BLOGS

Archivo de la categoría ‘Invierno’

Descubre los pros y contras de cada tipo de calefacción

Mi abuela repetía a menudo aquello de que solo nos acordamos de Santa Bárbara —patrona de los dinamiteros— cuando truena. Ella, tan previsora y sacrificada, resolvía siempre los problemas antes de que los demás nos hubiéramos siquiera percatado de ellos.

Cuando se trata del hogar, esta actitud vital resulta doblemente sabia y rentable en todos los sentidos:

  • Cuidar, revisar y mantener antes de que se produzca una avería y la reparación sea más costosa. ¿Una idea estupenda? Contar con buenos microseguros que cubran estos problemas antes de que lleguen a producirse, ya sean eléctricos, de fontanería o incluso para proteger toda tu tecnología.
    .
  • Actualizar, mejorar y valorar alternativas en todos aquellos equipamientos que requieran inversiones y supongan gastos constantes.

Esto cobra especial importancia con nuestros sistemas de calefacción, servicios de imperiosa necesidad en los meses de invierno y partidas importantes en los presupuestos domésticos.

Lo cierto es que existe un desconocimiento generalizado sobre las ventajas e inconvenientes de cada tipo de calefacción, y muchas veces encontramos en un hogar un tipo de climatización que no resulta eficiente ni el más conveniente para su ubicación y estructura.

Hoy voy a repasar someramente este tema para ayudarte a identificar qué tipo de calor le viene mejor a tu casa:

 

Calefacción de gas, subtipos

Tengamos en cuenta que el gas puede ser natural, gasóleo C o gas propano.

Calefacción de gasóleo C

Ventajas: es capaz de calentar grandes superficies.

Desventajas: requiere un tanque de almacenamiento de un tamaño considerable para acumular el gasóleo. Esto exige medidas de seguridad y un mantenimiento exigentes para evitar cualquier tipo de riesgo de incendio o explosión.

Además, se trata de una energía bastante contaminante y sucia para el medio ambiente, y su instalación es más costosa y complicada.

Calefacción de gas natural

Ventajas: no es necesario acumular el gas en nuestras casas, puesto que llega por conducto desde fuera. Además, es una energía bastante más limpia, con un coste más moderado.

Inconvenientes: si no vives en la ciudad, es más difícil que el suministro llegue hasta tu vivienda. Esto lo convierte en un modelo de calefacción más urbanita.

Calefacción de gas propano

Ventajas: este tipo de energía es más potente que la que proviene de la explotación de gas natural.

Inconvenientes: debemos repostar los depósitos periódicamente, aunque su tipo de instalación es menos complicada que la del gasóleo C.

 

Calefacción eléctrica por acumulación

Muy habitual en nuestro país, convierten la electricidad en calor a través de unas resistencias eléctricas.

Ventajas: estos aparatos son económicos, no requieren calefacción ni mantenimiento.

Inconvenientes: solo pueden calentar una zona específica de la casa, por ello se colocan junto al habitante, para concentrar esa producción de calor en su entorno más directo.

Si tu casa es muy grande y requieres calentar grandes zonas de ella, este tipo de energía no te servirá. Además, el consumo energético es muy alto y el calor generado se disipa con rapidez. Además, como te puedes imaginar, produce un calor excesivo en las cortas distancias que puede resultar molesto y poco cómodo.

Calefacción eléctrica por convectores

Los convectores trabajan a partir de una resistencia eléctrica que calienta el aire frío que entra por la parte inferior del aparato, expulsándolo mediante un chorro de aire caliente por la superior. Así, ofrece calor instantáneo que podemos regular con un termostato.

Algunos modelos de convectores, los termoventiladores, incorporan un ventilador en el interior del chasis para que el aire caliente circule más rápido.

El uso óptimo de estos equipos es como complemento a otros sistemas de calefacción más capaces de calentar un hogar de forma versátil y no como única opción.

Ventajas: su instalación es instantánea, basta con enchufar el aparato a la red eléctrica. No emiten gases tóxicos.

Inconvenientes: al igual que con la calefacción eléctrica por acumulación, los convectores no calientan grandes zonas de la casa, sino que son solo eficaces para habitaciones pequeñas, como los cuartos de baño o cocinas de poco tamaño.

Además, tienen a remover el polvo en el aire, provocando problemas para personas sensibles a este, alérgicas y asmáticas. Si optas por un equipo de convección, búscalo silencioso y con termostato, además de mando a distancia.

Emisores termoeléctricos

Conocidos también como radiadores de aceite, transmiten el calor a través de un aceite térmico calentado mediante resistencia blindada de acero.

Ventajas: cada radiador es independiente, así que puedes colocarlos y disponer de su trabajo según tus necesidades domésticas, además de programarlos en muchos modelos. Además, son muy seguros y la temperatura es estable, algo que no sucede con el calor efímero de otras opciones eléctricas.

Se recomienda su uso en casas con niños y animales. Algunos de estos emisores incorporan ionizador, un dispositivo que desprende iones beneficiosos para la salud, porque producen relajación y reducen el estrés.

Inconvenientes: su precio es elevado y no son aptos para calentar grandes superficies (necesitarías disponer de varios aparatos haciendo ese esfuerzo conjunto, lo que elevaría los costes considerablemente).

Caldera con radiador de agua

Es el sistema más habitual en nuestro país. El calor se produce quemando combustible como gas natural en una caldera del edificio o la casa, distribuyéndose hacia los distintos radiadores mediante agua.

Ventajas: ofrece una gran comodidad y, si la instalación es eficiente, modera el consumo energético. Su rendimiento es muy alto, ofreciendo además un calor residual de muy alta calidad, que permanece más rato después de apagado.

Inconvenientes: hay poca disponibilidad del tipo de gas que utiliza en ciertas zonas más rurales, lo que hará necesario un depósito y su recarga periódica. Es contaminante. Además, las normativas europeas para controlar su funcionamiento hacen necesarios cambios estructurales en el sistema que supondrán una inversión económica.

Bomba de calor

Resulta bastante versátil, proporcionando calor en invierno y frío en verano.

Ventajas: requiere una sola instalación para proveer todas las necesidades de climatización del año entero, ahorrando en equipamientos.

Desventajas: es ruidoso y reseca el ambiente, lo que hará necesario que cuentes con humidificadores si tu casa es seca o tienes dificultades respiratorias. Además, el calor no es constante y requiere mantenimientos como el cambio de filtros.

Ahora que ya conoces las claves de cada tipo de calefacción, dinos: ¿cuál crees que es más adecuado para tu hogar?

Si quieres evitar sustos y problemas con tus sistemas de calefacción domésticos este invierno, cuenta con nuestros packs de protección. ¡Te sorprenderá lo económicos y útiles que resultan!

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

7 consejos para preparar tu casa ahora y ahorrar más en invierno

Cada noche que te vas a la cama, piensas lo mismo: hummm… hoy hace un poquito más de rasca que ayer…

Y vas añadiendo capas a la ecuación. Primero, despolvas tu pijama favorito. Después, esa mantita tan gustosa que llevaba meses desterrada en el armario. En estos momentos, te planteas qué momento será el idóneo para invocar al espíritu del edredón nórdico. Y, por supuesto, va llegando el turno de encender la calefacción.

Todos estos pasos dependen de la ubicación geográfica de tu hogar y de tu tolerancia al frío. Pero una cosa está clara: cuanto antes empieces a sumar capas a tu vestimenta, tanto de día como de noche, menos dependencia tendrás hacia nuestra bien amada pero cara y contaminante calefacción.

Este es el principio económico básico para empezar a ahorrar durante esta temporada invernal (por favor, luchemos entre todos para evitar esas imágenes de otro siglo, en las personas pasean por su casa en ropa interior en pleno noviembre mientras la calefacción marca 25ºC o más…).

Además de mentalizarnos de esto, existen otras 7 ideas que puedes integrar desde hoy mismo en tu vida para evitar que la factura de la luz y/o de la calefacción engorden sin medida durante los próximos meses.

 

1. Aísla, aísla, aísla

Comprueba que todas tus puertas y ventanas están bien aisladas y no dejan pasar el frío dentro de casa ni al calor marcharse.

De lo contrario, instala burletes en todas ellas para garantizar un aislamiento térmico perfecto. En tu ferretería o tienda de bricolaje habitual sabrán indicarte qué tipo de burletes existen y qué grosores son los adecuados para tus cerramientos.

.
Además, unos buenos burletes te ayudarán a reducir el ruido que entra desde la calle, mejorando tu bienestar de día y tu descanso de noche.

Del mismo modo, sella cualquier grieta en torno a ventanas y puertas para impedir el paso de corrientes de aire, usando masilla resistente al agua cuando la reparación de la pared se lleve a cabo en la parte exterior de la casa.
.

2. Pon a punto tus medios de calefacción

Sea cual sea tu electrodoméstico o equipamiento que producirá calor durante meses para ti, prepáralo a conciencia.

En el caso de tener estufa de leña o chimenea, por ejemplo, haz que un profesional las limpie y revise para evitar cualquier problema y minimizar tanto su consumo como la posibilidad de atascos e incendios.

¿Quieres aprender cómo poner a punto tu calefacción en menos de 1 minuto?

Presta atención al tutorial de este breve consejo de nuestro gran experto en climatización:
.

.
3. Saca todo el partido a tus radiadores

Para ello necesitas, en primer lugar, tenerlos bien purgados. Algo que deberás hacer, al menos, al principio del otoño y hacia la mitad del invierno, y cuyo sencillo proceso te mostramos en el siguiente vídeo con ayuda de nuestros mejores fontaneros:
.

.
Además, considera mejorarlos añadiendo las últimas novedades tecnológicas que los convertirán en súper radiadores ahorradores de dinero a espuertas.
.

4. Protege las tuberías expuestas al frío

Como las de sótanos, exteriores, etc. Pues, de lo contrario, pueden reventar al congelarse el líquido que circula por ellas en los días más duros del invierno.

Para ello, puedes rodearlas de coquilla o cualquier otro tipo de aislamiento de espuma. Si es un problema especialmente habitual en tu residencia, hazte con cinta de calefacción, un cable eléctrico que se conecta a un termostato para mantener calientes las tuberías.

Nuestro compañero te explica en detalle cómo llevar a cabo estas operaciones:

.
Del mismo modo, saca el agua de las mangueras del jardín para evitar que revienten al congelarse. Un accesorio que insufle aire comprimido desde los extremos te ayudará a conseguirlo fácilmente.
.

5. Si tienes ventiladores de techo en casa, cambia su sentido de giro

Como bien sabes, giran en una dirección en verano y en otra en invierno, para hacer bajar el aire caliente durante estos meses y evitar que se vaya, de forma natural, hacia la parte superior de las estancias.

.
6. Vacía las canaletas para evitar que la nieve o la suciedad acumulada provoquen atascos o roturas

Recientemente te indicábamos en este otro post cómo limpiar tus canalones y evitar problemas mayores.

.
7. Protege tus macizos de flores y otras plantas añadiendo mantillo

Puedes colocarlo a base de cortezas de madera dura, que ayudarán a amortiguar el frío las bajas temperaturas en la superficie terrestre donde se alojen.

Y recuerda que puedes contar con una tranquilidad extra por muy poquito dinero al mes con nuestros packs de protección, 100% compatibles con tu seguro del hogar, porque lo complementan y refuerzan llegando allá donde sus coberturas habituales no lo hacen:

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

6 mitos de ahorro en la calefacción que necesitas desmontar ya

Tanto tiempo esperándolo sin que nadie lo creyese. Pero las amenazas se cumplieron.

Y, por fin, llegó el frío.

¿Y ahora, sabes lo que is coming de nuevo? Docenas y docenas de consejos cuñadescos sobre cómo mantener la casa calentita gastando lo mínimo posible.

Pero para defendernos de ese terrible desafío tenemos a nuestra guardia nocturna eléctrica, formada por bravos electricistas de todos los rincones de España, dispuestos a desmontar mitos que te harían perder tiempo y dinero.

Prepárate para descubrir la verdad sobre cómo afectan tus acciones a tu factura eléctrica desde hoy mismo, aguerrido lector.

 

Mito #1: apagar la calefacción sale caro a la larga > FALSO

Ni a la larga, ni a la corta. Hasta ahora se creía que mantener la calefacción encendida todo el día a una temperatura moderada era la mejor solución para evitar esos fuertes arreones que le exigimos cuando llegamos a casa por la noche.

Efectivamente, exigirle a la caldera que nos resuelva el problema en un cuarto de hora es como pedirle a Ronaldo y Benzema que arreglen un partido en los últimos 10 minutos: a menudo, sale caro.

Pero si pasamos muchas horas fuera de nuestro hogar, tenerla encendida todo el día no nos sale a cuenta (cosa que sí servirá si solo salimos por breves periodos de tiempo, como para hacer la compra o ir al gimnasio… y os estoy mirando a vosotros, autónomos que trabajáis en casa).

Durante la noche, nuestros cuerpos necesitan esa reducción de temperatura para dormir bien. Si a eso sumamos una ropa de cama ponderada, podemos reducir la temperatura de 20ºC a 16ºC, ahorrando un 13% por el camino.

 

Mito #2: pintar de negro los radiadores hace que aumente el calor > FALSO

Esta la he oído en no pocas ocasiones durante las visitas invernales a hogares con averías en la calefacción.

La realidad es que el color negro haría que se concentrase en su propio espacio, mientras que los blancos lo proyectan mejor, algo deseable en cualquier casa.

De todos modos, el color no logra una diferencia significativa en el ahorro de energía. Lo importante es mantener las paredes impermeabilizadas y aisladas.

Y si quieres hacer experimentos de proyección y ahorro de energía que SÍ funcionan, prueba a colocar paneles reflectantes en su trasera. Notarás la diferencia.

 

Mito #3: una pequeña estufa es más rentable que calentar toda la casa > FALSO

Desde luego, hablamos de calentar nuestro hogar de forma inteligente: si se trata de una casa muy grande, no será necesario que calentemos todas las zonas si no están realmente habitadas o en uso.

Pero ten en cuenta que las estufas y chimeneas eléctricas portátiles consumen proporcionalmente mucha más energía, produciendo un gasto económico mucho mayor que una calefacción general de la vivienda.

Además, ese calor que generan no es rentable, pues desaparece a los pocos minutos de desconectar el aparato:

 

Mito #4: poner film plástico en las ventanas es inútil para evitar que se escape el calor > FALSO

Aunque, una cosa te diré: desde luego, es muy antiestético.

Nunca me cansaré de repetir el lema de nuestros compañeros especialistas en climatización: la mejor calefacción es un buen aislamiento.

Por eso sí que es buena idea que optimices el correcto cerramiento de puertas y ventanas, pero usando herramientas profesionales, duraderas y estéticas, como los muchos tipos de burletes que existen para cada superficie, material y grosor del hueco.

Toma nota de cómo instalar burletes en tus puertas y ventanas como un profesional de la carpintería:

.
Mito #5: el frío no se escapa por el hueco de la persiana > FALSO

Lo hace, y a borbotones. Por eso es importante que lo aísles, como hicimos en el punto anterior con los huecos de puertas y ventanas.

En este vídeo tutorial rápido y sencillo podrás aprender cómo aislar del frío el tambor de tus persianas, con solo unos pocos minutos de trabajo fácil y una plancha de Porexpan o poliestireno expandido (EPS).

.
Mito #6: para mantener la casa calentita, deben estar todas las habitaciones a la misma temperatura > FALSO

Adapta el uso de la calefacción a tu uso de tu casa. Si no hay nadie en una habitación, apaga su radiador y cierra bien la puerta.

Y si no quieres que dicha estancia robe calor a las demás… ¿Qué debes hacer? ¡Exacto! Volver al punto anterior y colocar burletes en la puerta. ¡Vas aprendiendo, manitas!

Ahora, ayuda a tus amigos y familiares a usar mejor la calefacción y preparar su casa para el invierno que nos espera.

Recuerda:

Y si no quieres que nadie pase frío ni dolores de cabeza al recibir las próximas facturas de la calefacción… ¡comparte el conocimiento! Y te no olvides de que puedes proteger tu hogar de cualquier imprevisto que puedas tener en tu circuito de calefacción.

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

Trucos para alargar la vida útil de tu secadora y cuidar tu ropa

Las temperaturas veraniegas aún perduran en gran parte del país. Pero en breve dejaremos de disfrutar de este sol y este calor para secar nuestras prendas tan rápido, trayendo el otoño un descenso de las temperaturas y las horas de luz natural.

Por eso es importante que empieces a saber cómo sacarle todo el partido a tu secadora, tu gran aliada de otoño a primavera para tener tu ropa a punto en un periquete.

Con solo algunas tareas sencillas de mantenimiento, puedes mejorar sustancialmente el rendimiento de tu electrodoméstico y garantizar que mantiene su eficiencia energética durante toda su vida útil.

¿Qué debes hacer después de cada ciclo de secado?

1. Retira las pelusas que hayan quedado en la zona de la puerta.

2. Saca el filtro de pelusas y límpialo pasando la mano con cuidado. En caso de que esté muy sucio, puedes usar agua caliente y frotarlo hasta dejarlo como nuevo, secándolo después meticulosamente.

3. Coloca de nuevo el filtro en su posición original.

¿Y si tu lavadora-secadora es de condensación?

En este caso, será necesario que limpies el filtro al menos una vez al mes, durante los meses de secados frecuentes.

Para ello:

1. Espera a que la secadora se haya enfriado, un rato después del último uso, y pasa un paño bajo la trampilla de mantenimiento.

2. Ábrela y gira hacia el centro las palancas de cierre para extraer el condensador.

3. Limpia tanto el condensador como la tapa con agua, retirando pelusas tanto de esta pieza como de las juntas de la secadora.

4. Una vez esté todo seco tras la limpieza, vuelve a colocar todo en su sitio y cierra bien.

¿Cómo limpiar los sensores de humedad de tu secadora?

Como bien sabes, algunas secadoras tienen sensores de acero inoxidable que miden el nivel de humedad existente en la ropa que introduces en ellas.

Debido precisamente a esta humedad, es posible que vayan recogiendo cal con el paso del tiempo. Para eliminarla, solo necesitas pasar un paño o esponja húmedos y frotar delicadamente hasta hacerla desaparecer.

Este es el emplazamiento habitual de los sensores de humedad en la mayoría de las secadoras domésticas.

¿Tienes algún problema con tu lavadora secadora? Confía en nuestros mejores expertos para reparar cualquier avería rápida y económicamente.

Consejos clave para evitar que tu secadora se estropee

  • No seques prendas impregnadas con materiales combustibles (pintura, gasolina, disolvente o ceras de ningún tipo).
  • Comprueba siempre en la etiqueta de cada prenda que, efectivamente, se puede secar en este electrodoméstico.

  • Introduce siempre la ropa del revés.
  • Si vas a planchar, saca la ropa ligeramente húmeda para facilitar tu tarea y mejorar el resultado.

  • Introduce la ropa lo más seca posible (haz un uso óptimo del ciclo de centrifugado de la lavadora antes).
  • No te pases con el tiempo: si la ropa sigue dentro con la secadora en funcionamiento, estando ya seca, se estropearán sus tejidos irremediablemente. Mejor, ve comprobando poco a poco su estado y sácala antes de que sea demasiado tarde.

  • Nunca cargues el tambor de la ropa a más de la mitad de su capacidad: así la ropa quedará mejor, sin arrugas ni apelmazamientos, y ahorrarás energía.
  • No seques en ella prendas con partes de plástico, goma o espuma, pues corres el riesgo de derretir esas piezas y estropear tanto tu máquina como tu ropa.
  • Seca las prendas separando por tipos de tejido: algunos se secan más rápido, mientras que otras, como el algodón de alto gramaje, necesitan más tiempo.

¿Y tú? ¿Tienes algún truco para sacarle el máximo rendimiento a tu secadora que no hayas visto aquí?

¡Compártelo aquí debajo, en los comentarios! 😉

Cómo elegir un cobertor para tu piscina y proteger a niños y mascotas

Los expertos en instalación y mantenimiento de piscinas de HomeServe te recomiendan tipos y modelos de lonas y cobertores para proteger la calidad del agua, y de caídas a los niños y a mascotas durante noches y en temporada de invierno
Imágenes de piscinature.com,  lonadepiscina, garsompool.com, cubiertasparapiscinas.net,

Lo sé, lo sé… a muchos de vosotros se os ha hecho corto este verano. ¡A mí también!

Por eso nadie quiere ni oír hablar de su fin y de actos tan simbólicos como el cierre de la piscina hasta la próxima temporada (puedo oír desde aquí un gran ‘OHHHHH’ entre la concurrencia).

Pero, aunque cuesta salir del agua cuando estábamos tan a gustito, la realidad es que el calor se concentra cada vez en menos horas, empiezan a soplar vientos otoñales, y tanto los niños como nosotros, los mayores, volvemos a tener responsabilidades a tiempo completo.

Los expertos en instalación y mantenimiento de piscinas de HomeServe te recomiendan tipos y modelos de lonas y cobertores para proteger la calidad del agua, y de caídas a los niños y a mascotas durante noches y en temporada de invierno

Así que toca tirar la toalla (playera) con dignidad y honrar a esa alberca que tantos buenos momentos de juego, deporte y bronceado nos ha proporcionado estos meses.
.

La mejor manera de clausurar tu piscina es protegiendo tanto el agua como las paredes de su vaso de la intemperie con un cobertor adecuado

.
Esto te permitirá conservar el agua en las mejores condiciones posibles y facilitar infinitamente su reapertura dentro de, a ver… ¡apenas 8 o 9 meses! 😉

Para ello, voy a repasar contigo los distintos tipos de cobertor de piscina —también conocidos como mantas para la piscina— que puedes encontrar en tu tienda habitual de suministros para el jardín:

  • Cobertores de verano o solares.
  • Cobertores de invierno o de protección.
  • Cobertores automáticos, tipo persiana.

Los expertos en instalación y mantenimiento de piscinas de HomeServe te recomiendan tipos y modelos de lonas y cobertores para proteger la calidad del agua, y de caídas a los niños y a mascotas durante noches y en temporada de invierno

1) Cobertores de verano o manta solar para piscinas

Su función es proteger nuestro volumen de agua de la evaporación causada por los rayos solares, además de mantenerla más limpia y evitarnos tener que usar productos de tratamiento en demasía.

Al proteger el agua de alzarse vaporosamente hacia los cielos, nuestra factura descenderá convenientemente hacia la tierra en forma de más de un 50% de ahorro.

Esto, junto a su capacidad para ayudar a mantener y generar el calor en piscinas cubiertas, hace de los cobertores un complemento casi imprescindible, sobre todo en aquellas menos expuestas al sol.

Eso sí, ten en cuenta que, por sus materiales, estas fundas de verano no son aptas para aguantar la dureza del invierno. Si dejas una cubierta solar flotando el resto del año en el agua de la piscina, las heladas harán que se deteriore rápidamente.

Los expertos en instalación y mantenimiento de piscinas de HomeServe te recomiendan tipos y modelos de lonas y cobertores para proteger la calidad del agua, y de caídas a los niños y a mascotas durante noches y en temporada de invierno

Puedes encontrar estos cobertores fabricados en distintos materiales y grosores, por ejemplo:

  • Cobertores de burbujas, de aprox. unos 375 gr/m² y espesores cercanos a las 400 micras, cuyo material es polietileno de baja densidad.
  • Cobertores de burbujas reforzadas con rafia, material útil para alargar la vida del cobertor, que cuenta con unos 560 gr/m² y 700 micras de espesor. También creados con polietileno de baja densidad.
  • Cobertores de espuma, de 500 gr/m² y 5 mm de espesor, ofrecen una gran capacidad aislante y están realizados en polietileno reticulado de célula cerrada.

¿Cómo se sujetan los cobertores a los bordes de la piscina?

Estas útiles cubiertas para tu piscina suelen llevar orillos perimetrales en PVC, que sirven para reforzar el conjunto y permitir poner los tensores del enrollador en uno de sus extremos.

Los expertos en instalación y mantenimiento de piscinas de HomeServe te recomiendan tipos y modelos de lonas y cobertores para proteger la calidad del agua, y de caídas a los niños y a mascotas durante noches y en temporada de invierno

Hay también orillos de bisagra, en forma de “T”, cajeados para escaleras de mano o pasamanos, que ayudan a amoldar la cubierta a la forma especial de cada piscina.

¿Cómo enrollamos la cubierta cada día?

Un complemento altamente recomendable es el enrollador telescópico, fabricado habitualmente en aluminio ligero (aunque hay diferentes tipos y materiales que se adaptan a las patas de apoyo de esta herramienta).

Los expertos en instalación y mantenimiento de piscinas de HomeServe te recomiendan tipos y modelos de lonas y cobertores para proteger la calidad del agua, y de caídas a los niños y a mascotas durante noches y en temporada de invierno

Podrás encontrar modelos con patas en “T” invertida, con ruedas, para anclar a una pared, etc.

Pero la diferencia básica que marcará su usabilidad en tu piscina (y su precio) está tanto en su capacidad de extenderse —desde 4 hasta 7,15 m de largo— y en el diámetro de su tubo central, de 75 mm a 1 m.

Los expertos en instalación y mantenimiento de piscinas de HomeServe te recomiendan tipos y modelos de lonas y cobertores para proteger la calidad del agua, y de caídas a los niños y a mascotas durante noches y en temporada de invierno

Por supuesto, los enrolladores cuentan con su propia funda cobertora para el invierno.

2) Cobertores de invierno o mantas de protección

La labor más importante que cumplen es la de proteger a personas y mascotas de caídas al agua (además de hojas otoñales, polvo y otra suciedad ambiental). Esto las hace imprescindibles en hogares con niños pequeños, perros, gatos, etc.

También, por supuesto, nos ayuda a conservar en buenas condiciones el agua, evitando que se evapore y dificultando que el contacto con el sol haga proliferar algas y otras materias orgánicas.

Los expertos en instalación y mantenimiento de piscinas de HomeServe te recomiendan tipos y modelos de lonas y cobertores para proteger la calidad del agua, y de caídas a los niños y a mascotas durante noches y en temporada de invierno

Su importancia para la salud e integridad de las personas es tan importante, que algunas normativas autonómicas la hacen de instalación obligatoria en piscinas públicas y de comunidades de propietarios.

Las necesidades que cubren hacen que su material deba ser especialmente resistente, generalmente en tela de PVC, resistente al desgarre según norma UNE 5336 y resistente a la tracción según norma de cobertores piscina de tela PVC ISO 1421.

Su peso suele ser de unos 600 gr/m², y puedes elegir entre varios tonos: azul o negro para que no pase la radiación solar al agua y se evite así que aparezcan algas, verde para integrarse en un entorno de naturaleza, etc.

Algunos modelos de lona cumplen la normativa NF 90308-P, que asegura que se pueda sostener una persona de 100 kg con firmeza. Obviamente, esta variedad será bastante más pesada y difícil de manejar, por lo que deberás tenerlo en cuenta para su elección.

 

Características de estos cobertores de invierno

Tienen ojales para los tensores regulables de goma, y desagües en las zonas centrales para permitir el paso de agua de lluvia.

Respecto a los anclajes, lo mejor es optar por el acero inoxidable para todos sus elementos, tanto los escamoteables como los tornillos. Además, incorporan picas para anclar la cubierta en el césped, tornillos con cabeza de nylon para tacos en latón y en acero inoxidable, anclaje en acero inoxidable para muro, etc.

Los expertos en instalación y mantenimiento de piscinas de HomeServe te recomiendan tipos y modelos de lonas y cobertores para proteger la calidad del agua, y de caídas a los niños y a mascotas durante noches y en temporada de invierno

Si la piscina es muy grande, resulta muy recomendable instalar cables de acero revestidos en plástico en la zona central de la piscina (al ancho). El revestimiento plástico hará que no dañen la cubierta y resulten más seguros al tacto, y el propio cableado tenso ayudará a evitar que la cubierta se sumerja en el agua, además de reforzar la seguridad del conjunto.

3) Cobertores automáticos estilo persiana

Normalmente incluyen un motor que te ayuda a abrir y cerrar esta cubierta, fabricada en dos materiales distintos con características propias:

  • En lámina armada de PVC, unida a un motor que va situado en el exterior del agua.
  • En lamas de distintos tipos, solares y de seguridad de distintos colores. Van unidas a un motor que puede ser sumergido o de exterior.

Estos tipos de cobertores pueden instalarse en piscinas de nueva construcción y en piscinas existentes, necesitando realizar algo de obra para su anclaje.

Los expertos en instalación y mantenimiento de piscinas de HomeServe te recomiendan tipos y modelos de lonas y cobertores para proteger la calidad del agua, y de caídas a los niños y a mascotas durante noches y en temporada de invierno

Los cobertores automáticos de tipo persiana te ayudan a cubrir y descubrir tu piscina en poco tiempo y con gran comodidad y seguridad, aunque también suelen ser bastante más caros que las opciones anteriores.

Si quieres inspirar a tus amigos con piscina para que ahorren dinero y tiempo en el mantenimiento de la misma, además de a proteger a niños y mascotas del enorme riesgo de una caída fortuita al agua durante las noches o el invierno, ¡comparte este post! 😉

Y ya sabes, si necesitas ayuda, puedes solicitarnos presupuesto.

 

Cómo forrar armarios para renovar tus dormitorios en el cambio de temporada

Imágenes: Pinterest.

Siempre hubo clases cuando se hablamos de zonas de la casa.

Están las más mimadas. Aquellas más visibles, como la entrada —donde colgamos cuadros, láminas y otros detalles artísticos para dar una bienvenida de altura— o el salón, cuesta menos mantenerlas en perfecto estado de revista.

Pero hay otros puntos del hogar que suelen ser abandonados a su suerte durante mucho más tiempo. En los que la inversión de tiempo y/o dinero tiende siempre a cero. Esos lugares a los que siempre nos dirigimos con un vago “a ver si un día de estos…”.

Y entre ellos, el Rey es el interior de nuestros armarios. La última frontera. El escondite del desorden en el que todo vale (y donde perdemos tanto tiempo buscando prendas cada temporada del año).

Pero habrás notado que las temperaturas bajan por fin. Llega el cambio de temporada.

Y por eso, hoy, quiero ayudarte a devolverle a tu armario el protagonismo que se merece.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y de tu guardarropa desaparecen los bañadores y regresan los jerséis, te propongo un sanísimo ejercicio de renovación que te supondrá un desembolso mínimo a cambio de un resultado estético espectacular: forrar tu armario.

Añadir un revestimiento a las paredes interiores de tu aparador, cómoda o ropero te permitirá cambiar el estilo de tu dormitorio sin tener que cambiar de muebles.

¡Toma buena nota de cómo forrar tus armarios paso a paso!

Herramientas y materiales

· Metro.

· Pistola de silicona.

· Atornillador eléctrico (con clavos o tornillos).

· Sierra circular.

· Mazo de goma.

· Tablero de madera melaminada (si tus paredes están bien rematadas y son lisas, puedes emplearlo de 3 mm de espesor; si no, opta por uno de 10 mm).

· Cuñas de madera.

· Adhesivo de montaje.

· Silicona.

Paso a paso

1. Lo primero es tomar bien las medidas del interior de tu armario

Así conocerás la extensión de los paños que vas a forrar. Depende de la complejidad de la estructura de tu armario, pero generalmente tendrás 5 tipos de piezas: techo, trasera, dos costados y parte inferior o suelo.

Suele suceder que las medidas no estén bien cuadradas en todos los puntos (que un lateral sea más largo que el otro, por ejemplo). En ese caso, toma como referencia la medida inferior, para que al preparar el despiece de la madera no te sobren milímetros y todo encaje en su hueco.

De hecho, resta siempre un centímetro a cada pieza (si la lámina es de 0,3 cm) o dos (si es de 1 cm) por cada lado para facilitar su encaje en el hueco y con respecto al grosor que ya aportan las otras piezas (es decir, si el ancho de tu trasera mide 90 cm, dale un ancho de 89 cm a la lámina de madera que lo cubrirá).

2. Montaje

Una vez tienes las láminas preparadas, adhiérelas con un buen pegamento de montaje, aplicado uniformemente en la parte trasera de cada pieza justo antes de colocarla en su respectivo hueco.

Lo más inteligente es colocar primero las piezas que van más al fondo o cuya instalación se presenta más complicada, por este orden: trasera, techo, costados, embocaduras y suelo.

Cada vez que presentes una pieza en su ubicación, da unos golpes con el mazo de goma para repartir bien el pegamento sin dañar la superficie de la lámina.

Puedes ayudarte de clavos o tornillos para sujetar el cubrimiento si lo deseas.

Si hay zonas con holgura, usa las cuñas de madera para corregir y sujetar mientras trabajas y el pegamento hace su trabajo.

3. Remate

Ahora que tienes el armario completamente cubierto en su parte interior, persigue una manufactura impecable perfilando todas las juntas con silicona del mismo color que los tableros de melamina empleados.

Como siempre que perfiles con silicona, recuerda repasar cada junta con la yema de un dedo humedecida en agua jabonosa. Así conseguirás un acabado digno del mejor de nuestros carpinteros profesionales.

¿Qué te parece mi plan para renovar tu armario por cuatro duros y en un proyecto do it yourself bien entretenido y reconfortante?

¡Aprovecha que fresquíbiri is coming y lúcete con tus súper poderes manitas!

¿Ruidos, mal aislamiento térmico…? Elige así tus nuevas ventanas

Cada persona tiene sus propios criterios y prioridades a la hora de elegir su hogar. Hay quienes lo quieren grande, ande o no ande. Otras personas demuestran auténtica fijación por los techos altos. O por los radiadores. O por que no haya ni rastro de gotelé. Quizá todas estas manías sean un reflejo de nuestros ecos claustrofóbicos, agorafóbicos, estéticos o prácticos.

En mi caso, se trata de la luz. Luz natural, abundante y desde muchos puntos. Es lo primero, lo segundo y lo tercero que le pido a una casa. Por eso cuando me mudé a mi actual hogar, todo en él me encandiló. Es pequeño, pero en altura, orientado al sur, y con luz desde el primer hasta el último rayo del día. Lo más parecido a vivir en la calle sin estar en la calle.

El único problema que tenía cuando lo visité eran sus ventanas. Los marcos de madera agrietada suponían un coladero de ruido y frío (me mudé un diciembre…).

Así que la primera tarea, absolutamente obligatoria, fue sustituir toda la carpintería que daba al exterior, cambiar ventanas y puertas de balcones.

Nuestros compañeros profesionales de la climatización tienen un lema: “la mejor calefacción es un buen aislamiento”. No hay verdad doméstica más grande, y he insistido siempre en ella a lo largo de muchos posts: unas buenas ventanas te ahorrarán mucho dinero en facturas de la calefacción (tanto en verano como en invierno) y muchos dolores de cabeza por la noche.

Dado que las ventanas son los ojos y las orejas de nuestras casas hacia el mundo exterior, hoy te propongo plantearte una de las reformas más rentables que puedes afrontar. Y para ello, te voy a contar muy brevemente qué materiales existen y cuáles son sus ventajas y desventajas.

Partes de una ventana en las que te debes fijar:

  • Acristalamiento: es fundamental que lleve doble cristal y que tenga una anchura de cámara (el espacio entre ambos) suficiente y robusta para aislar con fuerza.
  • Material del perfil: puede ser de aluminio (incluyendo el aluminio con rotura de puente térmico RPT), madera o PVC, teniendo en cuenta que hay calidades y calidades en los tres materiales. Busca, además, un acabado resistente.
  • Tipo de apertura: según las necesidades de tu espacio, te puede compensar elegir una apertura batiente, corredera, basculante, oscilante u oscilobatiente.
    .

¿Qué material es mejor?

Esta respuesta tiene truco porque, como casi siempre, depende. Las condiciones climáticas de tu entorno tienen mucho que decir. La madera sufre enormemente en lugares muy húmedos, y si se trata de litoral, el salitre resulta especialmente dañino. No quiere decir que no puedas instalar marcos de madera junto al mar, pero deberás tener un cuidado superior con ellos empleando barnices protectores y renovándolos periódicamente.

La madera

Es difícil generalizar sobre la madera. Algunos árboles, como el roble o el iroco, ofrecen una resistencia elevada frente a la intemperie. También su producción marca la diferencia: una madera maciza es mucho más sólida que aquella laminada (y también más cara).

Hoy en día, además, hay tratamientos que le dan a la madera una mayor resistencia, como las maderas acetiladas.

Si compras maderas listas para instalar, estas habrán recibido ya un tratamiento frente a la humedad y a los insectos, además de haberse aplicado lasures para mantener abiertos sus poros y que puedan respirar correctamente para no cuartearse ante los cambios de temperatura. Su mantenimiento deberá llevarse a cabo, como máximo, cada cinco años, renovando estas manos de barnices protectores.

Respecto a su entorno ideal, la madera es bastante versátil, aunque sufrirá mucho en climas muy secos y calurosos, así como en aquellos lugares con clima demasiado húmedo, ya que si no está bien tratada se dilatará, se humedecerá y se estropeará.

El PVC

Plásticamente muy versátil, permite fabricarse en infinidad de formas y colores, y no requieren mantenimiento, además de facilitar una limpieza muy rápida y sencilla. Por otro lado, hay que tener en cuenta que tanto el plástico PVC como su recubrimiento adhesivo protector sufren bastante al sol y terminan decolorándose, a lo que hay que sumar que si la superficie recibe un golpe fuerte y se parte, ya no tiene reparación y esa parte de la pieza debe ser reemplazada.

Otra ventaja es que siempre puedes revestirlo de otros acabados, imitando incluso la madera con mucha credibilidad, con capas de aluminio decorado que le aportan un extra de resistencia.

La razonable resistencia del PVC a la abrasión lo hace indicado en litorales, lugares fríos y/o con salitre.

 

El aluminio

Respecto a los costes, el aluminio puede encontrarse en la posición más alta de esta comparativa (si se compara los precios del metro lineal), siempre teniendo en cuenta las diferentes calidades y posibilidades existentes.

El aluminio RPT (de rotura de puente térmico), que es el más utilizado actualmente y supone una mejora evidente respecto a las perfilerías tradicionales de aluminio, tiene un precio similar al del PVC.

Precisamente esta nueva variedad de aluminio RPT nos provee de altos valores de aislamiento que nunca habían estado asociados al ya de por sí resistente, pero no muy buen aislante, aluminio clásico. Esto es gracias a que en su fabricación se intercalan dentro de estos perfiles estructuras plásticas de aislamiento interno (resina o poliamida).

Como el aluminio no es un buen aislante, en las ventanas de este material todo depende de un correcto puente térmico en el acristalamiento. Esa es la zona del perfil que permite el intercambio de temperatura entre el espacio interior y el exterior, encargada de evitar la condensación en invierno (ese típico chorreo de agua) y la entrada de calor en verano.

Al igual que con el PVC, puedes elegir acabados lacados en distintos colores, y también capas de poliéster que imiten las vetas de la madera con gran precisión.

¿Cómo elegimos el acristalamiento?

Hoy en día ya no nos planteamos instalar ventanas de una sola capa de cristal. El doble acristalamiento es la ley, y en muchos casos se empieza a usar incluso un triple cristal para reforzar el aislamiento.

Las cámaras internas entre ellos se rellenan de aire deshidratado o algún gas. Para elegirlo, mira su denominación, expresada en tres cifras: grosor del primer cristal, anchura de la cámara de aire, y grosor del segundo cristal. Un ejemplo sería 4+16+4, doble acristalamiento con un grosor fuerte y un aislamiento de alta calidad (para que te hagas una idea, lo mínimo aceptable es un 4+6+4).

Del mismo modo, los cristales pueden estar tratados para que transmitan menos calor y frío, y esto se expresa con las letras BE (baja emisividad) o LE (low emissivity).

Respecto a la forma de apertura

Todo depende de las necesidades de ahorro de espacio que tengas en cada estancia. Una corredera elevadora te permitirá elevar la hoja hacia arriba sin esfuerzo, ofreciéndote ahorro máximo. Mientras tanto, una ventana abatible (la gran mayoría de las ventanas), requiere que el ángulo de apertura esté disponible en su totalidad para abrirse del todo, algo que solo es posible en habitaciones más amplias o sin muebles u otras paredes cerca.

En cualquier caso, la última palabra siempre la tendrás tú. Si quieres convertir tu hogar en un sitio más rentable y cómodo, ¿cuáles son tus prioridades a la hora de elegir tus nuevas ventanas? Comparte todas tus ideas 😉

 

Nota correctora: gracias a los comentarios y valiosas aportaciones de uno de nuestros lectores, profesional de la fabricación y montaje de carpintería metálica, hemos concretado algunas características sobre los materiales para ajustarlas totalmente a la actualidad del mercado. ¡Muchas gracias por compartir con nosotros la experiencia de primera mano! 😉

Cómo hacer Yoga o Pilates en tu casa, consejos, trucos e ideas para encontrar la relajación y el bienestar, de los profesionales de las reparaciones de averías domésticas de HomeServe

Cómo transformar tu terraza en un invernadero

Consejos, ideas y trucos para convertir tu terraza en un invernadero, de los profesionales del hogar de Reparalia y HomeServe

Fotos de Reparalia.es, HomeServe.frDecorar.net,

Lo ideal sería que nuestra casa, igual que nosotros mismos, nos adaptásemos perfectamente a cada cambio estacional para aprovechar al máximo tanto los fenómenos climatológicos externos como nuestros propios recursos energéticos.

Así, disfrutaríamos más del calorcito en verano, transformando nuestros espacios en algo más parecido a una terracita de playa, y nos protegeríamos mejor del frío en invierno.

De eso nuestros compañeros de HomeServe Francia saben mucho. Ellos son expertos en sacarle todo el partido a su clima, en muchas ocasiones no tan benévolo como el nuestro.

Y por eso hoy vamos a compartir con vosotros sus consejos en este post en el que nos plantean la posibilidad de convertir nuestra terraza o porche, en un jardín cubierto, especialmente para los meses más duros del año.

Porque… ¿te imaginas la belleza que podrías llegar a albergar en esos metros cuadrados y el aire puro que generarías para tu hogar y los tuyos? ¡Nosotros entrecerramos los ojos solo de pensarlo!
.

En primer lugar, elige los materiales adecuados

Y ten muy en cuenta la orientación de tu terraza. Si tu región es templada, pero sin pasarse, puedes optar por hacerlo en una ubicación doméstica que dé hacia el sur. El calor no será demasiado agobiante y tendrás una luz excelente.

Pero si vives en el sur y tienes una gran cantidad e intensidad de luz solar al año, quizá debas optar por una incidencia menos directa para no convertir tu nuevo rincón favorito en un horno insufrible.

Consejos, ideas y trucos para convertir tu terraza en un invernadero, de los profesionales del hogar de Reparalia y HomeServe

Para crear la estructura de tu nueva protección, puedes optar entre:

  • Aluminio: el material más común, debido a su resistencia y ligereza a un buen precio.
  • Madera: estéticamente insuperable, hay maderas muy resistentes y añadirán a tu vivienda un toque natural irresistible. Eso sí, el presupuesto se puede disparar según la especie que elijas.
  • Acero: más resistente y con más porte que el aluminio, también es más caro.

En cuanto al suelo, debes valorar factores como el mantenimiento y la limpieza. Nos encanta la baldosa hidráulica —encontrarás mil y un diseños y colores espectaculares, aunque con un coste superior a las otras opciones—, así como el hormigón y las losas de piedra pulida. ¡Estas opciones pueden darle un toque rústico muy agradable a tu nuevo invernadero de ciudad!

Riego automático para ayudarte en el mantenimiento

Tus plantas requieren tiempo y cariño. Pero, a veces, no es tan fácil. Si pasas mucho tiempo fuera de casa y quieres asegurarte de que tu vegetación está bien sin ti, te recomendamos instalar un sistema de riego por goteo.

Por cierto, ¿quieres conocer nuestras reglas mnemotécnicas para cuidar de tus plantas como un experto en cualquier época del año?

Otro detalle importante es asegurarte de que tu espacio tiene la ventilación adecuada y un sistema de persianas o control de la luz para que no se quemen tus plantas con un exceso de rayos solares.

Tu creatividad define tu nuevo jardín urbano

¿Cómo te imaginas ese rincón de ensueño en el que pasar las horas muertas cultivando feliz la jardinería?

Si deseas crear un ambiente exótico, te recomendamos especies como las cícadas —únicas plantas supervivientes a épocas muy remotas, que compartieron su existencia con los dinosaurios—, la Sansevieria o espada de San Jorge (altamente resistente), o los ficus.

Consejos, ideas y trucos para convertir tu terraza en un invernadero, de los profesionales del hogar de Reparalia y HomeServe

Con ellas podrás crear una selva verde espectacular, ultra resistente frente al calor y la falta de agua, y podrás combinarlo con distintos tamaños, flores, follaje y alturas.

Consejos, ideas y trucos para convertir tu terraza en un invernadero, de los profesionales del hogar de Reparalia y HomeServe

Si, por el contrario, quieres darle un rollo zen a tu nuevo invernadero, opta por orquídeas, bambú y bonsáis para trasladarte al lejano oriente como en tus vacaciones de ensueño. ¿Demasiado complicado de mantener? Elige en su lugar un bonsai ficus ginseng, mucho más independiente.

Las plantas más de moda son las suculentas (o crasas, llamadas así del latín suculentus, ‘muy jugoso’, porque alguna de sus partes se ha especializado en almacenar agua durante largos periodos), como los cáctus, las aloe vera… También las plantas carnívoras son tendencia y le darán un toque muy original a tu terraza verde.

Si además tienes espacio suficiente para introducir muebles, existen modelos de mobiliario de jardín muy resistentes (piensa en el ratán, tejido óptimo para resistir tanto en exteriores como en interiores con humedad), en colores más bien neutros, como el gris, el rosa pálido o el blanco roto, que combinarán perfectamente con la variedad e intensidad cromática de tu nuevo jardín.

Eso sí, no olvides dar una ubicación privilegiada a las plantas frente a los muebles: es su rincón, y deben recibir la luz y la humedad perfectas frente a cualquier otra circunstancia.

Consejos, ideas y trucos para convertir tu terraza en un invernadero, de los profesionales del hogar de Reparalia y HomeServe

Prueba a suspender de techos y estructuras altas algunas de las plantas. Está muy de moda y no es de extrañar: el efecto estético es impresionante y le dará a tu jardín urbano nuevas dimensiones y alturas para disfrutar de distintas especies vegetales.

La iluminación también es importante: los farolillos quedarán de maravilla en este entorno campestre. También te animamos a probar con apliques y tiras de LED, muy versátiles, cada vez más baratos y perfectos para dar volumen a muebles y rincones con resultados sorprendentes.

Consejos, ideas y trucos para convertir tu terraza en un invernadero, de los profesionales del hogar de Reparalia y HomeServe

Si quieres más ideas como estas, te recomendamos los siguientes posts:

Cómo comprar muebles de exterior para esta temporada en 5 consejos.

10 herramientas básicas para cuidar tu jardín.

Consejos, ideas y trucos para convertir tu terraza en un invernadero, de los profesionales del hogar de Reparalia y HomeServe

4 mantras de invierno para tener un hogar perfecto

Seguro que has escuchado en más de una ocasión uno de los mantras más populares, ese que dice “hare krisna, hare krisna, krisná krisná, hare hare...”

Ya sabes, son fórmulas propias de rituales orientales que pueden tener un efecto psicológico o espiritual.

En nuestro caso, la repetición de estos sencillos mantras nos recuerda los puntos clave que debemos tener en cuenta durante esta temporada de frío para mantener un hogar en perfecto estado.

Para ello, vamos a hacer un repaso de un práctico contenido interactivo de nuestros compañeros británicos de HomeServe, compañía hermana de Reparalia en el Reino Unido y en otros países de todo el mundo como EE.UU., Francia o Italia.

Hablamos de la infografía interactiva “Prepara tu hogar para el Invierno” (en inglés, haciendo clic en la imagen):

https://www.homeserve.com/help-advice/seasonalhouse

 

1. Un repaso al exterior para evitar lo peor

Lo disfrutas gran parte del año, eso sin duda, pero si cuentas con patio o jardín en casa, asegúrate bien de estos tres puntos para evitar disgustos inesperados:

– ¿Tienes los grifos exteriores cerrados? Recuerda, si están abiertos o goteando será más probable que puedan congelarse. Medida de seguridad extra: corta el agua para aquellos grifos exteriores que no utilices durante el invierno.

– Las tuberías a la intemperie también son una fuente de riesgo. La congelación, su máximo problema. Por eso, damos un truco para evitar que revienten con el frío: instalar coquilla en tus tuberías exteriores. Es esa espuma gruesa para rodear su perímetro, que podrás encontrar de distintos grosores y espesores. Imprescindible.

– Y si cuentas con ellos, los canalones pueden darte un susto si no has estado precavido en verano y no instalaste un salvahojas.

¿Has llegado tarde y tienes un atasco? Bueno, hazte con unos metros de guía pasacables de electricista, introdúcelo por la salida inferior de la bajante y ve empujando hacia arriba poco a poco. También ayudará meter agua con una manguera mientras tanto.

 

2. Aislar es el primer paso para ahorrar

Este es otro de los mantras que más respetamos y las tres zonas clave de toda vivienda por donde puedes empezar son:

Puertas: ¿Has notado que hace más frío cerca de las puertas?

Exacto, el aire caliente se escapa y el frío entra. Para ello, la mejor solución es instalar burletes o selladores de puertas.

.

Y para las puertas interiores, una solución práctica y decorativa también son los cojines burletes, porque el aislamiento no va reñido con un toque hogareño.

– Ventanas:

Para aislar bien las ventanas cuentas con dos alternativas: o doble acristalamiento con tratamiento térmico… o los burletes de ventanas, que te enseñamos a instalar en este vídeo. Un consejo extra: aísla también el tambor de tu persiana, es uno de los focos de aislamiento que menos consideramos y que más influye.

– Suelos:

Si no quieres afrontar una inversión mayor, una solución más económica en la que puedes pensar es poner una alfombra. Aporta un toque acogedor en cualquier estancia.

.
3. Si no hay agua caliente, da un paso al frente

El pánico se apodera de nosotros cada vez que ocurre. No hay agua caliente es una frase que nadie quiere escuchar, pero que a veces gritamos si nos pilla en plena ducha. Algunos problemas, desde un corte en el suministro de gas, por ejemplo, hasta una avería en la sonda de la temperatura o en la bomba de recirculación, necesitarán o una llamada a tu compañía o un especialista para que revise tu equipo, pero si se trata de una bajada de presión, no te agobies y sigue estos pasos:

– Asegúrate de que la llave de paso está conectada a la caldera y abierta, y que la caldera recibe electricidad.

– Enciende la caldera y comprueba la presión y temperatura. Lo ideal es que la presión se mantenga entre 1,2 y 1,5 bares. Si no está a esos niveles, manipula la llave de llenado de la caldera.

– Mientras lo haces, oirás el siseo habitual del gas entrando en el sistema, y comprobarás que la presión cambia poco a poco en la pantalla.

¿Quieres ver cómo se hace, paso a paso y en vídeo? Echa un vistazo:

.

 .

4. En invierno solo hay un dios, y ese es el radiador

Qué gran sensación la de acercarse al radiador calentito y arrimar esas manos que siempre tienes frías. Por eso, un radiador frío cuando no debería estarlo necesita una rápida checklist:

– Asegúrate de que la llave del agua caliente está abierta.

– Recuerda que las piezas que más se estropean son la llave y el detentor, junto con el purgador. Aquí te enseñamos cómo sustituirlas.

 .

.

– Si tu radiador está frío en la parte superior, pero caliente en la inferior… ¿cuándo fue la última vez que lo purgaste? Esto provoca que el agua caliente no circule bien y reparta mal el calor. Ponte a ello, purgar el radiador es algo más fácil de lo que imaginas.

– Revisa que tu caldera esté a punto y vuelve al punto anterior.

¿Todo correcto hasta aquí?

Si tienes en cuenta todos estos pasos, y algunos consejos más detallados que nos ofrecen nuestros colegas británicos en su artículo de origen, verás que pasar el largo y duro invierno no tiene porqué ser tan largo ni tan duro 😉

Cómo ahorrar dinero en tu calefacción sin cambiar los radiadores de casa

Ideas para ahorrar en tu calefacción sin cambiar los radiadores, de los expertos en reparación de averías y roturas del hogar de Reparalia

.
Echa un vistazo a tu factura eléctrica. ¿Ves los picos y los valles?

En invierno, tu calefacción representa casi la mitad del gasto energético de tu casa (el 47%). Así que, cuando te planteas reducir tus gastos domésticos y ahorrar dinero, son tu calefacción y tus radiadores los primeros enseres por los que debes empezar a optimizar el consumo.

Ya te lo contábamos hace poco en nuestro post Conoce tu calefacción: los 5 errores que te están haciendo perder dinero cada invierno. Si además, no quieres que un radiador roto te provoque una avería mayor y una reparación mucho más costosa -como una humedad en una pared, o el levantamiento de la tarima por un charco de agua- otra forma de ahorrar tiempo y dinero es contar con un seguro de reparación de radiadores como este.

Y hoy te traemos 5 ideas y estrategias de ahorro específicas para tus radiadores que te ayudarán a gastar mucho menos cada invierno, sin que haga falta tirar de calefactores eléctricos, que disparan el gasto a cambio de un calor fugaz y poco rentable. Toma nota:

Entiende tus radiadores y hazlos más inteligentes y ahorradores…
Con cabezales digitales

Lo primero que necesitamos entender del funcionamiento de nuestros radiadores es que se trata de circuitos cerrados de agua caliente, cuya cantidad de paso se puede regular en función de la temperatura que queramos generar en cada ambiente del hogar.

.

Las válvulas de paso que encuentras en el lateral de los radiadores cumplen exactamente esa función de regulación. Los modelos manuales, tradicionales, solo permiten abrir o cerrar el radiador.

Pero los modelos termostatizables, más modernos e inteligentes, toman como referencia la temperatura de la sala para afinar mejor y de forma autónoma el resultado.

Ideas para ahorrar en tu calefacción sin cambiar los radiadores, de los expertos en reparación de averías y roturas del hogar de Reparalia

Un logro que los modelos de cabeza digital, aún más recientes, superarán con creces y sin esfuerzo, gracias a que estos dispositivos electrónicos nos permiten programar al detalle el funcionamiento de nuestra calefacción a través de cada radiador. Su coste ronda entre los 20 € y 30 € por cabezal.

Ideas para ahorrar en tu calefacción sin cambiar los radiadores, de los expertos en reparación de averías y roturas del hogar de Reparalia

Un modelo aún más completo es el cabezal con cronotermostato, que nos proporciona un manejo total de las funciones de cada radiador, pudiendo programar tanto el tiempo de funcionamiento como la temperatura exacta de rendimiento, consiguiendo un ahorro aproximado de 25 € al mes.

Ideas para ahorrar en tu calefacción sin cambiar los radiadores, de los expertos en reparación de averías y roturas del hogar de Reparalia

Su precio, de 50 € por unidad, es fácil de amortizar en solo unos meses de uso.

La opción más efectiva y tecnológicamente avanzada es, también, la más cara de todas, pero la que más dinero nos ahorrará y comodidad nos proporcionará. Se trata de un equipo de cronotermostato con radiofrecuencia de fácil instalación que se puede controlar a través de tu teléfono móvil.

Ideas para ahorrar en tu calefacción sin cambiar los radiadores, de los expertos en reparación de averías y roturas del hogar de Reparalia

El equipo con la central y cuatro cabezales digitales cuesta aproximadamente 400 €, ofreciendo una importante rentabilidad mediante un ahorro mensual aproximado de 40 €.

Lleva a cabo un mantenimiento óptimo, purgándolos dos veces al año

Ya sabes que cuando el aire penetra en el circuito de agua caliente, se empiezan a oír ruidos de ultratumba en su interior y entre los tubos que llevan y traen el cálido líquido desde la caldera.

Ese aire dificulta el trabajo de los radiadores y hace que vayan perdiendo calor en algunos puntos de su circuito, gastando más dinero a cambio de menos eficiencia energética.

Por eso es importante que purgues todos tus radiadores al menos una vez al comienzo de cada campaña invernal y otra hacia la mitad de la misma.

Te recordamos cómo purgar un radiador en este vídeo consejo:

.

Otros 3 trucos para un consumo más eficiente y racional de tu calefacción:

  • No cubras tus radiadores con ropa, cortinas o muebles.

Además de resultar peligroso, pudiendo provocar incendios y daños en materiales sensibles al calor, poner obstáculos sobre o cerca de los radiadores, impide la correcta circulación del calor hacia el resto de la estancia.

Ideas para ahorrar en tu calefacción sin cambiar los radiadores, de los expertos en reparación de averías y roturas del hogar de Reparalia

  • Vigila la pérdida de calor y recondúcelo adecuadamente.

Si tu radiador está en una pared muy porosa, o bajo una ventana mal aislada, preocúpate de resolver estos puntos de fuga del valioso calor empleando materiales aislantes para puertas, ventanas, huecos y demás.

También puedes usar papel de aluminio en la parte trasera del radiador para formar una pantalla que reflecte todo el calor hacia delante.

 Ideas para ahorrar en tu calefacción sin cambiar los radiadores, de los expertos en reparación de averías y roturas del hogar de Reparalia

  • Condena aquellas habitaciones que no uses habitualmente en la casa.

Si hay un dormitorio que no se usa nunca, cierra el paso del agua caliente a sus radiadores, así como la puerta, para que esos metros cuadrados de tu hogar no resten energía calorífica al resto de estancias que sí se transitan a menudo.

Y si después de todo, tienes algún problema con un radiador o con tu caldera, cuenta con nuestros grandes expertos en calefacción para resolver todo tipo de averías, roturas o funcionamiento defectuoso, y con nuestro seguro de reparación de radiadores, ¡evita sorpresas que puedan dejarte helado!

Fotos del post: Reparalia.esbijanbarati.com y thisismoney.co.uk.