BLOGS

8 trucos para evitar que tus tuberías se congelen y proteger tu caldera en invierno

Si vives en climas fríos y húmedos, y además tus cañerías están especialmente expuestas a estas duras condiciones meteorológicas (como ocurre en muchas casas bajas, chalets o dúplex), el post de hoy te resultará crucial.

Mantener tus tuberías aisladas de las bajas temperaturas te garantizará un invierno tranquilo y sin sustos como reventones por congelación del agua que contienen, una avería muy habitual entre diciembre y febrero cuya reparación puede salirte muy cara.

¿Qué hacer para evitar que se congelen tus conductos de agua?

Truco #1: acaba con los goteos.

Es el agua, al congelarse, el auténtico peligro del que hablamos. Por eso es importante que busques y soluciones cualquier tipo de goteo que se esté produciendo en tu sistema de fontanería, desde grifos a lavamanos, especialmente los que estén más cerca del exterior o directamente en la intemperie.

Truco #2: cuidado con el agua en el exterior.

En patio y jardín, vacía siempre las mangueras para que no contengan agua que, al convertirse en hielo, las revienten desde dentro. De hecho, cuando las temperaturas amenacen con bajar de cero, desconéctalas de la llave exterior de paso para evitar que la congelen también, llegando hasta la propia tubería.

Si tienes un depósito de agua fuera, evita que se congele vertiendo un poco de glicerina en el tanque.

Truco #3: protege las tuberías de agua no caliente.

Los sótanos y partes externas de la casa suelen contar con ellas, y son las principales candidatas a quedarse tiesas de frío y darte más sustos.

Aislar estas cañerías es fundamental, para lo cual existen multitud de cintas térmicas y accesorios aislantes que te conviene instalar ya mismo para prevenir.

Respecto a las cintas térmicas, hay diversos tipos con materiales y funcionamientos diferentes. Unas cuentan con termostato integrado, que necesita que la cinta esté enredada entre la tubería y el aislamiento. Algunas cintas térmicas no permiten que se les coloque aislamiento sobre ellas, por lo que será mejor que sigas siempre instrucciones del fabricante.

Truco #4: agua en movimiento frente a la congelación.

Cuando el fluido eléctrico no está disponible y todo se queda a merced del frío, es mejor que dejes circulando un hilillo de agua fino y constante, cuya fuerza de rozamiento se lo pondrá más difícil al frío para congelar el agua que contiene.

Truco #5: cómo calentar una tubería congelada.

Antes de nada, revisa el estado y material del punto del que estamos hablando.

Algunos plásticos y cobres se romperán si la transición es muy brusca, o simplemente porque ya se hayan rajado con la congelación y estén esperando a volver a una temperatura más tibia para soltar toda el agua almacenada.

Si observas un tubo roto, llama a un fontanero de garantías para que se haga cargo de forma profesional si quieres evitar problemas mayores.

Si el tubo es de un metal resistente, puedes calentar aplicando un soldador a distancia, un secador o una lámpara de calor. Hazlo siempre con mucho cuidado y poco a poco, y nunca dejes este proceso sin supervisión.

Truco #6: usa una válvula de recirculación de agua caliente con control de temperatura por convección termal.

Suena a chino, pero es un artefacto muy ingenioso que no requiere de electricidad para funcionar, y que hará que circule continuamente agua tibia a través de las líneas de agua cada vez que la temperatura esté por debajo del punto que hayas.

A diferencia de la cinta térmica, la cual solo calienta las tuberías, este proceso hace circular el agua sin interrupción para evitar la cristalización y congelación, sin importar si las tuberías se encuentran ocultas.Foto: miconstruguia.com

Ten en mente que este método requiere que la válvula sea instalada en un nivel más alto (2º o 3º piso) que el calentador de agua. La circulación ininterrumpida del agua a través de tu sistema aumentará tu cuenta de calefacción del agua. Cuando no desees la circulación, desinstala la válvula y listo.

Truco #7: coloca un material llamado ICE LOC.

Es un elastómero que cabe dentro de las tuberías que se encuentran en áreas problemáticas, y que evita que las tuberías se rompan al absorber la expansión del agua congelada.

Truco #8: forra las tuberías con coquilla.

En este post te explicamos cómo hacerlo en vídeo, además de darte algunos consejos extra muy valiosos para evitar pasar un mal rato durante este invierno que comienza.

Comparte esta información con tus familiares y amigos que vivan en zonas frías y más expuestos a estos peligros. 😉

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Alberto

    Me encantó el artículo, muy bien explicado y adecuado para las personas que no son manitas.
    Muchas gracias desde Canarias.

    05 diciembre 2017 | 16:08

  2. Salvador de la Casa

    ¡Hola Alberto!

    Creo que todos tenemos un poco de manitas en nuestro interior y una de mis misiones es ayudaros a sacar todo ese potencial 😉

    Muchas gracias por tu comentario 🙂

    Besos a Canarias

    07 diciembre 2017 | 17:13

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.