Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘oferta de trabajo’

Me despiden tras superar el periodo de formación y prueba

Por Mª Jesús Vico Román

Soy una de las afortunadas que encontró trabajo en mayo. Después de un año y nueve meses, vi una oferta de vendedora. Uno de los requisitos era hacer un curso de quince días remunerado, tras el cual habría que pasar el periodo de prueba de un mes cobrando 2.49 euros la hora.

Fotografía de un empleado. (ARCHIVO)

Fotografía de un empleado. (ARCHIVO)

Consideré si hacerlo o no,  ya que el abono transporte me costaba 72 euros, frente a los 496 que cobro de paro. Después de seis meses, me decidí. Hice el curso. Lo aprobé. Y pasé el periodo de prueba junto a otras 5 personas, de un grupo total de 16 personas candidatos.

El contrato que me ofrecieron era de dos meses. Durante el tiempo que estuve trabajando, al menos tres grupos de gente más hicieron estos mismos cursos. Finalicé mi contrato y, cuando ya estaba formada, me mandaron a casa. Después de mí entraron nuevos refuerzos.

Tras haber vivido esta experiencia me planteo si estos son los datos reales del paro. Si he trabajo durante ese periodo demostrando con mucho esfuerzo mi valía, ¿por qué me reemplazan? ¿Por cuántos sitios parecidos tengo que pasar? Y la pregunta final y la más importante: ¿encontraré un trabajo estable?

Debe ser que ya nos dan por perdidos

Por Marta Gutiérrez Andrés

Pertenezco a esa generación que acabó la carrera/master/doctorado hace un tiempo (entre 4 y 5 años) y lleva desde entonces luchando con uñas y dientes por sobrevivir.

Si, suena muy trágico, pero a ver quién es el guapo que se atreve a decirme que no es trágico que después de estudiar “para tener un futuro mejor” no consigas más que becas de dos duros que no dan para pagar ni una habitación en un piso compartido (no hablemos de gastos tan superfluos como luz, agua, calefacción, comida…) o contratos temporales donde especifica que contratan a alguien sin estudios cuando te están pidiendo que salves el mundo. Por lo menos estos están mejor pagados, incluso para renovar algo de ropa para que no te miren mal en la oficina cuando llevas las blusas recosidas porque no hay para comprar una nueva.oficina

Y lo más trágico de todo es que esta es la mejor situación que llegamos a experimentar y tristemente nunca dura mucho más de un año. De ahí vuelta a empezar, vuelta a reinventarse. Y vuelta a mirar para atrás: “¿Qué hice mal? ¿Cómo puedo hacer que la próxima vez vaya mejor?” Pero estas preguntas no tienen respuesta, porque en cada sitio te has dejado la piel, has superado con creces las expectativas y has dado mucho más de lo que te pedían. ¿Se puede pedir más?

Y te replanteas el futuro y lo ves muy negro, porque ya no te consideran joven, hace años ya que no lo eres, pero todavía no te han dado la oportunidad de tener esa experiencia que se supone que ya debería tener la gente de tu edad. Y piensas que nunca vas a conseguir salir del bucle, pero te sigues esforzando, pero cada esfuerzo cuesta más. Y se sacan fondos para ayudas a los menos de 25, porque “ellos son el futuro”. Pero para esa generación para la que nadie saco ni ayudas ni trabajo ni una oportunidad de demostrar lo que valen nadie saca nada. Ni la cara para decir que a nosotros no nos están dejando ser el futuro.

Debe ser que de verdad nos dan por perdidos.

¡Que se nos va el duque!

Por Irene del Pozo Vicente

Iñaki UrdangarinIñaki, el duque, se nos marcha. ¡Y nada menos que a Catar! ¡Qué suerte ha tenido! Le llueve una oferta de trabajo como “ayudante” de su antiguo entrenador. Vamos, que si se confirma, Urdangarin se va de becario. Pero no creo que le importe, ya que se va a uno de los países con los que su suegro tiene muy buenas relaciones. Seguro que se va para poder pagar la hipoteca y no porque Catar no tenga tratado de extradición con España.

Sería curioso, cuando no ligeramente sospechoso, que Iñaki y su abnegada esposa, ambos imputados, llegasen allí y cuando saliese el juicio no les apeteciese volver para ser juzgados… Y entonces, ¿qué hacemos? De verdad, ¿vamos a ser tan tontos de dejarlos ir a un país sin extradición? Hoy ya no duermo de la preocupación.