BLOGS
Qué fue de… todos los demás Qué fue de… todos los demás

"Cualquier tiempo pasado fue anterior"
Les Luthiers

Pinypon, Barriguitas, Playmobil… Cómo han cambiado los juguetes de nuestra infancia

Qué agradable sensación me produce ver los juguetes favoritos de mi infancia. Se mezclan sentimientos de añoranza, diversión, felicidad infantil… Vuelvo a ser niña. Y precisamente lo contrario siento cuando veo algunos de esos juguetes en versión moderna. Los Pinypon, las Barriguitas, los Playmobil… todos ellos han cambiado con los tiempos. Y nosotros, los viejunos, que somos tan clásicos como un pastelito Cropán, nos resistimos al paso del tiempo y queremos seguir recordando los originales.

Ahora que nos invaden los anuncios navideños y recorren el mundo las cartas a los Reyes Magos, hagamos un repaso por esos juguetes que marcaron nuestra infancia y analicemos, con melancolía, cómo son sus versiones actuales.

La Casa de PinyPon

Los Pinypon. Eran, son y serán mis favoritos. No hubo ningún juguete que pudiera competir con ellos. Las figuras de aquella época eran inexpresivas, no tenían boca, eso hacía desarrollar aún más nuestra imaginación lejos de videojuegos y teléfonos móviles. Mi madre sabía de mi pasión por estas miniaturas y un día, marcado en mi calendario infantil como fatídico, me chantajeó con llevarlos al garaje. Jamás volvieron. Con la adolescencia me olvidé de ellos, pero juré y perjuré que regresarían cuando pudiera jugar con un descendiente, ya fuera sobrino o hijo. Ese día llegó. Apenas hace un año volvieron de sus décadas de desahucio en una triste bolsa de basura y ahora se han convertido en los juguetes favoritos de mi sobrina.

pinpon

La nueva (izq.) y antigua versión de los muñecos de Pinypon.

Dado el éxito de los Pinypon para el nuevo miembro de la familia pronto llegaron como regalos para mi sobrina la nueva versión de las minifiguritas. Nada que ver con los de antaño. Ahora son unos muñecos de clase alta que presumen de mansión, van al spa, se dan masajes en un sofisticado salón de belleza, o viven la vida en una caravana pijippie, desnudos y con pelos de colores pasteles. ¡Y hasta tienen boca y pestañas! Con infinita añoranza les digo que atrás quedó el Pinypon obrero de la granja, los que vivían en la casa rosa o vendían helados y barquillos. Aquí algunos de los modelos de hoy:

635616739548905968-XXX-Hello-BarbieBarbies. Las ‘delgaduchas’ muñecas nunca fueron santo de mi devoción. Admito que alguna que otra tarde pasé junto a ellas, pero me aburría bastante eso de cambiarles la ropa y peinarlas. Yo tenía dos, una heredada y la Barbie Romance. Ahora, para sorpresa de todos, hay algunas Barbies que llevan hasta Wi-fi. No miento. Incluso han alertado de que pueden ser muñecas espías… Ya decía yo que las rubias de bote no eran trigo limpio. Mucho tardamos en descubrirlas.

Las Barriguitas de Famosa. Barriguitas de Famosa. Las volví a ver en el cumpleaños de la hija de una amiga. Lo único que conservan de su versión antigua es el nombre. Adiós a aquellas muñecas con cara de recién levantadas. Las Barriguitas de hoy han despertado. Las hay con pelos de colores fluorescentes y algunas, porque hay infinitas versiones, sin esas carnes que les daba nombre. Para suerte de los ‘viejunos’, se siguen vendiendo las antiguas figuras y les llaman ‘Las Barriguitas de siempre’. Podrían hacer lo mismo con Pinypon. Ahí dejo la idea.

Playmobil HipsterLos Playmobil. Entre los 70 y 80 no hubo niño/a que no jugara con el famoso barco pirata. Si no lo teníamos entre nuestra colección seguro que pasábamos horas con el del algún vecino/a o amiguito/a. No han cambiado mucho en forma, pero hay algunas versiones de los actuales que superan la modernidad. La última sorpresa me la llevé con la versión hipster. Ajá, hasta aquí ha llegado el fenómeno social. Entre las nuevas colecciones podemos encontrar figuras barbudas y con camisa hawaianas (Gracias a mi compi Edu Casado por descubrirme esta maravilla).

Muñecas NancyNancy.
Nunca tuve una propia, pero como era la pequeña de la familia heredé la de mis hermanas, casi sin pelos y con un solo ojo. Mi abuela, con gran habilidad para la costura, les llegó a hacer trajes de gitana de crochet y mis vecinas tenían hasta un traje de baño de lana para que no pasaran frío. Aún me pregunto para qué playa y con qué clima les sería útil el bañador abrigado. Las actuales son algo más estilizadas, con los ojos y pestañas más grandes, pero poco difieren de las clásicas, esas que no faltaban como regalo de comunión.

¿Qué otro juguete han visto de su infancia que permanezca en la actualidad y sea digno de análisis? Espero sus melancólicos comentarios, queridos ‘viejunos’.

12 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser AreaEstudiantis

    Los pinypon actuales son un primo lejanísimo de los de antaño!!! Menudo cambiazo…

    http://areaestudiantis.com

    11 diciembre 2015 | 9:01 am

  2. Dice ser rosfi

    Por favor, la Nancy de ahora es espantosa y no se parece en nada a la original, una pena asesinar a una muñeca preciosa para crear un monstruito, que hubieran sacado el monstruito con otro nombre y dejado en paz a una de las mejores muñcas españolas.
    Personalmente la Nancy actual tiene una cara denterosa.

    11 diciembre 2015 | 12:11 pm

  3. Dice ser antaresmj

    Yo aún conservo la isla del tesoro de playmobil y el barco pirata, o mejor dicho su pecio, el pobre barco a perdido varias piezas durante el paso de los años y las velas se han deterioradio. Ha perdido las pegatinas, etc. Dudo que ese barco vuelva a “navegar” pero el cariño que le tengo me impide deshacerme de él. Lo que mejor conservo es el castillo, el primero que salió con puente levadizo.

    11 diciembre 2015 | 1:38 pm

  4. Dice ser Señorxxx

    “Entre los 70 y 80 no hubo niño/a que no jugara con el famoso barco pirata” MENTIRA!!, lo he pedido en mi sexto y septimo cumpleaños y los reyes nunca me lo trajeron, tengo 39 y aun lo estoy esperando xDD.
    La proxima vez la carta se la hago con papel de lija a ver si se la pasan por el forro de los coj… otra vez xDDD.

    11 diciembre 2015 | 7:58 pm

  5. Dice ser Mogui

    Los Playmobil tienen una novedad que me encanta, y es la línea Playmobil 123, para niños a partir de año y medio. No tienen piezas demasiado pequeñas o que se quiten, como el pelo, y así pueden jugar los niños más pequeños. A mi niño le encantan (y a mí también, jeje). Cuando sea un poco más mayor añadiremos los tradicionales

    11 diciembre 2015 | 9:24 pm

  6. Dice ser Sociólogo Astral

    Los ojos son muy grandes, almendrados y alienígenas en las muñecas actuales. sin duda influenciadas por la estética manga japonesa.

    12 diciembre 2015 | 2:26 pm

  7. Dice ser Carlos Cabello Rey

    MI JUGUETE DE LA INFANCIA: EL QUIMICEFA
    .
    …Querida Yoli, su post me ha abierto literalmente las carnes. ¡Literalmente! Soy un nostálgico de los juguetes antiguos (años 80), los juguetes que marcaron mi infancia. Geyperman, muñecas Chochona, Action man, Airgam boys, Super Cine Exin (‘el cine sin fin’), Heman – Master del Universo, Paracaidista de plástico, Petete, Power Rangers, Hula Hop, Tragabolas, Waterfull (juego de agua), tirachinas artesanal, Cubo Rubick, pistolas de fulminantes, el Simón, canicas y bolonchos, trompos, trolls, el Telesketch, Operación, Blandi-Blub, Gusi-luz, Quién es Quién, Cluedo, Juegos Reunidos, Tente, Magia Borrás…

    …De todos ellos me quedo con el Quimicefa. ¿Se acuerda? El juego de los experimentos químicos. Por desgracia, nunca tuve uno en propiedad, pero pude jugar con él a finales de los 80, gracias a que los Reyes se lo regalaron a mi vecino Cañete. Traía una infinidad de componentes. Nitrato potásico, Cloruro Amónico, Dinitroglicol, bisulfato sódico, tubos de ensayo, jeringuillas, medidores… Recuerdo que mi vecino y yo acabábamos siempre mezclándolo todo para luego calentarlo con el mechero de alcohol que traía.
    .
    …Una vez provocamos sin querer una pequeña explosión en su cuarto y la cortina de mezclilla salió ardiendo. Olía fatal y una vecina del bloque quiso denunciarnos porque decía que estábamos quemando un gato. También creo que mi vecino acabó llevándose una hostia cuando me fui. Aunque él, aún hoy, con mujer y dos hijos ya grandes, me lo sigue negando.
    .
    …Otro día decidimos verter azufre líquido sobre su colita (él se prestó voluntariamente). Un experimento arriesgado, de acuerdo, pero también muy original. Queríamos fabricar un pequeño molde de su ‘gusano’, ya que el juego sólo ofrecía la posibilidad de realizarlo sobre moldes de monedas. Y ya habíamos realizado muchos moldes. El azufre, al calentarse, se vuelve de un color marrón rojizo que da lugar a una masa elástica similar a la goma, cuando se enfría.
    .
    …Pues bien, calentamos como siempre el azufre y, cuando ya lo vimos líquido y burbujeante, lo vertimos sobre su picha. Pero algo salió mal o aquello calentaba más que otras veces. Porque mi amigo salió corriendo con aquello pegado entre las piernas en busca de agua fresca. El problema era que, al enfriarse, resultaba imposible retirarlo de la carne. Finalmente pudo sentarse en el bidé lleno de agua, pero su pito quedó irreconocible. Rojo como un ‘Melody Pops’. Ya sabe, esos chupa-chups de los 80, mitad chupón mitad flauta, con una varita que modificaba el sonido. Aquello le achicharró la minga.
    .
    …Se la achicharró viva, pero no le produjo ninguna secuela. Que conste. Porque, como ya le he dicho, hoy está casado y tiene dos hijos. Y más cosas que no puedo decir por amistad…
    .
    …¡Ay, los juguetes de los 80! ¡Tantos y tantos recuerdos, amiga Yoli!

    12 diciembre 2015 | 11:59 pm

  8. Dice ser Kurten

    Los playmobil también han sido infectados por la basura hipstérica??? El mundo se está yendo por el sumidero a velocidad absurda…

    En la lista faltan los Masters del Universo y los G.I. Joe… Y yo también le daba mucha caña al Tente.

    13 diciembre 2015 | 11:44 pm

  9. Dice ser Eva

    A mi me flipabam las piezas de construcción TENTE. Me pasaba horas creando casa, fuertes y, mi favorito, naves espaciales. Ahora todos los niños juegan con Lego. Cajas con piezas para crear un cierto diseño, yo recuerdo un cubo donde venían piezas, sin más, fomentando la imaginación y la ilusión de crear nuevas cosas cada día.

    No hace mucho estuvieron a punto de ser donadas pero no pude y mi madre las guarda en una caja a la espera se sus nietos.

    17 diciembre 2015 | 10:15 am

  10. Dice ser felipe

    El Exin Castillos….. Qué recuerdos, construyendo almenas, fosos, murallas….. No lo he vuelto a ver. 🙁

    17 julio 2016 | 2:38 pm

  11. Hola,

    Incluiría las miniaturas de Guisval. Muchos de los de mi generación hemos crecido jugando con cochecitos de esta marca alicantina. La cual todavía continúa peleando, pese a los chinos y demás 🙂

    Un saludo

    15 junio 2017 | 9:15 pm

  12. Dice ser Natalia

    Hola, alguien se acuerda de unos juguetes que se vendían por separado distintos cuartos de la casa para muñecas pequeñas y traían una versión miniatura de la misma habitación? Por ejemplo una habitación, que abajo de la cama salía la misma habitación pero más chica.
    Gracias!

    18 julio 2017 | 9:13 pm

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.