Pollo al soplete, hamburguesas trepadoras, macarrones en aceite… ¿Recordáis los platos infames que os ponían en el comedor del colegio?

Todo comenzó con un compañero que, no recuerdo a cuento de qué, rememoró en alto el plato más asqueroso al que jamás se ha enfrentado: “pollo al soplete, así lo llamábamos, porque por dentro estaba crudo y requemado por fuera”. El segundo lugar en comidas repugnantes era “un pescado en salsa verde que decían era merluza”.

Ambos los sufrió en el comedor escolar. Un lugar que suele asociarse a historias culinarias de terror, igualito que los aviones, los hospitales e Inglaterra. El problema es que, al contrario que aviones y hospitales, los comedores de colegios e institutos alimentan a niños en crecimiento todos los días durante muchos años.

Si tienen tanta mala prensa, da que pensar que por algo será.

Y la tienen, por supuesto. Yo sólo estuve un día en el comedor de mi colegio, tanta era la emoción que no recuerdo lo que me pusieron. Dada mi escasa experiencia pregunté en mis redes sociales y comenzaron a surgir rápidamente otros platos infames que servían a los niños como macarrones en aceite, filetes que eran suelas de zapato surcadas de nervios, san jacobos que eran templadas esponjas blanditas o purés inclasificables.

@jomonge Hamburguesas trepadoras. A la hora y media no fallaba. Subían unos gases por el esófago que eran terribles. Habia que matarlas con toneladas de ketchup. También estaban los filetes espía (fríos, duros y con nervios de acero).

@gadgetbionico. El puré de verduras volador. El día que tocaba había tortas por sentarse cerca de la ventana para tirarlo haciendo palanca con la cuchara. Los segundos se escondían en el vaso del yogurt. Luego te cacheaban a l salida en busca de pan de contrabando escondido en los bolsillos

@madrestresadas. Yo iba con la tartera de casa. Todavía estoy traumatizada porque, a pesar de los cartelitos de mi madre, nos calentaban las ensaladillas.

@ladymajan Dudo entre las “patatas a la importancia” o las salchicas de frankfurt que estaban tan malas que que cubrieron las jardineras del patio.

@Kasiopea575. Mermelada con galletas…tiene buena pinta a que si? Imagínate un vaso a la mitad de mermelada y 3 galletas maría….lo que quedaba de mermelada te lo tenías q comer si o si….ahora no puedo con la mermelada.

@sogomezru. Yo recuerdo cierta paella universitaria que… los bichos la teletransportaban hasta tu mesa, no digo más… fresquíiiiiiisima! 😂

@vidaspixeladas. No solía quedarme en comedor pero en las convivencias y tal pues tocaba, recuerdo un caldo verde. Ni idea de que era, pero verde verde.

@albarroyo. “Lentejas con cigarrillo”. Fantaseábamos con que la cocinera fumaba y echaba las colillas en la olla. Las lentejas estaban quemadas y eso nos recordaba al tabaco, imagino. No era lo peor…

@edcastillo_11. Suela de zapato. Así llamábamos al trozo de nervio empanado que hacia las veces de escalope.

@alex_4563. Un filete de pescado blanco, sin espinas afortunadamente, acompañado de una salsa verde. El pescado no sabía absolutamente a nada y la salsa estaba asquerosa. Ese plato, y que mi madre solo hacía palitos Pescanova por miedo a las espinas, hizo que le cogiera manía al pescado. Tardé años en vencer mis reticencias y acercarme al mar. Recordaba el pescado como una cosa horrible. Lo superé, afortunadamente, pero esto confirma lo importante de que los niños cojan aprecio por todos los alimentos.

Que sí, que sí, que los tiempos van cambiando a mejor y cada vez más centros se preocupan de tener caterings o incluso cocinas que ofrezcan platos apetitosos y saludables; también que habrá niños que coman mejor y más variado en el cole que en casa.

Os recomiendo en ese sentido leer este reportaje de mi compañera Lolita Belenguer sobre los comedores escolares y este otro.

Pero me consta que el comedor del colegio sigue siendo fuente inagotable de terrores culinarios cuando hacemos memoria.

¿También los sufristeis?

EUROPA PRESS

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser DNM

    Habéis Hablado del comedor si, pero lo peor son los caterings cuya única solución a todos los que somos alérgicos es…. El Puré

    17 febrero 2020 | 10:36

  2. Dice ser Yomismo

    Hígado!!! Casi 40 años después sigo estando traumatizado. Eran unos bloques de hígado fríos y duros flotando en una especie de aceite turbio. Creo que los romanos ya los usaban para construir acueductos

    17 febrero 2020 | 11:46

  3. Dice ser LKS

    Recuerdo el Puré marca loctite, servia para alimentar decían… pero fue expresamente desarrollado para usarlo como cimiento de grandes rascacielos y puentes.

    17 febrero 2020 | 12:58

  4. Dice ser LaCestitadelBebe

    Hola,

    tuve la suerte de no comer estas cosas, en la universidad si me tocó pasar por el campus, y la merluza rebozada y alguna cosa más era impepinable.. ahora lo recordamos con gracias, alimentos que ayudan a mantener la línea, porque no comes..jeje

    Besos!

    Anabel

    17 febrero 2020 | 13:13

  5. Dice ser Lola

    Tengo muchos recuerdos de los “exquisitos platos” que nos ponían en las llamadas Escuelas al Campo en Cuba.: arroz con gorgojos, riñones de vaca, lengua de vaca, potajes con piedritas pequeñas, ni siquiera se molestaban en limpiar las legumbres, el pan llegaba el lunes y era el que daban durante toda la semana así que cuando llegaba el domingo aquello rebotaba contra el suelo, el único día que daban algo decente de carne era el domingo ya que era día de visita. Como no había refrigeración más de una vez hubo diarreas a granel en el campamento, y hasta un ratón muerto encontraron una vez en el tanque donde tomábamos el agua para las comidas. Y nada de esto es cuento, cada cual es muy libre de creerlo o no.

    18 febrero 2020 | 11:02

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.