Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

Archivo de diciembre, 2014

Daniel Moreno: “En Animal Político publicamos todos los días entre dos y cinco historias propias”

Daniel Moreno, director de Animal Político.
Daniel Moreno, director de Animal Político.

 

“Soy guerrerense, de uno de los pueblos del Estado donde ha pasado lo de los estudiantes”, dice el periodista mexicano Daniel Moreno, nacido en 1964, quien, tras una carrera profesional en medios tradicionales, hace cuatro años decidió fundar Animal Político, uno de los medios latinoamericanos que se ha convertido en una referencia del nuevo periodismo de Internet en español.

“Soy crítico con el periodismo que estamos haciendo en México porque no es un espejo fiel de lo que está pasando. La posibilidad de hacer un medio digital representa tres ventajas. La primera, hacer el periodismo en el que creo. La segunda, descubrir un nuevo público. Los medios en México, como en otros países, están diseñados para mayores de 45 años. En el periodismo digital, el público es más joven. Los principales consumidores de nuestros contenidos tienen alrededor de 30 años y no te dejan pasar una, porque es gente que está muy interesada en leer y comprender, que exige contexto y profundidad, rigor y ética. La tercera es la posibilidad de explorar nuevas narrativas: emplear nuevas herramientas como los gráficos interactivos, vídeos que te permiten acercarte a nuevos públicos y ofrecerles distintas posibilidades de lectura”.

En un país de alrededor de 120 millones de habitantes, la tirada de los grandes periódicos no llega a 60.000 ejemplares de lunes a sábado. ¿Son parecidas las audiencias de los medios digitales?

En digital nos ha ido a todos mejor. Hay medios que tienen diez millones de visitas al mes. El periódico más leído, El Universal, que abrió el diario online hace 15 años y ha logrado cifras destacables. En un país con una penetración de Internet que ronda entre los 40 y los 50 millones de personas, tener este nivel de visitas es importante. Nosotros recibimos entre 3 y 4 millones de visitas al mes. Pero si los digitales nos obsesionamos con las visitas, terminamos echando a perder el periodismo que hacemos. En Animal Político no competimos para ser el medio más visitado de México. De ese ring, nos bajamos.

En estos años, has pasado de trabajar como periodista a gestionar también una empresa de 15 personas. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Les digo de broma a mis compañeros de Animal Político que antes amaba las quincenas y ahora las odio (en México se paga la nómina cada 15 días). Es un negocio pequeño, con un aprendizaje complejo. Había tenido la oportunidad de tener cargos directivos que me sirvieron para aprender lo básico en términos de presupuestos y demás, pero el reto es más complejo porque no solo tengo que dedicarme a gastar sino también a ingresar dinero. Ese ha sido el aprendizaje más complejos y donde he cometido los errores más notables. Es evidente que salgo demasiado caro como vendedor, por el tiempo que le tengo que dedicar y por mi nivel de ineficiencia. No es mi vocación. Uno de nuestros objetivos para 2015 es tener un “Publisher” que se dedique al negocio. Porque si no termina siendo caro e ineficiente tener a un periodista vendiendo y haciendo presupuestos.

¿Qué encuentra un lector en Animal Político?

Los temas que nosotros abordamos fundamentalmente son corrupción, transparencia, derechos humanos y por supuesto, especialmente en los últimos años, la violencia. Para nosotros ha sido un trabajo importante poner rostro a las víctimas. En términos de definición editorial es algo capital. En México nos habíamos dedicado a contar muertos y criminalizar a las víctimas. Entre los muertos ha habido mucha gente inocente. Además, nada puede justificar la muerte.

¿Qué importancia tiene la última hora en un medio digital?

Es una trituradora que come los recursos humanos y conduce a una batalla absurda. Nosotros apostamos por la generación de nuestros propios contenidos. En un lugar destacado, tratamos de publicar todos los días entre dos y cinco historias propias, que son nuestra apuesta más importante. La última hora es importante en términos de visitas, pero no podemos ser los más rápidos y los más imprecisos. Asumimos todos los días que queremos ser un medio con credibilidad, con rigor, que dé un buen servicio al lector. Si esto implica que tardamos más en publicar una noticia, asumimos el coste de que vamos a perder visitas por ello.

¿En México también se padece el “mal de la columna”?

Es general. En el caso de México lo hace doblemente preocupante. Gente que habla de todo aunque no conozca de nada. Un día escriben de reforma fiscal, otro de seguridad y al día siguiente sobre partidos políticos. Son “todólogos”. El segundo elemento que preocupa es que son todólogos muy bien pagados porque un columnista en México puede ganar diez, veinte veces o más que un reportero. Se privilegia el pago a los columnistas famosos frente a los periodistas porque importa más hacer un periódico de opinión que hacer uno de información. Los que quieran opinar, que abran una cuenta en Twitter y ya veremos si nos importa o no lo que dicen. En Animal Político intentamos que quienes opinan sean especialistas capaces de aportar información que sustente el análisis y no al revés. Tenemos medio centenar de colaboradores. Publicamos seis u ocho columnas diarias, pero la mitad son de organizaciones de la sociedad civil, de centros de derechos humanos y de think thank que reflexionan sobre temas concretos.

¿Los medios digitales en América Latina también se encuentran en el camino de la búsqueda de la rentabilidad?

Como sucede en todo el mundo, en América Latina nos encontramos en la búsqueda del modelo de negocio. Cuando ves en España a El Confidencial o a ElDiario.es con finanzas sanas, adviertes que ya han encontrado un camino. Muchos periodistas ven la posibilidad de tener un medio propio. Les suelo recomendar que se preparen para ser pobres y para estar preocupados sobre cómo llegar a la quincena.

¿Qué papel juegan las redes sociales para que los medios generen nuevas relaciones con el lector?

Las redes sociales nos ayudan a establecer conversaciones con los lectores. El nuevo lector ya no ve portadas. Las redes sociales son las portadas. Nosotros somos eficientes en las redes, el 50% del tráfico nos llega a través de ellas. Aspiramos a que las redes sociales sean una forma de añadir lectores y también una forma de conseguir opiniones sobre lo que publicamos e ideas para nuevos contenidos. Quiero fortalecer nuestra dependencia del lector también en ese terreno. Que el lector nos dé tips, ideas, nosotros haremos el periodismo. Si en términos conceptuales hay que señalar una diferencia entre el periodismo digital y el tradicional, es que los tradicionales están acostumbrados a establecer un monólogo con el lector y los medios digitales generan un diálogo con el lector.

¿Cómo ves a los medios españoles?

Han estado atrapados por la crisis económica interna y la de los medios tradicionales se sufre en todo el mundo que implica caída de ventas y caída de publicidad. En España, el periodismo digital ha sido una salida importante para muchos periodistas que perdieron su empleo y han buscado nuevas formas de hacer periodismo. Eso hace que España sea uno de los países más saludables en términos de periodismo digital porque tienen una variedad muy importante y un notable nivel de calidad.

Desde fuera se nota que el periodismo español ha estado atrapado en el debate Partido Popular versus PSOE. En un país bipartidista, los medios, de alguna manera, acaban afiliándose a una de las partes. Un ejemplo es el tratamiento que le dan a Podemos. Las críticas a Podemos en los medios son demoledoras. Se encuentran editoriales acusándolos de ser el peor populismo.

Tal vez lo que le falta a la prensa española es entender que los partidos políticos no reflejan a la sociedad completa y que vale la pena atreverse a explorar nuevos públicos. Otra característica de algunos nuevos medios españoles es que se nota que son gente que querrían tener un periódico tradicional, pero que por falta de dinero, han puesto en marcha un periódico digital.

En España y en América Latina hay dos tipos de periodistas digitales: los que tienen medio digital porque no tienen dinero para hacer uno impreso y otros que queremos hacer periodismo digital y aunque tuviéramos dinero no haríamos un periódico de papel. En todo caso, tendríamos más reporteros en el mundo digital.

¿Por qué los medios españoles están lanzando ediciones para América Latina?

La crisis económica española es una explicación. Pero están aprovechando correctamente un déficit de calidad en periodismo en América Latina. El País tiene todos los días decenas y decenas de miles de visitas de mexicanos buscando noticias de México. Eso hay que reconocerlo. El País se ha convertido en una fuente de información relevante para los mexicanos. Ha hecho coberturas más que notables, tiene periodistas de gran nivel y una redacción de gente joven con mucho talento que tiene tanta gente como Animal Político. No es la clásica visión externa del español. Han aprendido a ver México desde México. No solo nos ven, como lo hacían antes, como mercado, sino también como un tema relevante de su agenda informativa. Y eso lo celebro. Más allá de las críticas que, como a otro medio, se le pueden hacer a El País o a El Mundo, celebro que tengamos medios potentes, haciendo buen periodismo, abordando los temas que les importan a los mexicanos.

¿Puede estar el futuro de la televisión en las lentillas?

Nick Bilton

Nick Bilton

Internet está cambiando la forma de hacer televisión y la forma de consumirla. En el futuro, para ver la televisión tal vez no sean necesarias ni siquiera las gafas de Google, porque los sensores conectados a la red estarán incorporados en las lentes convencionales o, incluso, en las lentillas. Además, disfrutaremos de contenidos de alta calidad, mientras se abaratan los costes de producción.

Cada mes en YouTube, los usuarios ven más de seis mil millones de horas de vídeo. Hay que satisfacer la demanda. Por eso no resulta extraño que Nick Bilton, columnista y reportero del New York Times, explique con entusiasmo que “YouTube ha comprado un edificio cerca de Google y están creando estudios de grabación para que la gente pueda hacer películas, documentales y vídeos cortos”. Al fin y al cabo se trata de hacer “contenidos audiovisuales sin los costes de las televisiones”.

El autor de La verdadera historia de Twitter ha venido a España para hablar de lo rápido que puede cambiar la tecnología y, de paso, cambiar nuestras vidas. Mientras unos operarios instalan (por fin) la fibra óptica de Telefónica en el edificio donde vivo, Nick Bilton pronuncia la charla inaugural de Ficod 2014, un evento de tres días que patrocina Red.es, la entidad del Ministerio de Industria. Aunque el título de la conferencia, según figura en el programa, es “El futuro de los medios de comunicación, la tecnología y la sociedad”, Bilton solo habla de la televisión cuando responde a una pregunta al final de su intervención. Es una charla “tipo” que da en muchos eventos. “Cada vez que doy esta charla tengo que actualizarla porque continuamente hay novedades”, explica en el turno de preguntas. “Nos levantamos en un planeta distinto del que nos acostamos la noche anterior”.

Después de hablar de sus dos libros y recordar que se pueden comprar en Amazon, Bilton, sentado en un taburete y parapetado tras un atril donde ha instalado su portátil, pasa las diapositivas que ha traído preparadas para su medida intervención.

Habla del pasado, del presente y del futuro:

“El móvil es la tecnología que domina el mercado”.

Las redes sociales generan más tráfico en Internet que los buscadores“.

“En el futuro tendréis pantallas flexibles en vuestras manos”.

“Los wereables (tecnología para llevar encima) son parte del futuro. Aunque hay una gran contienda porque todo el mundo intenta saber cuáles serán los wereables del futuro: gafas, relojes…”.

Pantallas flexibles, chips en la piel y los chips tragables: “Una píldora que vamos a tragar”.

Los nuevos dispositivos tecnológicos continuarán revolucionando la educación, los medios de comunicación y el consumo audiovisual. Bilton, espectador privilegiado, seguirá cambiando diapositivas para que su conferencia recoja las últimas tendencias. El futuro está asegurado.

EL RELOJ DE ARENA DE BILTON

casa San Francisco

Nick Bilton escribe en la parte trasera de su pequeña casa de 67 metros cuadrados en San Francisco. Junto a su ordenador, tiene un reloj de arena de una hora. Cada vez que se encuentra navegando sin darse cuenta por Internet, desenchufa el wifi del ordenador y gira el reloj para que empiece a caer la arena. No vuelve a conectar el ordenador a la red hasta que ha caído el último grano.

La sociedad civil mide la salud de la libertad de información en España

Hoy se celebra el I Encuentro Sobre Activismo, Prensa Y Libertad De Información, primer acto de la Plataforma en Defensa de la libertad de Información (PDLI) que han puesto en marcha dieciocho entidades y profesionales. Esta plataforma nace “por la preocupación ante las amenazas a los derechos de libertad de información y expresión en España”. La plataforma está integrada por organizaciones y personas del ámbito jurídico (Unión de Fiscales Progresistas, Ilustre Colegio de Abogados y Comisión Legal Sol), del periodismo (Federación de Sindicatos de Periodistas, elDiario.es, 20minutos, Disopress y la revista Mongolia) y de los movimientos sociales y ciudadanos (OCU, CEACCU).

PDLICon el encuentro de esta tarde, los organizadores pretenden “poner de manifiesto que la defensa de las libertades de expresión e información no es algo que pueda restringirse a un determinado sector, como el del periodismo o los medios. Sin libertad de información no hay democracia”, explican en un texto de introducción en la web. “Pero, además, los límites al ejercicio de estos derechos (a través de leyes restrictivas, acciones judiciales, o prácticas de control y represión) se dirigen tanto contra periodistas, como contra organizaciones sociales, activistas, movimientos de protesta y medios ciudadanos. Uno de los objetivos de la “Plataforma en Defensa de la Libertad de Información” (PDLI) es hacer un seguimiento y denuncia de estos ataques. Somos conscientes de la responsabilidad que supone el reto de medir la salud de la libertad de información en España: unos criterios equivocados pueden dar por resultado una foto poco fiable o falseada”.

En el intenso programa de trabajo del encuentro de la PDLI figuran, entre otros temas para la discusión, la ley de seguridad ciudadana y las consecuencias para medios y ciudadanía, regulación y garantías para el ejercicio del derecho a la libertad de información de periodistas profesionales, activistas y movimientos sociales y las demandas por el derecho al honor como límite de la libertad de información.

La periodista Virginia Pérez Alonso, vicedirectora editorial del grupo 20 Minutos, preside la PDLI, mientras que la decana del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), Sonia Gumpert Melgosa, es su vicepresidenta. También integran la junta directiva Mario Tascón, Juan Luis Sánchez, Carlos Sánchez Almeida, Stéphane M. Grueso y Yolanda Quintana.

MISIÓN INTERNACIONAL PARA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN ESPAÑA

Barbara Trionfi

Barbara Trionfi, directora adjunta del IPI.

En el acto de clausura del encuentro, participará Barbara Trionfi, directora adjunta del International Press Institute (IPI), que está participando estos días en la Primera Misión Internacional para la Libertad de Expresión en España. En esta misión, que forma parte del seguimiento a una carta oficial enviada por dichas organizaciones al Comité de las Naciones Unidas de Derechos Humanos el 17 de octubre 2014 donde se elevaron los puntos más preocupantes sobre la libertad de expresión en España, participan expertos internacionales del Instituto Internacional de Prensa (IPI, por sus siglas en inglés), Access Info Europe, Comité para la Protección de Periodistas (CPJ),Reporteros Sin Fronteras (RSF), la Asociación Mundial de Periódicos y Publicistas (WAN-IFRA), la Federación Europea de Periodistas, y la Fundación Open Society (OSF).

Barbara Trionfi explica que el primer objetivo de la misión es “mantener conversaciones con distintos representantes de medios audiovisuales, periódicos y diarios digitales, para ver los elementos que afectan a la libertad de prensa y las posibilidades que tienen los periodistas para trabajar de forma independiente de los distintos poderes políticos y económicos”. En estos días, los componentes de la misión, tanto en Madrid como en Barcelona, se reúnen con directivos de medios de comunicación, de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la oficina del Defensor del Pueblo, la Secretaria de Estado de Comunicación, la FAPE y otras organizaciones que trabajan en este ámbito.

El segundo objetivo de la misión “es generar conciencia entre los periodistas y las organizaciones de la sociedad civil de la presencia de entidades internacionales que trabajan sobre los estándares internacionales de la libertad de prensa. Las leyes en España son diferentes de la jurisprudencia que genera el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Los periodistas deben saber que sus derechos también están protegidos por órganos que están fuera de España”.

“Con los resultados de la misión se elaborará un informe donde se identificarán los problemas y se realizarán algunas recomendaciones para el Gobierno, para organismos estatales, como es el caso de la televisión pública y también para organizaciones privadas”, comenta la directora adjunta del IPI.

Tronfi considera que en España algunas normas legales pueden impactar negativamente en la libertad de expresión. “Mi primera impresión y, según los análisis anteriores del IPI, es que, por supuesto, en España hay libertad de prensa, pero también encontramos algunos problemas que estamos considerando. Por ejemplo, la independencia de los medios públicos, un problema que es estructural y habría que mirar cómo cambiar las estructuras para que las televisiones públicas sean independientes de los gobiernos. También hay un problema con las leyes relacionadas con la difamación (injuria y calumnia), que afectan mucho a medios pequeños que no pueden defenderse al no poder afrontar los gastos que genera una querella. Por otra parte, España es uno de los últimos países de Europa que ha legislado en materias de transparencia y acceso a la información pública. Nos preocupa la Ley de Transparencia que va a entrar en vigor en unos días”.

Experiències Descobrir, una nueva revista semestral “para gente que se mueve”

Un pastor de Gandesa, Tarragona, protagoniza la portada de
Un pastor de Gandesa, Tarragona, protagoniza la portada de la nueva revista.

Hicimos una llamada a través de redes sociales para que la gente se animara a protagonizar los reportajes. Así, la revista está realizada por gente real que ha disfrutado de las experiencias que cuentan”, explica el periodista Joan Morales (Barcelona, 1967), director de Experiènces Descobrir, una nueva revista semestral en catalán que ofrece en su primer número 225 propuestas de turismo activo para realizar en Cataluña.

Morales dirige desde hace siete años Descobrir, una revista de viajes que comenzó a publicarse en 1997, que tiene una difusión de alrededor de 14.000 ejemplares y más de 63.000 lectores. “Las experiencias se han convertido en un sector cada vez más demandado. Realizar una cata de vinos, dar un paseo a caballo, en bici o participar en unos encuentros gastronómicos son actividades que forman parte de las actividades habituales para la gente que se mueve. Descobrir se nos quedaba corta y pensamos que merecía la pena lanzar una nueva revista que se dedicara en exclusiva a las experiencias, pero que no fuera solo una guía, sino que incorporara mucha información complementaria”, explica Morales.

 

Corsaris

Experiènces está editada por Sàpiens Publicacions, que publica, entre otras otras revistas, Sàpiens, Descobrir Catalunya, Cuina o La Revista dels Súpers. Con 196 páginas, cuesta 5,95 euros y la tirada del primer número ha sido de 24.000 ejemplares. Para comenzar, hicieron una base de datos donde reunieron más de 1.000 experiencias y comprobaron que había una gran cantidad de material para publicar. “No queríamos que fuera solo una guía, sino que tuviera mucha información complementaria y práctica”. Para no llenar la revista de datos e informaciones que pueden resultar áridas para el lector, optaron por complementar en Internet las propuestas que aparecen en el papel. “Nos apoyamos en códigos QR. Así, el lector que quiere una información más extensa la puede leer en la Web y la revista queda menos cargada de datos que solo se precisan cuando se va a realizar la experiencia”.

La revista está pensada para dar a conocer propuestas de turismo de proximidad. Joan Morales considera que se puede leer en el sofá de casa para preparar el destino del próximo fin de semana. “Experiènces se dirige fundamentalmente a tres públicos: las familias, los que disfrutan del relax y la buena vida y la gente más activa que busca la aventura“.