BLOGS

“Si las obras de arte no se pueden vender al estar protegidas, no tendrá sentido robarlas”

La crisis está haciendo que la salida de arte al extranjero crezca un 13% en España en el último año, un 25% desde 2010, según datos del Instituto de Comercio Exterior (ICEX). Este año,  Cultura ha dado permisos para exportar obras por valor de 240 millones. En el ICEX admiten que la exportación de obras de arte no tiene un plan sectorial concreto, aunque sus datos revelan que casi 2.000 propietarios realizaron en 2012 operaciones de venta en otro país, 400 más que hace dos años. Sus ventas supusieron 77 millones de euros, un 38% más que en 2011. “Estamos en crisis y se exporta más”, explica Antonio Rodríguez Bernal, abogado experto en patrimonio histórico.

España que ocupa en el séptimo lugar de la UE en exportaciones artísticas. “Lo que más se solicita son permisos para exportar numismática [monedas], pintura, mobiliario y artes decorativas, y en cuarto lugar, escultura”, explica a 20 minutos Carlos González-Barandiarán, secretario de la Junta de Calificación de Bienes del Ministerio de Educación y Cultura, un comité de expertos que asesora sobre qué obras se pueden vender en el extranjero y cuáles no.

La exportación de obras de arte

  • Quién lo decide: La Junta de Calificación de Bienes, un órgano consultivo formado por 22 miembros, asesora al Ministe-rio de Educación y Cultura sobre qué bienes y obras pueden salir de España.
  • Criterios: Las obras que solicitan exportación se examinan una a una. Lo único que se persigue es la protección del patrimonio español y que no se produzcan pérdidas irreparables por la salida de obras.
  • Inexportables: Los que han sido declarados Bien de Interés Cultural (BIC) son inexportables. También los de instituciones eclesiásticas, los que tiene titularidad pública y pertenecen a Patrimonio Nacional y Arqueológico.
  • Tasa: Los permisos de exportación solo llevan una tasa si el destino es un país no miembro de la UE. No se paga tasa si la exportación es temporal. Tampoco los que tengan un valor inferior a 6.000 euros.
  • Precio: Entre un 5 y un 30% del valor de la obra. Una obra valorada en 10.000 euros, por ejemplo, pagará una tasa de 700.

Andrés Martín, vicepresidente de la Asociación para la Protección del Patrimonio Histórico explica el Reglamento (CE) nº 116/2009 del Consejo, de 18 de diciembre de 2008, relativo a la exportación de bienes culturales:

Europa, como depositaria de un gran fondo cultural y patrimonial se vio la necesidad de dotarse de un marco normativo común para permitir y posibilitar el movimiento de estas obras de arte fuera de las fronteras europeas. Para facilitar todo tipo de documentos, para agilizar trámites, para ahorrar costes de carácter fiscal, se dictó una normativa que los aglutina a todos y que posibilita que gran parte del mundo pueda disfrutar “in situ” de esa magnífica riqueza cultural de Europa.

“El robo cada vez tiene menos sentido”

Por otra parte, la directiva 93/7/CEE del Consejo Europeo, de 15 de marzo de 1993 (ver los actos modificativos) garantiza a los países de la Unión Europea (UE) la restitución a su territorio del patrimonio nacional con valor artístico, histórico o arqueológico enviado o exportado ilegalmente tras la supresión de los controles en las fronteras interiores.

Alberto Díaz, aficionado al arte, sabe que en España ha habido poca protección de nuestras obras de arte y valora muy positivamente que los europeos cuidemos de nuestra cultura y la directiva que recoge la restitución de bienes culturales que hayan salido de forma ilegal del territorio de un Estado miembro.

Europa ha sufrido expolios en sus bienes culturales durante toda su historia. En España, especialmente tras la Guerra Civil, la poca protección dada a las obras de arte creó un mercado negro que era imposible erradicar.

Uno de los casos más curiosos de nuestro país fue el del ladrón de arte Erik el Belga, que robó y vendió numerosas obras de arte, sobre todo en Castilla y León, que se encontraban en nuestras iglesias y monasterios, como las famosas tablas de David y Salomón de Berruguete. Ahora esto ha cambiado para bien, ya que la Unión Europea obliga a restituir lo que haya salido ilegalmente del país.

Me gusta que los europeos cuidemos de nuestra cultura y que nos concienciemos de la importancia de cuidar nuestro patrimonio. Que un bien cultural español quede oculto en una colección privada tras haber sido exportado ilegalmente nos debe hacer reflexionar. Si no se pueden vender porque están protegidos, no tendrá mucho sentido robarlos. El placer de ver una buena obra tendría que poder ser compartido por todos y no solo por unos pocos.

Los comentarios están cerrados.