Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘independencia’

El boomerang español

Por Rocío Muñoz

Jóvenes en un parque (Europa Press).

Jóvenes en un parque (Europa Press).

¡Mamá, papá me voy de casa! Esta es una frase que no se escucha en los hogares españoles. Los jóvenes, no sólo tenemos complicado pagar las tasas universitarias, encontrar un empleo en el que no seamos becarios durante dos años y que, por tanto, nuestro sueldo no sea irrisorio, sino que, ahora hasta los treinta casi no nos podremos independizar y empezar a “vivir nuestra vida”, porque el único sitio al que nos podemos ir a sobrevivir, económicamente hablando, es la casa de muñecas que nos regalaron cuando teníamos seis años.

A diario, nos dicen que somos el futuro del país, y que debemos devolver a España aquella magnifica frase que decía “España va bien”. Sin embargo, no nos lo ponen fácil. No hay muchas ayudas para el acceso a la primera vivienda, hay una alta tasa de paro juvenil y cuando se tiene empleo los sueldos son precarios. Creo que la frase que más van a escuchar en los próximos años será ¡Mamá, papá, vuelvo a casa, porque España no va bien!

El efecto Mireia

Por Miguel Ángel Loma

Del aparente desastre olímpico que por ahora significa nuestra participación en los Juegos de Río de Janeiro, sólo nos están salvando unos cuantos y, sobre todo, cuantas. Entre estas sobresale la brillante actuación de la ejemplar nadadora Mireia Belmonte y su medalla de oro en 200 metros mariposa.

Mireia Belmonte gana la medalla de oro en los 200 mariposa (GTRESONLINE).

Mireia Belmonte gana la medalla de oro en los 200 mariposa (GTRESONLINE).

Ejemplar también porque ha dejado gestos que van más allá del oro. Como fuera que, nada más bajar del podio tras escuchar emocionada el himno, saltándose literalmente el protocolo y las mil prohibiciones de rigor, subiera a las gradas buscando a su padre y, tras abrazarle, recogiera de este una bandera de España que mostró durante todo su recorrido triunfal alrededor de la piscina.

Ahora que vivimos un momento difícil de nuestra historia, cuando una parte de españoles pretende separarse del resto porque se sienten superiores y diferentes, un acto tan valiente y generoso como el que hizo esta mujer portando alegremente la bandera de España, es algo que va más allá que ese oro que tan merecidamente se ganó.

Una mujer que sí que ha demostrado su superioridad y diferencia en capacidad de sacrificio, superación, esfuerzo y méritos. Si según el denominado «efecto mariposa», el simple aleteo de una mariposa puede provocar un tsunami al otro lado del mundo, cuando Mireia batió en Río sus alas de campeona, en este lado del mundo nos provocó el desbordamiento de un orgullo: el de ser españoles, como ella.

Somos más y somos mejores

Por Carlos Osorio García de Oteyza

193032-944-629

Marcha en la plaza de Cataluña en Barcelona. (ACN)

Somos más los que queremos una buena relación y un entendimiento entre Cataluña y el conjunto de España que los que quieren enfrentamiento y ruptura. Somos más los que defendemos las leyes que los que quieren saltárselas. Somos más quienes creemos en un proyecto solidario que vertebre el Estado español y que asegure una justa distribución de la riqueza que quienes no quieren compartir.

Porque el proyecto estatal español es un proyecto solidario, y el proyecto independentista de algunos catalanes es un proyecto esencialmente egoísta. Nos necesitamos mutuamente.

Queremos que todos los catalanes se sientan a gusto en el proyecto español, queremos que participen en la dirección de este proyecto, algo que saben hacer muy bien. No queremos que un grupo de políticos aventureros que defienden sus propios intereses se salga fuera de la legalidad y propicie la ruptura y el enfrentamiento. Esto no se puede ni se debe permitir.

Sobre las presiones a los jueces

Por Santiago Romano Martín

Mas llegando al TSJC

Mas respaldado por una multitud a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. (ACN)

Imaginemos a un jugador de fútbol a punto de tirar un penalti en contra del equipo local. El público grita y lanza todo tipo de exabruptos nada cariñosos intentando conseguir que el futbolista falle. Todos los allí presentes (futbolistas e hinchas de los dos equipos, arbitro, entrenadores y medios de información) lo ven como algo natural.

El futbolista acepta esta situación, sabe que los aficionados quieren que no meta gol, pero él es un profesional y no se va a dejar amilanar por ello, se concentra y hace su trabajo; puede marcar o puede fallar, pero pase lo que pase, al día siguiente en la prensa no se va a quejar de que los aficionados del otro club le estaban presionando; es más, si lo hace, la próxima vez que su equipo deba tirar un penalti, el entrenador elegirá a otro jugador que no se sienta presionado a la hora de lanzarlo.

Señores jueces, los ciudadanos tienen derecho a expresar su opinión y, ¿por qué no?, a intentar influir a su favor en las decisiones que se tomen, sobre todo cuando dichas decisiones están sujetas a interpretación y no son de aplicación directa de la ley. Señores jueces, si se sienten presionados dimitan y dejen en su lugar a otro juez con más temple.

No debe preocuparnos que los ciudadanos puedan influir en la decisión de un juez. Al fin y al cabo son los ciudadanos los verdaderos depositarios de la soberanía de un pueblo (presidentes, ministros, diputados y jueces sólo están actuando en su nombre). Lo que debe preocuparnos son otro tipo de injerencias en las actuaciones judiciales, injerencias de las que visto lo visto últimamente nadie duda.

Independencia, independencia… ¿Y la Constitución y el derecho vigente?

Por Arturo Lobo

Respecto a si las personas de Cataluña seguirían teniendo la nacionalidad española, tengo que decir las cosas que no se atreven los políticos a decir.
En última instancia serán los españoles los que decidan quién es español, porque la Constitución y las leyes que se asientan en el pueblo español, han sido creadas por él y él las puede cambiar al parecer de lo que los españoles digan.

El derecho vigente avala aparentemente que los catalanes seguirían siendo españoles, pero también ampara los derechos individuales de los catalanes que no quieren dejar de permanecer bajo el paraguas de España. Y es bastante obvio que estos ‘catalanes de segunda’ o ‘españoles residentes en Cataluña’ serán relegados, sino expulsados cómo lo fueron los judíos de España, incluso los reconvertidos. Al tiempo.

Foto de Artur Mas. (ATLAS)

Foto de Artur Mas. (ATLAS)

La Constitución española es la que es y esta refrendada por todos. Afirma que España es una y todos los españoles tienen derechos individuales, inalienables por la voluntad de unos pocos, a que así sea. Tienen derecho por no decir la obligación, que sí se dice parcialmente, a que sea una. Con sus ventajas e inconvenientes, pero cada español ha decidido que esos son sus derechos individuales. Y sólo al conjunto de todos ellos les corresponde modificarlo.

Bien, supongamos que finalmente Cataluña se independiza unilateralmente por pensar que es su derecho, que se puede ‘ir de casa’ cuando quiera. ¿Concederá el señor Mas la independencia a Gerona u Hospitalet, por ejemplo, si deciden en referéndum que así lo quieren y quieren volver a España? ¿Conservarán la nacionalidad catalana? Un hijo que se va de casa cuando las cosas están mal porque cree que le irá mejor en solitario. ¿No tienen los padres y la familia el derecho a decir: ¡Vete con Dios y no vuelvas a mi casa!? Y en todo esto digo Mas, que no más, porque en este caso sería menos. Que ganas de restar cuando puedes sumar.

Carta de un catalán a los españoles

Por Bernat Sanjuan Soler

Cuenta atrás para la consulta. (ALBERTO ESTÉVEZ/EFE)

Cuenta atrás para la consulta. (ALBERTO ESTÉVEZ/EFE)

Esta no es una carta para tratar de conseguir el apoyo de los españoles para la consulta de este domingo 9-N, aunque me gustaría que la mayoría de vosotros dierais este paso.

Esta es una carta para que no nos veáis como bichos raros. Somos y queremos ser buenos vecinos y amigos vuestros. La independencia no va contra nadie, aunque algunos medios lo vendan así.

España seguirá siendo un país con grandes personas que trabajan diariamente para conseguir un futuro mejor para ellos y sus hijos. No nos tengáis rencor, no tenemos nada contra vosotros, pero queremos decidir nuestras propias acciones futuras. Gracias y hasta pronto.

 

 

El ‘no’ de Escocia, el futuro de Europa

Por Íñigo Villacieros

El ‘no’ de Escocia ha supuesto un alivio para la UE. El sentido común y la sensatez han logrado imponerse en medio de un ambiente hostil y viciado por políticos ansiosos de poder.

La diferencia también fue mayor de lo que las encuestas vaticinaron, más de 10 puntos (55´7%, el NO;44´3%, el SÍ), lo cual significa que los ciudadanos escoceses han optado por la seguridad que les da pertenecer a un país ya consolidado, dentro de Europa y que ofrece todas las garantías, en lugar de lanzarse a la aventura de la secesión y sufrir las consecuencias.

Escocia elige la unión. (EFE/Andy Rain)

Escocia elige la unión. (EFE/Andy Rain)

Consecuencias como mayores impuestos, quedarse fuera de la UE –lo que significa perder el acceso a sus ayudas- o mayor desempleo, debido a la desbandada que anunciaron ya sus principales empresas y bancos.

No obstante, durante el referéndum el miedo, mejor dicho, el pánico cundió en la zona euro. El fantasma de la ruptura ensombreció durante horas el cielo europeo, y regiones como Flandes, el norte de Italia o Córcega saborearon, durante aquellas escasas horas, las mieles de la victoria: ellos también aspiran a la independencia.

En España la nota la dieron los de siempre, CiU, ERC, PNV y BNG. Mientras algunos descerebrados montaban un paripé en el Congreso de los Diputados, otros se presentaron en Edimburgo –viajes pagados con los impuestos de todos los españoles- a la caza y captura de cualquier televisión que enfocara sus patéticas enseñas. Dicen representar a una “gran mayoría de ciudadanos”, pero lo cierto es que sólo piensan en ellos mismos y en cómo mantenerse asidos a su sillón, aunque ello suponga el fraccionamiento de sus respectivas comunidades, como está ocurriendo.

Este viernes se aprobó la Ley de Consultas en Cataluña, el sábado se reune el Consejo de Ministro para recurrirla y el martes el TC admitirá el recurso y la convocatoria se paralizará. Eso no es lo importante, es lo que toca en estos momentos.

Lo realmente grave es que se ha llegado a esta situación porque a ningún gobierno anterior le interesó poner freno a estas pretensiones, ya conocidas por los distintos inquilinos de la Moncloa, ahora ya es demasiado tarde.

Lo que nos deja Pujol

Por Juan José Fuente

Como era de temer, tras el estallido del escándalo, surgen las reivindicaciones del “lado bueno” de Pujol, por parte de sus cómplices o de inocentes útiles. Pero no se trata aquí de un mal paso al final de una carrera honorable.

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. (ROGER SEGURA/ACN)

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. (ROGER SEGURA/ACN)

Desde el principio, siguiendo el ejemplo de su padre y transmitiendo sus manejos a sus hijos, el banquero Pujol se dedicó a actividades fraudulentas en gran escala, utilizando incluso el Palacio de la Generalitat, convirtiendo desde la cumbre a Cataluña en una de las regiones más corruptas de Europa, según denunció la misma UE aún antes del 25J. Y, encima, llevándose este “amante de Cataluña”, -para robarla, claro-, el dinero a Andorra, Suiza, Latinoamérica, etc.

Sí, y es con mucho, mucho más grave que lo de la “pela”: antológico fariseo para desgracia de todos, utilizó la política y fomentó el peor nacionalismo, -tapándose con la senyera, hoy profanada con un trapo estrellado- para ocultar sus robos.

Nacionalismo muy racista, peor incluso que el de su mujer, que supo ocultar mejor. Aunque ya en 1950 escribió que “el inmigrante es generalmente un hombre poco hecho” que, si llegara a predominar por su número “destruiría Cataluña”; fiel discípulo, pues, de Sabino Arana.

Nadie quiere separarse si no se considera superior. Desde el en principio Pujol inculcó a los suyos el: “Hoy, paciencia; mañana, independencia”.

Durante su mandato, la fue preparando para garantizar su impunidad. Con mentiras, educó a muchos jóvenes, ahora al mando, en el odio a España dividiendo a la misma a la sociedad catalana, hoy al borde del precipicio por su fiel continuador Mas, también defraudador confeso y penado, quien, como otros, espera con la independencia escapar de rendir cuentas ante la Justicia de su comportamiento público.

¿Y ahora qué?

Por Fernando Guerrero

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE).

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

El señor Rajoy ha declarado en Barcelona que no habrá consulta ni independencia en Cataluña mientras él sea Presidente. Así de tajante se ha mostrado sobre el proyecto soberanista impulsado por Artur Mas y ERC aludiendo al artículo 2 de la Constitución sobre la indisolubridad de la nación.

Y yo le pregunto al señor Más, ¿y ahora qué? ¿Va a seguir en su negativa de cumplir con lo que establece la Constitución, y seguir sin explicar a los ciudadanos la verdad sobre una posible independencia, como el pago de pensiones, la deuda pública, la salida de la UE, etc?

Después de casi tres años de Gobierno perdidos por sus ansias de poder, que no de solucionar los problemas de Cataluña, ya es hora, señor Mas, de dejar de gastar más dinero en la consulta y la independencia. Abandone este proyecto que no le lleva a ninguna parte, y evite otro descalabro electoral de su partido, dedíquese a crear empleo, a adelgazar la administración pública e imponer la austeridad en su Gobierno. ¡Que no seamos solo los ciudadanos los que paguemos la crisis y sus proyectos sin futuro!

Si quiere realizar la consulta proponga un referéndum donde voten todos los españoles y así podrán saber en Cataluña quién está a favor o en contra de la independencia. Es la única forma legal para hacer una consulta. Deje de crear falsas expectativas independentistas a los ciudadanos de una vez, que este tema ya empieza a hacerse insoportable para los que queremos ser catalanes y españoles.

Felicidades, Rubalcaba

Por Pablo D. Escolar

Creo que es la primera vez que observo en el jefe de la oposición un gesto de cordura y sensatez. Pero la verdad es que me alegra y para él es un éxito mayor del que le puedan dar los gallineros que montan en el Congreso o sus pasillos a diario para desacreditar todo lo que hace el gobierno: lo bueno, lo malo y lo regular. Tenga usted por seguro, sr. Rubalcaba, que su decisión de estar junto al gobierno en materia de defensa de la legalidad y contra la aventura y el desatino de los políticos catalanes le dará muchos más votos que sus dislates contra los muchos aciertos de nuestro gobierno.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una reunión con el presidente catalán, Artur Mas, y el líder del PSC, Pere Navarro. (EFE / ARCHIVO)

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una reunión con el presidente catalán, Artur Mas, y el líder del PSC, Pere Navarro. (EFE / ARCHIVO)

Pero la situación a la que han llegado los políticos independentistas no es algo que se les haya ocurrido ahora: lo venían gestando desde hace muchos años, desde que Tarradellas se retiró de la política, y preparando con la manipulación educativa desde entonces, y que les conducía irremediablemente a esto; el control de la información (recordemos el cierre de algunos medios), la imposición del catalán en todas las situaciones, etc. Todo esto fue consentido por los gobiernos centrales, para no complicarse la vida, sabiendo a donde les iba a llevar; desde Felipe González, José M. Aznar y luego muy acentuado su apoyo por Zapatero, todos por acción u omisión han colaborado en el desatino independentista, del que Artur Mas (Arturo Mas hasta el año 2000), el pelele de Junqueras, no sabe ni cómo salir.