Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘Prisa’

Cuando el primer titular es para el accionista

Captura de pantalla 2015-05-29 a las 09.03.08

Por el titular de hoy de Cinco Días se puede pensar que Telefónica ha logrado un éxito en el mercado de las telecomunicaciones, en la bolsa o en alguna de sus operaciones en otros países. Pero no es así. Solo se trata del anuncio ( primer tema y en portada) de un nuevo servicio, la seguridad en el hogar, que la compañía de Alierta va a sumar a la telefonía fija y móvil, banda ancha y televisión.

Algo que podía ir en página impar y por abajo se ha situado como la primera noticia del día. Algo que también podía ser un anuncio publicitario de la compañía telefónica se ha elevado a la categoría de primer titular.

Cinco Días pertenece al grupo Prisa. Telefónica se encuentra entre los principales accionistas de Prisa. Si algún avispado analista encuentra otra respuesta, por favor, que la comparta.

Pere Rusiñol: “La mejor manera de blindar el periodismo es que los periodistas participemos en los medios”

Foto: Guadalupe De La Vallina

Después de trabajar en El País, donde fue redactor jefe, y como adjunto a la dirección de Público, Pere Rusiñol (Artés, Barcelona, 1972) es socio y redactor de Alternativas Económicas y Mongolia. También colabora con ElDiario.es. Convencido de que “al papel todavía le queda mucha vida”, Rusiñol es uno de los adalides del movimiento de nuevos medios creados por periodistas que se ha generado en España.

¿Estamos viviendo la decadencia de la prensa tradicional?

Sí, es una decadencia extrema. El motivo fundamental es la pérdida total de independencia como consecuencia de los cambios de propiedad que se han producido por la crisis.

¿Los bancos se han convertido en los dueños de los grandes medios españoles?

Los grandes medios generaron unas deudas tan inasumibles que si hubieran sido empresas normales habrían quebrado al pinchar la burbuja. Prisa, el grupo más fuerte, llegó a acumular una deuda de 5.000 millones de euros, cifra que es imposible de devolver con la crisis y con unos ingresos muy a la baja: El País, que llegó a tener 150 millones de beneficios, este año va a perder más de 20. Así es imposible devolver los créditos. Los bancos han conmutado deuda por capital y ahora son los principales propietarios de los grandes medios. En ese contexto no se puede desarrollar un periodismo mínimamente independiente, cuando el propietario es la banca y casi todos los temas que son objeto del periodismo tienen que ver con la banca. Ahora mismo en los grandes grupos no se puede ejercer el periodismo. Eso no quiere decir que haya excepciones individuales que, con mucho mérito, hacen cosas interesantes.

¿Algún ejemplo?

En la mayoría de los temas, como las preferentes o los deshaucios, si rascas encuentras al sector financiero como generador de lo que pasó —700.000 familias afectadas—, pero resulta difícil que el medio que ahora es propiedad de quien ha emitido preferentes lo explique bien. Se pueden llenar páginas y páginas contando cosas de preferentes y deshaucios sin llegar a la raíz, que es el objetivo del periodismo: explicar no solo lo que pasa, recreándose en los llantos de los afectados, sino por qué pasa.

¿Alternativas?

Primero, asumir la situación, que es irreversible aunque vuelvan las vacas gordas. Se habla de que ha habido 10.000 despidos en el sector, pero para mí eso no es lo fundamental. Si volvieran las vacas gordas y los 10.000 periodistas regresaran a las redacciones se encontrarían con unos medios distintos porque la propiedad ha cambiado. En mi opinión la alternativa está en crear medios para que los periodistas participemos en la propiedad, que es la mejor manera de blindar el periodismo. Y luego encontrar modelos que sean sostenibles. Hay que realizar una tarea pedagógica para hacer ver a los ciudadanos que les va a ser útil comprometerse pagando para recuperar la información independiente.

Hace tiempo que apuestas por los medios independientes. Por cierto, te quedan pocos nuevos medios en los que colaborar. Tal vez infoLibre

(Risas) Hemos hecho cosas juntos. La gracia del momento es que, en contra de lo que dicen muchos de que no es posible, hay ejemplos de que sí que se puede conseguir. El caso de ElDiario.es es impresionante: en solo dos años han conseguido facturar en el último ejercicio dos millones de euros y lo cerrarán con trescientos mil euros de beneficio. Su modelo es mixto, no solo dependen de la publicidad. Han logrado el apoyo de más de 10.000 socios y el director, Nacho Escolar, controla más de la mitad de las acciones de la empresa. Los trabajadores que están desde el principio también tienen participación. En Mongolia, los trabajadores tenemos más del 70% y en Alternativas Económicas todavía más porque somos una cooperativa. En Mongolia cerramos el ejercicio de 2013 con 11.000 euros de beneficio. No debemos nada a nadie y la empresa da beneficio. Ese es el entorno ideal para hacer periodismo. Nos equivocaremos, como todo el mundo, pero será una equivocación no que nos pleguemos ante alguien. En Alternativas Económicas damos perdidas, pero el cierre de 2014 será sensiblemente mejor que el de 2013 porque hemos conseguido más suscriptores, que son personas que apoyan el proyecto, no por solidaridad sino porque la información independiente merece la pena.

¿En los nuevos medios se realiza un periodismo más artesanal?

Sí, porque parten de las premisas de toda la vida de que el periodismo no es propaganda. Hay que ir a los sitios y vivirlo de primera mano. No es suficiente con que alguien te diga qué ha pasado sino que tienes que verlo. Por otra parte, hemos perdido mucho tiempo en el debate papel/internet. Los periodistas debemos arremangarnos para crear contenidos y también para crear las herramientas empresariales que hacen posible el periodismo.

Pero, por lo general, el periodista no tiene formación de gestor o de empresario.

Los periodistas no tienen que gestionar los medios. Se trata de participar en la propiedad y marcar las líneas estratégicas. No hace falta que el presidente o el gerente sean periodistas.

¿Hasta qué punto financia la publicidad a los nuevos medios?

En el caso de ElDiario.es los ingresos publicitarios son superiores a los que aportan los socios. En Alternativas Económicas son mayores los ingresos de socios y suscriptores que los que provienen de la publicidad. Hay que ser conscientes de que la publicidad como era en el pasado no volverá, ni en papel ni en internet. La expansión de las redes sociales hace que el precio de la publicidad haya caído en picado con independencia de la crisis. Antes el anunciante tenía que pasar obligatoriamente por los medios. Eso hacía que los precios fueran muy altos. Era muy difícil anunciarse en El País por menos de 15.000 euros la página. Ya no es así porque una empresa puede hacer una extraordinaria campaña de publicidad sin pasar por los medios, por muy bien que estos lo hagan, y con poco o ningún presupuesto si se trata de redes sociales. Eso hunde los precios del sector. Ahora se puede poner una página en El País por 2.000 euros. Pueden subir los precios, pero el monopolio ya no volverá.

El segundo problema es que en épocas de crisis los que ponen publicidad son las grandes corporaciones cuyo objetivo no es tanto anunciarse como tener al medio controlado. No es lo mismo que un medio esté saneado y depender de doscientos anunciantes que tener pérdidas y depender de cinco anunciantes, que en su mayoría son del sector financiero o empresas del IBEX.

¿Qué medios te interesan?

Hay tres que sigo con esperanza. Unos son de toda la vida y otro es nuevo. El primero es The Guardian porque no es una empresa capitalista al uso sino que depende de una fundación que puede enjugar las pérdidas. Le Canard Enchaine, uno de los referentes de Mongolia, que cumple 100 años, vende 500.000 ejemplares a la semana y es propiedad de sus trabajadores. Ganan 2 o 3 millones de euros al año. Eso les da una fortaleza increíble para hacer el periodismo que quieren. Además, sin internet. Visitas su página web y te dicen que están muy ocupados preparando la portada del próximo número y que nos veremos el próximo miércoles en el kiosco. El tercer modelo es la experimentación de la filantropía en Estados Unidos para hacer periodismo. Propublica lo ha conseguido con ‘seniors’ del periodismo que no tienen que preocuparse por cuadrar las cuentas y pueden dedicarse durante un año a realizar una investigación y hacer periodismo de calidad. Propublica es un modelo extraordinario que habría que conseguir trasladar a España de alguna manera, aunque aquí no hay tradición, pero en la medida en que empieza a haber superricos, que no los había antes, habrá que empezar a exigirles que tengan planes de filantropía, aunque no lo gasten en periodismo.

Roberto Alcántara, el empresario mexicano que “novió” con Cebrián

Tú me acostumbraste 
a todas esas cosas 
y tú me enseñaste 
que son maravillosas 

 Tú me acostumbraste, Chavela Vargas

“Esto surgió de una manera tan sorpresiva, tan afortunada”, dice Roberto Alcántara a la revista mexicana Expansión para explicar cómo comenzó su relación con Juan Luis Cebrián. “Haciéndonos amigos, empezamos a “noviar” sin darnos cuenta. Por lo menos yo no me había dado cuenta”. Una sincera explicación para un romance que tuvo su punto más alto en el momento en que Alcántara invirtió cien millones de euros en Prisa y se convirtió, cuando se formalizó la compra en el pasado mes de septiembre, en el primer accionista individual del grupo con un 9,3%.

Portada ExpansionRoberto Alcántara Rojas, que ocupa el puesto 74 en la lista de empresarios de México, elaborada por la revista Expansión, aparece citado habitualmente en los medios de comunicación mexicanos, pero no se prodiga en declaraciones ni intervenciones personales. Hasta la entrevista/perfil que publicó el pasado mes de octubre Expansión, no se recuerda otra aparición similar en la prensa desde hace quince años, en 1999, cuando fue entrevistado por el diario La Jornada. “Me gustan los medios, pero no me gusta estar en los medios”, explica.

Nacido en 1950 en Acambay, un pueblo de menos de 20.000 habitantes situado a 141 kilómetros de la capital de México, donde vive ahora y gestiona sus negocios de “mover gente”, porque Alcántara es un empresario que se dedica fundamentalmente al transporte por tierra y aire de pasajeros. Dirige Toluca, la empresa familiar de autobuses que es a su vez mayoritaria en IAMSA, un consorcio de empresas que da servicio a 260 millones de viajeros en autobús al cabo del año. En México, el 95% de la población emplea el autobús como medio de transporte. De ese importante mercado, IAMSA, que preside Alcántara, tiene nada menos que el 23,7%.

En 2006, el empresario puso en marcha VivaAerobus, la primera línea aérea de bajo coste en México. A su juicio, los autobuses y los vuelos baratos son “interdependientes y complementarios”. Para introducirse en el transporte aéreo de pasajeros no dudó en asociarse con Tony Ryan, el fundador de la línea aérea irlandesa Ryanair que falleció en 2007. IAMSA posee el 51% de la aerolínea mexicana, que vende el 25% de los billetes en las estaciones de autobús, mientras que Irelandia (Ryanair) cuenta con el 49%. Como sucede en Europa con sus socios irlandeses, VivaAerobus es la segunda compañía con más quejas ante el defensor de los derechos del consumidor de México. Por otra parte, en VivaAerobus presumen de haber realizado el pedido más importe de América Latina a Airbus, 52 unidades que empezarán a recibir el próximo año. La compra requiere una inversión de cinco mil millones de dólares. Con las nueva unidades de Airbus 320 esperan reducir sus tarifas entre un 10 y un 15%.

IAMSA también participa en Omnitren, una sociedad con la compañía española CAF, que gestiona el suburbano de México. Uno de los retos de Alcántara es el concurso para obtener la operación y el mantenimiento del tren de alta velocidad México-Querétano y aumentar su negocio en el sector del transporte de pasajeros. Pero habrá que esperar porque el gobierno de Peña Nieto se ha visto obligado a “tumbar” el concurso para acallar críticas.

En una licitación que generó controversia en los medios por su adjudicación, IAMSA, a través de Iave, comenzó a operar los peajes de las autopistas mexicanas el pasado mes de agosto. A raíz de esta adjudicación, empezaron a aparecer titulares en la prensa que señalaban a Alcántara como “el empresario del sexenio”, en una clara referencia al periodo de seis años del mandato del presidente de México, Enrique Peña Nieto.

EL GRUPO ATLACOMULCO

Los rumores apuntan a que Alcántara forma parte del Grupo Atlacomulco, una “presunta cofradía de políticos y empresarios priistas” (del PRI, Partido Revolucionario Institucional) del norte del Estado de México”, según explican en el editorial de la revista Expansión del mes de octubre. Atlacomulco es un municipio de alrededor de 90.000 habitantes, que se encuentra a menos de 20 kilómetros del pueblo donde nació Alcántara.

Una anécdota ha alimentado el mito del Grupo Atlacomulco. Francisco Cruz y Jorge Toribio Cruz Montiel en el libro “Negocios de familia” (Planeta Mexicana, 1999), explican que “en 1940 doña Francisca Castro Montiel, vidente del pueblo, reunió a los notables del municipio para profetizarles con voz de arcano mayor: “Seis gobernadores saldrán de este pueblo. Y de este grupo compacto uno llegará a la Presidencia de la República”. Enrique Peña Nieto, que fue gobernador y es el actual presidente de México, nació en Atlacomulco en 1966. En el libro se citan los lazos familiares con el Grupo Atlacomulco de parientes del empresario y político Jesús Alcántara, padre de Roberto, “zar desde mediados de la década de 1950 del autotransporte de pasajeros en el centro del país”, quien, entre otros cargos, fue senador por el PRI.

A finales de agosto, la revista Proceso se refería a Alcántara como “El consentido de Peña”:

“Por ser consentido del presidente de la República, al empresario Roberto Alcántara Rojas se le perdona todo –como el caos que provocó una de sus empresas en las casetas de Capufe con la operación del cobro electrónico de peaje mediante el sistema IAVE– y se le concede todo –tal es el caso de contratos de obra por miles de millones de pesos, algunos de ellos plagados de irregularidades. Está destinado a convertirse en empresario modelo del “nuevo México.

Roberto Alcántara Rojas tiene la gracia presidencial para convertirse en el empresario del sexenio. En menos de dos años de la llegada a Los Pinos de su paisano y cofrade Enrique Peña Nieto, la estructura y recursos gubernamentales puestos a su servicio lo han apuntalado como el exitoso hombre de negocios en México que ha comenzado a invertir en el extranjero”.

ALCÁNTARA ENTRA EN PRISA
¿Cómo conoció Alcántara a Juan Luis Cebrián? El empresario mexicano quería comprar contenido multimedia para ofrecerlo a los pasajeros de ETN, su compañía de autobuses de “lujo”. Así empezaron los contactos. Luego, llegó el momento de “generar sinergias”. Cuando Cebrián viajaba a Nueva York, avisaba a su nuevo amigo para encontrarse. El “noviar” continuó cuando el presidente de Prisa invitó al empresario mexicano a la inauguración de la edición de El País de Brasil, en diciembre de 2013. Tras viajar juntos a Argentina, el 24 de febrero Alcántara se incorporó como consejero independiente de Prisa. Unos meses después, “se convirtió en el primer accionista individual del grupo español, pagando un 40% más del precio promedio al que contrataron las acciones en los tres meses anteriores”.

Alcantara El PaísLa revista Proceso, tras la firma de la compra de acciones, explicaba que Alcántara la había realizado por “compromiso moral“. “Debe decirse que la gente no sólo se mueve por dinero, incluso en el mundo del dinero se mueven por una serie de motivaciones profundas. Y los que creemos en los periódicos como esas instituciones, creemos que hay una moral detrás de todo eso. Yo creo que esa es la motivación fundamental de Roberto Alcántara, que venía también significada por la permanencia de nosotros en la dirección del periódico como garantía de que seguirá esa identidad moral”, justificaba Juan Luis Cebrián.

Mientras en Prisa recibían con los brazos abiertos a Alcántara, Antonio Caño, director de El País, ante un grupo de corresponsales, apoyaba sin reservas a Enrique Peña Nieto y a las reformas que estaba llevando a cabo en México. “Nosotros apoyamos editorialmente las reformas de Peña Nieto, las hemos apoyado desde el primer día, no tengo por qué ocultarlo, nos parecen bien”.

Unas semanas antes, El País organizó en Madrid el foro “México, reformar para crecer”, en el que intervino Peña Nieto. Al evento también asistió Roberto Alcántara y los hermanos Luis y Anuar Maccise, empresarios de comunicación que gestionan el grupo MacMedia, aliados de Prisa en México y compañeros de viaje en el conglomerado MacMedia/Prisa/Alcántara que era uno de los ocho licitadores interesados inicialmente en los dos nuevos canales de televisión que ha sacado a concurso el Instituto Federal de Telecomunicaciones de México (IFT). Sin embargo, según el comunicado que difundió ayer el IFT solo han presentado oferta para los nuevos canales tres postores y entre ellos no se encuentra la alianza que incluye a Alcántara y a Prisa.

¿Qué ha sucedido? Los medios de comunicación de México daban por hecho que la entrada de Alcántara en Prisa estaba relacionada con la adjudicación de las nuevas televisiones. A pesar del importante volumen de deuda y las pérdidas que arroja el grupo español, Alcántara afirma que no se hubiera metido en Prisa “si no lo viera como un negocio”. Pero las cuentas no salen para los medios españoles y Latinoamérica se ha convertido en el nuevo “El Dorado” para las empresas que pierden dinero y quieren crecer en tierras de promisión. Lo que habrá que ver es sin televisión, ¿dónde está el negocio que ve Alcántara?

El empresario mexicano reconoce que enseguida le asoma “lo romántico”. Tal vez, pasado un tiempo, del noviazgo recuerde la última estrofa de la ranchera de Chavela Vargas: Ahora me pregunto / al ver que me olvidaste / por qué no me enseñaste / cómo se vive sin ti.

División de opiniones sobre las cuentas de Prisa

Cuánto se echan de menos aquellas mañanas en las que abrías el periódico y encontrabas unas noticias incontestables. El mayor inconveniente era que si no estabas de acuerdo con alguna o tenías otra información distinta de la que publicaba el diario, solo quedaban dos recursos: la pataleta y enviar una carta al director.

Ahora, con la velocidad de las redes sociales y de los medios digitales, las cosas han cambiado. Todo es decepción. Encontramos la información en distintos sitios, se nos ofrece de forma plural y podemos generar una fundada opinión propia. También podemos optar por quedarnos con la que facilita nuestro periódico de cabecera, pero corremos el riesgo de que sea una información sesgada, más cuando se trata de hablar del propio periódico.

En una información firmada por El País (hoy en papel y ayer en digital), en el titular aseguran que Prisa ha ganado 79 millones de euros por la recompra de deuda:

Prisa gana. El País.

La información firmada por Europa Press, sin embargo, dice que Prisa registra pérdidas de 2.084 millones de euros:

Prisa - Europa Press

Ambas cosas pueden ser ciertas. Sí, eso está claro: se puede ver la botella completa, medio llena, medio vacía o solo la etiqueta. El País opta por contar los resultados del tercer trimestre que le son más favorables al compararlos con los del mismo periodo del año pasado. El Economista y otros medios reflejan que Prisa está en números rojos en los nueve primeros meses de 2014. Dicho de otra forma, El  País cuenta lo que le interesa, pero el periodismo de “calidad” exige rigor y no una mirada tan aviesa de los asuntos propios del grupo al que pertenece.

Tampoco mencionan que El País pierde 23,6 millones en nueve meses, multiplicando por 7 las del año anterior, según explican hoy también en El Economista.

El País pierde 23,6 millones en nueve meses

La periodista África Semprún lo cuenta con claridad en la información que aparece en El Economista (los subrayados en color rojo son míos):

«Tras los complicados resultados del diario que dirige Antonio Caño se encuentra un descenso del 5,2 por ciento de los ingresos de explotación, hasta los 129,3 millones, por la caída del 8,1 por ciento de la publicidad y del 11 por ciento de la circulación entre enero y septiembre (los ingresos por circulación del área de prensa cayeron un 14,3 por ciento), mientras que los gastos de explotación se dispararon un 6,6 por ciento, hasta los 142,49 millones, debido a las indemnizaciones de reestructuración de personal (12,3 millones, comparado con 3,7 millones en 2013). Así, El País, con un 31 por ciento de la cuota de mercado, no ha logrado compensar la caída del papel con el alza de los ingresos online (la publicidad digital del grupo ha crecido un 14,8 por ciento) y del número de usuarios en Internet. En esta línea, Cinco Días ha reducido sus ingresos un 6,3 por ciento y ha perdido 710.000 euros mientras que el deportivo As ha sido el único que se ha mantenido en números negros, con un ebit de 4 millones, un 20 por ciento menos».

Resumiendo: descenso de ingresos, caída de la publicidad, caída de la circulación y más gastos de explotación por el ERE. Me entristece escribirlo, pero todo apunta a que la situación financiera del periódico es desesperada. 

Semprún también revela en su información que la Fundación de Bill Gates subvencionó con 526.000 euros a El País a lo largo de  2013 para publicar la web Planeta Futuro dentro del periódico digital.

PS. Para conocer las cuentas del Grupo Prisa, aquí se encuentran los informes de resultados trimestrales que publican dentro del apartado para “Accionistas e inversores”.

¿Por qué El País lanza una edición digital en catalán?

Cabecera de ElPais.catCon la que está cayendo, El País ha puesto en marcha una edición digital en catalán. Mariano Rajoy la saludaba en un artículo que firmaba ayer (Día de la Hispanidad) en El País:

“A nadie le puede extrañar, en efecto, un hecho perfectamente lógico: que un medio con vocación nacional tenga una edición en una lengua hablada por millones de españoles y valorada y querida como propia por todos los demás”.

El artículo firmado por Rajoy estaba en sintonía con la explicación que daba el periódico la víspera del lanzamiento de ElPais.cat. Decían en el diario global:

“El principio que anima este paso es el mismo que justificaba el nacimiento de la edición de Cataluña. Una apuesta industrial y periodística que supuso el compromiso de EL PAÍS con Cataluña y su capital, Barcelona. Como se decía en el editorial publicado entonces, se daba aquel importante paso “con el humilde empeño de ampliar en torno nuestro la opinión que nos apoya y hacer más plural y rico el panorama de la prensa y los medios de comunicación catalanes”.

La semana pasada marqué unos cuantos números de teléfono para preguntar si había alguna razón menos grandilocuente que la que daba El País. “Sigue la pista del dinero”, me dijeron desde Barcelona, empleando el consejo de Garganta Profunda a Bob Woodward en el escándalo Watergate. Lee el resto de la entrada »