20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘mmo’

El fin de Warhammer y el punto de inflexión de los MMO

Mucho ha cambiado el panorama de los multijugador masivos online en los últimos años, una transformación que acaba de cobrarse una nueva víctima, Warhammer Online. El título que nació como el más serio rival de World of Warcraft echará el cierre a todos sus servidores el próximo 18 de diciembre.

Mythic, el estudio responsable del juego, ya ha eliminado la posibilidad de crear nuevas cuentas de usuario y asegura que, durante el mes y pico que queda de actividad, se añadirán contenidos a modo de “fiesta de despedida” y como agradecimiento a los fieles.

Destruction_-_CC___SQ_bmp_jpgcopy

Pero no, esta no es la historia que tantas veces vimos en el pasado, con el WoW como titán imbatible, acaparador de cuota de mercado, derribando rivales uno tras otro. No. Hace algunas semanas regresé temporalmente a Azeroth para conocer finalmente a los pandas y descubrí cuán diferentes son ahora las cosas en ese universo.

Las inmensas tierras de los Reinos del Este, Kalimdor, Rasganorte y demás zonas de ese mundo son prácticamente eriales, al menos en mi servidor. De hecho, en mi vieja hermandad, de unas 150 personas, tan sólo siguen conectándose de vez en cuando un par.

League-of-Legends-Ashe-Hawkshot-4

Es una lástima, pero creo que a World of Warcraft ya le pesan los años, ahora mismo no desprende tanta veteranía como vejez. No es un ataque a Blizzard, ni mucho menos, tan sólo es ley de vida. La compañía cada vez ofrece más (ahora mismo el juego trae de serie todos los contenidos hasta Cataclysm), pero ya urge la llegada de un sucesor porque los números no cesan de bajar.

Al final, parece que ha calado la fórmula de las microstransacciones, de los online gratuitos y de los títulos dirigidos a dispositivos móviles. Y a la hora de seleccionar los nuevos referentes del juego online, lo tengo claro: League of Legends, Guild Wars 2, World of Tanks y Minecraft. Aun así, tengo la sensación de que esto no es más que un momento de transición, con muchos y muy rápidos cambios y actores que aún tienen que mover ficha.

¿Cómo veis el presente y futuro de los MMO?, ¿jugáis actualmente a alguno?

Happy Wars, la apuesta free-to-play de Microsoft

Está claro que no me puedo ni acercar al juego online, me engancha con demasiada facilidad. Mi último “captor” virtual se llama Happy Wars y es un interesante experimento de Microsoft, un juego multijugador masivo online gratuito para Xbox 360.

Como habréis intuido, la palabra clave es “gratuito”. Pero es que además, los desarrolladores de Toylogic han creado un producto interesante al que me consta que ya se ha enganchado un buen número de jugadores, yo incluido.

El desarrollo es sencillo, extremadamente sencillo, pero ahí radica gran parte de su atractivo (tal vez todo). Se trata de un juego principalmente PVP (jugador contra jugador) que enfrenta a 15 usuarios contra 15 en las típicas batallas en las que hemos de conquistar la base enemiga.

Existen tres clases a elegir —guerrero, clérigo y mago—, armas tácticas repartidas por el escenario y varios campos de batalla con puntos estratégicos por controlar entre la fortaleza propia y la del enemigo (algo así como el Valle de Alterac en World of Warcraft).

A medida que se juega y se sube de nivel, vamos ganando nuevas armas y equipamiento y también estrellas que podemos usar en una ruleta en la que obtener nuevas armaduras, cascos, escudos y demás. Esos trofeos son en realidad los que marcan la calidad del personaje, ya que la subida de niveles no conlleva una mejora en las estadísticas sino tan solo un aumento del peso máximo que podemos cargar.

Todo es muy simple, la mecánica no varía nunca, el modo para un jugador es anecdótico (es exactamente igual que el modo multijugador y solo se desbloquea a medida que se juega a este), no hay demasiados campos de batalla y no se tarda mucho en aprender a controlar los poderes de las tres clases del juego (algunos individuales y otros más potentes que requieren una activación grupal), pero el juego tiene algo que atrapa y quizá ese factor sea la citada sencillez.

Eso sí, ahora he de aclarar algo: el juego no es totalmente gratuito. Para empezar —y como es lógico— sólo está disponible para los usuarios dGold de Xbox 360, que ya pagan su cuota anual a Microsoft. Además, es posible pagar por obtener más y mejores objetos para el juego, pero por fortuna Happy Wars no es un pay-to-win, así que es posible hacer un papel más que decente en las batallas sin pagar un céntimo para comprar armas y armaduras imprescindibles.

El hecho de lo poco determinantes que resulta en este los bienes virtuales de pago supone una cómoda ventaja económica para el jugador, pero me temo que de poco le sirve eso a la compañía. Lo que se busca con el free-to-play es que los jugadores se sientan tentados a realizar micropagos y obtener así ventajas sobre los demás.

La poca profundidad de Happy Wars, que en cierto modo es una virtud, se convierte en un importante problema a la hora de obtener ingresos, ya que no creo que muchos estén dispuestos a invertir sus euros en un juego como este, más pensado para echar unas partidas rápidas en los tiempos muertos que para crear una comunidad de usuarios fiel.

Aunque, hablando de “partidas rápidas”, tal vez habría que darle un tirón de orejas a Microsoft, ya que más de una semana después de lanzar Happy Wars, aún no han sido capaces de solucionar los larguísimos tiempos de conexión y la estabilidad de los servidores. Creo que el 50% del tiempo que he pasado probando a Happy Wars ha sido intentando conectarme. En cualquier caso, me alegra ver una nueva intentona de llevar los MMO a consola, un género que aún parece relegado casi en su totalidad al PC.

¿Habéis probado el juego?, ¿qué os parece?

 

Videojuegos con Ñ: Basket Dudes

Hace ya casi un año que tengo una cuenta pendiente, comenzar a jugar a Basket Dudes, un videojuego gratuito (ganador del premio a mejor juego online europeo en el pasado Fun & Serious Games Festival) desarrollado por el equipo español Bitoon Games para ordenador que se basa en la curiosa premisa de mezclar baloncesto con características propias del juego de rol masivo en línea.

Este fin de semana por fin me he encontrado un buen momento para probarlo y no me ha llevado demasiado tiempo sacar una primera y contundente conclusión: da igual cuántos ingredientes de RPG y estrategia le pongas a un juego, yo no estoy hecho para los títulos deportivos.

En Basket Dudes puedes personalizar a tu equipo, subir de nivel, mejorar sus estadísticas, potenciarlos con equipamiento, habilidades y cartas especiales… Pero al final lo que más importa es tu habilidad en la cancha. Como en cualquier juego serio de baloncesto, lo esencial son los pases, los tiros, los rebotes, los tapones, etcétera.

En lo básico, el juego reproduce los controles y características básicas de simuladores de baloncesto más realistas. A esto le añade un toque informal mediante el diseño cartoon de los personajes y ciertas capacidades extraordinarias que, si bien le otorgan al juego un toque de fantasía, no llegan a apartarlo del espíritu del basket.

Dejando la autocrítica a un lado, sé que mi relación con Basket Dudes no se ha terminado aquí. A los elementos de rol que ya he comentado —y que me animan a indagar un poco más en el juego— hay que sumar la otra gran baza del título, su razón de ser, el modo online. ¿Hay algún modo multijugador en línea que no sea adictivo? No lo creo.

Quizá cuando reciba veinte palizas consecutivas decida retirarme, pero de momento voy a a ver si logro mejorar mi nivel de habilidad en Basket Dudes. Al menos a la CPU ya he conseguido ganarla.

Los MMO se pasan al modelo gratuito

La tendencia parece imparable. Tras muchos años con World of Warcraft como líder indiscutible en el negocio del juego multijugador masivo online, la situación parece estar cambiando. El WoW sigue dominando de forma absoluta, por supuesto, pero ya se aprecian señales de una nuevo orden de cosas.

La colosal obra de Blizzard nació en 2004 y, pese a las constantes actualizaciones y diversas expansiones, empieza a notarse algo envejecida. Aunque no se trata, por supuesto, del primer MMORPG (o momorropogo, como le gusta decir a un amigo) de la historia, enseguida se convirtió en la principal referencia del género, con un sólido sistema de suscripción que generaba y genera ganancias millonarias año tras año.

Con el paso del tiempo muchos otros videojuegos vieron la luz con el propósito de hacerse con una pequeña cuota de mercado. Fueron meros arañazos para World of Warcraft, quizá menos que eso. Sin embargo, en los dos últimos años ha empezado a ganar empaque una variante de los MMO, aquellos que se basan en el modelo free to play, es decir, títulos online a los que se puede jugar gratis, sin pagar una mensualidad. El negocio está en las microtransacciones que se realizan dentro del mundo virtual, en la compra de ventajas tales como armas, monturas y otros contenidos adicionales.

El sistema de juego gratuito generó muchas dudas en un principio pero, a día de hoy, ha alcanzado una gran solidez. Con importantes exponente como Runes of Magic o Forsaken World, el free to play ha ido creciendo en popularidad a la par que en solvencia. De este modo, en parte empujados por Blizzard y en parte animados por esta viabilidad para el negocio, grandes MMORPG han abandonado la suscripción y se han subido al carro del juego gratis. Ese ha sido el caso de El Señor de los Anillos Online, Age of Conan, City of Heroes, Champions Online

En Blizzard no son nada tontos y, viendo los vientos que empezaban a soplar, el pasado junio anunciaron que World of Warcraft pasaría a ser gratuito hasta nivel 20 y que ya no sería necesario pagar por The Burning Crusade, la primera expansión del juego. Aun así, la compañía ha perdido más de un millón de suscriptores en la segunda mitad de 2011.

No creo que sea un fracaso sino más bien algo natural. World of Warcraft tiene muchos enemigos: su citado envejecimiento, los rivales gratuitos, el nuevo Star Wars: The Old Republic (recién lanzado y por tanto mucho más fresco y adaptado a los tiempos que corren) y el que en mi opinión es el obstáculo más peligroso de todos: él mismo. ¿Cómo demonios va a hacer Blizzard para repetir el éxito sin precedentes alcanzado con WoW? ¿Lograrán migrar a 10 millones de jugadores a un hipotético y espectacular World of Warcraft 2?, ¿mantendrán un apoyo masivo a un MMO alejado del universo Warcraft como el futuro Titan?

Lo único que me atrevo a asegurar es que World of Warcraft no podrá mantenerse por siempre tal como es ahora mismo. Supongo que, tarde o temprano, a Blizzard no le quedará más remedio que dar el salto a un nuevo MMORPG o apostar por el free to play total, un modelo con el que podrían asegurarse mínimo otro lustro de éxito arrollador. También existe la posibilidad de que la compañía haga ambas cosas.

Aunque ahora mismo parezca una posibilidad lejana, esta decisión no sería ningún disparate. Un buen ejemplo es el de DC Universe Onine. Tras hacerse gratuito aumentó su número de jugadores en un 1.000% y sus ingresos en un 700%. Star Trek Online también acaba de añadir la opción del free to play, aunque aún no hay datos sobre cómo ha afectado este movimiento a la comunidad de usuarios.

Intuyo que la acogida de Mists of Pandaria, la cuarta expansión de la franquicia, será un elemento clave para Blizzard a la hora de decidir los siguientes movimientos de la franquicia. Puestos a arriesgar, yo apuesto por un WoW free to play para mediados de 2013. ¿Qué decís vosotros?

DC Universe Online, con la beta en las narices

Hace ya aproximadamente un mes que dispongo (disponía) de la versión beta para PlayStation 3 de DC Universe Online, el esperado juego multijugador masivo ambientado en la mitología superheroica de la famosa editorial de cómics. Sin embargo, entre unas cosas y otras, no hace ni dos semanas que empecé a probarlo.

El comienzo me pareció de lo más prometedor, con una de las intros más espectaculares que he visto en mucho tiempo, un interesante argumento que justificará la proliferación de superhéroes (en caso de que el título funcione y no le suceda lo mismo que al malogrado All Points Bulletin, claro) y, sobre todo, un editor de los personajes de lo más elaborado.

El completo editor permite determinar hasta los más pequeños detalles del personaje, desde los aspectos estéticos (con cuatro esqueletos de partida para elegir: pequeño, mediano y grande) hasta sus poderes (fuego, hielo, psíquico, tecnológico…), su estilo de lucha (combate, armas blancas, armas de fuego…) o su forma de desplazamiento (vuelo, movimientos acrobáticos o supervelocidad).

Otra interesante posibilidad del editor es que nos permite partir de un modelo inspirado en algún conocido héroe o villano (Flash, Catwoman, el Detective Marciano…) para luego darle nuestro toque personal si así nos place. También es determinante la elección de mentor. Hay tres por facción: los héroes pueden elegir entre Superman, Batman y Wonder Woman mientras que el lado oscuro está representado por Lex Luthor, Joker y Circe.

Una vez en el juego, por el que no me había interesado demasiado hasta ahora, me sorprendió encontrarme con un beat’em up aparentemente de lo más convencional pero repleto de opciones propias de los MMO. He de decir que el prólogo no es una gran carta de presentación de DC Universe Online: el decorado es oscuro y feuno y las misiones carecen de espectacularidad e interés. Vale, es lo típico de una zona tutorial, pero “canta” demasiado tras los alentadores primero minutos.

Las ciudades de Metrópolis y Gotham tenían mucha mejor pinta, pero me he quedado con las ganas de explorarlas a fondo: justo cuando le estaba empezando a pillar el puntillo, Sony ha cerrado la beta y yo me he quedado con dos palmos de narices y un ansia tremenda por seguir profundizando en el título. Tampoco he llegado a descubrir cómo funcionan las misiones e instancias de grupo, cómo se distribuyen los roles y en qué medida están equilibrados los distintos tipos de personajes.

Me tocará retomarlo a partir del 14 de enero, eso sí, previo pago de la consabida cuota mensual a partir del segundo mes. Le daré dos o tres de tregua para ver si merece la pena seguir “apoquinando”…

Hay vida más allá de Warcraft, Starcraft y Diablo

Hace un par de meses pudimos conocer un poquito (no mucho, no hay que pasarse) sobre los proyectos en los que anda metido Blizzard. La noticia se hizo pública a través de un comunicado de la compañía en el que se anunciaba la búsqueda de diseñadores para crear un nuevo videojuego.

Este título sería el quinto proyecto en el que se encuentra trabajando actualmente Blizzard. Los otros cuatro son Starcraft II, Diablo III, la tercera expansión del superventas World of Warcraft y un juego multijugador masivo online (MMO) de nueva generación.

Pues bien, del proyecto supersecreto seguimos sin saber nada. Pero Blizzard, en su estilo de mostrar las cosas con cuentagotas, ha dejado caer un pequeño comentario sobre el nuevo MMO. Uno de los trabajadores de la compañía ha revelado en los foros de Blizzard que el nuevo multijugador masivo supondrá el estreno de una nueva franquicia.

Jeff Kaplan, uno de las figuras más relevantes que había tras World of Warcraft abandonó su puesto, ahora ocupado por Tom Chilton, para desarrollar el nuevo MMO. Por supuesto, no se da ningún dato más sobre el juego, algo lógico viniendo de Blizzard, reina del secretismo ni siquiera superada por Nintendo.

Me alegra saber que hay vida más allá de Warcraft, Starcraft y Diablo, pero me apena comprobar que una vez más Blizzard se olvida de aquellos tres vikingos que una vez perdió en las ignotas mareas del espacio-tiempo.

Vale, sé que es un capricho bastante infantil, pero me encanta The Lost Vikings. Los dos juegos de esta franquicia me parecieron maravillosos (y bastante chunguillos) y aún mantengo la esperanza de que Blizzard algún día les vuelva a regalar el protagonismo en una nueva aventura y no un simple cameo como el que hacen en World of Warcraft (en Uldaman).

En mi frikismo llegué incluso a pedirle a un diseñador del WoW, durante una entrevista, que resucitasen a Erik, Baleog y Olaf. Ya sabemos que en el nuevo MMO no estarán pero… ¿y en el misterioso quinto proyecto?

En cualquier caso, aún tardaremos muchísimo en saberlo. No olvidemos que estamos hablando de Blizzard. Llevan años preparando Starcraft II, que con un poco de suerte por fin veremos a finales de este año. Sobre Diablo III, que se presentó hace casi un año en París, es mejor que se tranquilicen las ansias de los fans. No creo que el juego vea la luz hasta finales de 2010 como prontísimo.

La tercera expansión de World of Warcraft está tan lejos en el futuro que casi no merece la pena pensar en ella. ¿Qué decir entonces de un MMO del que no se sabe ni pizca y de un proyecto del que se sabe aún menos? Por fortuna, los fans de Blizzard han aprendido a ser pacientes y, para ser justos, he de decir que la compañía responde siempre con productos de calidad.

¿Cómo os gustaría que fuese el próximo multijugador masivo online de Blizzard?, ¿qué ambientación os gustaría ver? Y una cuestión que no he desarrollado esta vez, pero que sí lo he hecho otras: ¿creéis que es posible la convivencia equitativa entre un nuevo MMO y World of Warcraft?