Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘tabacalera’

César Alierta, ¿calvo o con tres pelucas?

El presidente de Telefónica, en el banquillo, va a toda página en El Mundo y con gran foto a cuatro columnas.

¿Por qué será?

La misma noticia (escondida a una columna abajo) es difícil de ver en El País.

¿Por qué será?

En el pequeño titular de El País:

Alierta proclama su inocencia…

En el gran titular de El Mundo:

Alierta dice que ni compró ni se lucró

Sin embargo, el sumario da pie a toda clase de sospechas:

Dos inspectores declaran que la CNMV les ordenó paralizar la investigación

No se por qué aún me asombro al comprobar el sesgo tan exageradamente distinto que cada diario da a una misma noticia. Los hechos que dan pie a esta noticia deberían ser los mismos: una vista pública en la Audiencia Provincial de Madrid en la que todos los periodistas se supone que oyen las mismas declaraciones.

A los periodistas se nos llenala boca al declarar que “los hechos son sagrados y las opiniones son libres”..

Pero si los hechos se describen con un titular que lleva el verbo “proclama” en un diario y el verbo “dice” en el otro ya tenemos el sesgo interesado sobradamente garantizado.

Y no digamos ya si en un diario lleva foto del acusado en el banquillo y titular a cuatro columnas y, en cambio, en el otro se despacha la historia en dos párrafos y con un titulín a una columna y por lo bajini…

¿Qué factores influyen en el director a la hora de decidir si esta noticia va a cuatro o a una columna, con un verbo o con otro, con foto o sin ella?

No hace falta que esté presente el director para decidir el titular ni el tratamiento de la noticia. El sesgo que debe llevar cada noticia lo conoce de maravilla hasta el último mono de la redacción: a eso le llamamos “cultura corportativa” o, si queremos ser más claros, deberíamos llamarlo “instinto de superviviencia“.

Luego, cada feligrés compra y/o lee libremente el diario que quiere. Y cree que compra y/o lee bien, según sus intereses.

¿Por qué no?.

Ahí está la gracia de la prensa libre: cada oveja ocon su pareja.

El presidente de Telefónica, César Alierta, acusado de chachullos por utilizar información privilegiada para enriquecerse en la Bolsa, aparece como calvo, en un diario, y con tres pelucas, en el otro.

Claro que, si nos fijamos en las portadas de ambos diarios del mismo día, parecen responder a países distintos o a fechas distintas:

Alierta, en el banquillo (grande en El Mundo, pequeño en El País)

El sujeto es “El Supremo” para El País y a una columna. Para El Mundo, en cambio, el sujeto de la misma noticia es “Alierta” y lo lleva a cuatro columnas, con foto a tres y recuadro documental. La palabra “banquillo“, tan temida para cualquiera que se precie de honrado o de parecerlo, sólo aparece unida a Alierta en el titular de El Mundo.

¿No fue, acaso, José María Aznar, amigo de Pedro Jota Ramírez, quien nombró a César Alierta, presidente de Tabacalera, como presidente de Telefónica?

¿No fue, acaso, José María Aznar , amigo y protector de César Alierta, quien persiguió y trató de meter en la cárcel al presidente de El País, Jesús de Polanco? (Véase, si lo encuentran, “Jaque a Polanco”)

¿Es El País o El Mundo al revés?

¿Qué está pasando aquí?

Dirán ustedes, y no les faltará razón, que en las noticias políticas es donde más se les ve (se nos ve) el plumero a los diarios. Tiene uno la impresión de que las páginas de Economía, sometidas a la dictadura y al rigor de los números, permiten menos sesgos interesados a la hora de elegir el titular (sujeto, verbo, etc.) para una noticia o de asignarle cuerpo tipográfico, ilustración gráfica o tamaño en la página.

Sin embargo, pese a que se hila más fino en Economía que en Política -por si las moscas-, el análisis comparativo de las noticias de negocios tiene mucha más miga y nos ofrece claves mucho más relevantes sobre la cultura corporativa y los intereses reales del medio de comunicación en cuestión que cualquier otra sección.

El cuidado exquisito o la dureza con que se decide el sujeto de una noticia económica nos permite descifrar alianzas pasadas o futuras, expectativas de negocio, venganzas soterradas, eventuales cambios de propiedad o de empleo…

Nunca me canso de recomendar a mis alumnos, apasionados por la búsqueda de la verdad, aquel sabio consejo de Marlon Brando en el inigualable papel de El Padrino:

“Sigue al dinero”

Aznar: ¿consejero o especulador? ¿ficha o lo fichan?

Pedro Jota Ramírez sigue dedicado, en cuerpo y alma, erre que erre, a apuntalar la teoría de la conspiración, para lavar la cara de su amigo José María Aznar, el de la mentira masiva sobre ETA en el 11-M. Y lo da a cuatro columnas, arriba.

Sin embargo, del nuevo sabroso empleo de su amigo Aznar no da ni una línea en su portada. Ni siquiera para felicitarle. ¡Qué ingratitud!

Para saber de qué va este asunto de Aznar (¿consejero o especulador?) hay que leer la portada de El País que lo da arriba, a una columna, o las páginas interiores de El Mundo.

Pedro Jota manda hoy en su portada, y sólo él, como es habitual, con nuevas dudas acerca del tipo de explosivo utilizado por los terroristas de la matanza de Atocha.

Algunas de esas dudas técnicas son razonables, y pueden estar causadas quizás por las chapuzas cometidas por la policía de Aznar y Acebes. Eran gobernantes indignos, que parecían más preocupados por ganar torticeramente las elecciones del 14 de marzo de 2004 que por investigar las pistas de los verdaderos autores de la mayor masacre terrorista de la historia de España.

Y también -cómo no- causadas quizás por las posteriores chapuzas de la policía mandada, meses después de la matanza de Atocha, por el Gobierno de Zapatero.

Pero de lo que no cabe duda, pase lo que pase en el juicio del 11-M, es que, con los datos que tenían entonces, los del trío Pinocho (Aznar-Acebes-Zaplana) nos mitieron deliberadamente, durante los tres días previos a las elecciones generales, para ganar tiempo y alejar de las urnas el fantasma de la invasión ilegal de Irak. Y reconozco que, en este asunto, no puedo ser neutral, por más que lo intento.

Aún no se me ha pasado el cabreo provocado por aquellas mentiras que me obligaron a conectarme a la BBC de Londres -como en los tiempos de la dictadura de Franco– para saber lo que estaba pasando en mi país.

Como El Mundo no da nada de Aznar en su portada no podemos hacer análisis comparativo alguno de este asunto más que decir que para El País es noticia de primera página y para El Mundo , en cambio, no lo es.

La cobertura interior sí merece cierta atención gráfica y tipográfica.

Por la simple elección y el tamaño de las fotos que ilustran la información aznarí ya podemos saber, sin miedo a equivocarnos, de pie cojea cada diario.

La foto (grande, a dos columnas) de El Mundo nos muestra a un Aznar activo, convincente, con gesto decididamente parlamentario o mitinero, al vibrante estilo de don Emilio Castelar. La foto nos puede servir, incluso, de boceto modélico para una estatua de líder decimonónico.

El texto del titular va de acuerdo con la foto. No es Aznar quien ficha por el fondo sino al revés. Es el fondo de capital riesgo quien le busca y ficha a Aznar “como consejero“.

El sumario mejora el efecto de la foto:

La firma financiera londinense destaca su trayectoria política y sus “logros económicos”

En la columna de salida, escoltando la foto castelarina de Aznar, El Mundo lleva este titular:

Dow Jones estudia la oferta de Murdoch

El grupo Dow Jones es propietario del Wall Street Journal, el diario económico conservador más influyente del mundo.

Sabemos que José María Aznarya es consejero del magnate australiano Rupert Murdoch, el pretendiente de Dow Jones. Lo que no sabemos es si consiguió este influyente cargo también por sus “logros económicos” o como premio de consolación por su apoyo incondicional al presidente George Bush, amigo de Murdoch, en la invasión ilegal de Irak. Quizás también por haber perdido el poder como consecuencia de ese apoyo a Bush … y por su mala cabeza en la gestión informativa de la matanza terrrorista de Atocha.

Si el imperio de Murdoch (con Aznar en su Consejo de News Corporation) compra el Wall Street Journal , ya puede Polanco echarse a temblar.

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar…

Y quien dice Polanco, dice Vocento (ambos están en Bolsa) o el conde de Godó…o el mismísimo Lara, que no es ni conde ni uno de los siete infantes de su mismo nombre pero tiene tele y periódicos.

Como vemos hoy, Aznar cabalga de nuevo.. y a lomos de otro Consejo que, según El País, es de armas tomar. En realidad, cabalga a lomos de un descomunal “Centaurus” que es el nombre del sospechoso fondo de capital riesgo.

En el titular a tres columnas de El País, es Aznar (como sujeto principal) quien ficha (y no al revés) por el fondo de inversiones (¡ay!) e s p e c u l a t i v a s.

¿ESPECULATIVAS?

En el texto de El País, elaborado al alimón por dos redactores de postín desde Londres y Madrid, se citan ejemplos poco edificantes de la historia reciente de Centaurus Capital , que actúa desde las Islas Caimán que tanto honor hacen a su tenebroso nombre y al recuerdo caribeño de las botellas de “ron, ron, ron, la botella de ron…” (Esto, naturalmente, sólo vale para aquellos que no soportan que les digan lo que tienen o no tienen que beber antes de conducir el coche o el barco).

En los ejemplos que cita El País aparecen pistas y rastros de los amigos y compañeros de pupitre que Aznar colocó, a nuestra costa, al frente de las grandes empresas publicas de España (Telefónica, Tabacalera, Aldeasa, Terra, etc.) y de empresas privadas españolas como Recoletos, Campofrío, FCC, etc.

Como verán, la foto pequeña, y elegida con escaso afán de neutralidad, de un Aznar de mirada perdida, entre atontado, gaznápiro e iluminado, que pone El País no tiene ni comparación con la grandeza castelarina de la que da El Mundo.

¡Dónde va a parar!

¡Tiembla Polanco!