¿Quién fue el culpable de la masacre de WACO?

Brutal, demoledora, impactante. Así ha sido mi experiencia al terminar de ver WACO, la miniserie de Paramount Network creada por John Erick y Drew Dowdle, basada en los libros A Place Called Waco de David Thibodeau y Stalling For Time: My Life As An FBI Hostage Negotiator de Gary Noesmer, que narra uno de los hechos más sangrientos de la historia de las sectas en Estados Unidos.

Los americanos, que son expertos en reflejar en sus ficciones cualquier acontecimiento de su pasado, tanto de forma patriótica como para clarificar u ofrecer una visión crítica, nos muestran en esta ocasión el retrato que desmonta la “verdad oficial” del asalto del FBI a la casa de los davidianos en el Monte Carmelo (Texas), que acabó con un aparente suicidio colectivo en el que murió casi un centenar de personas, entre ellas más de veinte niños.

WACO la serie se encarga de mostrar la otra cara de la moneda: el relato de los supervivientes y de Gary Noesmer, el agente mediador que negoció con David Koresh, el líder de la secta, durante los más de cuarenta días que duró el asedio.

La historia, vista desde este punto de vista, es notablemente diferente y pone en tela de juicio lo que se divulgó a la opinión pública. También es apasionante por su fuerza narrativa que, durante sus seis episodios de duración, es capaz de trastocar nuestros prejuicios y hacernos vislumbrar los acontecimientos desde una perspectiva más profunda y crítica.

Sobre la apabullante contundencia dramática del relato se forjan unas actuaciones sensacionales. Taylor Kitsch, el guapo adolescente Tim Riggins en Friday Night Lights, realiza un trabajo interpretativo de intenso carisma en la piel del iluminado Koresh, cuyo carácter tenaz y educado contrasta con nuestra imagen mental de un fanático.

Al otro extremo del conflicto, Michael Shannon (Revolutionary Road, Boardwalk Empire) se mete en la piel de Gary Noesner, un agente que rechaza los métodos radicales y violentos de sus superiores y confía en la capacidad de la negociación para saldar el conflicto sin víctimas.

Shannon, pese a su buen trabajo actoral, queda ensombrecido por un Kitsch que se adueña de la pantalla en cada aparición, y el personaje no consigue estar dibujado con la misma brillantez que el de Koresh.

El relato, que va creciendo en intensidad a medida que se suceden los episodios, concluye con un clímax apoteósico que nos aplasta por la dureza y conmoción de los hechos acontecidos. Y el final nos lleva a meditar sobre la capacidad de los gobiernos para manipular a su antojo aquellos sucesos que evidencian su error de juicio y mala praxis.

Esto no quita para que sigamos pensando que David Koresh fue un oportunista manipulador que decidió que la poligamia con menores era un designio divino (aunque, según las leyes de Texas, está permitido casarse con un niño de catorce años con el consentimiento paterno). Sin embargo, ni la acumulación de armas que, en principio, fue el detonante del asalto, ni creerse el nuevo mesías da derecho al gobierno a gasearte.

Si queréis forjaros vuestra propia opinión, os la recomiendo. Ha sido una de las series más interesantes que he visto en lo que va de año.

Mis Puntuaciones


Ya sabéis que he escrito un par de libros que esperan ansiosos que les echéis un ojo. Las series de mi vida, donde hablo de ficciones como The Wire, Los Soprano, Mad Men, Breaking Bad y otras joyas que quizás queráis descubrir.

 

 

O, si lo preferís, fantasía oscura y terror con deseos, obsesiones, viajes en el tiempo y un lugar más allá del tiempo y el espacio llamado Araneida.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.