Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘The New York Times’

Jill Abramson, ex directora del New York Times, cobrará un millón de dólares por escribir un libro de periodismo

Jill Abramson  en 2012, cuando era directora de The New York Times. Foto: Wikipedia.

Jill Abramson en 2012, cuando era directora de The New York Times. Foto: Wikipedia.

Jill Abramson, ex directora del New York Times, ha llegado a un acuerdo con la editorial Simon & Schuster para publicar un libro sobre el futuro de los medios de comunicación en un ecosistema de las noticias que cambia con tanta rapidez. La periodista de 61 años cobrará un millón de dólares por escribirlo.

Para decepción de quienes disfrutan leyendo los detalles más escabrosos, no será un ajuste de cuentas sino un texto de análisis de tono académico.  William Morris Endeavor, agente de Abramson, cerró el acuerdo solo un día después de realizar la oferta a varios editores.

Despedida del New York Times en mayo de 2014, Ahora, Abramson imparte un curso de periodismo narrativo en la Universidad de Harvard. Además, pone en marcha un proyecto, junto a Steven Brill, para publicar una crónica de largo formato al mes por la que pagarán 100.000 dólares al reportero que la escriba. Se trata de publicar “pocas piezas pero muy buenas”, cuya extensión sea más larga que un reportaje convencional y más corta que un libro.

Abramson cree que el público está dispuesto a pagar por buenas historias. En su reciente visita a Espña en el mes de febrero, habló de la importancia de la narrativa ante más de 400 profesionales en el encuentro “Conversaciones con“, que se celebró en Madrid (aquí se puede ver la conferencia completa en inglés y también con traducción simultánea al español), donde también defendió que “se puede seguir ganando dinero con historias periodísticas bien construidas y bien contadas“.

Chiqui Esteban deja el Boston Globe y ficha por National Geographic

Tuit de Chiqui Esteban

El infografista Chiqui Esteban ha anunciado en Twitter que deja el Boston Globe y pasará a trabajar en National Geographic. Considerado como uno de los mejores periodistas visuales, trabajaba en el Boston Globe desde noviembre de 2012.

Esteban comenzó a trabajar en prácticas en 2002 en La Voz de Galicia, periódico donde consiguió su primer contrato. En 2004, pasó al Grupo Joly (Diario de Cádiz, Diario de Jerez y Europa Sur) hasta 2007, año en el que se incorporó a Público. En 2009, fue nombrado director de narrativas digitales en lainformacion.com. Tres años más tarde, pasó a trabajar en BostonGlobe.com. Desde 2007 también colabora como consultor de narrativas digitales en Innovación Media Consulting.

Otros infografistas españoles han apostado con éxito por una carrera profesional internacional, como es el caso de Alberto Cairo, quien da clases en la Universidad de Miami, Xaquín González, que acaba de entrar en The Guardian después de trabajar en National Geographic y The New York Times, y Pablo Gutierrez, “editorial designer” en la BBC.

The New York Times prepara el desembarco en Londres

18-Museum-Street-Office-Buildings-Office-Space
Edificio donde The New York Times instalará la redacción en Londres.

 

Ya tardaban. Mientras el diario The Guardian lograba el éxito en Estados Unidos, The New York Times (NYT) no apostaba por lanzar una edición europea en internet. Pero todo llega. Según recoge The Guardian, NYT ha acordado alquilar unas oficinas en 18 Museum Street de Blomsbury, un barrio en el centro de Londres, donde trabajarán alrededor de 100 empleados en 2015.

Sin duda, NYT intenta ganar la guerra del “inglés” que, por ahora, pierde el periódico norteamericano. The Guardian abrió la redacción de Nueva York en 2011 y otra en Australia en 2013. El resultado ha sido muy positivo para el diario británico que, en el pasado mes de septiembre, con un crecimiento del 12,3%, consiguió 42,6 millones de usuarios únicos frente a los 41,6 que obtuvo The New York Times, según comScore.

Roy Greenslade especula en el artículo en The Guardian con la posibilidad de que el NYT convierta la nueva sede de Londres en su centro digital para Europa. Los periodistas, según Greenslade, llegarán desde la redacción de Nueva York y también de París, más si decidieran cerrar la oficina del emblemático Internacional Herald Tribune en la capital francesa.

Las nuevas oficinas londinenses ocuparán unos 800 metros cuadrados. El alquiler no es barato, alrededor de 573.000 euros al año.

Gay Talese en The Kingdom and the Power, publicado en 1969 —cuando en el Times trabajaban 5.307 empleados, de los cuales alrededor de 700 pertenecían al departamento de noticias situado en el tercer piso—, explicaba que The New York Times aparecía en once mil cuatrocientas sesenta y cuatro localidades de Estados Unidos y en todas las capitales del mundo.

Cincuenta ejemplares irían a la Casa Blanca, treinta y nueve a Moscú, algunos se introducirían en Pekín, y de la gruesa edición del domingo se enviaría un ejemplar hasta Formosa, donde lo recibiría un diplomático allí destacado que pagaba por cada número dieciséis dólares y cuarenta centavos”, decía Talese hace 45 años.

Las cosas han cambiado mucho. Ahora “la Dama Gris” se puede leer en cualquier parte del mundo a cualquier hora si se dispone de un dispositivo conectado a internet.  En el terreno digital, el objetivo no es distribuir el periódico para que llegue al lector sino que el lector visite el diario. En un mundo globalizado, la primera segmentación es la del idioma. Por eso, el diario que en este momento es la referencia periodística en todo el planeta se ve obligado a entrar en la batalla de Inglaterra para conseguir más tráfico.

¿Puede estar el futuro de la televisión en las lentillas?

Nick Bilton

Nick Bilton

Internet está cambiando la forma de hacer televisión y la forma de consumirla. En el futuro, para ver la televisión tal vez no sean necesarias ni siquiera las gafas de Google, porque los sensores conectados a la red estarán incorporados en las lentes convencionales o, incluso, en las lentillas. Además, disfrutaremos de contenidos de alta calidad, mientras se abaratan los costes de producción.

Cada mes en YouTube, los usuarios ven más de seis mil millones de horas de vídeo. Hay que satisfacer la demanda. Por eso no resulta extraño que Nick Bilton, columnista y reportero del New York Times, explique con entusiasmo que “YouTube ha comprado un edificio cerca de Google y están creando estudios de grabación para que la gente pueda hacer películas, documentales y vídeos cortos”. Al fin y al cabo se trata de hacer “contenidos audiovisuales sin los costes de las televisiones”.

El autor de La verdadera historia de Twitter ha venido a España para hablar de lo rápido que puede cambiar la tecnología y, de paso, cambiar nuestras vidas. Mientras unos operarios instalan (por fin) la fibra óptica de Telefónica en el edificio donde vivo, Nick Bilton pronuncia la charla inaugural de Ficod 2014, un evento de tres días que patrocina Red.es, la entidad del Ministerio de Industria. Aunque el título de la conferencia, según figura en el programa, es “El futuro de los medios de comunicación, la tecnología y la sociedad”, Bilton solo habla de la televisión cuando responde a una pregunta al final de su intervención. Es una charla “tipo” que da en muchos eventos. “Cada vez que doy esta charla tengo que actualizarla porque continuamente hay novedades”, explica en el turno de preguntas. “Nos levantamos en un planeta distinto del que nos acostamos la noche anterior”.

Después de hablar de sus dos libros y recordar que se pueden comprar en Amazon, Bilton, sentado en un taburete y parapetado tras un atril donde ha instalado su portátil, pasa las diapositivas que ha traído preparadas para su medida intervención.

Habla del pasado, del presente y del futuro:

“El móvil es la tecnología que domina el mercado”.

Las redes sociales generan más tráfico en Internet que los buscadores“.

“En el futuro tendréis pantallas flexibles en vuestras manos”.

“Los wereables (tecnología para llevar encima) son parte del futuro. Aunque hay una gran contienda porque todo el mundo intenta saber cuáles serán los wereables del futuro: gafas, relojes…”.

Pantallas flexibles, chips en la piel y los chips tragables: “Una píldora que vamos a tragar”.

Los nuevos dispositivos tecnológicos continuarán revolucionando la educación, los medios de comunicación y el consumo audiovisual. Bilton, espectador privilegiado, seguirá cambiando diapositivas para que su conferencia recoja las últimas tendencias. El futuro está asegurado.

EL RELOJ DE ARENA DE BILTON

casa San Francisco

Nick Bilton escribe en la parte trasera de su pequeña casa de 67 metros cuadrados en San Francisco. Junto a su ordenador, tiene un reloj de arena de una hora. Cada vez que se encuentra navegando sin darse cuenta por Internet, desenchufa el wifi del ordenador y gira el reloj para que empiece a caer la arena. No vuelve a conectar el ordenador a la red hasta que ha caído el último grano.