tan merecidamente se ganó.

Una mujer que sí que ha demostrado su superioridad y diferencia en capacidad de sacrificio, superación, esfuerzo y méritos. Si según el denominado «efecto mariposa», el simple aleteo de una mariposa puede provocar un tsunami al otro lado del mundo, cuando Mireia batió en Río sus alas de campeona, en este lado del mundo nos provocó el desbordamiento de un orgullo: el de ser españoles, como ella.

Sobre la asignación tributaria a favor de la Iglesia

Por Enric Barrull Casals

Una persona rellena un formulario de la Declaración de la Renta (Jorge París).

Una persona rellena un formulario de la Declaración de la Renta (Jorge París).

Los datos conocidos indican que sigue aumentando el número de españoles que, a través del IRPF, confían en la Iglesia y la apoyan económicamente en su misión evangelizadora y social. La realidad es testaruda, por más que algunos medios intenten retorcerla. Es sólo la decisión personal y libre de los contribuyentes la que define la capacidad de la Iglesia de seguir realizando su servicio a la sociedad y al bien de cada uno de sus miembros.

Los resultados de la asignación tributaria de la Renta 2015 ofrecen un saldo positivo tanto por el incremento en el número de declarantes que han marcado la cruz en la casilla de la Iglesia Católica, como por el incremento de lo recaudado, debido también al aumento de renta general disponible en este ejercicio. Estos datos consolidan la tendencia de los últimos años, que responde a un esfuerzo de transparencia de la Iglesia a la hora de mostrar los efectos positivos que supone destinar libremente una parte de los impuestos al sostenimiento de la Iglesia Católica, sin que ello signifique pagar más, ni que se devuelva menos.

Acabamos de empezar una nueva declaración, convienen estar al tanto y marcar la X de la Iglesia.

Nuestra indiferencia, pasividad y egoísmo ante los refugiados

Por Paula Radtke Ortiz

Refugiados (EFE).

Refugiados (EFE).

Quisiera creer que no. Quisiera creer que es una broma que estemos vendiendo la dignidad y la seguridad de miles de personas. Es como si Turquía fuese una especie de sicario que se ocupa del trabajo sucio mientras su jefe, la Unión Europea, se lava las manos y se sienta en su despacho, vuelve a casa y duerme tranquilo, con su familia a salvo.

Ni siquiera es la crueldad de los grandes dirigentes lo que más duele. Lo que hiela la sangre es la indiferencia, pasividad y egoísmo que ha surgido entre la gente del montón, la gente como tú y como yo. Esa gente de a pie que habla con odio y asegura que solo deben recibir ayuda los españoles, porque claro, hay españoles en paro y nosotros queriendo ayudar a los de fuera… ¿En serio pensamos que es equiparable estar en paro a huir de la guerra?

Con esto no quiero quitarle importancia a las personas que están pasando un momento difícil, solo quiero que reflexionen un momento y se imaginen en esa situación, viendo cómo matan a sus familias, siendo ultrajados como personas, dejando todo atrás y arriesgando su vida para meterse en un bote a la deriva en busca de algo de seguridad y cuando piensan que por fin ven la luz, que por fin están a salvo, se chocan de frente con el desprecio, nuestro desprecio, nuestro racismo, que les obliga a sufrir represiones en las fronteras. Ahora serán devueltos a Turquía a cambio de un puñado de millones y unos cuantos favores, como si de ganado de tratase, ante nuestros impasibles ojos.

Estamos viendo cómo niños duermen en el barro, cómo mujeres dan a luz sin ningún tipo de cuidados.
Y yo me pregunto, cuando nuestros nietos estudien nuestra historia… ¿se llevarán las manos a la cabeza por los horrores que estamos cometiendo y permitiendo como hicimos nosotros cuando se perpetró el Holocausto Judío?

Quizá en un futuro ellos sean mejores que nosotros. Quizá en un futuro la vida valga mucho más que los intereses económicos.

 

Hacienda somos todos

Por Concha Vicente

Los 18 acusados del 'Caso Nóos', entre ellos la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín (EFE).

Los 18 acusados del ‘Caso Nóos’, entre ellos la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín (EFE).

Ahora es oficial: “Hacienda somos todos” no es nada más que un eslogan publicitario. Era algo ya sabido por todos los ciudadanos, que no somos idiotas.

Fundamentalmente, Hacienda somos todos los ciudadanos que dependemos de una nómina.

El resto de ciudadanos son Hacienda en proporciones variables y diferentes. Cuanto más se asciende en el estatus económico y en la escala social, menos Hacienda se es.

Y, al parecer, algunos no son Hacienda en absoluto.

Ahora me quedo más tranquila. Por fin alguien se atreve a reconocer en público y con todas las letras que el eslogan “Hacienda somos todos” es publicidad engañosa.

 

Arctic Monkeys no se habrían hecho famosos siendo españoles

Por Laura Pérez González

Me pregunto por qué ningún grupo español ha llegado a ese estatus de reconocimiento mundial en el que se encuentran cientos de grupos estadounidenses o británicos. No me cansaré de descubrir grupos españoles que tienen una calidad superior a grupos que están dando conciertos todos los días por Europa. ¿El problema? que no les conoce nadie ¿el mayor problema de todos? que nadie les quiere conocer.

La pregunta es: ¿los extranjeros no comprenden nuestra música? ¿No tenemos ni idea de hacer música? ¿O es que ni nosotros mismos somos capaces de apoyar nuestra propia música?

No quiero echar la culpa a nadie de esta triste realidad. Sin embargo, me gustaría apelar a ciertos aspectos que hacen que la música en España sea un fracaso.artric

Lo primero que se me viene a la cabeza cuando voy a dar un concierto es: tengo que encontrar una sala que no me cobre un alquiler estratosférico. Pero en vez de culpar a las salas deberíamos pensar por qué pasa esto. En Inglaterra los bares están llenos de gente que quiere oír música en directo, y eso les compensa lo mismo que poner una entrada a cierto precio. En España no hay esa curiosidad por la música que no sea comercial o de un grupo mundialmente conocido, e incluso con entrada libre, la gente prefiere quedarse en su casa viendo la tele. Es curioso que nadie  tenga dinero para ir a ver un concierto de 6 euros, pero sí 20 para irse de fiesta una noche. En nuestro país, la cultura musical que existe para la mayoría, es irse a una discoteca a escuchar cómo te taladran los oídos con un cubata en la mano. No alcanzo a entender cuándo, cómo y por qué esto ha llegado a pasar, pero lo que está claro es que no ayuda nada a que la música en directo sea un plan normal en nuestra vida cotidiana.

Como las salas no se van a arriesgar a perder dinero y la gente no está dispuesta a pagarlo, solo nos queda pensar que el gobierno intente, después de solucionar otras muchas cosas más importantes en la actualidad, subvencionar medianamente la música en directo. Pero eso nunca llegará a pasar porque todo el mundo sabe que los músicos son unos vagos y maleantes que quieren vivir del cuento por saber tocar un instrumento. Los músicos no están años y años aprendiendo música, no invierten apenas dinero para intentar que alguien les escuche. Dejemos de hablar irónicamente que ya es hora de reconocer el trabajo bien hecho, y apoyar en la causa lo que se pueda. Como siempre, no hay que generalizar, pero que cada uno haga examen de conciencia y aprenda a educar sus oídos a un arte infravalorado.