Archivo de enero, 2013

“Una vez tuve que pagar los gastos médicos, pero al llegar a España me lo devolvieron”

Tarjeta sanitaria europea_Decisión 189 -2003Lourdes Nieto es fisioterapeuta residente en Francia, reconoce que no supo de la utilidad de la tarjeta sanitaria europea hasta que tuvo que ir al médico. La Decisión Nº 189 de la CASSTM de 18 junio de 2003 permite la introducción de la tarjeta sanitaria europea en los sistemas de Seguridad Social nacionales. Esta tarjeta sanitaria sustituye los formularios necesarios para la aplicación de los Reglamentos -CEE-).

Cuando acabé la Universidad, me fui a hacer unas prácticas a Francia para completar mi formación. Antes de ir, tuve que hacerme la Tarjeta Sanitaria Europea por si me pasaba algo mientras duraba la beca.

Yo siempre pensé que si me ocurría algo malo me mandarían para España a curarme. Eso pensé hasta que tuve que utilizarla, varias veces. He viajado mucho por Europa y es una tranquilidad saber que con esta tarjeta me atienden como si fuera un ciudadano más del país donde esté.

Estoy atendida al mínimo problema, y lo he comprobado porque cuando he necesitado tratamiento médico la tarjeta me ha cubierto todos los gastos.

Una de las veces que fui al médico tuve que pagar los gastos de la consulta pero al llegar a España, entregué todos los justificantes clínicos en la Seguridad Social y me devolvieron íntegra la cantidad que había abonado.

Es una ventaja, puesto que se trata de tratamientos que evitan a un ciudadano europeo  retornar a su país de origen para tratarse y que le permiten acabar su estancia en el extranjero en condiciones médicas seguras.

“Tuve que demostrar que tengo dinero para poder vivir durante el tiempo que duran los estudios”

Gabriela Valery es una estudiante venezolana que ha realizado prácticas en EspañaLa Directiva del Consejo 2004/114/CE de 13 de diciembre de 2004, relativa los requisitos de admisión de nacionales de tercero países, regula los requisitos de admisión y residencia en Europa de los nacionales de terceros países a efectos de estudios, intercambio de alumnos, prácticas no remuneradas o servicios de voluntariado.
Estudiante de Venezuela

Soy de Venezuela  y recientemente he viajado a España para realizar un máster de comunicación política. Es verdad que me pusieron varias condiciones para poder estudiar en Europa. Uno de los requisitos que tuve que cumplir para conseguir el permiso de residencia fue ser admitida en un centro de enseñanza superior. Y también tuve que demostrar que tengo dinero para poder vivir durante el tiempo que duran los estudios.

Cuando lo conseguí se me abrieron las puertas para llegar a España. Aquí me han contado que hay controles estrictos porque en los últimos años ha habido mucha inmigración que ha entrado a Europa ilegalmente, así que te exigen presentar unos cuantos documentos para asegurarse de que vienes a estudiar y no a trabajar de forma ilegal y lo veo lógico.

La verdad es que desde que llegué a este país todo han sido facilidades, y además de lo profesional, me llevo una gran experiencia personal. He conectado muy bien con los españoles y he hecho muchos amigos, no solo de aquí. En Madrid estudia gente de todo el mundo.

“Los productos ecológicos implican una economía sostenible para el productor”

42_Etiquetado Ecológico_1830-2003Tomás Gómez, inspector de Sanidad de la comarca de Liébana (Cantabria), cree que “los alimentos ahora son más naturales y seguros” e insiste en que la Unión Europea ha conseguido fomentar la seguridad alimentaria, y armonizar y controlar la producción ecológica.  El Reglamento (CE) nº 834/2007 del Consejo, de 28 de junio de 2007, reguló la producción y etiquetado de los productos ecológicos, derogando el Reglamento (CEE) nº 2092/91.

Soy inspector de Sanidad en Cantabria y por mi experiencia puedo hablar de las ventajas que ha logrado este reglamento europeo. Las normas aprobadas en Europa respecto a la producción animal, vegetal, acuicultura ecológica y producción de algas marinas han sido muy beneficiosas. La primera de esas ventajas es la facilidad para identificar el producto con el logotipo europeo, un fondo verde y una hoja con estrellas comunitarias. Otra ventaja es que estos productos son más seguros porque están sometidos a controles más exhaustivos, y también más naturales, porque el 95% de los ingredientes son naturales.

Estos controles implican una economía sostenible para el productor, ya que los productos se realizan con tratamientos naturales que aprovechan el medio ambiente y los recursos que le da la naturaleza. El consumidor final es el gran beneficiado, ya que puede hacer su compra diaria con total tranquilidad porque existe una completa información del etiquetado, que asegura un mayor control. Así, los alimentos son de mayor calidad.

“Cada vez hay más clientes que buscan productos con denominación de origen protegida en los restaurantes”

mejillonÁngela López Gómez, es propietaria de un restaurante y jefa de cocina, considera que la Denominación de Origen Protegida (DOP) ofrece garantía de calidad a hosteleros y consumidores. El Reglamento (CE) nº 510/2006del Consejo de 20 de marzo de 2006 establece la protección de las indicaciones geográficas y de las denominaciones de origen de los productos agrícolas y alimenticios.

Como jefa de cocina es muy importante ofrecer a los clientes buenos productos, ya que es fundamental para que regresen otra vez. La gente es muy exigente y si no les doy lo que vienen buscando, lo encontrarán en otro sitio. Cada vez hay más clientes que buscan productos con denominación de origen y yo estoy obligada a tenerlos en mi carta porque la verdad es que se venden bien, sobre todo a los turistas.

Creo que tenemos que cuidar lo nuestro y ahora es cuando más en cuenta se tiene todo esto. Yo, cuando voy a la compra, tengo que asegurarme que lo que me llevo al restaurante como producto de la tierra tenga su denominación de origen. Si no, imagina lo que me diría un cliente si pide unos mejillones de Galicia y les sirvo de otro sitio.

Los hosteleros y los consumidores tenemos ahora más garantías que antes. Cuando compras algo con DOP de Galicia, como el mejillón, la ternera o un albariño sabes que el producto procede de aquí y que tiene que cumplir ciertas normas de calidad. Esa calidad es la que realmente busca la gente.

“En el mercado negro siempre se ha pagado muy bien por los pasaportes de los europeos”

18_Seguridad en pasaportes_2252-2004Carolina Segura es auditora en una empresa de seguridad y viaja con frecuencia por todo el mundo. Asegura que lo hace más tranquila con los nuevos documentos de identificación europeos, que son casi imposibles de falsificar.

El Reglamento (CE) nº 2252/2004 del Consejo Europeo, del 13 de diciembre de 2004, fue el que estableció las normas para las medidas de seguridad y datos biométricos en los pasaportes y documentos de viaje expedidos por los Estados miembros.

Por mi trabajo tengo que viajar desde hace años a países de Sudamérica y Asia, donde mi empresa tiene varias delegaciones. Aunque trabajo en el sector de la seguridad y eso me hace ser precavida, siempre he estado especialmente atenta a mis documentos porque en el mercado negro siempre se ha pagado muy bien por los pasaportes de los europeos. Suplantan tu identidad y te puedes encontrar con un problema gordo sin enterarte. Yo, de hecho, durante mucho tiempo dejé el pasaporte en las cajas fuertes de los hoteles porque se robaban muy a menudo, incluso a veces con violencia.

Desde el 11-S hay más medidas de seguridad, especialmente con el DNI y el pasaporte, lo que hace más difícil que la gente los robe porque ya no es tan fácil como antes darles uso. Estos documentos oficiales son bastante difíciles de falsificar, por no decir que es casi imposible que pueda hacerse bien. La verdad es que yo ahora viajo más tranquila que antes, aunque por si acaso nunca saco el DNI y el pasaporte a la vez.

“Lo ideal sería que la tasa máxima de alcohol permitida para conducir fuera 0,0”

Alcohol al volanteYolanda Sutil, estudiante universitaria de León, cree que los jóvenes están más concienciados que los mayores de los peligros del alcohol al volante.

El 17 de enero de 2001 la Comisión Europea elaboró una recomendación sobre la tasa máxima de alcoholemia permitida para los conductores de vehículos de motor, en la que establecía una tasa máxima igual o inferior a 0,5 mg/ml , armonizando la tasa máxima de alcoholemia permitida y fomentando la cooperación comunitaria a este respecto con objeto de reducir los riesgos para la salud pública.

Los jóvenes estamos más concienciados hacia los peligros del alcohol al volante que los mayores. Desde hace años, hemos vivido campañas de la DGT muy agresivas contra el alcohol y algo se nos ha ido quedando. Nos hemos sacado el carnet con un límite de 0,25 cuando antes era de 0,8, lo que me parece una barbaridad. Aunque sé que en otros países de Europa la gente se lo toma mucho más en serio que aquí, sí es verdad que se ha avanzado mucho.

Un segundo te puede cambiar la vida. Y, más aún, cuando hablamos de seguridad vial. Parece que es un eslogan muy visto, pero es verdad que tenemos que centrar nuestros esfuerzos para que ese segundo no llegue nunca. En España mueren unas 1.000 personas al año en accidentes de tráfico y casi la mitad habían consumido alcohol, drogas o pastillas. Me parece una locura. Aplaudo que desde Europa se presione a los países para persigan el alcohol en la carretera. Lo ideal, al menos es lo que pienso, es que la tasa máxima de alcohol para coger un coche fuera 0,0. Sé que es muy complicado, pero estoy segura de que en un futuro no muy lejano será así.

“Tengo una hija celíaca y tengo que revisar todo lo que come desde que era pequeña”

Raquel Alcolea tiene una hija pequeña celíaca, por lo que se ve obligada a repasar los ingredientes de todas las etiquetas para detectar si los alimentos contienen gluten. La directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de marzo de 2000, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros en materia de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios, facilita su labor.

Una de las primeras cosas que enseñé a mi hija celíaca cuando aprendió a leer fue que supiera identificar en las etiquetas de los helados y las chuches si esos productos contenían gluten. Era la única forma que tenía de protegerla porque no podía estar con ella las 24 horas del día.

Aunque he pasado momentos malos, es verdad que las cosas han ido cambiando poco a poco para bien. Mi hija no ha podido quedarse en el comedor del colegio hasta hace dos años porque no hacían comida especial para niños celíacos, lo que me supuso un verdadero problema a la hora de encajar mis turnos de trabajo con las salidas del colegio. Ahora le dan una comida especial y puede comer allí con total seguridad.

Desde hace años me fijo en los ingredientes de los alimentos que comemos en casa y la verdad es que me siento más protegida y más tranquila. Es una garantía que se obligue a los fabricantes a incluir una gran cantidad de información en las etiquetas, no solo la fecha de caducidad o la cantidad de ingredientes. Por eso sabemos exactamente de qué está hecho cada producto y si es apto para personas con su enfermedad. Me facilita las cosas porque desde que le detectamos la enfermedad de pequeña he tenido que revisar todo lo que comía para evitarle problemas.

He visto cuando he viajado por Europa que en los productos de alimentación el etiquetado es como en España, incluso muchos de ellos están escritos en castellano, lo que me permite estar informada correctamente de los alimentos que consumimos.

También las personas mayores se beneficias de un etiquetado claro. MªCarmen Alonso es consciente de que “gracias a la información de la Unión Europea en las etiquetas de los productos, sé la cantidad de azúcar que traen, todas las proteínas para consumo de las personas mayores que tienen problemas de salud, y así estoy bien informada”.

“He visto en tiendas de Madrid a lagartos en peligro de extinción”

El Reglamento (CE) nº 338/97 del Consejo Europeo, de 9 de diciembre de 1996, protege las especies de la fauna y flora silvestres protegidas mediante el control de su comercio.

Ángel Segura
, veterano defensor de los animales, celebra que ahora apenas se ven especies protegidas en las tiendas de animales:

Soy un amante de los animales y es verdad que, desde hace unos años, cada vez es más difícil ver a especies protegidas en tiendas de mascotas. Si los hay es porque estos establecimientos han tenido que cumplir unas condiciones específicas para poder importarlos. Antes daba mucha pena ver la cantidad de animales exóticos que estaban totalmente alejados de su hábitat expuestos al público en jaulas y en cajas de cartón.

Yo he llegado a ver en una tienda del centro de Madrid a lagartos en peligro de extinción colocados en terrarios junto a otras especies en peligro como tortugas moras. Antes era lo más normal del mundo, pero hoy en día está todo mucho más controlado y no los venden porque se enfrentan a multas muy elevadas.

Me alegro de que el transporte y las condiciones en las que se encuentran estas criaturas en las tiendas hayan mejorado tanto. La verdad es que con lo que me gustan los animales soy incapaz de verlas sufrir. Y menos si es por la mano del hombre.

“Si las obras de arte no se pueden vender al estar protegidas, no tendrá sentido robarlas”

La crisis está haciendo que la salida de arte al extranjero crezca un 13% en España en el último año, un 25% desde 2010, según datos del Instituto de Comercio Exterior (ICEX). Este año,  Cultura ha dado permisos para exportar obras por valor de 240 millones. En el ICEX admiten que la exportación de obras de arte no tiene un plan sectorial concreto, aunque sus datos revelan que casi 2.000 propietarios realizaron en 2012 operaciones de venta en otro país, 400 más que hace dos años. Sus ventas supusieron 77 millones de euros, un 38% más que en 2011. “Estamos en crisis y se exporta más”, explica Antonio Rodríguez Bernal, abogado experto en patrimonio histórico.

España que ocupa en el séptimo lugar de la UE en exportaciones artísticas. “Lo que más se solicita son permisos para exportar numismática [monedas], pintura, mobiliario y artes decorativas, y en cuarto lugar, escultura”, explica a 20 minutos Carlos González-Barandiarán, secretario de la Junta de Calificación de Bienes del Ministerio de Educación y Cultura, un comité de expertos que asesora sobre qué obras se pueden vender en el extranjero y cuáles no.

La exportación de obras de arte

  • Quién lo decide: La Junta de Calificación de Bienes, un órgano consultivo formado por 22 miembros, asesora al Ministe-rio de Educación y Cultura sobre qué bienes y obras pueden salir de España.
  • Criterios: Las obras que solicitan exportación se examinan una a una. Lo único que se persigue es la protección del patrimonio español y que no se produzcan pérdidas irreparables por la salida de obras.
  • Inexportables: Los que han sido declarados Bien de Interés Cultural (BIC) son inexportables. También los de instituciones eclesiásticas, los que tiene titularidad pública y pertenecen a Patrimonio Nacional y Arqueológico.
  • Tasa: Los permisos de exportación solo llevan una tasa si el destino es un país no miembro de la UE. No se paga tasa si la exportación es temporal. Tampoco los que tengan un valor inferior a 6.000 euros.
  • Precio: Entre un 5 y un 30% del valor de la obra. Una obra valorada en 10.000 euros, por ejemplo, pagará una tasa de 700.

Andrés Martín, vicepresidente de la Asociación para la Protección del Patrimonio Histórico explica el Reglamento (CE) nº 116/2009 del Consejo, de 18 de diciembre de 2008, relativo a la exportación de bienes culturales:

Europa, como depositaria de un gran fondo cultural y patrimonial se vio la necesidad de dotarse de un marco normativo común para permitir y posibilitar el movimiento de estas obras de arte fuera de las fronteras europeas. Para facilitar todo tipo de documentos, para agilizar trámites, para ahorrar costes de carácter fiscal, se dictó una normativa que los aglutina a todos y que posibilita que gran parte del mundo pueda disfrutar “in situ” de esa magnífica riqueza cultural de Europa.

“El robo cada vez tiene menos sentido”

Por otra parte, la directiva 93/7/CEE del Consejo Europeo, de 15 de marzo de 1993 (ver los actos modificativos) garantiza a los países de la Unión Europea (UE) la restitución a su territorio del patrimonio nacional con valor artístico, histórico o arqueológico enviado o exportado ilegalmente tras la supresión de los controles en las fronteras interiores.

Alberto Díaz, aficionado al arte, sabe que en España ha habido poca protección de nuestras obras de arte y valora muy positivamente que los europeos cuidemos de nuestra cultura y la directiva que recoge la restitución de bienes culturales que hayan salido de forma ilegal del territorio de un Estado miembro.

Europa ha sufrido expolios en sus bienes culturales durante toda su historia. En España, especialmente tras la Guerra Civil, la poca protección dada a las obras de arte creó un mercado negro que era imposible erradicar.

Uno de los casos más curiosos de nuestro país fue el del ladrón de arte Erik el Belga, que robó y vendió numerosas obras de arte, sobre todo en Castilla y León, que se encontraban en nuestras iglesias y monasterios, como las famosas tablas de David y Salomón de Berruguete. Ahora esto ha cambiado para bien, ya que la Unión Europea obliga a restituir lo que haya salido ilegalmente del país.

Me gusta que los europeos cuidemos de nuestra cultura y que nos concienciemos de la importancia de cuidar nuestro patrimonio. Que un bien cultural español quede oculto en una colección privada tras haber sido exportado ilegalmente nos debe hacer reflexionar. Si no se pueden vender porque están protegidos, no tendrá mucho sentido robarlos. El placer de ver una buena obra tendría que poder ser compartido por todos y no solo por unos pocos.

“Aunque te tienes que pelear con las compañías aéreas, sabemos que tenemos derecho a una indemnización”

El reglamento (CE) n° 261/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de febrero de 2004, reconoce el derecho a indemnización de los pasajeros aéreos y de asistencia en caso de negación de embarque y de anulación o retraso importante de un vuelo

Oscar Gutiérrez, de Santiago de Compostela, viaja habitualmente en avión:

El año pasado me quedé sin poder volar por un problema de overbooking en un vuelo de Ámsterdam a Barcelona. Pues bien, la compañía se hizo cargo de mí y de otras seis personas que estaban en el mismo caso que yo, y nos dieron alojamiento con pensión completa, tarjeta telefónica, una pequeña indemnización y la reubicación en el siguiente vuelo. No fue agradable tener que quedarme un día más, pero por lo menos me solucionaron el asunto bastante rápido.

Este reglamento hace que las personas que viajamos habitualmente en avión nos sintamos un poco más protegidas, porque se nos reconoce el derecho a percibir indemnizaciones automáticas en caso de denegación del embarque o cancelación de vuelos.

Aunque al principio te tienes que pelear con las compañías aéreas para conseguir una contraprestación por los daños ocasionados, sabemos que somos titulares de ese derecho y que estamos protegidos por la ley en ese sentido.

Que nos tengan que dar comida, refrescos, comunicaciones gratuitas o, en su caso, alojamiento por la cancelación de un vuelo o la denegación de embarque es una pequeña batalla que hemos ganado los consumidores frente a las grandes compañías de transporte aéreo de pasajeros.