Correr buscando la luz

Mañana voy a salir a correr con una amiga. Quedamos, con el propósito de recuperar viejas y sanas costumbres, durante una sobremesa el día posterior a que desapareciera Laura Luelgo. Nos acompañará mi hija de nueve años, que quiere avanzar en bicicleta a nuestro lado.

Incluso siendo dos adultas y una niña, buscaremos caminos transitados, bien iluminados, porque eso es lo que hacemos las mujeres cuando salimos a correr.

Si no nos rendimos al reclamo del sofá y mantenemos el propósito de seguir corriendo, si mi niña nos acompaña en más ocasiones, crecerá viendo cómo buscamos la luz, cómo evitamos los parques una vez ha caído el sol pese a que nuestras rodillas se resientan por el impacto constante contra la dura acera.

Nos sabemos presas, nos revolvemos contra esa sensación, pero no podemos evitar transmitir a nuestras hijas nuestras mismas inseguridades. Esa es la trampa de correr buscando la luz.

Las educamos diciéndoles que son fuertes, que son iguales a los hombres, que pueden conseguir cualquier cosa, que no hay meta imposible. Y al mismo tiempo debemos decirles que eviten los callejones oscuros, que busquen compañía de vuelta a casa, que se muevan con miedo.

Sé independiente, pero procura que te acompañe tu novio hasta el portal hija mía.

Lógico e incongruente.

Hay quien lo llamará ser prudente. Tal vez. En realidad es ser consciente de la maldad ajena y saberse potencialmente una presa solo por ser mujer. Da igual lo que hagas, cómo vistas, o la hora o el lugar en el que estés.

Una mujer tiene derecho a ir por dónde le plazca a la hora que desee. Es probablemente el concepto que más se repite en el hashtag #todassomosLaura.

Sí, tenemos ese derecho, pero no podemos permitirnos ejercerlo. Y lo peor de todo es que tampoco podrán nuestras hijas.

Y ahora decidme: ¿De quién es la culpa?

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser ana

    Y luego cuando dices que tienes que ir con cuidado, salen un montón de idiotas diciendo que no culpabilices a todos los hombres, que no todos son iguales. Y si confias en uno y luego te sale rana, la culpa es tuya. Osea, hagas lo que hagas, lo haces mal (según algunos, que es verdad que no creo que todos sean iguales) Pero sintíendolo mucho, yo de momento seguiré teniendo cuidado -y miedo- y no me fío del desconocido que entra conmigo en el portal, por muy simpático que sea….

    18 diciembre 2018 | 03:42

  2. Dice ser 4

    Como dijo uno: “no existe el derecho a no tener miedo”. Hay personas que solo buscáis una utopía, vuestro idealismo no os permite bajar al mundo real.

    18 diciembre 2018 | 04:13

  3. Dice ser Gon

    La verdad es que todos los consejos de este post me los aplico a mi mismo: ir por lugares iluminados, no entrar en parques por las noches, evitar callejones oscuros…lo que no se debe olvidar es que, si bien es cierto que las mujeres son presa potencial solo por el hecho de ser mujeres, también lo es que los hombres no somos agresores potenciales por el hecho de ser hombres. En cualquier lugar, en cualquier momento, un hombre o una mujer se puede encontrar con un loco (o loca) que pueda poner en peligro su integridad. A los hombres también se nos atraca, se nos asesina, se nos apaliza…

    Por favor, si bien es cristalino que las mujeres están mas expuestas y no debería ser así, no caigamos en el generalismo contra el género masculino.

    18 diciembre 2018 | 09:34

  4. Dice ser Óscar

    Hay psicópatas sueltos, y contra eso hay poco remedio, para esas personas no hay ni reinserción ni educación ni nada que sirva.

    18 diciembre 2018 | 14:14

  5. Dice ser marian

    Bueno no es cuestión de buscar culpables que no sean los asesinos, pero lo que está claro es que el sentido común te indica que es mejor ir por lugares transitados, o estudiar artes marciales o llevar una especie de arma en el bolso….y si alguien quiere hacer el experimento de ir por lugares poco transitados y oscuros porque ya hemos pataleado por ello, pues allá penas, yo no lo haría nunca…. el ser humano es depredador por naturaleza… igual que evito cruzar en rojo, corro buscando la luz….

    19 diciembre 2018 | 11:25

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.