20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘namco bandai’

Los Caballeros del Zodíaco siguen entrenando

Nueva entrega de Los Caballeros del Zodiaco, la última para PlayStation 3, y volvemos a encontrarnos con lo mismo que hemos visto en los anteriores Saint Seiya de esta generación, tanto para bien como para mal, un videojuego de lucha uno contra uno poco innovador pero muy pensado para deleitar a los fans.

El principal problema de Saint Seiya: Brave Soldiers es su excesiva simplicidad. Los combates se desarrollan en amplios escenarios por los que podemos desplazarnos libremente para esquivar los ataques del rival y atacarle desde cualquier ángulo que se nos antoje.

Saint Seiya BS

Sin embargo, estas ofensivas están muy limitadas, ya que cada personaje tan sólo posee cinco combos, un par de golpes potenciados y un único súper ataque. Además, todos se controlan más o menos igual. Las escasas diferencias las marcan personajes como Andrómeda, mejores en la larga distancia que en el cuerpo a cuerpo.

El modo historia abarca la parte más interesante del anime, desde los combates en el Santuario, con sus doce casas, hasta la saga de Hades. Lamentablemente, la historia no está contada con demasiada gracia, ya que todo se narra mediante imágenes estáticas que no transmiten ninguna emoción.

Peeeero, son los Caballeros del Zodíaco y, pese a que el nivel gráfico no es ninguna maravilla, están perfectamente recreados, que es lo que a los fans les (nos) importa. Además, el plantel lo componen la nada desdeñable cifra de 50 personajes. Bueno, 31 luchadores más 19 versiones de los caballeros protagonistas.

Entre los puntos positivos de este Saint Seiya también se encuentran el modo online, que funciona bastante bien y alarga considerablemente la vida del juego, y el modo Guerra Galáctica, un torneo basado en los primeros capítulos de la serie que desprende un agradable aroma a nostalgia.

No es perfecto, pero tendremos que conformarnos y confiar en que PlayStation 4 y/o Xbox One vean llegar mejores juegos basados en este mítico anime.

A los fans de los juegos de lucha puede que no les convenza, a los fans de Los Caballeros del Zodiaco, les encantará.

Tales of Xillia y Project X Zone, dos regalitos de Namco Bandai

A mí, que nunca he llegado a pillarle el punto a One Piece, que no tengo tiempo material para seguir la interminable Naruto y que llevo años llorando la sobreexplotación a la que se ha sometido a Dragon Ball, me ha resultado maravilloso descubrirme enganchadísimo a dos títulos de Namco Bandai, dos perlitas muy de gusto nipón: Tales of Xillia (PS3) y Project X Zone (Nintendo 3DS).

tales-of-xilliad

Cuando hace varios lustros descubrí cómo eran los RPG japoneses, no tardé en convertir este género en uno de mis favoritos, en dura pugna con los juegos de lucha uno contra uno. Durante los 90. tuve la suerte de disfrutar de algunos de los mejores títulos de rol que han visto la luz hasta el momento, pero también suspiré por otros que jamás alcanzaron las fronteras europeas.

Gracias a la importación, pude disfrutar de maravillas como el impecable Chrono Trigger, pero otros se me escaparon, grandes de la talla de Star Ocean y Tales of Phantasia. No muchos años más tarde, la proliferación de emuladores me permitió saldar algunas deudas pendientes, pero no todas. Mucho tiempo tardé en disfrutar de un Tales of como se merece esta franquicia.

Fue Tales of Symphonia para GameCube el capítulo que me ató para siempre y de forma irremediable a la franquicia. Ahora, gracias a que Namco Bandai no es Capcom —siempre les odiaré por relegar al olvido a mis queridos Breath of Fire—, estoy pudiendo disfrutar de una nueva entrega de la saga, Tales of Xillia, un RPG clasicote que demuestra que la fórmula de los Tales of envejece muy bien o, para ser más justos, no envejece.

Más raro es el caso de Project X Zone, un surrealista crossover con personajes de Namco Bandai, Capcom y Sega, que apela directamente al corazoncito de los jugadores veteranos, esos que no podemos evitar prestar atención a cada mínima referencia a los videojuegos de nuestra infancia y adolescencia.

La aventura en sí no es nada del otro mundo: el desarrollo es el típico de los juegos de rol tácticos pero sin demasiada variedad ni esmero y, para colmo, la trama principal está poco elaborada y tampoco ayuda a hacer que el progreso sea más divertido. Lo dicho, el mayor valor de Project X Zone es, con diferencia, su componente nostálgico, que además está revestido de un bonito y espectacular envoltorio en forma de vistosos ataques combinados.

Soul Calibur V afila espadas para el online

Si los desarrolladores de Capcom son los reyes de la lucha 2D, en Namco encontramos a los maestros de los combates uno contra uno en 3D, ya sea con la saga Tekken o con Soul Calibur, que estrena ahora en PlayStation 3 y Xbox 360 su quinta entrega. El resultado es una vez de notable alto, pero por desgracia tiene sus “peros”.

Entrega tras entrega, la franquicia ha demostrado una clara tendencia que en Soul Calibur V se acentúa más que nunca: todo está pensado para una experiencia multijugador plena pero dejando a un lado en muchos casos el disfrute que producen los modos de juego individuales.

De este modo, nos encontramos con un modo Historia que está protagonizado por Patroklos, el hijo de la mítica Sophitia, pero que ni es especialmente espectacular ni demasiado largo. Además, la mayoría de personajes del juego quedan relegados a papeles secundarios sin ningún interés ni profundidad.

Cierto es que ningún modo historia de Soul Calibur ha llegado a entusiasmarme, pero en este caso el defecto se torna aún más grave debido a lo que le han hecho al modo Arcade, reducido a una sucesión de combates sin hilo argumental que los una. De este modo, todos los luchadores, viejos (Mitsurugi, Raphael, Ivy, Yoshimitsu…) y nuevos (Natsu, Xiba, Aeon…), quedan carentes de profundidad e incluso, en el caso de los recién llegados (salvo Patroklos y alguno más, Ezio Auditore incluido), de carisma.

¿Dónde están las historias individualizadas de cada personaje?, ¿dónde está su pequeña intro, sus motivaciones, sus amigos y enemigos, su desarrollo y la conclusión de su viaje? No creo que hubiese supuesto un esfuerzo titánico introducir algo que es característica común de todos los juegos de lucha y que, de un modo u otro, siempre ha estado presente en la saga.

Para mí, esta carencia y la ausencia de más modos de juego individuales dejan a Soul Calibur V un poco cojo. Sin embargo, hay que reconocer que como juego de lucha es impecable. Los combates son dinámicos, los movimientos resultan bellos y espectaculares y el control es lo suficientemente sencillo como para que todo el mundo pueda jugar pero con matices suficientes como para deleitar a los expertos.

Mientras que los novatos pueden disfrutar haciendo virguerías simplemente pulsando los botones de ataque, los jugadores avanzados disfrutarán perfeccionando tanto las habilidades ofensivas (tajos verticales, tajos horizontales, patadas y filos que rompen la guardia del rival) como las defensivas (desde la guardia convencional, hasta las guardias especiales, los contraataques o la evasión mediante desplazamiento alrededor del enemigo.

Varios elementos vienen a completar la experiencia de Soul Calibur V: la calidad técnica general, los hermosos escenarios y, sobre todo, un completísimo editor que nos permite crear a casi cualquier personaje imaginable, ya sea partiendo de uno de los modelos del juego, ya sea desde cero.

Aunque algunos elementos no ofrecen una cantidad exagerada de opciones (no se puede decir que haya muchísimos rostros o muchísimos peinados), la gran cantidad de detalles configurables da pie a dejar volar la imaginación: altura, corpulencia, ropajes, estampados, complementos, tatuajes, estilo de lucha, armas…

Si tenemos todas estas cuestiones en cuenta, ¿quiénes van a sacar más partido a Soul Calibur V? Yo diría que los jugadores a los que les gusta personalizar a su luchador, convertirse en expertos es un estilo de lucha determinado y dedicarle horas y horas al completísimo modo online.

Si no eres muy aficionado al juego en línea, disfrutarás de un buen título de lucha. Si eres un apasionado del juego en red, prepárate para dejarte horas de sueño blandiendo una espada virtual.

Los Caballeros del Zodíaco quieren la revancha

Muy poco, por no decir nada, me gustaron los videojuegos de los Caballeros del Zodíaco que vieron la luz para PlayStation 2. Ambas entregas, El Santuario y Hades, fallaban en los mismos puntos: unos gráficos muy desfasados, control poco preciso e intuitivo y desarrollo para nada apasionante.

Dragon Ball ha tenido grandes hitos en el sector de los videojuegos, Captain Tsubasa también ha gozado de buenas adaptaciones (aunque por estos lares nos hayamos quedado oficialmente sin la mayoría), Naruto se está hinchando a vender títulos que van de decentes para arriba, Ranma tuvo su momento con las 16 bits (me encantaría que retomasen la olvidadísima franquicia)… Los Caballeros del Zodíaco se merecían algo mucho mejor.

Tantos años esperando un juego de Seiya, Shiryū y compañía deberían haber concluido con un juego memorable… o al menos notable. Por fortuna, Namco Bandai tiene ahora la posibilidad de remediarlo. Lanzarán Saint Seiya: Sanctuary Battle para PlayStation 3 y, viendo la pinta del primer tráiler, todo me lleva a pensar que nos vamos a quedar más que satisfechos.

Apartado visual aceptable, avance en plan beat’em up y una elección argumental más que acertada: el mítico tramo de las doce casas de los caballeros de oro. Junto a la parte de la historia que sigue fielmente la trama del anime, se están incluyendo argumentos alternativos para añadir un punto de variedad e imprevisibilidad.

De momento, lo que veo me gusta.

Personajes que se merecen un descanso: Goku & friends

Esto parece el cuento de nunca acabar. Si hace algunos meses dije que Sonic tal vez necesitaría una temporadita de reposo en un cajón (un cajón de lujo, por supuesto), no sé que debería decir sobre Goku y el resto de personajes de Dragon Ball Z. Bueno sí, creo que debería dictarse una ley internacional que prohibiese a Namco Bandai hacer un nuevo videojuego de la serie durante al menos dos años.

Lo he repetido mil veces… y eso son mil veces menos de lo que debería haberlo hecho: han quemado Dragon Ball Z, lo han dejado hecho cenizas, reduciendo el valor de la franquicia a niveles blasfemos. Aún recuerdo los tiempos en los que el anuncio de un nuevo juego de Goku suponía todo un acontecimiento, una noticia emocionante. Eso cambió progresivamente a partir de PlayStation 2.

El lanzamiento de Dragon Ball Z Budokai fue bien acogido, pero luego llegaron Budokai 2 y Budokai 3 para perfeccionar la fórmula. Se cambió ligeramente el sistema de combate para Budokai Tenkaichi ya éste le siguieron Budokai Tenkaichi 2 y Budokai Tenakaichi 3. Las “versiones especiales” de algunos de estos juegos o el innecesario Dragon Ball: Infinite World ya dejaban claro que Namco Bandai no se iba a molestar en disimular su estrategia “sacacuartos”. Aquí habría que mencionar también los dos Shin Budokai de PSP.

El cambio de generación no ayudó en absoluto a la franquicia. Es verdad que no se han lanzado tantos juegos como en las consolas anteriores (al menos de momento), pero también es cierto que se ha innovado más bien poco. El primero de la tanda fue Burst Limit, nada del otro mundo. Después llegaron Raging Blast y Raging Blast 2, dos juegos que a mí, que era un fanático de Goku, no me han despertado el más mínimo interés.

Pero, ¿por qué despotrico así precisamente ahora? Pues porque ya hay nuevo DBZ en camino. Se llama provisionalmente Dragon Ball Game Project Age 2011 (acabará siendo Raging Blast 3), saldrá este mismo año (si es que no me equivoco interpretando las señales), ya tiene página web oficial y, según puede verse en las capturas del juego (que son las de la imagen de abajo)… ¡será exactamente igual que los diez anteriores!

Alguien debería hacer algo, por piedad. Las bolas de dragón hace tiempo que perdieron todo su poder, Goku no quiere resucitar más y Piccolo está pasando de su saludable color verde campo de fútbol a un verde hierba pisada. ¿Por qué no dejan en paz la serie Z e intentan hacer algo chulo con el Dragon Ball original? Salvo en portátiles, esa parte de la serie está menos sobada y creo que podría dar mucho juego.

Supongo que algún día a alguien se le ocurrirá dar una nueva vuelta de tuerca al manido sistema de combate de DBZ. Espero estar vivo cuando eso suceda.

Los años mozos de Goku

Hubo un tiempo en el que Akira Toriyama dibujaba más por gusto que por presiones editoriales, hubo un tiempo en el que la aventura, la acción y el sentido del humor formaban un equilibrado triángulo en el universo de Dragon Ball, hubo un tiempo en el que Goku era un chaval y sus correrías tenían un aire desenfadado.

Que nadie me entienda mal. Yo he sido un fan absoluto de todo Bola de Dragón dibujado por Toriyama, incluidas las sagas Z (y también un absoluto detractor de DB GT), pero quizás por culpa el abuso que ha hecho Namco Bandai de la serie desde que inició la franquicia Budokai y similares, me he cansado un poco de Freezer, Célula y la repetición de los mismos combates una y otra vez.

Por ese motivo agradezco la aparición de títulos como Dragon Ball: Revenge of King Piccolo para Wii. No es un juegazo, pero es divertido y tiene una gran virtud: haber sabido unir el espíritu original de DB con el encanto de los beat’em up y los plataformas clásicos.

Es un placer brincar por plataformas que se hunden en el agua tras pisarlas, activar interruptores, esquivar bolas de pinchos electrificadas, recoger dinero y trozos de carne que rellenan la vida… Y, entre salto y salto, nos dedicamos a acabar con los enemigos a base de golpes (los combos aéreos son bastante vistosos) y Kamehamehas, todo con un control de lo más sencillo.

La historia va desde el enfrentamiento de Goku con el ejército del Lazo Rojo hasta su lucha con Piccolo Daimaō. Salvo excepciones (como el enfrentamiento con el Coronel Silver, que no es tal), los hechos son bastante fieles al manga y el anime. Lo único malo es que, pesa a saber bien, esta aventura de Goku para Wii sabe a poco, ya que es más bien facilona y no demasiado larga. Avisados quedáis.

La intro, la música, el modo Torneo (una especie de minijuego 1 contra 1) y las pequeñas variaciones en la jugabilidad (momentos más plataformeros, etapas en las que debemos esquivar estalactitas que caen o peces enormes que saltan hacia nosotros, jefes finales con rutinas diferenciadas…) redondean un título ideal para fans y más que aceptable para los que busquen un juego de acción de corte clásico.

Eso sí, una recomendación (la que hay que hacer en todos los juegos de DB): antes de empezar a jugar, cambiad en las opciones las horribles voces en inglés por las japonesas.

¿Qué os parece Dragon Ball: Revenge of King Piccolo?

Lo más esperado de PSP

La portátil de Sony se ha pasado largo tiempo desatendida, sin embargo volverá a contar con el apoyo tanto de sus creadores como de las third parties. Dante’s Inferno, Assassin’s Creed, MotorStorm Arctic Edge o Monster Hunter Freedom Unite se encuentran entre los juegos más deseados. Lucha, rol, plataformas… No se echará de menos variedad de géneros.

Tekken 6

Creo que la lucha es uno de los géneros que mejor le van a una portátil, juegos en los que puedes echarte una partidita rápida en el metro o el autobús y dejarlo en cualquier momento. Si la consola en cuestión es la PSP, la cosa pinta aún mejor, su gran potencial técnico garantiza un resultado visual de notable como mínimo. Sólo hay una forma de redondear todo esto: que el juego de lucha sea Tekken, el gran maestro pionero de los combates 3D. ¡Dicho y hecho! La sexta entrega de la serie estará en PSP.

Kingdom Hearts: Birth by Sleep

Birth by Sleep es una nueva pieza del rompecabezas que conforma la fantasía de Kingdom Hearts. En este universo, en el que conviven personajes de Disney y de Final Fantasy con otros totalmente originales, hay muchos misterios. La PSP nos revelará uno de ellos: ¿qué significa el final especial de Kingdom Hearts 2?

En un yermo plagado de llaves espada, tres guerreros, Terra, Ventus y Aqua, inician una cruenta y espectacular batalla. Así comienza este capítulo, una aventura que nos muestra algo que sucedió unos 10 años antes de lo acontecido en el primer Kingdom Hearts. A nivel jugable no parece que tenga muchas sorpresas: acción en un entorno mágico de bellos gráficos. No creo que haya motivo para quejas.

Dissidia: Final Fantasy

Ya falta menos para disfrutar del homenaje de Square Enix a la más prestigiosa franquicia de RPG. En el mundo de Dissidia, los dioses Cosmos y Caos han entrado en un conflicto que acabará decidiéndose en una gran batalla entre representantes del Bien y representantes del Mal, paladines de la luz y la justicia contra diabólicos villanos. En total hay 22 personajes controlables: el héroe y el villano más emblemáticos de los Final Fantasy que van del I al X más dos combatientes secretos que representan al FF XI y al FFXII.

¿Qué nos espera en este juego? Combates espectaculares 1 vs. 1 de extraño desarrollo (no basta con pegar al rival hasta acabar con su barra de vida, hay algunos matices), secuencias espectaculares y una carga argumental más propia de un RPG que de un fighting game. Bueno, eso y un montón de caras conocidas: Cloud, Sefirot, Terra, Kefka, Tidus… Dissidia es el gran regalo de Square a sus millones de fans, a varias generaciones que ya se muerden las uñas por tenerlo entre manos.

Little Big Planet

Este excelente videojuego, cuya promoción quizá no se enfocó de la mejor manera posible en PlayStation 3, dará el salto a un terreno que, en mi opinión, le favorece mucho más: la PSP. Aunque hace ya algún tiempo que se sabe que LBP tendría versión portátil, aún no se ha visto nada ni se han dado más detalles. No sabemos si el juego será una versión reducida del que apareció en PS3 o si será completamente nuevo. Los ingredientes sí los conocemos: muchas plataformas e infinitas posibilidades creativas. Espero que en el E3 de Los Angeles descubramos algo un poco más concreto.