Recordamos a John Matuszak: la meteórica y triste historia de Sloth

Los Goonies es un peliculón ochentero que tiene los fans más fieles de toda la industria del cine. Ni los de Harry Potter (fíjate lo que te digo, Mari) pueden presumir de ser tan leales como los que estamos dispuestos a autodesfigurarnos la cara para imitar a Sloth y echarnos unas risas cómplices, sólo a la altura de alguien que entienda qué carajo estamos haciendo.

QUIERO CHOCOLAAAATE.

La fórmula, resumiendo mucho, es la que Netflix está usando tanto en sus series molonas (Stranger Things, 13 Reasons Way): niños en bici haciendo cosas. Bueno, va, que me paso de simplista (¿pero sí o no?): en la película, que es de estas que exaltan el valor de la amistad y que tus hermanos te quieren aunque te maten a collejas, un grupo de chicos y chicas sigue el mapa de un explorador, Chester Copperpot, para hallar el tesoro del bribón pirata Willy el Tuerto, que contaba la leyenda que había desaparecido con un inconmensurable tesoro:

Estrenándose sólo tres años después de E.T. (que había batido récord de recaudación en su fecha) la firma de Spielberg era una apuesta segura, y no defraudó: el día de su estreno, los Goonies recaudaron en USA y Canadá el triple del presupuesto de la película. Todos queríamos ser un Goonie. El que diga que no, es que no entendió la peli. Y ya está.

Todos sus protagonistas tendrán siempre un huequecito en nuestro corazón. En este blog hemos hablado de prácticamente todos ellos. Hoy le toca el turno a Sloth.

john-sloth

Se llamaba John Matuszak, y pocas, poquísimas personas en la historia del cine pueden decir haber dejado una huella como la que dejó él en tan poco tiempo en pantalla.

A finales de los ’70, Matuszak, que era jugador de fútbol americano, se unió al elenco de deportistas profesionales que a lo largo de los años han probado suerte en el cine. Y, también como la mayoría, comenzó con pequeños cameos en televisión. Uno de los primeros títulos de tirón donde se le vio fue en M.A.S.H., en 1982.

También pasó por Benson El sheriff chiflado, pero sin ninguna duda fue su papel del hermano bueno de los Fratelli el que le hizo subir un enorme peldaño. Después de Los Goonies, se le empezaron a multiplicar los episódicos (Corrupción en Miami, El equipo A) y los papeles en títulos con algo más de bombo (Doce del patíbulo 4, Un verano loco). Fue uno de los personajes principales en El pulso de Hollywood, una serie de crimen en 14 episodios en la que él interpreta a George Grinsky, que dirige un negocio en la zona “sórdida” de la ciudad.

john-matuszak-hollywood

Parecía que a base de paciencia y esfuerzo su carrera interpretativa iba despegando. Para finales de la década contaron con él para producciones en las que también estaba Warwick Davies (Willow, uno de LOS NOMBRES de la fantasía), como La princesa y el enano, una adaptación (que pasó bastante desapercibida) de la novela de Oscar Wilde y, por fin, en 1989 se estrenaban dos películas que contaban con él como protagonistaLa escritora fantasma y Max Force. Estrenaría la década de los ’90 protagonizando una cinta del género estrella de la época: la acción.

Pero ya sabéis lo que pasa con el destino: que es caprichoso. Tal día como hoy, 17 de junio, de 1989, Matuszak murió a causa de una intoxicación aguda por propoxifeno tras ingerir accidentalmente una sobredosis de Darvocet, un medicamento opioide para el que tenía receta. El informe forense añadió que habían contribuido como factores una miocardiopatía hipertrófica (tenía el corazón muy grande, literalmente) y una bronconeumonía. Añadía también que se habían encontrado restos de cocaína que podrían haber afectado también, aunque no podía demostrarse.

Matuszak, Sloth, tenía solo 38 años cuando falleció. Su última película, Millonarios en la alcantarilla, se estrenó a título póstumo, un año después.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Olivia Benson

    Jooo, que penita :__( que razón, Mari, peliculon donde lo haya!!

    17 junio 2021 | 1:37 pm

  2. Dice ser Ben

    Te has dejado algo importante, fue el antagonista principal por asi decirlo en la celebre pelicula friki CAVEMAN (Cavernicola en España), dirigida por el guionista de Tiburon, junto a Ringo Starr (si, el de los Beatles), Dennis Quaid, Sheley Long (la de Cheers) , etc de 1981.

    Una pelicula indispensable para cualquier friki cinefilo que se precie… ademas te partes con ella, es superabsurda. XD

    17 junio 2021 | 1:41 pm

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.