¿Lleváis a vuestros hijos a esas exposiciones y museos que revuelven y entristecen?

Este pasado fin de semana me escapé a Praga junto a mi santo, un viaje exprés de aniversario. Camino al aeropuerto íbamos echando cuentas de la última vez que habíamos cogido un avión sin niños y nos percatamos de que habían pasado ya seis años. Demasiado tiempo para una pareja cuyo único ‘vicio’ fue viajar.

Praga mereció la pena, aunque la mereció aún más tener esos pocos días de desconexión juntos. Hay que cuidar a la pareja. Lo decimos mucho, lo sabemos, pero además hay que hacerlo.

Pero no quería hablar hoy aquí ni de Praga ni de nosotros. Hoy quería preguntaros si lleváis a vuestros hijos a esas exposiciones y museos que revuelven y entristecen.

‪El barrio judío de Praga encontramos uno de esos lugares. Junto al atestado cementerio hay una sinagoga reconvertida en museo cuyas paredes están cubiertas con los nombres de los miles de judios asesinados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Junto a los nombres, dos fechas, la de nacimiento y la de muerte. Y es inevitable estremecerse cuando la distancia entre ambas es corta.

Más sobrecogedora aún me pareció la sala dedicada a los dibujos que esos niños asesinados hicieron gracias a una maestra que los puso a pintar, a hacer collages y acuarelas, en un sitio tan terrible como el campo de concentración de Terezin. Una maestra que murió en Auschwitz llevando dos maletas llenas de esos dibujos que hoy reflejan la crueldad inhumana del hombre‬.

Estando allí me preguntaba si sería un sitio apropiado para Julia. Si hubiéramos ido con ella creo que, aunque la hubiera entristecido, sí que la hubiéramos llevado para que entendiera ese capítulo de la Historia. Tiene diez años, es una niña muy sensible, pero me parece imprescindible que sepan de dónde venimos, que el hombre puede ser el peor monstruo, que no se debe olvidar ni bajar la guardia.

Viendo aquellos dibujos, consciente de que no hay nada que pueda justificar matar a un niño, menos aún de esa manera, recordaba cuando Julia cortocircuitó en el memorial de Caen, hace tres años.

El mas caro y grande de los memoriales de Normandía va mucho más allá del desembarco y sus consecuencias. Lo que muestra es variado y muy duro, la ascensión al poder de Hitler, su solución final que abarcaba judíos, comunistas, gitanos, personas con discapacidad… También la resistencia y el colaboracionismo francés, la evolución del conflicto y sus antecedentes. Es imposible que no conmueva recorrerlo.

En todos los museos y memoriales habíamos estado adaptando a nuestra hija todo lo que veíamos y explicando siempre la historia sin mentir, pero simplificándola y suavizándola.

Cuando llegamos a la zona en la que contaban la solución de la Alemania Nazi para la gente con discapacidad la pobre no daba crédito. “¿Mataron a 10.000 personas como mi hermano?”, me dijo desconcertada, abriendo aun mas sus enormes ojos y, pasado cierto punto, quiso ir rápido y salir pronto.

Esa visita la superó. Aquella niña de siete años fue incapaz de manejar aquella información, de digerir que su hermano, por tener autismo, habría sido asesinado. Tal vez ella también si hubiera nacido bajo el paraguas de una religión equivocada.

Os dejo un cartel propagandístico que había en ese museo destinado al pueblo alemán en el que se justificaba ese exterminio del que no recuerdo que haya ninguna película en términos de costes puros y duros: “este paciente hereditario cuesta a la comunidad 60.000 RM. Ciudadanos, es vuestro dinero también”.

Desde el memorial de Caen siempre que visito uno de esos lugares que recuerdan la maldad del hombre, nos retuercen por dentro, recuerdo el malestar de mi hija y me pregunto si podría, si sería ya conveniente, si no habría que esperar.

Hay sitios en los que advierten de la dureza de lo que se va a presenciar, que incluso prohiben el acceso de los niños. Es el caso, por ejemplo, de los campos de concentración abiertos al público.

Pero la mayoría nos dejan a los padres decidir. Yo, al menos, creo que la decisión no puede ser escoger esconder lo que pasó.

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser E.I

    Y a pesar de todo los museos, exposicones, conferencias de supervivientes (Que cada vez quedan menos…) existe gente que NIEGA el holocausto y tantos otros genocidios… ¿Qué va a pasar cuando ya no quede nadie para recordadrlo?

    26 marzo 2019 | 09:11

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.