A ver series A ver series

Cuando la pequeña pantalla se comió a la grande

¿Cómo viviste el final de tu serie favorita? (primera parte)

Una de las cosas más chulas de haber abierto el blog ha sido conocer a gente como yo, amantes de las series que sienten la misma pasión hablando y compartiendo momentos de sus ficciones favoritas.

Así que decidí hacer este post colaborativo donde varios amigos tuiteros (a la mayoría ya los he desvirtualizado) contaran su experiencia personal viendo la finale de su serie predilecta.

Se han emocionado tanto relatando sus vivencias (y de paso me han emocionado a mí) que he decidido publicar el artículo en dos partes. Aquí va la primera tanda con los finales de Friends, Breaking Bad y A dos metros bajo tierra.

¡Spoiler Alert! Si no has visto el final de estas series sigue leyendo bajo tu propia responsabilidad.

‘Friends’, Alfredo L. Zamora (@alfredolzamora)

Friends fue mi primera gran (dolorosa) despedida seriéfila. Corría mayo de 2014 y el boom de las ficciones televisadas aún era impensable. Muy pocas se convertían en éxito internacional e Internet todavía no había globalizado la distribución de contenidos.

Friends nunca sabrá cuál habría sido su éxito en la era de las redes sociales, pero las series actuales nunca sabrán si sobrevivirían a revisionados infinitos de sus fans. El final de Friends lo vi en VHS. Me lo grabó una amiga que tenía Canal+ en casa. Llevábamos unas cuantas temporadas trapicheando cintas.

Sentí por primera vez esa rara sensación de desear ver el final corriendo, pero a la vez no querer hacerlo para que no se acabara. Lo vi en casa con mis hermanos, después de cenar. Sí, me incorporé en el sofá sonriendo cuando descubres que Rachel no se había subido al avión. Y sí, alguna que otra lágrima se me cayó al ver las llaves de todos en el vacío apartamento de Mónica.

Después sentí vacío. Una pena que por contra me dejó una tímida sonrisa en la boca. Una sonrisa por lo vivido. En ese momento no lo pensé, pero hoy me alegro de que acabara en el mejor momento. Siempre nos quedarán los revisionados y esa sonrisa inocente que sale cada vez que te sirven un café en taza grande y sientes que estás en el Central Perk.

 

A dos metros bajo tierra, Javi (@ConquerDG)

Es lanzar la pregunta “cómo viviste un gran finale de serie” y venirte a la mente LAS series, las en teoría top ten de tu vida, esas que no pasarán desapercibida, que te dejarán recuerdos, imágenes, personajes memorables. Podría haber elegido cualquier otra serie porque son muchas las que dejan huella, pero Six Feet Under (A dos metros bajo tierra para los amigos) la tengo en los altares, y más porque la vi allá por verano del 2015.

Normalmente veo los capítulos a solas para que no me interrumpa ni la mosca de Breaking Bad. Mira por donde el ca-pi-tu-la-zo final lo vi con mi abuela (Ana) en frente (escudado por la pantalla del MSI). Llegan los instantes finales donde sabes que te da pena que una serie acabe para siempre pero ¡llegó EL momento!, el de echar todos los ríos (de lágrimas) de España viendo cómo sucedía todo y para más inri acompañado del “Breathe me” de Sia.

Pues la abue, en pleno drama, va y me pregunta no sé qué (fuck) y yo con el “sí, sí, sí, espera” y me vuelve a decir no sé qué y claro, ya ni caso con mi cara hecha un poema ante semejante finalazo.

A los que nos gusta revolcarnos en el drama, volvemos a darle al play. Lo hice (veinte minutos después) y apareció mi tía (la hermana de mi abuela) para joder mi miseria de volver a “disfrutar” de esa familia tan controvertida que eran los Fisher. Don´t worry que lo volví a ver una tercera vez, ¡a solas! y ya fue felicidad absoluta 😀

Breaking Bad, Nazaret Perenzo (@lanazapower)

Me preparé a conciencia como siempre hago para el final de una gran serie. Con esa mezcla de emoción, intriga y sobre todo pena, con esa pequeña gran angustia y con la certidumbre de saber que no la volvería a ver, que ese día era el final de Breaking Bad. Tendría, por tanto, que dejar de amar y odiar a Walter, que dejar de entender a Skyler y que me tendría que desenamorar de Jesse Pinkman.

Móvil en silencio, teléfono fijo desconectado, hamburguesa sin tomate y papitas fritas a punto, cervezas enfriándose… Lo engullí todo en el penúltimo capítulo, para el último abrí otra cerveza, sabiendo ahora sí que sí, que ya no había más. Tenía miedo a que el final no estuviera a la altura, a que no cerraran con broche de oro una serie tan soberbia.

Veía difícil un buen cierre, pero ¡qué final! Sin duda, el mejor, en lo que a grandes series se refiere. Sentí un gran alivio, me sentía feliz por lo que había visto y por cómo lo había disfrutado. Acabé mi cerveza brindando con la tele, y poco me faltó para ponerme en pie a aplaudir y abrir una botella de champán. Ese final no fue para menos. Serie perfecta con final brillante. Maravilla.

La semana que viene, segunda parte.

Mis Puntuaciones


Ya sabéis que he escrito un par de libros que esperan ansiosos que les echéis un ojo. Las series de mi vida, donde hablo de ficciones como The Wire, Los Soprano, Mad Men, Breaking Bad y otras joyas que quizás queráis descubrir.

 

O, si lo preferís, fantasía oscura y terror con deseos, obsesiones, viajes en el tiempo y un lugar más allá del tiempo y el espacio llamado Araneida.

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Rock

    Friends fue la primera serie que recuerdo haber vivido su final con especial emoción, no tengo mal recuerdo por su final, como Canal+ (o quizá ya cuatro no recuerdo) continuó su emisión repetida durante un tiempo, no tuve la sensación vació. Para mi no fue un final bueno ni malo, me pareció que si igual podían haberla alargado unas cuantas temporadas más, terminó en el momento exacto que tenía que terminar.. De hecho cuando puse Netflix la ví entera en menos de un mes y me sigue pareciendo igual de buena que antes. Y aun alguna tarde veo algún capítulo suelto en Neox a falta de algo mejor en otro canal.

    De Lost en cambio si tengo un mal recuerdo, imagino que como casi todos, llevaba ya 2 tempordas encabronado pensando en dejar de verla seguro que hoy en día la habría abandonado, pero para mi (e imagino para muchos) Lost fue la primera serie fenómeno que todo el mundo hablaba de ella y si no ibas al día los spoilers te sobrevolaban amenazantes. Pues aun llevando 2 temporadas sabiendo que aquel lio que tenían montado era ya imposible de desliar, vi el final con esperanza de quedarme con un buen sabor de boca, pero no, el final “Serrano’s style” fue el broche final a un despropósito, con el tiempo valoro lo que Lost nos aportó y lo que supuso, pero entonces me cabreó y me pareció una tomadura de pelo en la que habíamos caido desde la segunda temporada, cuando ya empezábamos a intuir que había cosas imposibles de explicar.

    Con Breaking bad fue justo todo lo contrario, tuve la suerte de empezar a verla cuando ya estaba iniciada la 5 temporada, cuando terminó para todo el mundo yo recien tenía la 5ª temporada iniciada y el final fue un maratón imprevisto, pues empecé una noche pensando en ver uno de los últimos episodios y no paramos hasta las 5 de la madrugada cuando acabamos con el capítulo final. Por ese final para mi Breaking Bad siempre ha sido la serie perfecta, no se alargó innecesarimente, tampoco tuvo temporadas planas ni episodidos de relleno y el final estuvo acorde a la misma. Además conté con al ventaja de evitar largas esperas entre temporada y temporada.

    16 febrero 2018 | 11:12

  2. Por suerte, la mayoria de las buenas series se van dervirtuando a lo largo de las temporadas, en un vano intento, por parte de las productoras, de alargar esas pequeñas gallinas de los huevos de oro, lo que hace que el visionario habitual se vaya abuerriendo de ellas antes de llegar al final.

    Eso si, tambien hay verdaderos finales que son un fiasco, ¿os acordais de perdidos (lost)?, cuya serie ya había desvariado bastante y que acabó de una manera un tanto “rara”. ¿O de la variante española, en cuanto a finales extraños, Los Serrano?.

    En fin, lo malo de una buena serie es que no la terminan a tiempo.

    17 febrero 2018 | 11:39

  3. Dice ser Panfilo

    Tengo grandes recuerdos de todos los finales, unos mas y de otros menos, creo que el The Sopranos fue el que mas me marco pues aunque ya me habia spoileado el famoso corte a negro, las sensaciones eran a tope y senti que no solo terminaba la serie sino que esas series asi ya no existen y me quedo un vacio existencial que nunca se llena

    Otro de los que poco se habla a pesar de que la serie es adorada por todo seriefilo que se respete fue el de The Wire, por lo pesimista que es, aunque otras personas le den otra lectura.

    Hablar de finales es hablar es lamer la herida del alma seriefila.

    Un saludo grande Cecilia

    17 febrero 2018 | 16:23

  4. Cecilia García

    Rock, creo que te vas a sentir muy identificado cuando leas los sentimientos experimentados sobre el final de Lost… No dijo más, jeje. Personalmente, al final de Lost llegué desalentada. Las dos últimas temporadas las había visto por inercia, y la finale la viví sin especial emoción, aunque sí me gustó el capítulo (era lo que sospechaba y me pareció emotivo).
    Friends la vi completa hace unos dos años, y aunque sí me emocionó ver el apartamento vacío, creo que también fue una serie que se estiró demasiado.
    Breaking Bad fue muy fuerte. Esa recta final a ritmo de emisión sí me hizo sentir como pocas. Aun recuerdo tirarme de los pelos con Ozymandias… AY. Y en la finale lloré mucho.
    Un saludo y gracias por compartir tus experiencias de seriéfilo de pro 🙂

    18 febrero 2018 | 10:47

  5. Cecilia García

    “Hablar de finales es hablar es lamer la herida del alma seriefila”. Ay, Panfilo, qué corazoncito de drama queen tenemos los seriéfilos XD

    Para mí lo de The Sopranos fue un shock. Recuerdo la cara de idiota que se me quedó y luego buscando en Internet porque pensaba que el vídeo estaba corrupto, jeje. Pero más que el black, después reflexioné sobre el episodio y vi que era una autentica pasada, cómo introduce al espectador en la mente de Tony, en su paranoia. Brutal.

    Con The Wire me pasó algo muy especial: sentí que había visto la culminación de algo muy grande, y que no estaba completo hasta que no llegabas al final y veías el objetivo de Simon de retratar la CIUDAD como un todo. The Wire es una epopeya y solo cuando la acabas tienes la sensación de que estás ante una obra maestra por la ambición de tocar tantos temas interconectados y de una manera tan profunda. Es sensacional.
    Un saludo, amigo!

    18 febrero 2018 | 10:58

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.