Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

Archivo de octubre, 2014

José Yoldi: «Cuando consigues una exclusiva, creas un problema al jefe»

JYoldi gorra desenfocada
José Yoldi. Foto: Moeh Atitar.

 

José Yoldi (San Sebastián, 1954) trabajó seis años en la agencia Europa Press y casi treinta en El País, donde fue corresponsal de Interior y miembro del Equipo de Investigación. Considerado como uno de los especialistas más reconocidos en temas jurídicos y de tribunales, en su trayectoria profesional ha conseguido un gran número de exclusivas. En 2012, Yoldi denunció que Carlos Dívar, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, cargaba sus gastos particulares de los fines de semana a los presupuestos del organismo. Por ese trabajo, Divar se vio obligado a renunciar a sus cargos y Yoldi, en enero de 2013, recibió el premio Víctor de la Serna al periodista  más destacado en 2012. A finales del mismo año, el periódico El País decidió prescindir de sus servicios.

En septiembre, publicó Peor habría sido tener que trabajar (Libros.com), un libro de anécdotas donde repasa una gran parte de su trayectoria profesional. El próximo día 13 presentará, junto a Baltasar Garzón, El enigma Kungsholm, su primera novela, que edita Mong.

 

peor-habria-sido-tener-que-trabajar¿Por qué decidiste escribir un libro de anécdotas periodísticas?

Cuando me echaron de El País, se me acercó un chico de 25 años y me propuso hacer un libro para su editorial. Pensé que mi hijo entonces tenía 27 años y que también me gustaría que alguien le ayudara. Así que decidí echarle una mano en el momento en que empezaba. Yo estaba en una situación delicada, pero le prometí que si un día escribía de eso lo haría para su editorial. Un año después, me volvió a llamar y me propuso algo breve porque iba a ser un proyecto con más gente, pero llegada la hora de entregar el original solo lo había terminado yo. El crowdfunding funcionó y ha salido el libro. Lo he escrito sin ningún afán de revancha. Por el contrario, he pretendido en todo momento que fuera algo amable e, incluso, divertido. Cuento cosas que pasan en los periódicos. Por ejemplo, la gente piensa que una exclusiva es un logro profesional para el periodista, pero no siempre es así. Cuando consigues una exclusiva para el periódico, creas un problema al jefe.

¿Cómo surgió lo de escribir una novela?

El Enigma Kungsholm_PortadaCuando estaba viendo cómo seguía trabajando, me surgieron ofertas de algunas editoriales para escribir un libro. Querían ensayos sesudos de por dónde va la justicia o un reportaje amplio sobre algún caso completo para novelar. Ninguna propuesta me hacía feliz. Una seguidora del blog me animaba a que escribiera una novela. En la playa de San Sebastián, mientras miraba si  una ola subía un centímetro más que otra, me acordé de un caso que no salió en El País y del que guardaba un par de páginas. Empecé a darle vueltas al tema. Quería saber cómo era el principio y cómo el final. Comencé a escribir la novela y, aunque en el caso real no había muertos, en la página tres decidí que me cargaba a un tío. Me he divertido mucho escribiendo un thriller judicial. A los personajes les he puesto nombres de vecinos y de personas reales que conozco. La protagonista es una periodista de investigación de un diario de referencia en Madrid que se llama La Crónica. En la novela se puede conocer cómo se desarrolla la vida en un periódico.

¿Hace frío fuera de El País?

Sí, hace mucho frío. Los sueldos del periódico eran muy buenos. Al salir, el problema es que nadie contrata con Seguridad Social y si alguien lo hace es con un contrato muy desesperante. Te llegan muchas ofertas que, como dice un compañero, te ponen la cadena y la bola de presidiario por 1.500 euros al mes. Además, no te puedes quejar porque los que empiezan cobran menos de 1.000 euros. Por suerte, mi situación económica me permite no tener necesidad de eso y, además, hay que dejar paso a los jóvenes. Pero tenía una cierta responsabilidad con mi mujer, que insistía en que tenía que mantener la neurona activa. Como ha visto que con esto de las novelas soy un tío feliz, pues ya está resuelto. Estoy empezando a escribir la segunda novela, así que no tengo tiempo de aburrirme.

También escribes en un blog.

Creo que lo voy a dejar porque se ha ido Gallardón que era el que me tenía en pie de guerra, por decirlo de alguna manera. Es un hombre que puso de acuerdo a toda la sociedad en su contra en los cien primeros días de mandato… Me pasa como a los humoristas que lloraban cuando Aznar salió del Gobierno porque hacía tantas barbaridades que lo tenían chupado con él. Gallardón, en la etapa de ministro, ha dado cantidad de portadas con sus decisiones. La ley del aborto ha sido el chocolate del loro. La ley de tasas puso en su contra a todos los abogados y la reforma del Poder Judicial convirtió al Consejo en un chiringuito de su ministerio. El nuevo (Rafael Catalá) es, como dicen algunos jueces de determinados colegas, un “nomefo” (no meterse en follones).

La forma de ejercer el periodismo ha cambiado mucho en los últimos años. ¿Ahora es más difícil conseguir exclusivas que antes?

Antes no había gabinetes de prensa ni nada por el estilo. A los periodistas les han enseñado a que lo que hay que hacer bien es el carril. El mensaje que llega es que si sacas exclusivas, te pueden echar. Hay que tener cuidado si tus exclusivas van en contra de lo que les gustaría a alguna de las fuentes de tus jefes o si te metes con alguien que se sienta en un consejo de administración con tu presidente o con tu consejero delegado… Hay que esperar a que el gabinete de prensa proporcione la información. Ya no se va a hablar con el fiscal, el juez o con determinados abogados. Ahora lo que se espera es que el gabinete de prensa te proporcione el papel. Y lo que no sea el papel, resulta muy cansado. Los gabinetes de la Audiencia Nacional, el del Supremo y el del Consejo del Poder Judicial funcionan muy bien. Tú preguntas lo que sea y ellos, al cabo del rato, te dan el papel. Así ya has satisfecho las inquietudes de tu jefe.

Una de tus máximas, cuando las cosas no están claras, es hacer periodismo en caso de duda.

Lo he repetido siempre: en caso de duda, haz periodismo.. No te compliques. Fulanito dice esto, Menganito dice esto otro y tú, si puedes, analiza el tema y di por qué te convence más uno que otro. El objetivo del periódico no es la equidistancia. Mucha gente piensa que consiste en escribir lo que dice el PP y lo que dice el PSOE. Lo que tienes que buscar es la verdad. Hay que poner lo que dicen todos, pero tú debes expresar qué parte de la versión es más creíble.

División de opiniones sobre las cuentas de Prisa

Cuánto se echan de menos aquellas mañanas en las que abrías el periódico y encontrabas unas noticias incontestables. El mayor inconveniente era que si no estabas de acuerdo con alguna o tenías otra información distinta de la que publicaba el diario, solo quedaban dos recursos: la pataleta y enviar una carta al director.

Ahora, con la velocidad de las redes sociales y de los medios digitales, las cosas han cambiado. Todo es decepción. Encontramos la información en distintos sitios, se nos ofrece de forma plural y podemos generar una fundada opinión propia. También podemos optar por quedarnos con la que facilita nuestro periódico de cabecera, pero corremos el riesgo de que sea una información sesgada, más cuando se trata de hablar del propio periódico.

En una información firmada por El País (hoy en papel y ayer en digital), en el titular aseguran que Prisa ha ganado 79 millones de euros por la recompra de deuda:

Prisa gana. El País.

La información firmada por Europa Press, sin embargo, dice que Prisa registra pérdidas de 2.084 millones de euros:

Prisa - Europa Press

Ambas cosas pueden ser ciertas. Sí, eso está claro: se puede ver la botella completa, medio llena, medio vacía o solo la etiqueta. El País opta por contar los resultados del tercer trimestre que le son más favorables al compararlos con los del mismo periodo del año pasado. El Economista y otros medios reflejan que Prisa está en números rojos en los nueve primeros meses de 2014. Dicho de otra forma, El  País cuenta lo que le interesa, pero el periodismo de “calidad” exige rigor y no una mirada tan aviesa de los asuntos propios del grupo al que pertenece.

Tampoco mencionan que El País pierde 23,6 millones en nueve meses, multiplicando por 7 las del año anterior, según explican hoy también en El Economista.

El País pierde 23,6 millones en nueve meses

La periodista África Semprún lo cuenta con claridad en la información que aparece en El Economista (los subrayados en color rojo son míos):

«Tras los complicados resultados del diario que dirige Antonio Caño se encuentra un descenso del 5,2 por ciento de los ingresos de explotación, hasta los 129,3 millones, por la caída del 8,1 por ciento de la publicidad y del 11 por ciento de la circulación entre enero y septiembre (los ingresos por circulación del área de prensa cayeron un 14,3 por ciento), mientras que los gastos de explotación se dispararon un 6,6 por ciento, hasta los 142,49 millones, debido a las indemnizaciones de reestructuración de personal (12,3 millones, comparado con 3,7 millones en 2013). Así, El País, con un 31 por ciento de la cuota de mercado, no ha logrado compensar la caída del papel con el alza de los ingresos online (la publicidad digital del grupo ha crecido un 14,8 por ciento) y del número de usuarios en Internet. En esta línea, Cinco Días ha reducido sus ingresos un 6,3 por ciento y ha perdido 710.000 euros mientras que el deportivo As ha sido el único que se ha mantenido en números negros, con un ebit de 4 millones, un 20 por ciento menos».

Resumiendo: descenso de ingresos, caída de la publicidad, caída de la circulación y más gastos de explotación por el ERE. Me entristece escribirlo, pero todo apunta a que la situación financiera del periódico es desesperada. 

Semprún también revela en su información que la Fundación de Bill Gates subvencionó con 526.000 euros a El País a lo largo de  2013 para publicar la web Planeta Futuro dentro del periódico digital.

PS. Para conocer las cuentas del Grupo Prisa, aquí se encuentran los informes de resultados trimestrales que publican dentro del apartado para “Accionistas e inversores”.

Yahoo y Google promueven en Madrid debates sobre periodismo

Con lo mal que está la cosa, ¿qué tiene el periodismo para que empresas tecnológicas con facturaciones millonarias inviten a debatir a probos periodistas sobre el futuro de los medios y de su profesión?

En menos de una semana, Yahoo y Google han convocado en Madrid dos jornadas de charlas sobre periodismo. En la de Yahoo, la participación de Pedro J Ramírez despertó mucho interés. Google traerá como figura estelar a Jeff Jarvis, periodista, columnista de The Guardian y profesor de la New York Graduate School of Journalism. En una semana que se esperaba tranquila, al departamento de comunicación de Google en España le tocará lidiar con las declaraciones de Julian Assange a Javier del Pino en la SER, donde acusó a Google de permitir leer a la NSA y al FBI los correos electrónicos de sus usuarios.

La jornada de periodismo de Yahoo fue el viernes pasado. En una pequeña sala, y retransmitida por Internet, se desarrolló un interesante programa de la Yahoo Academy donde participaba Pedro J Ramírez, quien se estrenaba en Facebook ese mismo día. Antes de ir a la charla, el ex director de El Mundo publicó en su muro un comentario donde anunciaba su presencia en la academia de Yahoo a la vez que habría varios melones “informativos” sobre su futuro. Decía Pedro J:

«Buenos días. No entiendo aún las reglas de este muro pero espero que me ayude a derribar algunos otros. En cierto modo hoy es el primer día del resto de mi vida. Puesto que me borraron de la foto del XXV Aniversario, asumo que yo nunca fundé nada. De hecho la mítica bola verde que durante un cuarto de siglo sirvió de reclamo en el quiosco ya no existe. Mejor así. Con su pan se lo coman. Por eso acabo de cambiar mi perfil en Twitter. Donde ponía Fundador, 25 años director y columnista de EL MUNDO, ya sólo pone Periodista. Eso es lo único que soy y sólo miraré adelante, ligero de emociones. Hoy empezaré por asistir a la #YahooAcademy más como alumno que como profesor. Tengo prisa por aprender de los periodistas jóvenes».

tuit Pedro JEn comentarios en Twitter y en el debate de Yahoo se especuló sobre el posible anuncio de Pedro J del lanzamiento de un nuevo medio digital. Por otra parte, en algún tuit, Pedro J daba a entender que la carta dominical no saldría publicada ayer en El Mundo. La carta se publicó y Pedro J no reveló sus planes para montar un periódico digital.

Mientras tanto, Casimiro García-Abadillo, sin despeinarse, recomendaba a su antiguo jefe en una entrevista en El Mundo que creara cuanto antes un medio:

«Él (Pedro J) es como un pez al que sacas de la pecera y lo pones en la mesa. Se muere. Ya no tiene el agua para vivir. Él estaría más feliz teniendo un medio propio y dirigiéndolo y no en esta posición tan incómoda que le hace decir cosas que no me gustan.

Pedro J, que reconoció que “todavía no sabe qué es un periódico digital”, está avanzando en “tierra incógnita” y considera que hay que “madurar todo esto”. Así que una lectura sencilla de los comentarios del periodista hace pensar que está trabajando para poner en marcha un nuevo digital, pero las circunstancias no son las mismas que le permitieron lanzar El Mundo hace 25 años. La clave, más que en el dinero, puede estar en que no conoce el ecosistema donde se mueven los medios digitales, un examen que los directores de papel no suelen aprobar con facilidad.

GOOGLE QUIERE CONSTRUIR EL FUTURO DEL PERIODISMO MIENTRAS ASSANGE ACUSA A LA COMPAÑÍA DE PERMITIR A LA NSA Y AL FBI LEER LOS CORREOS ELECTRÓNICOS

 WhenGoogleMetWikileaksLa jornada que organizará Google, que curiosamente no se retransmitirá por streaming y a la que solo se puede acceder por invitación, el miércoles a partir de las 9,30, “Construyendo juntos el futuro del periodismo y los medios digitales”, tiene como objetivo abordar cómo los medios de comunicación están afrontando el desafío de la revolución tecnológica“. El programa, de lujo, incluye, como se ha dicho, a Jeff Jarvis, Frederic Filloux —con quien Pedro J estuvo recientemente en París, según explicó en su intervención en la Yahoo Academy—, Robert Shrimsley de FT.com, Ignacio Escolar, director de ElDiario.es, Nacho Cardero, director de ElConfidencial.com y Montserrat Domínguez, directora del Huffington Post español, entre otros participantes.

El pasado sábado, Javier del Pino entrevistó en “A vivir que son dos días”, el programa de las mañanas de los fines de semana de la Cadena SER, a Julian Assange, quien acusó a Google de facilitar la lectura de los correos electrónicos de sus usuarios a la NSA y al FBI:

 «Google ha puesto en marcha un sistema llamado Prisma que permite a la NSA a leer los correos cuando están en Google, y también al FBI. Incluso en una aburrida comisaría local de policía o un juzgado puede tener acceso a esos emails sin orden judicial».

La acusación es grave. Muy grave. Tanto que, de ser cierta, habría que pensar que Google se pasa por el arco del triunfo nada menos que uno de los derechos básicos de las personas, como es la inviolabilidad del correo y de las comunicaciones personales. Les recomiendo que lean o escuchen la entrevista completa de la Cadena SER. Teniendo en cuenta que Assange está promocionando su libro Cuando Google encontró a Wikileaks, se podía esperar una entrevista donde el entrevistador y el entrevistado no se salieran del carril, pero Javier del Pino realizó un excelente trabajo. Al resultado me remito.

Marisa Toro, la directora de comunicación en España, respondió con rapidez en el mismo programa que “”Google nunca ha colaborado con las agencias de seguridad estadounidenses, las acusaciones no son ciertas y esto es todo lo que se tiene que decir”, repitiendo la respuesta oficial del presidente ejecutivo de Google.

No podré asistir el miércoles a la sesión de periodismo de Google en Madrid, pero estoy seguro de que alguno de los ilustres periodistas invitados preguntará a los ejecutivos de Google por las acusaciones de Assange. Si la respuesta es la misma que la que ofreció la directora de comunicación y no añaden más información, nos tendremos que preocupar y cambiar de herramienta para gestionar el correo.

María Ramírez y Eduardo Suárez fichan por Univision

Tuit de Eduardo SuárezNi un mes en el paro.

Eduardo Suárez ha anunciado en Twitter que ha fichado junto con su esposa María Ramírez por Univision Noticias, la mayor cadena de televisión en español de Estados Unidos. La pareja estrenará el próximo lunes una web de  política americana.

En el tuit, Suárez agradece su incorporación al vicepresidente de Digital Univision News, Borja Echevarría, que este mismo año renunció a ser subdirector de El País para incorporarse a la dirección de la división de Internet de Univisión, y a Isaac Lee, presidente de las Noticias de Univisión.

Eduardo Suárez (León, 1979) recibió en Medellín, Colombia, el premio García Márquez de Periodismo el 1 de octubre, el mismo día apareció su último artículo en el diario. La pareja de periodistas dejaron El Mundo tras acogerse a un plan de salidas voluntarias.

En una entrevista publicada en este blog el día 17, Suárez aseguraba que no entendía su relevo en la corresponsalía de El Mundo en Nueva York. “Nos pareció una decisión incomprensible. Todo el ‘feedback’ que tenemos tanto de personas de fuera como de dentro del periódico es que estábamos haciendo un buen trabajo. La persona a quien sustituimos había estado diecisiete años y nosotros llevábamos solo dos años y medio. No lo entendimos. Escuchas muchas tonterías. Nosotros no estábamos en Nueva York de vacaciones, porque hay muchos rascacielos o porque nos encanta ir al teatro, ni nada por el estilo, sino porque es el país más maravilloso del mundo para ser reportero. La gente te abre su puerta, su corazón, te cuentan un montón de historias. La política americana es apasionante. Es el país donde lo están descubriendo todo en ciencia y tecnología, donde saben cómo va a ser el mundo dentro de 20 años. Es un regalo para un reportero estar ahí

Los dos periodistas pronto regresarán a Estados Unidos. Por el momento. trabajarán desde Madrid “hasta que se resuelvan los papeles”.

El Gobierno reparte ministros por los periódicos

Captura de pantalla de la Galería de fotos en la web de La Razón Digital.

Captura de pantalla de la galería de fotos en la web de La Razón Digital.

¡Tú a La Razón y yo a El Mundo!

El Gobierno y el PP reparten ministros y altos cargos por los actos de algunos periódicos. El lunes pasado, según lo previsto, a la fiesta de la entrega de los premios de El Mundo en el hotel Palace asistieron la vicepresidenta Soraya Saéz de Santamaría, Luis de Guindos, ministro de Economía, y José Ignacio Wert, ministro de Cultura.

El martes, La Razón organizó una conferencia de Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial. En la primera fila estaban sentados el ministro del ramo, Rafael Catalá, titular de Justicia, y Jorge Fernández Díaz, ministro de Interior. Junto a ellos, María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y presidenta de Castilla La Mancha.

En el primer párrafo de la crónica de la conferencia de La Razón alardean de la lista de invitados:

«…se celebró en la sede del diario LA RAZÓN, al que acudieron las principales autoridades del mundo judicial, entre ellos, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, el vicepresidente del Tribunal Supremo, Ángel Juanes, así como vocales del CGPJ, el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, y los presidentes de los tribunales superiores de Justicia de Castilla La Mancha, La Rioja y Madrid, Vicente Rouco, Ignacio Espinosa y Javier María Casas, respectivamente, y el nuevo presidente de la Sala Penal del Supremo, Manuel Marchena. Entre otras autoridades, estuvo presente el ministro del Interior, Jorge Fernández, la presidenta de Castilla La Mancha, María Dolores de Cospedal, el director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, así como el consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, y el ex ministro de Trabajo en el Gobierno de Aznar Eduardo Zaplana».

Ante semejantes despliegues, en ABC estarán esperando un acto para no ser menos que sus colegas. Estaremos atentos porque en el reparto de “cariños populares” solo queda por saber si Rajoy se decidirá a asistir a un evento de uno de los tres medios, aunque sea en su conocida versión de plasma.

La multiplicación de Marhuenda

El director de La Razón en Al rojo vivo, de La Sexta, el pasado lunes.

El director de La Razón en Al rojo vivo de La Sexta, el pasado lunes.

A Paco Marhuenda no le da tiempo ni de pasar por la peluquería para que le quiten las greñas.

Además de dirigir La Razón y, según presume, dar clases en la universidad, de lunes a sábado hace al menos un bolo diario en radio o televisión. Para conocer su apretada agenda de medios basta con seguirle en twitter, donde ha conseguido más de 65.000 seguidores, 20.000 más que ejemplares vende el periódico que dirige.

Como, al parecer, nadie paga su exclusividad, Marhuenda García se reparte entre Cope, La Sexta, 13 TV, esRadio, Antena 3 y todavía le queda tiempo para dirigir La Razón y anunciar todas las tardes la portada del diario con un tuit.

En twitter, mantiene su audiencia con mensajes lacónicos. Siempre los mismos: “Buenas noches. Os dejo la portada de La Razón“. “Buenos días, a las 9 estaré en la tertulia de @EspejoPublico“. Y así un día tras otro. Salvo los domingos que Marhuenda dedica a otras cosas.

Cabe preguntarse, por ejemplo: ¿Cuándo piensa este hombre? ¿De dónde saca tiempo para escribir? ¿Cuántos minutos le quedan al día para leer? Algún maledicente incluso hará números sobre los sobresueldos que ganará por sus colaboraciones (que no bajarán de 9.000 euros al mes).

Siempre he pensado que dirigir un periódico es una tarea muy complicada. Por eso me llama la atención que Marhuenda García, con semejante agenda, disponga de tiempo para llevar las riendas de La Razón.

Para los que no quieran visitar el ‘timeline’ de Marhuenda, aquí dejo una captura de los tuits de la semana pasada de un hombre que no se multiplica por cero.

Los tuits de Marhuenda de la semana del 13 al 19 de octubre.

Los tuits de Marhuenda de la semana del 13 al 19 de octubre.

Javier Moreno sigue firmando como director de El País (en los tarjetones)

El País sigue enviando tarjetones firmados por Jesús Moreno, el anterior director.
El País sigue enviando tarjetones firmados por Javier Moreno, el anterior director.

 

En agosto, El País lideró la difusión de los periódicos españoles con unas cifras pírricas , solo 3,5 veces superiores a las que obtuvo La Razón. Pero ese mes los ingresos del periódico de Prisa y los que consiguió el diario de Planeta casi fueron los mismos.

Como ya se sabe, las prisas son malas consejeras (y no he pretendido hacer un chiste fácil). Así que no resulta extraño que en los despachos se produjera más de una reunión de urgencia para poner en marcha acciones que frenaran la caída de ingresos.

Me malicio que una de esas reuniones pudo ser más o menos así:

—La difusión continúa bajando (un 15% menos en agosto que el mismo mes en el año pasado)

—¡Hay que mantener el número de lectores de El País como sea!

—¿Qué tenemos por ahí?

—…

—Reactivemos el proyecto de ElPais +, pensado para que no se vayan los suscriptores.

—Además, tenemos preparada hasta la campaña: publicaremos páginas de publicidad en el periódico, enviaremos por correo la tarjeta a cada uno de los suscriptores, un folleto explicando las ventajas que tienen. Ah, y un tarjetón del director saludando y dando las gracias por confiar en El País.

—¡Enviad las cartas ya!

Y las cartas salieron.

Nadie reparó en que la firma no era la de Antonio Caño, el actual director de El País, sino la del anterior, Javier Moreno.

Eso sí, al menos los departamentos de marketing y suscripciones del “periódico global” han ahorrado unos euros aprovechando los tarjetones antiguos. En estos tiempos, ya se sabe, se empieza por no gastar y hasta que el cuerpo aguante.

Eduardo Suárez, ganador del premio de periodismo García Márquez: «Me parece extraño que no me haya felicitado el director del periódico»

Eduardo Suárez en la entrega de los premios de periodismo García Márquez. Medellín, octubre, 2014.

Eduardo Suárez en la entrega de los premios de periodismo García Márquez. Medellín, octubre, 2014. Foto: Jorge Porras.

Eduardo Suárez (León, 1979) recibió en Medellín, Colombia, el premio García Márquez de Periodismo el mismo día que el diario El Mundo publicó su último artículo. Después de 14 años, el periodista se acogió a un plan de salidas voluntarias del periódico. Conversamos en Madrid poco después de que llegara de Medellín con un teclado –como el de los Mac de sobremesa, pero más pesado porque está realizado en bronce– que acredita el premio y 15.000 dólares.

Suárez obtuvo el galardón que concede la FNPI en la categoría de texto por un reportaje que realizó en Alaska 25 años después de la catástrofe ecológica del Exxon Valdez. María Ramírez (hija de Pedro J.), su esposa y compañera de trabajo, asiste a la conversación e interviene solo para matizar algún dato. Ambos han dejado El Mundo y están pensando en cómo trasladar sus libros desde Bruselas (el último destino como corresponsales) a Madrid.

En la conversación, evita utilizar el nombre de Casimiro García-Abadillo, director de El Mundo, a quien se refiere como “el actual director del periódico”.

Se te ve feliz con el premio.

Sí, mucho. Ha sido muy especial y más por las circunstancias. Es un estímulo en un momento en el que me voy del periódico, después de unos meses difíciles y con una relación bastante mala con el director actual de El Mundo. También es un reconocimiento a la gente que sigue en el periódico, donde hay muy buenos reporteros como Alberto Rojas, Gonzalo Suárez y mucha otra gente, que hacen buenas historias y que deberían tener más espacio y más tiempo para trabajar en ellas.

¿Cuánto tiempo dedicaste al reportaje?

En el terreno, cinco días. Estuve de lunes a viernes en Alaska y después pasé escribiendo otra semana en Nueva York. El proceso fue más largo porque antes hablé con mucha gente y me informé. Pero, para reportear y escribir, unas dos semanas.

¿El texto era muy largo para publicarlo en un periódico de papel?

La versión para el papel tenía 15.000 caracteres, que es larga para un periódico. Pero, en realidad, escribí 50.000, que es la versión completa que presenté para el premio y que publiqué en formato ebook en Amazon. La paradoja es que nadie me pidió que escribiera el artículo que ha ganado el premio García Márquez. Lo escribí porque entendía que había mimbres para redactar una historia larga. Es algo que antes no había hecho. Para el papel, hice un resumen. Pero el papel pronto solo se encontrará en alguna hemeroteca y en casa de mi padre, que lo tiene guardado. Pensé que la versión digital completa y el ebook era para siempre.

Premiados García Márquez

Eduardo Suárez con otros premiados y, a la izquierda, Jaime Abello, director general de la FNPI. Foto: Jorge Porras

Has sido el primer español que ha ganado el premio de la FNPI.

Era el único finalista español de todas las categorías y con el único tema que no tenía que ver con América Latina. Tenía muchas dudas porque los otros dos trabajos finalistas eran muy buenos. Me gustó que destacaran que el reportaje es un texto muy periodístico y no tan literario como otros. Para mí es un elogio porque creo que en España nos sobra poesía y nos falta periodismo y reporteo.

¿El festival de Medellín sirve como antídoto para el desánimo que cunde entre los periodistas españoles?

Claro, llegas a un sitio donde la economía está creciendo y el periodismo tiene cómo financiarse. Además, hablas con gente con mucho talento y conoces los detalles de proyectos como Radio Ambulante, donde están haciendo cosas muy interesantes con poco dinero y bastante éxito. O La Silla Vacía, que está compitiendo con medios grandes en Colombia. Con respecto a los cronistas, he visto a mucha gente con talento literario que son buenos reporteros a la vez. En España, los grandes periódicos pondrían a esos reporteros a hacer una columna y contar sus opiniones. Allí, por el contrario, hacen reportajes.

¿Hay un exceso de columnistas?

En España, la columna es un género sobrevalorado. Ojalá sucediera lo mismo que en América Latina, donde gente como, por ejemplo, Manuel Jabois se dedicara más al reportaje y menos a la columna. Es casi un cáncer que hace que un periodista que tenga cierto talento termine de columnista. Como le sucede a Enric González, un gran reportero, pero últimamente solo leemos columnas suyas. Deberíamos valorar más las buenas historias. Y para eso necesitamos a grandes profesionales para contarlas. En el panorama mediático español se trabaja en la historia que mañana van a dar todos los demás y se apuesta poco por historias propias. Las historias si son buenas, son eternas y se pueden leer mucho tiempo después. Si dedicas recursos y un espacio de 3.000 caracteres a una rueda de prensa de Rajoy, pasados dos días es una información obsoleta que no interesa a nadie.

Tiempos revueltos: desde el mes de junio, os han suspendido de sueldo durante 20 días, cambiasteis de la corresponsalía de Nueva York a Bruselas y pocos días después os acogisteis a un plan de bajas incentivadas.

No entendimos que el nuevo director dijera que nos fuéramos de Nueva York. Nos pareció una decisión incomprensible. Todo el ‘feedback’ que tenemos tanto de personas de fuera como de dentro del periódico es que estábamos haciendo un buen trabajo. La persona a quien sustituimos había estado diecisiete años y nosotros llevábamos solo dos años y medio. No lo entendimos. Escuchas muchas tonterías. Nosotros no estábamos en Nueva York de vacaciones, porque hay muchos rascacielos o porque nos encanta ir al teatro, ni nada por el estilo, sino porque es el país más maravilloso del mundo para ser reportero. La gente te abre su puerta, su corazón, te cuentan un montón de historias. La política americana es apasionante. Es el país donde lo están descubriendo todo en ciencia y tecnología, donde saben cómo va a ser el mundo dentro de 20 años. Es un regalo para un reportero estar ahí. Nos dimos cuenta desde el minuto uno de que el cambio de corresponsalía era una decisión extra periodística que no tenía nada que ver con nuestro trabajo. Eso comenzó en febrero. Lo de junio: vimos que Ana Romero, una compañera que era corresponsal en la Casa Real, firmaba todos sus trabajos y en un día tan importante como el de la abdicación del Rey su crónica salía sin firmar. Hablamos con ella y nos confirmó que quiso publicar una historia en el periódico y no pudo. Nos preocupó mucho porque somos periodistas y creemos que tenemos que defender la libertad de expresión y la capacidad de poder informar. Pensamos que no íbamos a ser los únicos que defendiéramos a Ana, pero después de apoyarla en Twitter, miramos hacia atrás y vimos que no había nadie más. A raíz de eso, el periódico nos sancionó. Nadie nos llamó antes. El director tomó la decisión, inédita en la prensa española y creo que en la mundial, de sancionar a un periodista por dar una opinión en público. Sufrimos muchísimo. Lo del sueldo es lo de menos. Ninguno de los dos somos ricos, pero no nos íbamos a morir de hambre. Vimos reacciones que no nos gustaron, no solo del director del periódico. Durante el verano lo estuvimos meditando. Surgieron las bajas incentivadas. Nos costó tomar la decisión porque era nuestro periódico. María estuvo 15 años y yo, 14. Empecé en el diario cuando aún no había terminado la carrera. Primero en Opinión, editando obituarios y cartas al director. Después, escribiendo editoriales. Luego de corresponsal en Londres y, más tarde, en Nueva York. El Mundo es mi periódico a pesar de que esté al frente quien está ahora.

Y en El Mundo se publicó el trabajo de Alaska que ha ganado el premio.

Sí, por cierto, me parece llamativo y extraño que no me haya felicitado el director del periódico que publicó el artículo que ha ganado el premio García Márquez. Porque, al final, es el periódico quien ha hecho posible que se consiguiera porque dijeron que sí al reportaje, pagaron el viaje, que no era barato, y publicaron la historia. Me siento agradecido al periódico y al actual director, porque fue quien dio la aprobación. Pero no entiendo el silencio ni la ocultación del premio en las páginas del periódico. Es una reacción un poco infantil, además de perder una oportunidad porque también es un premio para el periódico, para Agustín Pery, que es el subdirector que me envió allí y para toda la gente de especiales que me ayudaron a plasmarlo con sus vídeos, sus fotos…

¿Qué echas de menos en el periodismo español?

Me gustaría que hubiera más sitios donde poder leer más historias como la del premio. En mi opinión, los dos grandes periódicos están en un mal momento. Ninguno de los dos directores de grandes medios están apostando mucho por internet. Eso genera un hueco para un gran proyecto digital en español que publique historias bien contadas y que haga buena información del día a día. Hace falta explicar más. Una de las lecciones clave del periodismo anglosajón es explicar todo, explicarlo bien y no dar nada por supuesto. En los medios españoles se dan muchas cosas por supuestas. Y la gente se pierde con la información. Hay que recordar que la principal tarea del día de la gente no es leer el periódico.

Después de desmontar el piso de Bruselas, ¿qué tenéis pensado hacer?

De momento estamos en el corto plazo: firmar papeles, finiquito… Tenemos alguna oferta… Estamos escribiendo con María un libro sobre Marco Rubio para la editorial Debate. Rubio es un senador republicano, muy hábil e interesante que llegó de la nada. Fue el primero de su familia que llegó a la universidad. El libro saldrá en 2015.

Las bodas de plata de El Mundo sin Pedro J.

El Rey Juan Carlos I entregó en 2009 el premio al periodista Ahmed Rashid

El rey Juan Carlos I entregó en 2009 el premio de El Mundo al periodista Ahmed Rashid.

El próximo lunes, 20 de octubre, El Mundo celebrará su 25 cumpleaños y la entrega de los XIII Premios Internacionales de Periodismo con una cena en el Hotel Palace. Por primera vez, Pedro J Ramírez no ejercerá de anfitrión. Solo le han faltado ocho meses y 21 días para alcanzar las bodas de plata como director del diario.

El Mundo festeja su cumpleaños con una cena donde los hombres llevarán traje oscuro y las mujeres vestido corto. En España, ya se sabe, no es habitual lo de pagar por asistir a un evento. No hay costumbre, vamos. Por eso los eventos organizados por medios están dirigidos a un público de corbatas que frecuenta los salones de los hoteles madrileños. En la mayoría de los casos, se trata de almuerzos y conferencias de políticos y dirigentes empresariales o sindicales que acuden a un hotel y sueltan una charlilla mañanera entre el tintineo de los zumos de naranja y los cafés con leche. En Estados Unidos, por el contrario, los eventos se han convertido en una importante fuente de ingresos para los medios de comunicación. The New Yorker organiza un  muy rentable festival anual. En Quartz, uno de los nuevos medios norteamericanos que despierta más interés, creen que “los eventos son una buena fuente de ingresos, también de los asistentes y no sólo de patrocinadores”. Además de conseguir el dinero de los patrocinadores, se trata de que los asistentes también contribuyan a financiar el acto al que asisten.

Pero volvamos a la celebración de El Mundo. ¿Cambiará la fiesta y la entrega de los premios con Casimiro García-Abadillo? De momento, llama la atención el numeroso grupo de empresas patrocinadoras, un exponente de que el Gobierno y los dirigentes del PP volverán a asistir a la fiesta de El Mundo junto con lo más granado de las clases política y empresarial.

Patrocinadores

Con lo justito que se anda de patrocinios a la hora de financiar eventos en España, tomen aliento antes de leer la lista de las empresas que colaboran en la cena del XXV aniversario de El Mundo: La Caixa, Correos, Iberdrola, Repsol, Santander, Telefónica, Altadis, Ferrovial, IBM, KPMG y Mar de Frades, una bodega de albariño de las Rías Baixas. Sí, once patrocinadores, a los que hay que añadir tres colaboradores, para sufragar una cena en el Palace. Por cierto, si la memoria no me falla, tres de los patrocinadores (Telefónica, Caixa y Santander) son accionistas de Prisa.

Asistentes

Esperanza Aguirre y Agatha Ruiz de la Prada durante la entrega de los Premios Internacionales de Periodismo en 2009.

Si ahora es Google el que no me falla, que hasta ahí podíamos llegar, el año pasado la representación de la dirección del PP en el premio se limitó a tres mujeres: Esperanza Aguirre, Ana Botella y Luisa Fernanda Rudí. Seguramente con motivo, Pedro J se quejaba del vacío institucional. Para este año, además de los Reyes, está previsto que asista más de un ministro. Si también acude Rajoy, no hace falta ser muy perspicaz para advertir que se trataría de un espaldarazo al nuevo director de El Mundo, Casimiro García-Abadillo.

Premiados

Pocas veces se concede un premio más merecido: “Premio Reporteros del Mundo a Javier Espinosa, corresponsal de El Mundo; Marc Marginedas, corresponsal de El Periódico, y Ricardo García Vilanova, fotógrafo independiente”.

Más sorpresa causó la concesión de un premio a Rosa Montero, columnista de El País. En El Mundo explicaban así los motivos: «El jurado ha destacado el hecho de que es una de las columnistas contemporáneas que mejor ha sabido conjugar periodismo y literatura. “Este galardón reconoce su trayectoria, en la que siempre ha sabido ser muy coherente y elegante“, ha reflexionado García-Abadillo. “Sus columnas no son un ejercicio retórico, sino que habla de casos concretos, de pequeñas injusticias”, ha añadido Fernando Savater».

Jurado

 «El jurado de la edición de 2013 estaba encabezado por los directores de cuatro de los periódicos más influyentes de Europa: Pedro J. Ramírez, director de EL MUNDO, Ferruccio De Bortoli, director del Corriere della Sera –representado por su corresponsal en España Andrea Nicastro–, Alan Rusbridger, director de The Guardian –representado por su corresponsal Paul Hamilos y Fabrice Rousselot, director de Libération –representado por su corresponsal François Musseau–. Completan el jurado cuatro miembros independientes: Carmen Posadas, César Antonio Molina, Fernando Savater y Raúl Rivero, además de Aurelio Fernández, secretario general de la redacción de EL MUNDO, y Víctor de la Serna»

«El jurado de edición de 2014 ha estado compuesto por los responsables de cuatro de los periódicos más influyentes de Europa: Casimiro García-Abadillo, director de EL MUNDO; Ferruccio De Bortoli, director del Corriere della Sera –representado en el acto por Andrea Nicastro-; Alan Rusbdriger, director de The Guardian, representado por la corresponsal Ashifa Kassam-, y Laurent Joffrin, director de Libération, representado por François Musseau. Completaban el panel cuatro miembros independientes: Fernando Savater, Carmen Posadas, César Antonio de Molina y Raúl Rivero, además de Aurelio Fernández, director de Coordinación Editorial y Comunicación de Unidad Editorial, y el periodista Víctor de la Serna».

Se tarda poco tiempo en encontrar las diferencias entre el jurado de 2013 y el de 2014. Solo hay dos: la corresponsal de The Guardian y Casimiro García-Abadillo, que sustituye a Pedro J. Ramírez como director de uno de “los periódicos más influyentes de Europa”.

¿Por qué El País lanza una edición digital en catalán?

Cabecera de ElPais.catCon la que está cayendo, El País ha puesto en marcha una edición digital en catalán. Mariano Rajoy la saludaba en un artículo que firmaba ayer (Día de la Hispanidad) en El País:

“A nadie le puede extrañar, en efecto, un hecho perfectamente lógico: que un medio con vocación nacional tenga una edición en una lengua hablada por millones de españoles y valorada y querida como propia por todos los demás”.

El artículo firmado por Rajoy estaba en sintonía con la explicación que daba el periódico la víspera del lanzamiento de ElPais.cat. Decían en el diario global:

“El principio que anima este paso es el mismo que justificaba el nacimiento de la edición de Cataluña. Una apuesta industrial y periodística que supuso el compromiso de EL PAÍS con Cataluña y su capital, Barcelona. Como se decía en el editorial publicado entonces, se daba aquel importante paso “con el humilde empeño de ampliar en torno nuestro la opinión que nos apoya y hacer más plural y rico el panorama de la prensa y los medios de comunicación catalanes”.

La semana pasada marqué unos cuantos números de teléfono para preguntar si había alguna razón menos grandilocuente que la que daba El País. “Sigue la pista del dinero”, me dijeron desde Barcelona, empleando el consejo de Garganta Profunda a Bob Woodward en el escándalo Watergate. Lee el resto de la entrada »