BLOGS

Archivo de la categoría ‘mantenimiento’

¿Tienen tu casa o tu oficina el ‘síndrome del edificio enfermo’? ¡Combátelo así!

Hasta un 30% de los edificios modernos que nos rodean podrían causar malestar permanente a quienes residen o trabajan en ellos. Si eres asmático, alérgico o tienes problemas respiratorios de cualquier tipo, el riesgo de sufrir los síntomas de los que te hablaré a continuación aumenta considerablemente.

¿Qué es el síndrome del edificio enfermo?

En 1982, la Organización Mundial de la Salud definió el Síndrome del Edificio Enfermo como un conjunto de molestias y enfermedades ocasionadas por la mala ventilación, la descompensación de temperaturas, las cargas iónicas y electromagnéticas, las partículas en suspensión, los gases y vapores de origen químico y los bioaerosoles, entre otros agentes causantes que producen en al menos un 20% de los habitantes un conjunto de síntomas sin que sus causas estén bien definidas.

Ya sea debido a una mala ventilación o a puntos concretos que almacenan bacterias y contaminan el flujo de aire, la consecuencia es una situación constante de indisposición para las personas, que dependerá de su estado de salud o tendencia a sufrir complicaciones respiratorias.
.

Los edificios enfermos más famosos de España son la Torre Agbar, la sede de la Caixa y la de Gas Natural, en Barcelona, y el edificio de Telefónica en Madrid

Casi siempre sucede en edificios con sistemas de ventilación cerrados, en los que el mismo aire circula una y otra vez por cada rincón de los mismos. Aquellos grandes edificios de oficinas en los que las ventanas no se abren y hay moqueta en el suelo por doquier son candidatos a padecerlo.
.

.
Y si sus conductos de ventilación no son examinados y saneados a conciencia y de forma muy regular, se pueden formar colonias bacterianas en su interior que repartan partículas de moho hasta a la última nariz que se encuentre entre sus paredes.
.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

Imagina que la calidad del aire es precaria y viene acompañada de partículas dañinas para tus vías respiratorias, como ácaros, moho y todo tipo de virus.

1. Lo primero que sentirás son síntomas nasales como irritación, aumento de la mucosidad y su coloración —esto sucede cuando aparecen las infecciones—, el combo de congestión y sequedad nasal y su inmediato compañero de fastidio: la tos.

2. De la nariz, a la garganta. Siguiendo esta línea sintomática, notarás inflamación, sequedad y molestias al tragar o hablar.

3. Lo más normal cuando esto pasa es que la irritación te suba a los ojos, provocando un cansancio mayor de lo habitual en los mismos. De ahí al escozor y el enrojecimiento, que sentirás aliviarse cuando pases unas horas fuera del inmueble.

4. Cuando la congestión y la irritación se apodere de tus zonas húmedas en contacto con el aire, se puede producir con facilidad un dolor de cabeza provocado por la mala oxigenación del cerebro y el ataque de los agentes patógenos. Además, puedes notar mareos o náuseas, y un cansancio mental más que justificado.

Lo peor… sucederá si tienes alergia, asma o dificultades habituales para respirar. En estos casos, la permanencia en espacios de este tipo te afectará más rápida e intensamente.

.
¿Qué causas provocan el síndrome del edificio enfermo?

Estamos hablando de edificios cuyo aire disponible está viciado y no se filtra correctamente.

La acumulación de tóxicos de todo tipo es la causante de todas las molestias citadas anteriormente. Y pueden provenir de distintos tipos de focos.

Para empezar, los biológicos (como hongos, bacterias y ácaros), seguidos por los químicos (sobre todo el polvo, pero también multitud de agentes contaminantes como el formaldehído, el benceno y el tricoloroetileno, presentes en pegamentos, pinturas, lacas y productos de limpieza del hogar).

El propio dióxido de carbono que expelemos al respirar también se acumula y nos perjudica.

.
¡Pero atención, no todo se queda en las vías respiratorias!

¿Has notado de qué forma te perjudica cuando sufres obras cerca de tu casa o tu lugar de trabajo? Ese malestar, dolor de cabeza, irritación o dificultades para concentrarte están totalmente fundamentados, puesto que los ruidos y vibraciones resultan muy molestos, hasta el punto de causar indisposiciones tras una exposición continuada.

De la misma forma, es necesario vigilar la ergonomía de los espacios, ya sea para trabajar o para descansar: no ayudan una mala iluminación o insonorización, la humedad excesiva o demasiado baja, ni un equipamiento poco adaptado a la comodidad y salud de nuestros cuerpos, además de los malos olores.

Lo mejor para descubrir si te encuentras en un edificio insalubre es prestar atención a cómo percibes tu propio malestar.

Si se circunscribe a la presencia en el edificio, empieza a sospechar.

Si ves que el sistema de ventilación es común a todo el edificio, que las tomas de aire no funcionan bien o están mal ubicadas, que hay un exceso de fibras y un aire cargado en todo el inmueble en general… preocúpate hasta el punto de realizar una pequeña encuesta entre aquellos otros habitantes del lugar.
.

La Organización Mundial de la Salud considera con el síndrome de edificio enfermo a aquel en cuyo interior sufre la patología descrita al menos un 20% de sus habitantes.
.

.
¿Y cómo combatimos este molesto trastorno?

La solución es, al igual que el origen del problema, estructural: será necesaria una importante reforma que garantice una salubridad aceptable del aire compartido.

Como te imaginas, en muchos casos dicha reforma resulta carísima o muy complicada por factores técnicos, por lo que hay una serie de medidas rápidas que es importante acatar cuanto antes para reducir el impacto del problema.

1. Lo más importante es limpiar los conductos de ventilación con ahínco y regularidad.

2. Si no se pueden abrir las ventanas o buscar nuevas formas de airear el espacio para que se renueve, cuenta con plantas para ayudarnos a llevar a cabo dicha labor.

La NASA estableció una decena de especies vegetales expertas en purificar el aire que respiramos, de las cuales hemos extraído 6 plantas (casi) mágicas que te ayudarán a mejorar tu entorno y tu salud:

3. En cuanto a las condiciones ambientales, respeta siempre una franja de humedad entre el 40% y el 60% y una temperatura entre 22º y 24º.

4. Y para asegurarnos de que no se acumulan tóxicos, opta por eliminar la moqueta y emplea siempre productos de limpieza ecológicos y sin ingredientes perjudiciales para tu salud:
.

.
Si conoces a alguien que sufra estos síntomas en su casa o en su trabajo, comparte esta información para que empiecen a tomar medidas y dejen de sufrir cuanto antes la sintomatología derivada de un inmueble enfermizo.

5 películas que tu caldera te puede montar este invierno y sus finales felices

El auténtico invierno ha tardado en llegar, pero cuando lo ha hecho, ha azotado con fuerza gran parte de la mitad norte de la península ibérica, con algunas nevadas que pasarán a la historia.
.

.
Si eres cinéfilo, tendrás un sentimiento muy parecido con respecto a la llegada
—excesivamente tardía— de las buenas películas candidatas a los Óscar de este año.

3 carteles a las afueras y Call me by your name son esas dos grandes nevadas que todos los amantes de los muñecos de nieve y de las estatuillas doradas estábamos deseando recibir.

Y es por ello que, por un lado, hemos dedicado nuestro pasado consultorio profesional en 20Minutos.es a tu calefacción y sus problemas más habituales… y este post, a relacionarlos con títulos cinematográficos que nos ayudarán a entender mejor cómo resolverlos.

Hazte con una buena bolsa de palomitas, pon tu móvil en modo avión, y disfruta de un pase especial que te ayudará a mantener un equipamiento doméstico de cine.

¡Empezamos!

¿Por qué se producen ruidos y golpes en tu caldera?

¡Clonk! Cruijjjj… ¡ñak, ñak, ñak!

Tranquilo, no te asustes, no se trata de un poltergeist ni ningún otro fenómeno paranormal. Es un problema frecuente, eso de oír traqueteos a lo largo del sistema de calefacción.

Y la respuesta es mucho más cercana de lo que te puedes imaginar al mismo contratiempo que cuando te suenan las tripas: hay aire en el circuito.

Cuando la bomba lo succiona, le cuesta desplazarlo y mover el agua hasta que consigue expulsarlo, lo que produce esos ruidos tan molestos. Suelen estar relacionados con la subida de la temperatura, e incluso pueden provocar que el conjunto se bloquee temporalmente.

¿La solución? Bien sencilla: purgar de aire toda la instalación de tu calefacción, tal y como te mostramos en el siguiente vídeo:
.

 .

Pérdidas de agua que causan pérdidas de presión

En Chinatown, un clásico imperdible con un Jack Nicholson inmenso, una oscura trama comienza tras la rotura de una presa cerca de Los Ángeles.

En este peliculón de Polanski la historia circunda el tema de la corrupción política y humana. Pero en tu caldera, una fuga de agua resultará igualmente difícil de investigar y causará, para tu desgracia, una trama en la que te verás subiendo la presión del equipo una y otra vez para compensar dicha pérdida.

.

Y es que uno de los motivos más habituales para que se produzcan descensos continuados en la presión de tu caldera es que el circuito esté extraviando agua en algún punto de su recorrido, algo que multiplicará el efecto de evaporación provocado por su propio funcionamiento.

Si tu equipamiento cuenta con válvula de seguridad, el agua irá a parar directamente al desagüe y de esta manera, puede que la caldera tire el agua y no te des cuenta.

En este caso, haz que un técnico de calderas cualificado revise tu instalación en busca de dicha fuga para solucionar el problema.

 

Las calderas desobedientes suelen ser calderas rotas

¿Verdad que sigue siendo curioso cómo nos parecemos las personas y las calderas?

Nicholas Ray dirigió en 1955 este mito cinematográfico que nos daría la definición perfecta para todos aquellos equipos que nos fallan en casa sin saber por qué.

Y es que, igual que James Dean, hay ocasiones en que nuestro equipamiento no nos hace caso: lo cerramos y, de repente, cualquier día a pleno sol, la calefacción funciona sola y nos provoca un horno cuando menos lo esperamos.

Lo más probable es que exista una avería en la válvula de tres vías y esta haga que no cierre bien —quedando, en ocasiones, en posición de agua caliente— y por lo tanto se filtre algo de agua caliente al circuito de calefacción. ¿Remedio? Sustitución de dicha válvula de tres vías.

Otro de los defectos habituales cuando esto sucede es un fallo en la sonda de temperatura, que puede hacer una mala lectura y entender que la caldera se debe poner en marcha cuando no se necesita.

Para completar la tríada de calderas rebeldes, comprobaría si existe una avería en la placa electrónica, algo que solo se remedia con el cambio de la misma.

.

Baños de contraste frío-calor sin estar en un spa

El del retiro espiritual sesudo es otro gran clásico del cine contemporáneo que disfruto muchísimo. Nos ofrece grandes historias intimistas y personales como La juventud, de Paolo Sorrentino.

En ella Michael Caine y Harvey Keitel son dos jubilados que retozan y reflexionan en un maravilloso hotel spa de los Alpes suizos.

Pero, ¿qué sucedería si a tu spa doméstico, humildemente conformado por tu ducha o tu bañera, le da por regalarte sesiones dolorosas de agua helada alternada con la caliente?

Pues que las palabras tornan de lo sensato a lo desquiciado en un santiamén.

En este caso, el fallo puede venir del presostato o interruptor de presión, un aparato que cierra o abre un circuito eléctrico dependiendo de la lectura de presión de un fluido. Este dispositivo, con el tiempo y la pérdida de su propia juventud, va perdiendo su sensibilidad y es mejor sustituirlo.

Por supuesto, nada que ver con los afables protagonistas de la película, que solo ganan y ganan con el paso del tiempo.

También cabe la posibilidad de que la chimenea esté sucia y esto afecte sobre al presostato, problemas, ambos, con los que nuestros especialistas en calderas te ayudarán fácilmente.

.

Cuando prever el comportamiento del agua es imposible

En ocasiones, por más que midamos las peripecias de los fenómenos que se producen en nuestro entorno y tratemos de tomar medidas para evitar galimatías, llega un momento en que todo se va al traste.

J. A. Bayona lo sabía. Y Ewan McGregor se pegó toda la cinta buscando la solución al caos que provocó aquella masa ingente de agua.

A veces, en tu caldera también puede resultar imposible poner a raya la presión. En reposo es una, prevés que en funcionamiento suba a otra. Después, se va de madre y supera los límites establecidos para terminar expulsando agua a chorros. Y eso, a veces, incluso con los radiadores bien purgados.

¿Qué puede estar sucediendo? Pues que el vaso de expansión, pieza encargada de absorber el exceso volumen producido al calentarse el agua, esté fallando. Esto causa que la válvula de seguridad alivie presión y que salga agua.

La solución es sustituirlo.  

¿Tú también has pasado por historias así de complicadas con la calefacción de tu casa?

¿Sentías que el guión no hacía más que complicarte la existencia y no encontrabas cómo superar el conflicto?

Si deseas un final feliz para ti y tu caldera, no te montes más películas y cuenta con nuestros expertos cualificados en reparación, mantenimiento e instalación de calderas.

9 reformas para revalorizar tu casa en 2018 y vender o alquilar a mayor precio

Cómo revalorizar tu casa en 2018 para venderla a mayor precio

¿Recuerdas cuando hablamos del HomeStaging? A través de especialistas como Constanza Subijana, aprendimos algunas técnicas básicas de preparación de una vivienda para mejorar su apariencia de cara a posibles compradores.
.

Iframe de FB:

Los 5 mandamientos del HomeStaging nos enseñaron cómo hacer más atractivo cada espacio mediante una decoración neutra, moderna y elegante, cómo hacerla parecer más grande, qué errores evitar durante las visitas de los interesados…

 

Reformas que elevan el valor de tu casa

Desde colocar unas flores o reordenar el mobiliario es un ejercicio de HomeStaging. Pero hay una pata del mismo cuyos resultados resultan más notables de cara a reducir tiempos de venta y elevar el precio de tu propiedad, y es llevar a cabo las reformas acertadas.

En la tasación de un inmueble, el estado de conservación es fundamental para garantizar una plusvalía en el momento de la venta.

Llevar a cabo ciertas intervenciones, a veces incluso estructurales, puede incrementar el valor de la vivienda hasta un 20%, además del valor de la propia reforma.

Pero es necesario saber qué tipo de intervenciones lograrán que tu casa brille con más fuerza y resulte irresistible. Toma nota:

 

La primera impresión es básica

Esta ley psicológica se aplica a todo, también en las casas. La primera visita te causa unas emociones que son imborrables y que condicionarán el resto de tu percepción de dicho lugar.

Por eso es importante llevar a cabo tareas de mantenimiento que lo conserven agradable y atractivo, como limpiar y pintar paredes y techos y sustituir la iluminación por una que realce los espacios y dé mayor calidez a las estancias.

Recuerda que hay trucos ópticos propios de los magos más célebres para conseguir que una estancia parezca más grande y para canalizar la luz natural a través de las estancias, en caso de que tu inmueble sea oscuro o con pocas entradas de sol.

 

Además, puedes arreglar los suelos sin una inversión desmedida colocando una tarima flotante, aunque se recomienda trabajar en una buena tarima de madera anterior si se encuentra en un estado recuperable.
.

Crear espacios nuevos

Una de las claves del fútbol de ataque se puede trasladar también a la venta más agresiva de un espacio: tirar tabiques para maximizar el espacio disponible y las posibilidades de cada habitación es siempre una buena idea.

Esta forma de ganar metros sin ampliar puede resultar decisiva. De la misma forma, te puedes deshacer de un pasillo demasiado largo convirtiéndolo en un espacio disfrutable de verdad, añadiéndolo a otra habitación ya existente.

Haciendo reformas de este tipo puedes conseguir, no solo aumentar el valor de tasación, sino sumarle el de la reforma.

Por supuesto, la seguridad es siempre lo primero, y un arquitecto deberá estudiar la distribución de pesos y los materiales empleados en la construcción de tu casa para determinar si se puede llevar a cabo esta operación.
.

Aumentar el espacio de almacenaje

Se trata de otro de los factores que un comprador o arrendador valora desde el primer momento y que puede resultar clave.

Instalar un armario empotrado cómodo, espacioso y útil es básico para hacer de una habitación, una lugar deseable y práctico.

Estudia la distribución y los huecos vacíos para sacarle el máximo partido a cada metro cuadrado, sobre todo en vertical.

Instalar sistemas de domótica

Una vivienda inteligente tiene mayor valor y llama la atención en el mercado. La disponibilidad de termostatos inteligentes para controlar la calefacción desde cualquier lugar

Adaptar tu casa para que tenga el sello de compromiso con el medio ambiente

Una de las medidas más de moda en el mundo inmobiliario para darle ventaja a un inmueble sobre el resto, es presentarlo como un lugar eco-friendly.

Según afirma la especialista en compra venta de inmuebles Violeta Rivilla, de Olé tu casa, cada vez más compradores buscan viviendas comprometidas con el entorno para cuidar tanto el planeta como nuestras conciencias.

Y adaptar los equipamientos de la casa para que reduzcan su huella ecológica no es tan caro como pensamos. Se puede optar por instalar una caldera más eficiente, o detectores de presencia para accionar la iluminación.

Un paso más allá puede ser la inclusión de paneles solares o el aislamiento térmico de muros y ventanas, una de las inversiones más rentables a medio y largo plazo. Y si vas a equipar una casa con electrodomésticos, tanto para tu uso personal como para ofrecerla en alquiler o venta, que sean siempre lo más energéticamente eficientes posible.

Ten en cuenta, además, que muchas comunidades autónomas ofrecen ayudas a la mejora energética muy interesantes para mejorar tus instalaciones en las condiciones más favorables.

Por supuesto, es importantísimo que estés al día con toda la documentación en materia energética sobre tu propiedad, como el Boletín Eléctrico y el Certificado de Eficiencia Energética. Y no, ¡no son lo mismo!

Cambiar las ventanas por otras de aislamiento óptimo

Unas ventanas que nos aíslen de frío, calor y ruido exterior son una auténtica bendición para cualquier aspirante a propietario o inquilino, y un argumento de venta infalible para cualquier vendedor.

Se trata de una de las inversiones más rentables por el ahorro que supondrá en nuestras facturas de calefacción y electricidad.

.
Cerrar los espacios abiertos, una posibilidad rentable

Las cuentas son claras: la superficie cerrada es un 80% más cara que la abierta. Por eso muchos propietarios optan por cerrar terrazas para incorporar sus dimensiones a las de la vivienda.

Un cerramiento de aluminio o PVC bien aislado supone una inversión más que que asumible que puede rondar los 2.000 euros, aunque hay algunos elementos que pueden encarecer la operación, como la demolición de parte de la fachada, la instalación de nuevos puntos de iluminación y electricidad, el enrasado del suelo, y la complicación de la siempre necesaria licencia municipal de obra.

 

Puedes consultar más detalles y posibilidades para llevar a cabo estas y otro tipo de reformas en tu hogar con los mayores especialistas de todos los gremios, así como pedir asesoramiento y presupuesto sin compromiso para la reforma de tu casa aquí.
.


.

Cómo hacer una mudanza: ¡8 puntos para repasar del primer al último momento!

Si estás inmerso en este momento vital tan emocionante como adelgazante, tranquilo: TODO VA A SALIR BIEN.

Cuando estamos cómodamente instalados en nuestra vivienda desde hace un tiempo, todo parece funcionar más o menos bien de forma autónoma.

El agua sale caliente del grifo. Internet parece funcionar, porque Facebook nos muestra la última tendencia doméstica y, sí, las facturas llegan puntualmente a tu buzón (aunque la mayoría de los proveedores domésticos ya te la envían vía e-mail si lo solicitas, ahorrándole el peso a los bosques).

Pero ahora toca reiniciar todo eso. Trasladar tu vida entera a otra dirección. Una tarea apasionante para algunos y tremendamente estresante para casi todos.
.

Así pues, la planificación será clave para evitar disgustos, retrasos y errores de cálculo

Si quieres sacar un 10 en tranquilidad durante esta próxima mudanza, apúntate estas claves y todo irá de maravilla:

 

1. Antes de nada, habla con tus compañías proveedoras de servicios domésticos

Puede que seas capaz de trasladar tus posesiones completas de A a B en solo un fin de semana. Pero tu compañía del agua, del gas, la del teléfono y la eléctrica no funcionan tan rápido.

Llama un mes antes a cada una de ellas para cerciorarte de qué papeleos debes llevar a cabo para cambiar tu dirección de forma correcta y a tiempo. Y una vez hecha esta labor, repítela en forma de comprobación 15 días antes y, de nuevo, 3 días antes de la mudanza física.

¡Lo último que quieres es llegar a tu nueva residencia y no tener agua para ducharte después de cargar con toneladas de libros!

.
Si eres despistado, te recomiendo que te crees un pequeño listado con los contactos de tus proveedores en una nota del móvil, y te programes alarmas en esas fechas para llevar esta tarea a cabo.

De paso, pide que te pasen en bloque las últimas facturas y que desconecten el servicio si es necesario.

 

2. ¿Harás tú tu mudanza o contratarás a expertos para ayudarte?

Según la Federación Española de Empresas de Mudanzas (FEDEM), en cada traslado se transporta una media de entre 40 y 70 cajas. Habitissimo completa este dato con otro muy interesante: el coste medio de una mudanza hecha por profesionales en España es de 321,36 euros.

Eso sí, ten cuidado si decides contratar a una empresa para llevarla a cabo. Lo primero es que debes avisarles con, al menos, dos semanas de margen para que te garanticen su disponibilidad y no tener problemas.

Si optas por una opción legal (sorprendentemente, solo el 60% de las personas lo hacen), dispondrás, para tu sosiego, de un seguro de responsabilidad civil (que se hará cargo de cualquier daño o pérdida que los operarios lleven a cabo en tus electrodomésticos y otras propiedades).

Si, por el contrario, te sumas al 40% de personas que cada año optan por empresas pirata, serás tú el responsable último en caso de accidente durante el traslado.

Créeme, cuando veas a los operarios desmontar, cargar, subir y volver a montar todos tus muebles voluminosos, la televisión y tus cuadros, querrás respirar sereno con un contrato oficial de mudanza y sus correspondientes seguros en el bolsillo.

¡Ahorrarte un poco en el presupuesto puede salirte tremendamente caro!

Si, por el contrario, cuentas con tiempo libre y ayuda —¡necesitarás muchas manos!—, puedes optar por hacer tú mismo tu mudanza. Calcula entonces el coste del alquiler de una furgoneta (puede rondar los 150 € para toda la mudanza).

Otro coste a sumar a tu presupuesto es el de cajas, cinta adhesiva y plástico burbuja. Piensa que este último sale a unos dos euros el metro cuadrado, y tendrás mucho que envolver con él, por lo que el coste de esta sección de papelería puede ascender fácilmente a los 100 €.

Los niños mimados de cada mudanza deben ser, por experiencia, cuadros y marcos de fotos, obras de arte, pantallas, vajillas y plantas. Requieren mucho plástico burbuja y avisos bien visibles de “FRÁGIL” en cada caja que los contenga.

 

3. Documentos importantes

Desde papeles bancarios, escrituras, libros de familia, expedientes médicos, medios de pago, documentación de vehículos, facturas, diplomas y certificados profesionales o domésticos… Haz acopio de todos ellos e introdúcelos en una carpeta que no perderás de vista en ningún momento y no irá con el resto de la mudanza, sino siempre contigo.

̶P̶u̶e̶d̶e̶s̶  debes perder la caja con tu colección de pongos. Pero no te permitas el lujo de perder de vista documentos importantes que te costaría enormemente solicitar de nuevo a entidades públicas y privadas.

 

4. Limpieza general

Tanto del hogar que dejas como aquel al que aterrizas. Generalmente, las casas se entregan siempre limpias. Pero tu criterio de limpieza jamás será el mismo —en un índice de “cariño”— que el del anterior inquilino.

Por eso es recomendable que te encargues tú mismo de poner a punto tu nueva morada antes de que sea invadida por decenas de cajas, muebles y estorbos para la labor.

Ten en cuenta que se trata de una oportunidad única de dejar como nuevos algunos rincones que tardarán eones en volver a ver la luz del sol.

.
.

5. ¿No te dejas nada? ¿SEGURO?

Has repasado todo lo que está a la vista, y mucho de lo que no. Correcto. Ahora, haz memoria y repasa todos tus lugares secretos. Escondrijos en los que guardas dinero, joyas o piezas de valor para que no sean encontradas por eventuales ladrones.

Si llevas muchos años en esta casa, puede que haya varios de estos lugares repartidos entre cajones, estantes y huecos ocultos, y no te acuerdes de ellos. ¡Es el momento de jugar a los espías con tus propias cosas y asegurarte de no dejarte nada importante!

6. Llaves: unas llegan, y otras se van

Asegúrate de recopilar todas las copias de llaves que te dejó el anterior casero para devolvérselas. De la misma manera, recibe las nuevas, haz tantas copias como sean necesarias (al menos una por habitante, otra de seguridad y una más para un amigo que viva cerca o vecino de confianza) y comprueba que todas ellas funcionan.

No te saltes este último paso. No quieres comprobar que la copia está mal hecha esa noche que la que las pierdes y llamas a alguien a altas horas de la madrugada…

 

7. El frigorífico, desconectado un día antes.

Recuerda que debes desconectarlo de la red eléctrica y vaciarlo por completo al menos 24 horas antes de la mudanza física, para poder trasladarlo con garantías y minimizar el riesgo de averiarlo por el camino.

No lleves contigo comida perecedera, consúmela las últimas semanas antes de la mudanza (incluida la del congelador).

.

8. Elegir bien el horario de tu mudanza es FUNDAMENTAL

¿Recuerdas los largos atascos de tráfico que hay en tu ciudad cuando comienza y cuando termina la jornada laboral?

Imagínate verte encerrado en uno de ellos con esa enorme furgoneta con toda tu vida a la espalda. O buscar aparcamiento y lugares donde parar a descargar en medio de ese panorama.

Mejor, huye de las franjas de 8 a 10 de la mañana y de 17:30 a 19:30 de la tarde para mover vehículos.

 

Si aún tienes dudas sobre qué más necesitas para que tu mudanza sea ideal y no una pesadilla, revisa estas otras 6 leyes de una mudanza perfecta, que se complementan con las que acabamos de ver.

¡Y comenta aquí debajo cualquier duda o idea que quieras compartir con nosotros! 😉

 

5 consejos para evitar los peligros de la nieve en tu hogar

Anteayer, más de 3.000 vehículos quedaron atrapados durante 18 horas en una ratonera blanca de 80 kilómetros de longitud en las AP-6, AP-61 y AP-51.

Cerca de allí, Ávila ha cerrado este mismo fin de semana dos polideportivos ante el hundimiento de los techos de una nave industrial y un aparcamiento en un centro comercial.

Es lo que sucede cuando subestimamos a la nieve y no anticipamos medidas a su llegada.

Ese fenómeno meteorológico que el cambio climático está convirtiendo en un recuerdo nostálgico en muchos puntos de España, pero que a veces es capaz de sacudir con fuerza nuestro concepto delicado e inofensivo de un copo helado.

Te lo digo yo, que en mis no pocas visitas para reparar daños causados por nieves he oído exabruptos que harían palidecer al abuelo de Heidi.
.

¿Corre peligro mi casa ante un temporal de nieve?

Como diría aquel, vayamos por partes: este es el mapa de la nieve en España:

Cómo prevenir riesgos de acumulación de nieve en tu hogar ante estas nevadas en inviernoSi vives en una zona mínimamente coloreada, pon atención. Ya sabes que cabe la posibilidad de que, un día, ese mágico momento invada los alrededores de tu hogar y, entre tanta alegría, ponga en jaque cualquiera de sus muchos elementos exteriores.

Mis compañeros y yo, expertos en la reparación de todo tipo de averías domésticas, hemos visto de todo a lo largo de tantos inviernos: roturas de antenas, hundimientos de tejados, caídas de tejas y canalones…

Por eso es muy importante que sigas los siguientes consejos para evitar accidentes y daños causados por nevadas copiosas.
.

1. Y hoy, para variar… empecemos la casa por el tejado

La parte más afectada por la nieve. El mayor peligro de todos. Tu primer foco de atención.

Tu tejado está diseñado para evacuar toneladas métricas de agua cada año si así fuese necesario (y buena falta nos haría).

Pero la nieve se acumula sin derretirse con la peligrosa dulzura del frosting de una tarta de zanahoria. Y el peso que suma representa un serio riesgo para la integridad de las tejas y el armazón que las sujeta.

Por eso es fundamental que tengas la nieve a raya y vayas descargando paulatinamente esa reserva blanca de tu techumbre, antes de que ceda bajo tanta presión y provoque un derrumbe catastrófico y temible para la integridad de tu vivienda.

Existen inventos como este para retirar la nieve desde el suelo, poco a poco y sin correr riesgos:

Revisa igualmente que la nevisca no sature canalones, canalizaciones, bajantes u otras cubiertas que puedan sufrir la misma suerte.

.

2. Las estalactitas, bonitas y mortales

De niño tardé un tiempo en recordar la diferencia entre estalactita y estalagmita. Exactamente el mismo que mi madre invirtió en advertirme: las primeras son las que te pueden dejar tieso en el mismo sitio si te caen en la cabeza.
.

Es responsabilidad nuestra vigilar y retirar esta acumulación de agua helada en forma de carámbanos, que pueden alcanzar dimensiones y pesos colosales y convertirse en macizas lanzas a punto de atentar contra la vida de transeúntes y vecinos.
.

3. Las ramas de tus árboles multiplican su peso

Hay pocas cosas tan bonitas como un jardín nevado. Sus árboles parecen helados gigantes de nata, y la estampa nos embelesa hasta hacernos olvidar que tanta carga puede hacer partirse hasta la rama más sólida y hacer peligrar ventanas, coches y vidas humanas.

Un coche recibiendo al crudo invierno con los brazos abiertos en Minnesota. Foto: ostvigtree.com

Una pala o un cepillo se convertirán, antes de que esto suceda, en patronos domésticos del bienestar de tu residencia y sus inmediaciones.
.

4. La nieve estrella la televisión

No hay ninguna errata aquí arriba. Es que, literalmente, te puedes quedar sin ver el telediario en la tele debido a una buena nevada.

Una buena instalación de tu antena de televisión debe proteger al sistema de inclemencias climatológicas más o menos severas. Pero una nevada de las fuertes puede afectar a los materiales de los distintos componentes expuestos a la intemperie de forma despiadada.

La antena y sus cables pueden doblarse, agrietarse, perder piezas o desprenderse ante el peso de la nieve, por lo que es muy recomendable que retires las acumulaciones níveas sobre ella.

Eso sí, olvida la práctica que nos ha llevado en múltiples ocasiones hasta un hogar: no es buena idea combatir la nieve con nieve a base de bolazos cuando se trata de salvaguardar la integridad de tu antena.
.

5. Cómo proteger tus plantas y tu césped

Las nevadas son durísimas para tu vegetación. Para reducir el impacto helador en tu césped, la mejor idea es cubrirlo de una capa de mantillo durante las semanas más duras, a partir de diciembre.

Al fermentar, provoca el desprendimiento de un calor muy agradable para la hierba. Si tu región suele soportar bajas temperaturas y estás pensando en reformar tu jardín, ten en cuenta que la variedad festuca conformará un pasto más resistente a las heladas que otras como el césped grama.

Otra gran idea es crear barreras naturales al frío, como plantar setos de cipreses de varios metros de altura. No serán el Muro de Juego de Tronos, pero te garantizo que evitarán que varias de tus plantas favoritas se conviertan en germinantes blancos cada invierno.

La cencellada es el nombre de ese espectáculo natural que sucede cuando el hielo cubre de escarcha las plantas. Es bonito, pero Frozen nos enseñó lo que sucede a aquellos organismos que se ven envueltos por el hielo, y no es agradable para la vida.

Por eso, si tienes especies delicadas, impropias de zonas frías, como los jazmines, los olivos o las palmeras, protégelas rodeándolas de atadillos de brezo o paja.

Ilustración de flordeplanta.com.ar

Una vez tienes claro todo lo necesario para combatir la nieve en primera línea de batalla —los exteriores— pasemos al interior de tu casa con estas 4 importantes formas de proteger tu hogar frente al frío, la nieve y las heladas.

No importa si tu casa es un enorme chalet en la sierra o un pequeño piso urbanita sin balcones: en el enlace de arriba aprenderás cómo ahorrar mucho dinero cada mes en calefacción.

¡Comparte este artículo con aquellos amigos que vivan en regiones frías! 😉

Cuando tus ventanas y paredes lloran: cómo prevenir las humedades por condensación

El episodio natural que estás presenciando en tu ventana, en tu puerta, en el cuarto de baño o en la cocina se produce cuando el vapor de agua existente en el aire se condensa y las gotas se hacen visibles (y palpables), mojando paredes y marcos de carpintería.

Es propio del invierno porque sucede cuando la temperatura interior de la casa es muy superior a la exterior, y cuando esta está por debajo del punto del rocío del aire que está en contacto con ella.

Los puntos en que sucede esta condensación (marcos de ventanas, alicatados y cristales, sobre todo), son superficies no absorbentes, y esta humedad termina produciendo hongos, manchas negras de moho y el consiguiente olor a humedad.

Además de echar a perder la pintura y otros materiales de tu hogar, esta humedad es muy perjudicial para tu salud y la de toda la familia, convirtiéndose en un peligroso caldo de cultivo de enfermedades respiratorias, sobre todo para asmáticos, niños y mayores.

Para evitar estos problemas, toma buena nota de las causas comunes de humedades por condensación.

Nuestro propio uso del agua

Especialmente del agua caliente, cuando nos duchamos, cocinamos, secamos la ropa en el interior…

Incluso el mero hecho de respirar ya está produciendo condensación. Para que te hagas una idea, una familia de cuatro personas origina más de 8 litros de agua al día. Sorprendente, ¿verdad?

El aislamiento de tu casa

Para combatir dicha condensación, es importantísimo que la casa esté construida y rematada por materiales que ejerzan como barreras del vapor, combinadas con una buena ventilación. Las ventanas con doble acristalamiento, por ejemplo, funcionan de esa manera (pero no pierdas de vista otros elementos domésticos muy fundamentales para aislar, como puertas, paredes, etc.).

La ventilación

Ventilar la casa correctamente es, tal vez, la clave más importante para vencer la batalla al agua de aire condensada.

  > ¿Tienes humedades en el aseo? Aquí van 5 remedios naturales para eliminar el moho de tu baño.
.

Consejos para no propiciar la aparición de condensaciones

  • No seques la ropa en los radiadores, pues convertirá su humedad directamente en vapor.
  • Sécala en el exterior siempre que sea posible y, si has de hacerlo dentro, que sea en habitaciones bien ventiladas.
  • Ventila baño y cocina correctamente cuando te duches o cocines, para evitar que el vapor se concentre en un solo punto pequeño (especialmente, abre las ventanas una vez hayas terminado).
  • En el caso de la cocina, usa siempre la campana extractora para gestionar mejor ese torrente de vapor que, de lo contrario, puede empapar paulatinamente y echar a perder tu mobiliario.
  • Separa los muebles de paredes y ventanas para evitar que la humedad producida les perjudique.
  • Mantén la calefacción a bajo nivel durante largo tiempo para que todas las superficies de la casa tengan una temperatura mínima agradable que no atraiga esa condensación. Los cambios bruscos en la temperatura, derivados de un golpe exagerado de calefacción, son causas muy habituales de condensación en distintas partes de la casa.

¿Quieres más información sobre humedades y consejos de nuestros profesionales para enfrentarte con éxito a ellas?

Lee el post cómo prevenir, detectar y tratar las humedades y filtraciones en tu hogar.

Y si, para algunas de tus paredes, la condensación de tus ventanas ya ha causado estragos, es importante que revises, con la ayuda de profesionales, todas las humedades. Es importante localizarlas, de esta manera puedes conocer el lugar en el que se debe realizar un estudio de las paredes y contemplar la posibilidad de ponerse manos a la obra con dicha reparación.

No olvides que puedes contar con la ayuda de nuestros profesionales fontaneros y expertos en carpintería metálica cualquier día de la semana y a cualquier hora.

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

8 trucos para evitar que tus tuberías se congelen y proteger tu caldera en invierno

Si vives en climas fríos y húmedos, y además tus cañerías están especialmente expuestas a estas duras condiciones meteorológicas (como ocurre en muchas casas bajas, chalets o dúplex), el post de hoy te resultará crucial.

Mantener tus tuberías aisladas de las bajas temperaturas te garantizará un invierno tranquilo y sin sustos como reventones por congelación del agua que contienen, una avería muy habitual entre diciembre y febrero cuya reparación puede salirte muy cara.

¿Qué hacer para evitar que se congelen tus conductos de agua?

Truco #1: acaba con los goteos.

Es el agua, al congelarse, el auténtico peligro del que hablamos. Por eso es importante que busques y soluciones cualquier tipo de goteo que se esté produciendo en tu sistema de fontanería, desde grifos a lavamanos, especialmente los que estén más cerca del exterior o directamente en la intemperie.

Truco #2: cuidado con el agua en el exterior.

En patio y jardín, vacía siempre las mangueras para que no contengan agua que, al convertirse en hielo, las revienten desde dentro. De hecho, cuando las temperaturas amenacen con bajar de cero, desconéctalas de la llave exterior de paso para evitar que la congelen también, llegando hasta la propia tubería.

Si tienes un depósito de agua fuera, evita que se congele vertiendo un poco de glicerina en el tanque.

Truco #3: protege las tuberías de agua no caliente.

Los sótanos y partes externas de la casa suelen contar con ellas, y son las principales candidatas a quedarse tiesas de frío y darte más sustos.

Aislar estas cañerías es fundamental, para lo cual existen multitud de cintas térmicas y accesorios aislantes que te conviene instalar ya mismo para prevenir.

Respecto a las cintas térmicas, hay diversos tipos con materiales y funcionamientos diferentes. Unas cuentan con termostato integrado, que necesita que la cinta esté enredada entre la tubería y el aislamiento. Algunas cintas térmicas no permiten que se les coloque aislamiento sobre ellas, por lo que será mejor que sigas siempre instrucciones del fabricante.

Truco #4: agua en movimiento frente a la congelación.

Cuando el fluido eléctrico no está disponible y todo se queda a merced del frío, es mejor que dejes circulando un hilillo de agua fino y constante, cuya fuerza de rozamiento se lo pondrá más difícil al frío para congelar el agua que contiene.

Truco #5: cómo calentar una tubería congelada.

Antes de nada, revisa el estado y material del punto del que estamos hablando.

Algunos plásticos y cobres se romperán si la transición es muy brusca, o simplemente porque ya se hayan rajado con la congelación y estén esperando a volver a una temperatura más tibia para soltar toda el agua almacenada.

Si observas un tubo roto, llama a un fontanero de garantías para que se haga cargo de forma profesional si quieres evitar problemas mayores.

Si el tubo es de un metal resistente, puedes calentar aplicando un soldador a distancia, un secador o una lámpara de calor. Hazlo siempre con mucho cuidado y poco a poco, y nunca dejes este proceso sin supervisión.

Truco #6: usa una válvula de recirculación de agua caliente con control de temperatura por convección termal.

Suena a chino, pero es un artefacto muy ingenioso que no requiere de electricidad para funcionar, y que hará que circule continuamente agua tibia a través de las líneas de agua cada vez que la temperatura esté por debajo del punto que hayas.

A diferencia de la cinta térmica, la cual solo calienta las tuberías, este proceso hace circular el agua sin interrupción para evitar la cristalización y congelación, sin importar si las tuberías se encuentran ocultas.Foto: miconstruguia.com

Ten en mente que este método requiere que la válvula sea instalada en un nivel más alto (2º o 3º piso) que el calentador de agua. La circulación ininterrumpida del agua a través de tu sistema aumentará tu cuenta de calefacción del agua. Cuando no desees la circulación, desinstala la válvula y listo.

Truco #7: coloca un material llamado ICE LOC.

Es un elastómero que cabe dentro de las tuberías que se encuentran en áreas problemáticas, y que evita que las tuberías se rompan al absorber la expansión del agua congelada.

Truco #8: forra las tuberías con coquilla.

En este post te explicamos cómo hacerlo en vídeo, además de darte algunos consejos extra muy valiosos para evitar pasar un mal rato durante este invierno que comienza.

Comparte esta información con tus familiares y amigos que vivan en zonas frías y más expuestos a estos peligros. 😉

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

¿Te roban la conexión de tu red Wi-Fi? Cómo saberlo y cómo mejorar la seguridad de tus equipos

Si, como me sucedió a mí hace poco, también te empieza a ir más lenta la conexión a internet sin explicación aparente alguna, llama a Houston: tenemos un problema.

Por suerte, yo pude hablar con uno de nuestros compañeros expertos en tecnología que dan cobertura al servicio de HomeServe llamado Ángel Tecnológico (profesionales que te ayudan a configurar cualquier dispositivo electrónico, desde tu móvil o tablet a tu PC, televisión, router, antivirus, etc.).

HomeServe expertos en tecnología, protección, configura ión y seguridad de tus dispositivos tecnológicos del hogar con el seguro Ángel Tecnológico

Nada más explicarle la lentitud en la navegación y mis descargas, mi compi me advirtió que podría tener conexiones no deseadas o piratas utilizando mi ancho de banda de la conexión Wi-Fi.

Cuando esto ocurre, lo peor no es que todo vaya más lento e invertas mucho más tiempo en hacer las mismas cosas que antes. Lo realmente grave es que se crea un agujero de seguridad que puede comprometer la información de cualquier dispositivo de la casa conectado a la red, incluidos móviles, pagos y compras online, consultas a bancos y muchas cosas más.


¿Cómo expulsar a vecinos gorrones de nuestra red Wi-Fi?

Para evitar la presencia de intrusos es importante revisar los dispositivos que están conectados a nuestra red. Para ello debes encontrar la sección que nos muestra los dispositivos que están conectados.

Aparecerá un listado con absolutamente todos los dispositivos tirando de tu Wi-Fi, desde móviles y tablets hasta cualquier electrodoméstico o televisión conectada a la red.

Algunos nombres serán los que hayamos dado a nuestros equipos “como Equipo de Karla” o “iPhone de Amanda”, aunque otros pueden venir denominados por el modelo, como “Sony Bravia KDL-32EX721”.

Ahora tienes que llevar a cabo lo que conocemos como la labor Lopetegui: repasar concienzudamente la lista hasta que solo queden en ella los que verdaderamente deben estar.

¿Son todos tuyos o de tus compañeros, familiares y amigos? Perfecto. Entonces habrá que buscar en otro problema la causa de la lentitud.

Si hay intrusos merodeando, entonces prueba a bloquear los dispositivos que no conozcas de la lista. Con esto conseguirás que no vuelvan a conectarse nunca, incluso aunque sepan la clave de acceso.

Sin embargo, esto no impedirá que el vecino listillo vuelva a introducirse en nuestra red con otro dispositivo, lo que te obligará a tener que revisar la lista a menudo.

Por lo que te recomiendo que lleves a cabo los consejos que vienen más adelante y que te ayudarán a navegar mucho más rápido: cambiar el nombre de la red Wi-Fi y la contraseña que viene por defecto por una mucho más larga y complicada y hacerla invisible ocultando el nombre.

 

¿Cómo mejorar la seguridad de nuestra red?

Tener ciertos conocimientos sobre cómo funciona y se configura el router que nos dejó instalado en casa nuestro proveedor de telefonía no es tan difícil como podría parecer. A continuación, os dejo unos consejos para evitar tener intrusos en vuestra red.

Lo primero que debemos hacer es conectarnos a nuestro router para acceder a la configuración interna del aparato.

El router es accesible mediante el navegador de nuestro ordenador o móvil, introduciendo la dirección IP que, generalmente es 192.168.1.1 o 192.168.0.1 (algunas compañías pueden variar ligeramente esta IP, debes consultarlo con tu proveedor de servicios de comunicaciones).

Una forma sencilla de conocer la dirección IP del router es (en Windows), ir a INICIO > EJECUTAR y escribir en el recuadro el comando CMD, que abrirá una ventana de comandos (la típica de MS-DOS).

En esa ventana de comandos o terminal basta con escribir el comando IPCONFIG para conocer datos importantes como tu dirección IP local, tu puerta de enlace o “gateway” y demás información de tu red interna.

Copia la dirección IP del “gateway” en el recuadro de tu navegador web habitual, y dale a entrar.

Esta IP 192.168.1.1 te conectará con tu router y te permitirá acceder a su configuración.

En la siguiente imagen (típica de un router de Orange), el acceso está protegido con un usuario y contraseña. Esta información suele estar en la pegatina que hay en la parte trasera del router, aunque, de nuevo, la puedes consultar a tu proveedor de internet sin ningún coste.

Una vez dentro de tu router, puedes realizar distintas acciones para mejorar la seguridad y, de paso, conocer como está configurado.

 

Cambia el nombre de tu Wi-Fi y su contraseña por defecto

El nombre la conexión Wi-Fi es aquel que nuestro dispositivo encuentra cuando escaneamos las redes que hay a nuestro alrededor.

Ese nombre está asociado a nuestro router y es único, al igual que sus credenciales de acceso, pero como acabamos utilizando los valores que vienen por defecto, fácilmente accesibles en listas publicadas en internet, con un mínimo esfuerzo cualquiera que esté en el rango de cobertura de nuestra Wi-Fi podría conectarse.

Por lo tanto, si se cambia el nombre de nuestra Wi-Fi y la contraseña, mejoraremos notablemente nuestra seguridad. A continuación tienes un ejemplo de los detalles de configuración de un router de Orange:

Además, si también hacemos “invisible” nuestra Wi-Fi ya no aparecerá en los escaneos de red de los dispositivos de alrededor y no quedará más remedio que conocer las credenciales y configurarlas a mano… Y con lo pesada que es esta tarea, seguro que tu seguridad aumentará frente a los intrusos.

 

Y si quieres navegar más rápido y no tener problemas de seguridad en tu propia red doméstica, sigue los consejos aquí descritos por nuestros compañeros expertos en tecnología de Ángel Tecnológico de HomeServe.

HomeServe expertos en tecnología, protección, configura ión y seguridad de tus dispositivos tecnológicos del hogar con el seguro Ángel Tecnológico

Y si no tienes tiempo para hacer todo esto, o prefieres que lo haga un especialista de confianza con todas las garantías, no lo dudes y hazte con uno de los packs de protección que más alegrías te darán (y el regalo perfecto para padres, abuelos o personas con poca maña o interés en todo lo digital).

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

7 consejos para preparar tu casa ahora y ahorrar más en invierno

Cada noche que te vas a la cama, piensas lo mismo: hummm… hoy hace un poquito más de rasca que ayer…

Y vas añadiendo capas a la ecuación. Primero, despolvas tu pijama favorito. Después, esa mantita tan gustosa que llevaba meses desterrada en el armario. En estos momentos, te planteas qué momento será el idóneo para invocar al espíritu del edredón nórdico. Y, por supuesto, va llegando el turno de encender la calefacción.

Todos estos pasos dependen de la ubicación geográfica de tu hogar y de tu tolerancia al frío. Pero una cosa está clara: cuanto antes empieces a sumar capas a tu vestimenta, tanto de día como de noche, menos dependencia tendrás hacia nuestra bien amada pero cara y contaminante calefacción.

Este es el principio económico básico para empezar a ahorrar durante esta temporada invernal (por favor, luchemos entre todos para evitar esas imágenes de otro siglo, en las personas pasean por su casa en ropa interior en pleno noviembre mientras la calefacción marca 25ºC o más…).

Además de mentalizarnos de esto, existen otras 7 ideas que puedes integrar desde hoy mismo en tu vida para evitar que la factura de la luz y/o de la calefacción engorden sin medida durante los próximos meses.

 

1. Aísla, aísla, aísla

Comprueba que todas tus puertas y ventanas están bien aisladas y no dejan pasar el frío dentro de casa ni al calor marcharse.

De lo contrario, instala burletes en todas ellas para garantizar un aislamiento térmico perfecto. En tu ferretería o tienda de bricolaje habitual sabrán indicarte qué tipo de burletes existen y qué grosores son los adecuados para tus cerramientos.

.
Además, unos buenos burletes te ayudarán a reducir el ruido que entra desde la calle, mejorando tu bienestar de día y tu descanso de noche.

Del mismo modo, sella cualquier grieta en torno a ventanas y puertas para impedir el paso de corrientes de aire, usando masilla resistente al agua cuando la reparación de la pared se lleve a cabo en la parte exterior de la casa.
.

2. Pon a punto tus medios de calefacción

Sea cual sea tu electrodoméstico o equipamiento que producirá calor durante meses para ti, prepáralo a conciencia.

En el caso de tener estufa de leña o chimenea, por ejemplo, haz que un profesional las limpie y revise para evitar cualquier problema y minimizar tanto su consumo como la posibilidad de atascos e incendios.

¿Quieres aprender cómo poner a punto tu calefacción en menos de 1 minuto?

Presta atención al tutorial de este breve consejo de nuestro gran experto en climatización:
.

.
3. Saca todo el partido a tus radiadores

Para ello necesitas, en primer lugar, tenerlos bien purgados. Algo que deberás hacer, al menos, al principio del otoño y hacia la mitad del invierno, y cuyo sencillo proceso te mostramos en el siguiente vídeo con ayuda de nuestros mejores fontaneros:
.

.
Además, considera mejorarlos añadiendo las últimas novedades tecnológicas que los convertirán en súper radiadores ahorradores de dinero a espuertas.
.

4. Protege las tuberías expuestas al frío

Como las de sótanos, exteriores, etc. Pues, de lo contrario, pueden reventar al congelarse el líquido que circula por ellas en los días más duros del invierno.

Para ello, puedes rodearlas de coquilla o cualquier otro tipo de aislamiento de espuma. Si es un problema especialmente habitual en tu residencia, hazte con cinta de calefacción, un cable eléctrico que se conecta a un termostato para mantener calientes las tuberías.

Nuestro compañero te explica en detalle cómo llevar a cabo estas operaciones:

.
Del mismo modo, saca el agua de las mangueras del jardín para evitar que revienten al congelarse. Un accesorio que insufle aire comprimido desde los extremos te ayudará a conseguirlo fácilmente.
.

5. Si tienes ventiladores de techo en casa, cambia su sentido de giro

Como bien sabes, giran en una dirección en verano y en otra en invierno, para hacer bajar el aire caliente durante estos meses y evitar que se vaya, de forma natural, hacia la parte superior de las estancias.

.
6. Vacía las canaletas para evitar que la nieve o la suciedad acumulada provoquen atascos o roturas

Recientemente te indicábamos en este otro post cómo limpiar tus canalones y evitar problemas mayores.

.
7. Protege tus macizos de flores y otras plantas añadiendo mantillo

Puedes colocarlo a base de cortezas de madera dura, que ayudarán a amortiguar el frío las bajas temperaturas en la superficie terrestre donde se alojen.

Y recuerda que puedes contar con una tranquilidad extra por muy poquito dinero al mes con nuestros packs de protección, 100% compatibles con tu seguro del hogar, porque lo complementan y refuerzan llegando allá donde sus coberturas habituales no lo hacen:

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

6 mitos de ahorro en la calefacción que necesitas desmontar ya

Tanto tiempo esperándolo sin que nadie lo creyese. Pero las amenazas se cumplieron.

Y, por fin, llegó el frío.

¿Y ahora, sabes lo que is coming de nuevo? Docenas y docenas de consejos cuñadescos sobre cómo mantener la casa calentita gastando lo mínimo posible.

Pero para defendernos de ese terrible desafío tenemos a nuestra guardia nocturna eléctrica, formada por bravos electricistas de todos los rincones de España, dispuestos a desmontar mitos que te harían perder tiempo y dinero.

Prepárate para descubrir la verdad sobre cómo afectan tus acciones a tu factura eléctrica desde hoy mismo, aguerrido lector.

 

Mito #1: apagar la calefacción sale caro a la larga > FALSO

Ni a la larga, ni a la corta. Hasta ahora se creía que mantener la calefacción encendida todo el día a una temperatura moderada era la mejor solución para evitar esos fuertes arreones que le exigimos cuando llegamos a casa por la noche.

Efectivamente, exigirle a la caldera que nos resuelva el problema en un cuarto de hora es como pedirle a Ronaldo y Benzema que arreglen un partido en los últimos 10 minutos: a menudo, sale caro.

Pero si pasamos muchas horas fuera de nuestro hogar, tenerla encendida todo el día no nos sale a cuenta (cosa que sí servirá si solo salimos por breves periodos de tiempo, como para hacer la compra o ir al gimnasio… y os estoy mirando a vosotros, autónomos que trabajáis en casa).

Durante la noche, nuestros cuerpos necesitan esa reducción de temperatura para dormir bien. Si a eso sumamos una ropa de cama ponderada, podemos reducir la temperatura de 20ºC a 16ºC, ahorrando un 13% por el camino.

 

Mito #2: pintar de negro los radiadores hace que aumente el calor > FALSO

Esta la he oído en no pocas ocasiones durante las visitas invernales a hogares con averías en la calefacción.

La realidad es que el color negro haría que se concentrase en su propio espacio, mientras que los blancos lo proyectan mejor, algo deseable en cualquier casa.

De todos modos, el color no logra una diferencia significativa en el ahorro de energía. Lo importante es mantener las paredes impermeabilizadas y aisladas.

Y si quieres hacer experimentos de proyección y ahorro de energía que SÍ funcionan, prueba a colocar paneles reflectantes en su trasera. Notarás la diferencia.

 

Mito #3: una pequeña estufa es más rentable que calentar toda la casa > FALSO

Desde luego, hablamos de calentar nuestro hogar de forma inteligente: si se trata de una casa muy grande, no será necesario que calentemos todas las zonas si no están realmente habitadas o en uso.

Pero ten en cuenta que las estufas y chimeneas eléctricas portátiles consumen proporcionalmente mucha más energía, produciendo un gasto económico mucho mayor que una calefacción general de la vivienda.

Además, ese calor que generan no es rentable, pues desaparece a los pocos minutos de desconectar el aparato:

 

Mito #4: poner film plástico en las ventanas es inútil para evitar que se escape el calor > FALSO

Aunque, una cosa te diré: desde luego, es muy antiestético.

Nunca me cansaré de repetir el lema de nuestros compañeros especialistas en climatización: la mejor calefacción es un buen aislamiento.

Por eso sí que es buena idea que optimices el correcto cerramiento de puertas y ventanas, pero usando herramientas profesionales, duraderas y estéticas, como los muchos tipos de burletes que existen para cada superficie, material y grosor del hueco.

Toma nota de cómo instalar burletes en tus puertas y ventanas como un profesional de la carpintería:

.
Mito #5: el frío no se escapa por el hueco de la persiana > FALSO

Lo hace, y a borbotones. Por eso es importante que lo aísles, como hicimos en el punto anterior con los huecos de puertas y ventanas.

En este vídeo tutorial rápido y sencillo podrás aprender cómo aislar del frío el tambor de tus persianas, con solo unos pocos minutos de trabajo fácil y una plancha de Porexpan o poliestireno expandido (EPS).

.
Mito #6: para mantener la casa calentita, deben estar todas las habitaciones a la misma temperatura > FALSO

Adapta el uso de la calefacción a tu uso de tu casa. Si no hay nadie en una habitación, apaga su radiador y cierra bien la puerta.

Y si no quieres que dicha estancia robe calor a las demás… ¿Qué debes hacer? ¡Exacto! Volver al punto anterior y colocar burletes en la puerta. ¡Vas aprendiendo, manitas!

Ahora, ayuda a tus amigos y familiares a usar mejor la calefacción y preparar su casa para el invierno que nos espera.

Recuerda:

Y si no quieres que nadie pase frío ni dolores de cabeza al recibir las próximas facturas de la calefacción… ¡comparte el conocimiento! Y te no olvides de que puedes proteger tu hogar de cualquier imprevisto que puedas tener en tu circuito de calefacción.

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY